01 diciembre, 2013

La venda en los ojos de la justicia.

"Han sido muchos los años de tolerancia con el delito, de encubrimiento de las fechorías, de negación de la evidencia, de persecución del denunciante. Al final, ni la bondad garantista de la justicia les ha servido. La porquería ha desbordado el recipiente y nos encontramos ante una tropa que inicia una huida hacia delante intentando ganar tiempo. Es el presidente, son los ministros, exministros, presidentes de comunidades autónomas, consejeros de comunidades autónomas, alcaldes, concejales los que han puesto la mano o han tomado decisiones contrarias a los intereses de los ciudadanos con el fin de lucrarse.
Sólo el desprecio que sienten por el pueblo al que gobiernan les permite seguir en pie. Nadie en su sano juicio aguantaría la vergüenza que supone estar frente a esto."


Relacionado con este libro y su autor, sugiero la lectura del artículo publicado en:

13 comentarios :

  1. Pone el dedo en la llaga. Nos encontramos ante una vergüenza inaguantable. Los malhechores andan por ahí a sus anchas, impunemente ¿Tendrá razón el ínclito y admirado Wyoming, "no estamos locos"? Puede que no lo estemos, pero lo cierto es que estamos los últimos de la lista en educación.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Locos o no, lo cierto es que, como dice el poema de Gabriel Celaya, "estamos tocando el fondo".

      Salud!

      Eliminar
  2. Yo creo que les importa una mierda, están seguros de su impunidad y van a seguir ahí mientras puedan, que parece ser que será bastante.

    salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una opinión muy extendida, a juzgar por el resultado de las elecciones.

      Saludos

      Eliminar
  3. Y luego van y les votan y si no a los del GAL que son más de lo mismo o imitaciones nacionalistas conservadoras. ¿El sistema? Pues eso, una máquina de atomización humana, de hacer ley la servidumbre, de mantener el statu quo, los trabajadores esclavizados y los representantes del régimen borbónico administrando los privilegios de las clases pudientes. España hoy por hoy es un estado fascista, corrupto... Abstención generalizada, huelgas, lucha social... creo que no hay otra para combatir la tiranía... a no ser que la gente quiere seguir con sus verdugos???
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que la mayoría seguirá jugando al "ciudadanismo", que yo llamaría "clientelismo", y votando al pesebre más afín a sus intereses particulares. Que yo sepa, la única vez que los explotados de este país lo han sentido como propio, y que como tal lo defendieron de sus depredadores, fue durante la guerra civil. Hoy, esto que llaman España no es más que un opaco entramado de intereses oligárquicos en manos de los de siempre. ¿Ciudadanía?, carne barata para el mercado envuelta en hipnóticos celofanes constitucionales. Todo el sistema descansa sobre la mentira y el sálvese quien pueda. Estado fascista y corrupto es una redundancia ¿no crees?
      Estoy de acuerdo: abstención general, huelgas, desobediencia, lucha sin tregua y solidaridad. Pero todos estos elementos requieren una conciencia social que, al menos hasta ahora, no se ha mostrado con la contundencia necesaria.
      Salud!

      Eliminar
    2. Razón tienes... Estado fascista y corrupción redundancia y el crimen su esencia
      Saludos

      Eliminar
  4. Pues debemos de estar todos locos, porque seguimos aguantando y justificando. También puede ser que perdimos todos la vergüenza que nos quedaba.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos, detalles, no todos.

      Salud!

      Eliminar
  5. No creo que estemos locos, pero vamos con unas borriqueras del tamaño de Cuenca y no nos atrevemos a mirar a los lados ¿qué es lo peor que podría pasarnos? ¿la muerte? pues en ese caso morir matando ¿no?

    Somos esclavos del miedo. Hay muchas -demasiadas- cosas que podríamos hacer, tantas que se me atascan en la cabeza y no soy capaz de expresarlas en orden y además, quienes menos tenemos que perder más audaces nos podemos permitir ser; cada vez hay más gente con menos que perder, pero en vez de informarse y poner a trabajar su cabreo por el bien común, se quedan en casa en modalidad plañidera u odiando a quien todavía tiene un trabajo o una casa que defender. No estamos indefensos, es sólo lo que pretenden que creamos, como mucho éxito por cierto.

    Grande Wyoming, el tío se la juega diciendo lo que piensa y a pesar de todo lo hace ¿acaso alguien se ha creído que no se juega su trabajo presente y futuro?

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, Sekhmet. Hay gente que propaga un "realismo" desmoralizante, un "realismo" que no hace más que reforzar al enemigo. Teóricos puristas de sofá que son capaces de ejercer una crítica despiadada contra cualquier referente (cual pueda ser, por ejemplo, Wyoming) sin aportar otra cosa que su cómodo nihilismo y su desánimo. Ese es a menudo nuestro peor enemigo. Y, desde luego, es preferible morir matando que dejarse matar lentamente.
      Wyoming, al que conozco personalmente, no es un "producto mediático", es una persona comprometida, en los medios y fuera de ellos. Quien lo dude que analice su trayectoria, que consulte las hemerotecas y que lea este libro. Otro gallo cantaría si hubiese más gente como en él en los medios de comunicación.

      Salud!

      Eliminar
  6. Lúcidas reflexiones de Wyoming. Es una suerte que quede alguna voz de ese tono en los medios.

    ResponderEliminar