29 mayo, 2013

Por qué he robado


Antes que verme enclaustrado en una fábrica, como en una cárcel, antes que mendigar aquello a lo que tengo derecho, he preferido sublevarme y combatir metro a metro a mis enemigos, haciendo la guerra a los ricos, atacando sus bienes. Cierto, puedo concebir que ustedes habrían preferido que yo me sometiera a sus leyes; que, como obrero dócil y acobardado, hubiera creado riquezas a cambio de un salario irrisorio y, cuando mi cuerpo estuviese gastado y mi cerebro embrutecido, me hubiera ido a morir a una esquina de la calle. Entonces no me llamarían «bandido cínico», sino «honrado trabajador». Valiéndose de la adulación, ustedes me habrían otorgado incluso una medalla al trabajo. Los curas prometen un paraíso a sus estafados; ustedes son menos abstractos y por eso ofrecen un trozo de papel mojado. Les agradezco mucho tanta bondad y tanta gratitud, señores. Prefiero ser un cínico consciente de sus derechos que un autómata o una estatua. […]


Alexandre M. Jacob

24 mayo, 2013

La deriva nazi del Partido Popular / Sobre la destrucción de la democracia

Josep Fontana
El Periódico 13-3-2013

Entiendo que este título pueda parecer provocativo, porque está claro que hay grandes diferencias entre la España del 2013 y la Alemania de 1933. Pero aquello sobre lo cual quiero llamar la atención es la semejanza que tienen, en sus objetivos, la actual política centralizadora del Partido Popular y la actuación del NSDAP (el partido nazi alemán) en 1933, en su lucha por hacerse con el poder absoluto.
La mayor de las diferencias reside en que los nazis debieron valerse de la violencia para implantar su política de Gleichschaltung o «coordinación», mientras que al Partido Popular le basta su mayoría absoluta en las cámaras, algo que no tenía Hitler al llegar al poder, para imponerla sin resistencia.
Los nazis comenzaron adueñándose del poder en los länder (los estados, equivalentes a nuestras comunidades autónomas) con una ley de coordinación de los länder con el Reich de 30 de marzo de 1933, y procedieron gradualmente a controlar o eliminar todas las organizaciones que pudieran alentar alguna forma de resistencia.
El Partido Popular ha seguido un camino parecido a partir de la reforma laboral de febrero del 2012, que mermó la influencia de los sindicatos y la capacidad de resistencia de los trabajadores, y ha continuado después debilitando las comunidades autónomas con imposiciones legales y con el estrangulamiento económico, a la vez que procedía a vaciar de capacidad política a diputaciones y ayuntamientos, reducidos a funciones administrativas, y se preparaba para controlar la enseñanza con la reforma educativa de Wert.
A medida que iba neutralizando a quienes pudieran asumir la dirección del rechazo social, el Gobierno se ha dedicado a desmantelar y privatizar los servicios sociales, en un camino por el que puede seguir todavía más lejos, sin tomar en cuenta la oleada creciente de las protestas colectivas contra el aumento incesante del paro, la disminución de los salarios, la multiplicación de los desahucios (una firma de abogados ofrece «desahucios exprés a 530 euros»), la congelación de las pensiones. Unas protestas que se limita ahora a contener con la policía, mientras se prepara para criminizarlas y prohibirlas.
Los ciudadanos están hoy alarmados ante los signos de corrupción que afectan al PP. A decir verdad, la corrupción no es un problema de hoy, ni afecta tan solo al PP, sino a todo el proceso desarrollado en nuestro país desde la transición, que facilitó los negocios turbios de las instituciones financieras y las empresas constructoras, cuyos costes se nos obliga ahora a pagar entre todos. Lo único que tiene de particular el caso del PP es que le han pillado con las manos en la masa en unos momentos en que los ciudadanos son más sensibles al problema.
Lo que debería preocuparnos más, sin embargo, es la deriva autoritaria que, al ir eliminando toda posibilidad de protesta y resistencia, refuerza la capacidad del Partido Popular para llevarnos por el camino de un desastre anunciado. Porque si, como dice Hans Werner Sinn, presidente del IFO alemán, le esperan a España «10 años más de crisis y una devaluación interna del 30%», ¿qué quedará del país al cabo de este tiempo? ¿A qué extremos habrá llegado el paro juvenil, que el propio PP evalúa en el 50%? ¿Quedarán hospitales, escuelas y universidades públicas, y si se han privatizado, dónde se educará y atenderá a una población empobrecida? Sinn opina que hay que seguir con la austeridad y que «Rajoy debe volver a bajar los salarios», lo cual me parece una excelente receta para la continuidad de los negocios de Alemania, pero suicida para este país.
Lo más grave resulta, además, ver en qué manos ha recaído este poder irresponsable. En momentos como estos sería de la mayor importancia poder confiar en un Gobierno al que los ciudadanos viesen con la capacidad suficiente para no someterse mansamente a las instrucciones de la troika para que nos dirija al matadero. Y está claro que este no es el Gobierno actual del PP. Dejando a un lado a Rajoy, sobre cuya existencia real hay dudas fundadas, el poder está en manos de los Montoro, María Dolores de Cospedal, Fátima Báñez, Ruiz-Gallardón, Ana Mato, que se pueden permitir incluso disparatar en público, impávidos ante la crítica y la protesta. (Los historiadores del futuro podrán entretener a sus lectores con una divertida colección de chascarrillos, comenzando con la disertación de la señora Cospedal sobre el «finiquito diferido» y acabando con la afirmación de la señora Báñez de que la Virgen del Rocío resolverá el problema del empleo).
De ahí la necesidad de resistirnos a una deriva autoritaria que amenaza con dejarnos impotentes y sin capacidad de reacción mientras nos conducen al abismo.

Fuente:




Sobre la destrucción de la democracia

Josep Fontana
El Periódico 3-4-2013

El artículo que publiqué en estas mismas páginas con el título de La deriva nazi del Partido Popular me ha valido toda clase de insultos, sin más justificación que la de censurar el empleo del adjetivo nazi. Tenía otros dos títulos como alternativa: La deriva autoritaria del PP La Gleichschaltung del PP; pero el primero resultaba débil, porque el autoritarismo forma parte del ADN del partido, y el segundo hubiera pasado por alto a la mayoría de quienes no tienen un conocimiento suficiente de la historia del nazismo y de la complejidad real de su entramado político.
La verdad es que me arrepiento de haber adoptado finalmente la primera opción, no por ahorrarme los insultos, sino porque ha dado lugar a que se reduzca lo que quise decir a un ataque al Partido Popular, cuando lo que me importaba era llamar la atención acerca de una deriva realmente grave de nuestra política, a la que el Partido Socialista no es enteramente ajeno (no he visto que se haya pronunciado abiertamente por la derogación de la reforma laboral, que es una de les piezas esenciales de este desarme democrático).
La indefensión de los trabajadores ante el despido o la reducción del salario, y la asfixia del estado autonómico, entre otras medidas semejantes, van a completarse, al parecer, con una «racionalización de la administración» encaminada a vaciarla de contenido político y reducirla a funciones administrativas (a la mera prestación de unos servicios previamente fijados por el Gobierno central), a lo que se añade la supresión de salario a la mayor parte de los concejales, que reservará lógicamente la actividad municipal a quienes se la pueden pagar (o la pueden utilizar para beneficiarse de otros modos).
Mi trabajo como historiador me ha enseñado que en la base de toda democracia ha habido siempre la capacidad de los ciudadanos para intervenir desde los niveles más elementales, más próximos a sus vidas, en la organización de la sociedad, y que no hay estados democráticos sin una vigorosa participación de los hombres y las mujeres del pueblo común. Cortarles este acceso a la política, limitándolo al derecho a votar cada cuatro años las listas cerradas de dos partidos dominantes, solo puede conducir a la consolidación de una política autoritaria y a que la expresión del desacuerdo colectivo se traslade a la calle, como está ocurriendo hoy.
La España liberal no dudó en situar el Congreso, el lugar de reunión de los diputados, en el corazón de Madrid, sabiendo que estaba protegido por el respeto que los ciudadanos sentían por sus representantes. Nunca en la historia de España se había visto que hubiese de funcionar en una zona protegida, defendido por las fuerzas de la policía de las iras de unas masas populares que cada día aumentan en número, agresividad y conciencia. Hace mal la señora Cospedal en pensar que son los partidos de la oposición quienes alientan esta escalada de la protesta, porque ni tienen la capacidad de convocatoria necesaria para conseguirlo, ni están ellos mismos al margen de este desapego del ciudadano por quienes afirman representarle.
La multiplicación de las protestas procede, simplemente, de la multiplicación de los agravios: los desahucios que no cesan, el paro en aumento, el retroceso de las prestaciones sanitarias, el abandono de la educación pública, la falta de recursos para la formación de investigadores. El conjunto de estas y otras muchas protestas está tomando cada día más el carácter de un contraprograma de política que oponer al del Gobierno.
Y van a seguir. El señor Luis de Guindos, que parece ser una de las voces más sensatas del Gobierno, asegura que nos hemos salvado del contagio de Chipre. Me parece, por el contrario, que fue España quien inició el camino, con el desmantelamiento programado (desde fuera) de su sistema financiero. La diferencia está en que en Chipre van a pagar la factura las mayores fortunas, mientras que aquí pagaron una parte nada despreciable de ella los modestos titulares de participaciones y acciones, engañados para que entregasen unos ahorros de los que van a ser despojados. Espérese a ver su reacción cuando acaben de hacer las cuentas y se enteren de lo que les queda efectivamente, en dinero contante y sonante. Espérese a ver, por ejemplo, la reacción de los ciudadanos de Mataró, donde parece que el problema afecta a un 12% de la población, cuando sepan lo que valen de verdad las acciones de Bankia en que se han transformado sus ahorros.
A quienes se han dedicado a insultarme por advertir los riesgos del actual desguace de la democracia en España no tengo más que decirles que bastará que esperemos unos meses para ver cómo evolucionan las cosas: la calle nos dará la razón a unos o a otros.

Fuente: