02 junio, 2017

30 mil cooperantes de Cuba, tropas de Colombia en la frontera y siete bases de EEUU: ¿dónde está la injerencia en Venezuela?



CubainformaciónTV – Basado en un texto de Iroel Sánchez - La pupila insomne  
En las noticias sobre Venezuela, cada día aparece con mayor frecuencia la palabra “Cuba” 
“Venezuela, la colonia de Cuba”, “Cuba detrás de Venezuela”, titulaban varios diarios de Caracas. En el rotativo español El País, un artículo del ex ministro neoliberal Moisés Naím mencionaba hasta diez veces a Cuba en su análisis sobre la crisis venezolana. 
Así es cómo el poder mediático, actor principal de la guerra abierta contra el Gobierno de Venezuela, da la vuelta a la realidad... y a la historia. Las decenas de intervenciones militares, los golpes de estado, la colaboración directa con las dictaduras por parte de EEUU han desaparecido del imprescindible contexto histórico que debe acompañar a los análisis de la prensa. 
Por el contrario, el país que es sometido por dicha potencia a un bloqueo económico de casi 60 años es presentado hoy como un supuesto “actor de intervención” en Venezuela. Increíble. 
EEUU tiene cerca de 80 instalaciones militares en la región, siete en Colombia, cuyo gobierno acaba de desplegar vehículos de combate en la frontera con Venezuela. Para una hipotética intervención, seis de dichas bases forman un “arco estratégico”, apoyado por tropas de asalto en las bases de Aruba, Curazao y Honduras. 
El caos, una situación económica límite y un escenario de extrema violencia, real o mediático, es lo que necesita el Comando Sur para intervenir, bien en solitario, con la participación de la OTAN, o con el apoyo simbólico de gobiernos títeres de la región. 
Sin embargo, ¿a quién apunta la prensa mundial? A Cuba, el país cuyas “tropas de intervención” son 30 mil profesionales sanitarios que trabajan en las comunidades más humildes de Venezuela. Muchos, por cierto, bajo amenazas de muerte por parte de opositores de ultraderecha. 
Quienes anhelan controlar de nuevo el petróleo venezolano, y quienes hoy controlan la opinión pública mundial, están más unidos que nunca en el objetivo de derribar el actor político más incómodo para sus intereses en los últimos 18 años: el Gobierno bolivariano. Pero la suerte aún no está echada... mientras el chavismo continúe vigoroso, y la solidaridad internacional… también.

1 comentario :

  1. El problema de basar los cambios de régimen en medios de comunicación es que si no se apoyan en la realidad, por tanto no tienen impacto. Este desacoplamiento entre la marcha de la revolución en los medios burgueses y en la calle es lo que hace que los medios, indolentes, puedan decir lo que quieran, cuando quieran y como quieran.
    Se les ocurrió Cuba esta vez, se les podía haber ocurrido Rusia. Hay que ver qué interés particular tiene el medio que lo publica en concreto.
    Salud!

    ResponderEliminar