09 agosto, 2021

George Galloway entrevista al profesor Walter Hickson acerca del incondicional apoyo de EEUU a Israel.

 


Transcripción: Arrezafe

George Galloway: Profesor, ¿por qué todas las administraciones estadounidenses dan prioridad al apoyo a Israel?


Walter Hickson: Existe una simpatía en los Estados Unidos por el Estado judío desde sus inicios, simpatía en parte histórica, por el hecho de que en el momento de la creación de Israel, Estados Unidos tenía la mayor población judía del mundo, y obviamente a raíz del genocidio nazi, que despertó el interés y la simpatía del movimiento sionista y de la población. Pero durante décadas, la razón por la que Israel ha recibido tan abrumador e incondicional apoyo de Estados Unidos tiene mucho que ver con las operaciones del lobby más poderoso de un país extranjero en toda la historia estadounidense, y ese es el lobby de Israel.


George Galloway: ¿Por qué el público estadounidense acepta la enorme suma de dinero que el contribuyente envía a Israel, tanto en el ámbito de las finanzas como también en ayuda militar y técnica?


Walter Hickson: Bueno, en gran medida dicha aceptación se basa simplemente en la ignorancia y en la férrea vigilancia que sobre el discurso ejerce el lobby, especialmente en Washington. Pero el hecho es que Israel, un pequeño estado situado a siete mil millas de las costas estadounidenses es, de lejos, el país extranjero con mayor apoyo financiero de los Estados Unidos al que Estados Unidos continúa bombeando 3.800 millones de dólares al año para respaldar a este militarizado y agresor Estado de Oriente Medio. Así que, muchos estadounidenses simplemente no son conscientes de ello, prácticamente nadie, solo unas pocas personas, como el llamado "escuadrón" y progresistas como Bernie Sanders, se pronuncian en contra. Pero todo está tan fuertemente controlado por AIPAC, principal organización de cabildeo en Washington, que el conocimiento general, especialmente sobre la cantidad de dinero que se proporciona, no permea tanto como sería necesario. Dicho esto, sin embargo y cada vez más, las encuestas comienzan a mostrar la tendencia de los estadounidenses que empiezan a cuestionar la ayuda otorgada a Israel en apoyo al llamado "Proceso de Paz", una farsa de cuyo fracaso Israel y el lobby han sido los principales responsables, asegurándose la imposibilidad de la solución de los dos estados, cosa que ahora ya es prácticamente imposible.


George Gallaway: ¿Nuestra convicción de que el lobby de Israel controla a los dos partidos principales, es cierta o no?


Walter Hickson: El control dentro del Congreso es realmente asombroso y hegemónico. Todo el mundo en el Congreso sabe cuando surge un proyecto de ley de financiación o, ciertamente, cualquier crítica a Israel que se plantee, incluso tienen una manera de referirse a ello, se llama votación de AIPAC, y cada representante sabe cuándo se aproxima una votación de AIPAC y saben que serán recompensados o castigados dependiendo de cómo voten. En consecuencia, debido a su enorme poder, este lobby dispone de lo que yo llamo una mordaza sobre el Congreso de los Estados Unidos.


George Gallaway: Si Estados Unidos comenzara a reducir su presencia en el Medio Oriente debido a sus cambiantes necesidades energéticas, ¿reduciría eso proporcionalmente su compromiso con Israel?


Walter Hickson: Sí, creo que esa es la clave de lo que gradualmente va a suceder. Pero este es un proceso glacial cuya lentitud tiene mucho que ver con el poder del lobby. Ciertamente, mucha gente en Estados Unidos está cansada de las interminables guerras de Oriente Medio, muy relacionadas con el apoyo que Estados Unidos otorga a Israel. Por otro lado, Israel, especialmente bajo Netanyahu. incita al conflicto con Irán, por lo que no afirmaría con certeza –especialmente si el tratado de Irán se rompe por completo– que Estados Unidos saldrá del Medio Oriente o del Golfo Pérsico. Ciertamente, la dependencia del petróleo es mucho menor de lo que solía ser, pero como es sabido, a menudo Estados Unidos ha intervenido por motivos realmente irracionales, no sólo por el petróleo.


George Gallaway: ¿Qué haría Estados Unidos en el caso, tal vez improbable, de que sus principales aliados estuvieran en contra de la ocupación israelí de Palestina?


Walter Hickson: Bueno, creo que hay muchas fuerzas que se están pronunciando hoy contra el apoyo del que Israel y el lobby han disfrutado durante décadas, de hecho, esto incluye la opinión del judaísmo liberal estadounidense, muchos de los cuales son progresistas hartos de las agresiones israelís, de las acciones de la derecha israelí impulsadas por los colonos en Palestina.

En cuanto a los aliados, si observas la historia de las votaciones en la ONU, Estados Unidos a estado casi siempre solo, ya sabes, junto a un par de sus colonias y atolones del Pacífico, con tres o cuatro votos frente a los más de 100 condenando a Israel. En la Asamblea General, en su política respecto a Israel, Estados Unidos ha tenido durante mucho tiempo la oposición de sus aliados. De modo que, el hecho de que sus los aliados, la Asamblea General y la ONU se opongan no significa necesariamente que Estados Unidos cambie. Y, de nuevo, ese es el resultado de la penetrante y poderosa influencia, no solo del lobby más grande de un país extranjero, sino de uno de los lobbies más temibles. Quiero decir, a la altura del lobby pro-armas, del farmacéutico, del de los jubilados... Es un lobby tremendamente grande y poderoso que continúa creciendo, aumentando su número de empleados, construyendo más edificios y que sigue estando muy bien financiado. Así que, aun con la oposición de los aliados, la oposición internacional e incluso la oposición judía liberal, su poder sigue siendo inmenso.


1 comentario :

  1. Pues ahí ha enseñado prácticamente las claves principales de Israel. Yo solo remarcaría la función militar de Israel. Es un portaviones terrestre como lo es Colombia, bastión del fascismo y por lo tanto tiene especial interés para el pentágono. Su futuro, como el de tantos países, está sellado por el petróleo y el agua; y el destino de USA.
    Salud!

    ResponderEliminar