24 marzo, 2013

Santiago Sierra. No, significa No.


En los últimos años, Santiago Sierra nos ha regalado grandes momentos, momentos para recordar. Fue en el 2009 cuando inició su No, global tour, que consistió en hacer viajar un enorme NO de 4 metros de ancho y más de 3 metros de alto sobre un camión durante un año por diferentes ciudades del mundo que entendemos como desarrolladas: el NO visitó Wall Street, el Rockefeller Center, el edificio de la ONU, la sede de la Unión Europea en Maastricht, el casino de Montecarlo, el santuario de Lorca, fábricas de armamento, refinerías de petróleo, zonas industriales y degradadas de la RDA y un sinfín de sitios más. De ello se extrajo una película de corte experimental y 120 minutos de duración en donde podemos hacer un seguimiento del periplo siendo la escultura la protagonista, una road movie que sería el sueño de Bartleby, la materialización de todas las veces que quisiéramos haber dicho que NO en lugar de haber dicho sí.

Pero ese NO fue elevado a potencias pirotécnicas al ser proyectado en el acto ceremonial de la visita que el Papa Ratzinger hizo a la ciudad de Madrid en el año 2011. Para ello, Sierra se alió con Julius Von Bismarck, quien había engendrado tiempo antes el aparato Image Fulgurator, un arma mortífera con silenciador, un ingenio de cienca ficción surgido de la mente de un inventor estrafalario.


¿Qué es el Image Fulgurator?
Técnicamente, el Fulgurator funciona como una cámara clásica aunque a la inversa. En una cámara normal la luz reflejada de un objeto se proyecta a través de la lente sobre la película. En el Fulgurator, en cambio, este proceso es exactamente el contrario: en lugar de una película virgen, se carga una diapositiva en la cámara y, detrás de ella, un flash. Cuando el flash se apaga, la imagen de la película se proyecta a través de la lente sobre el objeto elegido. Esta proyección puede enfocarse y colocarse en ese objeto de destino a través de la pantalla incorporada a la cámara. El Fulgurator se parece a una cámara réflex convencional y tan pronto como el sensor de flash incorporado se activa, la proyección de este flash se dispara. De esta forma se puede sincronizar este disparo con el momento exacto del disparo del flash de otras cámaras en sus inmediaciones.



Von Bismarck utiliza el Image Fulgurator para la manipulación subversiva de imágenes. A ojos del incauto fotógrafo que está disparando sus fotos alrededor, el mensaje del Fulgurator es invisible y éste sólo se percata de él cuando su fotografía ya está tomada. Utilizó semejante artefacto en 2008 para disparar una cruz detrás de Obama en su visita a Berlín y también para plantarle la paloma de Magritte en la cara a Mao Zedong en ese retrato que corona la plaza Tiananmen en Pekín. Sibilino y letal ¿Verdad?
Por lo tanto, los asistentes a la misa masiva en Madrid fueron testigos de la acción y, a la vez, no lo fueron puesto que el NO se proyectó en frente de todos ellos pero sólo pudieron observarlo a través de sus fotografías una vez tomadas o a través de las publicadas en los periódicos que, en sus titulares, usaron palabras como disparo o ataque. Fue, verdaderamente, colarle un gol al Papa.

Fuente: RAIG Iluminaciones Clandestinas

12 comentarios :

  1. ¡Qué bueno! Me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A que sí! ¡Es fantástico!

      Eliminar
  2. ¡ZAKA! ...en toa la mitra.

    ResponderEliminar
  3. Un aparato que puede causar furor, este fulgurator. El "fururator", podría llamarse aquí en nuestra piel de toro.
    Creo que se le puede sacar buen partido, por ejemplo, ampliando el espectro de sílabas o palabras: frente a Ratzinger, a mí se me hubieran ocurrido bastantes, aunque una de ellas, podría haber sido "Cuento"... Para atacar al Gobierno y su labor, el abanico de palabras es infinito.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. García Márquez dijo: “Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que hay que aprenderlo antes.

      Eliminar
  5. Es difícil decir no. Pero el señor Sierra lo dijo.
    Lo que no tengo tan claro es si el papa se enteró, o si los que le seguían tuvieron esa percepción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues quienes fotografiaron a la momia sí que se enteraron, el NO iba incluido en la foto. Los demás, por la prensa.

      Eliminar
  6. Qué lástima que no se haya usado y publicado para cuando el mario draghi se reunió A PUERTA CERRADA con el rajao y demás servidores suyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he vuelto a tener noticias de Fulgurator, pero sí, estaría bien que se utilizara más a menudo.

      Eliminar