22 junio, 2021

● POR EL FIN INMEDIATO DEL BLOQUEO A CUBA ●

 


VOTACIÓN EN LA ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS POR EL FIN INMEDIATO DEL BLOQUEO A CUBA


Frente Antiimperialista Internacionallista – 22/06/2021


El próximo 23 de junio, Cuba presentará ante las Naciones Unidas el informe: «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba»


De cara a este evento, el Frente Antiimperialista Internacionalista manifiesta su solidaridad con el pueblo de Cuba y la revolución cubana y denuncia las sostenidas acciones de asedio que ha impuesto el imperialismo norteamericano contra el pueblo cubano y su revolución. Vale la pena enfatizar que ha sido la acción más larga y cruel de este tipo registrada en la historia.


Su objetivo principal es anular toda capacidad del estado socialista cubano para abordar de manera integral y soberana su desarrollo como nación. Para eso se sirve de mecanismos y leyes extraterritoriales que persiguen y sancionan a cualquier organización comercial, empresa o entidad financiera que establezca lazos de intercambio con Cuba.


Su impacto cae sobre todo el pueblo cubano, desde las familias (dentro y fuera de la isla) hasta las comunidades, las provincias y el país entero. Su condición particular de isla, así como sus características demográficas agudizan aún más la severidad del bloqueo. A pesar de esta situación las acciones imperialistas fracasan desde hace 60 años y no gozan de ninguna legitimidad en las naciones unidas; si el imperio de los Estados Unidos de América aísla a Cuba, la comunidad internacional representada en Naciones Unidas aísla al imperialismo norteamericano, dejando claro el carácter ilegal y autoritario, del imperio frente al ejemplo de resistencia del pueblo cubano.


Tenemos conciencia sobre las nuevas formas de guerra asimétrica que se están empleando en este momento contra Cuba. Esta renovada forma de asedio se caracteriza por los linchamientos mediáticos, el lenguaje de odio y la criminalización de los estados que defienden su soberanía y son estigmatizados bajo etiquetas de autoritarismo, falta de democracia y libertad de expresión.


En el caso de Cuba, el autodenominado movimiento de San Isidro, inducido, impulsado y financiado por agencias de EEUU, esta siendo usado como nueva punta de lanza dentro de este proceso de criminalización hacia Cuba. Una vez más, bajo estas acciones se busca crear un supuesto ataque a la libertad de expresión para amparar actos violentos que puedan ser usados para criminalizar al Estado cubano y así justificar la necesidad del bloqueo.


Con esta estrategia, Estados Unidos pretende conseguir en la Asamblea General de Naciones Unidas, el próximo 23 de junio, algún apoyo más que aquellos ridículos 3 votos frente a los 187 que lo condenaron en la última votación en 2019.


Cubanos y amigos de Cuba: EEUU ya perdió la batalla moral y de ideas, y se ha quedado solo, sin máscara ni soporte, no consigue doblegar la determinación y la tenacidad de Cuba. Sigamos luchando porque esta batalla moral ganada devenga en el desmontaje de esa política.


22 de junio de 2021.

Frente Antiimperialista Internacionalista

(Descargar en PDF)

Reconstruyendo Gaza, una vez más: Las consecuencias del ataque de mayo de 2021 — Yara M. Asi

 


En mayo de 2021, Gaza sufrió el ataque más reciente, en el que los bombardeos aéreos israelíes mataron a 256 palestinos (incluidos 66 niños) e hirieron a casi 2.000 más

PALESTINALIBRE.org – 21/06/2021


Gaza tras el último bombardeo criminal israelí

En 2012, Naciones Unidas lanzó una advertencia alarmante: o cambia la situación ya, o la franja de Gaza podría dejar de ser "un lugar habitable" en 2020. El desempleo, la pobreza y la inseguridad alimentaria eran elevados; el acceso al agua y a la electricidad eran irregulares; todo el territorio, construido dentro de fronteras artificiales, estaba densamente poblado y carecía de servicios. Los niños y niñas constituyen la mitad de su población y casi tres cuartas partes de la misma son personas refugiadas, que se vieron obligadas a huir de sus hogares durante la Nakba de 1948. Israel lleva restringiendo los desplazamientos hacia y desde Gaza desde principios de la década de 1990, pero las elecciones de 2006, que impulsaron a Hamás al poder en el pequeño territorio, dieron lugar a la situación actual, en la que la circulación de muchos bienes y personas dentro y fuera de Gaza está esencialmente prohibida debido al bloqueo impuesto por Israel y Egipto. Desde aquel informe, Gaza ha sufrido múltiples ataques destructivos por parte de Israel, sigue viviendo bajo el bloqueo y, más recientemente, ha tenido que hacer frente a las devastadoras consecuencias de la pandemia de COVID-19.



Se han destinado miles de millones de dólares a la reconstrucción de Gaza durante décadas, pero las condiciones no han hecho más que deteriorarse. Por esta y otras muchas razones, hoy en día se identifica a Gaza como una catástrofe humanitaria: una población civil de casi 2 millones de personas atrapada entre fuerzas políticas a las que les importa poco la vida de los inocentes en el fuego cruzado.



En mayo de 2021, Gaza sufrió el ataque más reciente, en el que los bombardeos aéreos israelíes mataron a 256 palestinos (incluidos 66 niños) e hirieron a casi 2.000 más. Se destruyeron más de 1.000 viviendas y locales comerciales y otros 16.000 resultaron dañados. También resultaron dañadas casi 60 instalaciones educativas y casi 30 instalaciones sanitarias. Tan pronto como comenzaron los ataques aéreos, y especialmente una vez anunciado el alto el fuego, llegaron los compromisos de ayuda financiera de los donantes habituales. Sin embargo, las numerosas lecciones aprendidas de los ataques anteriores indicaban que estos esfuerzos de reconstrucción serían, en el mejor de los casos, estériles y no harían nada por abordar las causas fundamentales del conflicto. ¿Cuál es el futuro de la reconstrucción de Gaza –y de su población– tras esta última ofensiva?


Escuela destruida por el bombardeo

Aunque todavía se desconoce el coste final de los daños causados por la ofensiva de mayo de 2021, las estimaciones son de miles de millones de dólares. Sin embargo, muchos de los costes de esta guerra más reciente, y de las anteriores, son incalculables. Por ejemplo, Gaza estaba entrando en otra ola de COVID-19 en primavera. Sin embargo, muchos hospitales e instalaciones sanitarias resultaron dañados, incluido el principal laboratorio de análisis de COVID-19. Además, el principal médico encargado de la respuesta a la pandemia en Gaza, el Dr. Ayman Abu Alouf, fue asesinado. Las instalaciones gestionadas por Médicos Sin Fronteras también sufrieron daños. Además de limitar el acceso a los servicios sanitarios, la carga de la salud mental en Gaza es ya excesivamente alta debido a los años de guerra y bloqueo. Algunos niños y niñas, incluso de corta edad, muestran signos de estrés traumático. Cientos de miles de personas en Gaza necesitan urgentemente un apoyo a la salud mental que es difícil de proporcionar, y que es insuficiente mientras persistan las causas fundamentales de su trauma, mucho después de que hayan cesado los bombardeos.



Aunque la falta de financiación es un obstáculo importante, la escasez de fondos no es, desde luego, exclusiva de Gaza. Es difícil encontrar una crisis humanitaria que reciba todo el apoyo financiero que necesita, o incluso la totalidad del dinero comprometido por los donantes. La ayuda al desarrollo se ha estancado en los últimos años, especialmente para las poblaciones más vulnerables, mientras que el gasto militar global sigue aumentando. Sin embargo, aparte de la pobreza y la falta de recursos financieros, Gaza se enfrenta a otros retos que son casi exclusivos de este pequeño territorio.



El más importante, por supuesto, es el bloqueo, que ya se acerca a los 15 años. Considerado una clara violación del derecho internacional humanitario hace más de una década, el bloqueo ha sido una de las fuerzas más destructivas de Gaza. Las agencias de ayuda llevan tiempo advirtiendo de que el bloqueo dificulta la reconstrucción, por no hablar de la vida cotidiana; en 2016, menos del 10% de las viviendas destruidas en la guerra de 2014 habían sido reconstruidas. Israel tiene que aprobar todos los materiales de construcción que entran en Gaza, incluyendo tuberías, maquinaria como generadores (necesarios debido a los constantes cortes de electricidad), e incluso cemento. Debido a la percepción de estos recursos como de "doble uso" (definidos vagamente como cualquier artículo que pueda ser potencialmente utilizado para el terrorismo), Israel escudriña todas las solicitudes y limita la cantidad de estos materiales que pueden ser importados. Reconociendo esta realidad, nada más producirse el último alto el fuego, el director del CICR para Oriente Medio predijo: "El daño infligido en menos de dos semanas tardará años, si no décadas, en reconstruirse".



La población palestina no se beneficia de las continuas condenas, repulsa o preocupación cuando sus vidas son tratadas como algo desechable. Si se vuelven a ignorar estas injusticias fundamentales, este último episodio de ataques no será el último. Se pedirá a la comunidad internacional que aporte cientos de millones de dólares para "reconstruir" Gaza, una vez más.




"Una versión más larga de este artículo fue publicada por primera vez en inglés por Arab Center Washington DC en: http://arabcenterdc.org/policy_analyses/rebuilding-gaza-yet-again/, publicado de nuevo con permiso".


Yara M. Asi es postdoctorada en el Departamento de Gestión sanitaria e informática de la Universidad de Florida Central y becaria Fulbright para el curso 2020-2021 en Cisjordania.


Fuente: www.eldiario.es

18 junio, 2021

Tomando café mientras Gaza es bombardeada

 


Miko Peled - The Struggle for a Free Palestine

[La lucha por una Palestina libre] 07/06/2021

Transcripción del inglés: Arrezafe


Hoy hace exactamente 54 años, el ejército israelí recibió luz verde del gobierno para lanzar un ataque, primero contra Egipto. Esta luz verde del gobierno israelí llegó tras semanas de presión del alto mando militar israelí que exigía el inicio de la guerra. Mi padre era general y miembro del alto mando israelí en aquel momento. Tengo las auténticas actas de las reuniones de estos generales que explican por qué querían la guerra. No fue porque hubiera una amenaza, no fue porque Israel estaba siendo amenazado o porque los judíos estaban siendo amenazados, querían la guerra porque vieron una oportunidad. Y comenzaron un ataque masivo contra Egipto, y puesto que salió muy bien decidieron tomar Cisjordania, la Franja de Gaza y las alturas del Golán, que eran territorios que de todos modos ya tenían planeado ocupar.


Fue un ataque masivo de Israel contra estos vecinos árabes porque querían destruir su poder militar y porque querían la tierra. Y en seis días se acabó. Aunque luego perpetuaron este mito, aún vigente, del cual la gente habla como si fuera verdad: que Israel estaba bajo una amenaza existencial, que los ejércitos árabes estaban listos para venir, matar, destruir y así sucesivamente. Nada de eso era cierto.


En sus reuniones, en las mismas reuniones de los generales del alto mando israelí, del que como he dicho formaba parte mi padre, se hablaba de la oportunidad de atacar a los ejércitos árabes dado que no estaban preparados para la guerra. Eso es lo que dijeron los generales, que los ejércitos árabes no estaban preparados para la guerra y que por eso tenían que atacar de inmediato. De hecho, en un punto de las actas, mi padre señala que el ejército egipcio, que era el más grande, necesitaría al menos un año y medio o dos antes de estar listo para la guerra, así que esta es la oportunidad. El término oportunidad surge muchas veces en sus conversaciones, la palabra amenaza nunca, excepto cuando acuerdan que debían perpetuar la historia de la amenaza como un medio para presionar a la opinión pública y al gobierno para que diera luz verde. Y eso es lo que pasó.


La gente estaba asustada y el gobierno presionado dio luz verde a una guerra que en cinco días se acabó. La llamaron Guerra de los Seis Días porque hay una conexión bíblica según la cual el mundo fue creado en seis días, por lo que en la oración judía los seis días surgen a menudo, los seis días de la creación. Por ello deciden llamarla Guerra de los Seis Días. Increíblemente, las mentiras acerca de una amenaza existencial urdidas hace 54 años se han perpetuado hasta hoy, a pesar de que ha quedado demostrado que son mentiras, no solo por mí, sino por gente antes y después de mí, incluidos algunos de aquellos generales que, más tarde, vinieron a confirmarlo. Pero esta imagen de la amenaza existencial sobre los pobres israelíes continúa hasta el presente, a pesar de ser mentira entonces y ser mentira hoy.


Acabo de llegar de Palestina hace dos días. Permanecí allí unas tres semanas. Seguramente todo el mundo ha visto las imágenes de los hechos acaecidos en Al-Aqsa durante Ramadán. Las expulsiones e intentos de expulsión de palestinos de los barrios de Jerusalén y de Sheik-Jarrah, barrio musulmán dentro de la ciudad vieja. Este es un proceso que nunca se ha detenido. De vez en cuando algo llega a los titulares, algo llega puntualmente a ser noticia y por eso hablamos de ello, pero este es un proceso que se está llevando a cabo hace mucho tiempo y que actualmente sigue su curso: la expulsión de los palestinos de sus hogares y de sus tierras y la apropiación y ocupación de los mismos por parte de los colonos israelíes. Esto no es nada nuevo, esto ha estado sucediendo durante 75 años.


De vez en cuando una pequeña erupción permite que nos enteramos de lo que está sucediendo, primero en Sheik-Jarrah, después en Siluán y luego, por supuesto, en el complejo de Al Aqsa y la mezquita. Y todo esto, como seguramente sabéis, ocurre durante el Ramadán. Posiblemente hayáis visto las imágenes de jóvenes israelíes corriendo por las calles y convocando a “matar árabes”. Un grupo festivo conocido porque, en ocasiones como esta, se manifiesta en la plaza, justo debajo de Al-Aqsa, donde se encuentra el muro, y bailan agitando la bandera israelí mientras al fondo vemos llamas, porque como resultado del tiroteo de las fuerzas israelíes se produjo un incendio, no en la mezquita sino en los aledaños de la misma. Y mientras contemplaba todo esto recordé que, tras la guerra de 1967 y hasta el día de hoy, la oración más icónica, la que todos los israelíes recuerdan, no sé si los judíos estadounidenses, pero ciertamente los israelíes, la oración más icónica que recuerdan es aquella del comandante de las fuerzas que tomaron la ciudad vieja y ocuparon Al-Aqsa, cuando este dijo por su altavoz: “El monte del templo está en nuestras manos” (el monte del templo es el nombre del complejo de Al-Aqsa, el Haram Sharif). Lo que dio lugar a una serie de ”conmovedoras” imágenes de emocionados soldados abrazándose y lloriqueando.


Ahora bien, las allí congregadas no eran personas religiosas, eran israelíes laicos, la mayoría de los israelíes son laicos. Esta idea de que Al-Aqsa es el monte del templo y de que en realidad pertenece a los judíos, no es una idea religiosa, es una idea nacionalista que se convirtió en una especie de símbolo nacional-sionista. Inmediatamente después de la guerra, el poeta nacional de Israel también escribió una canción llamada Jerusalem of Gold, tal vez algunos la hayáis oído, porque también se volvió icónica. Y en esta canción, escrita en hebreo por supuesto, hay varias líneas que reflejan la narrativa bíblica, en ellas se habla de pozos sin agua, mercados vacíos, Haram esh-Sharif vacío, sin fieles porque nadie acude a orar. La ciudad vieja se describe como un lugar vacío, un poblado fantasma. Además ya nadie transita por el camino que va de Jerusalén al mar muerto. En otras palabras, no hay nadie allí, nadie, es una tierra sin pueblo, una ciudad despoblada que redimimos, que recuperamos y que ahora es nuestra.


Esta canción se volvió icónica porque utiliza el judaísmo como símbolo para impulsar esta ideología laica, esta ideología nacionalista y filofascista. ¿El mercado estaba vacío? ¿Jerusalén estaba vacía? ¿Nadie fue a rezar al monte del templo? Hay una enorme mezquita allí que es el símbolo más emblemático de Jerusalén. La cúpula dorada y esas increíbles estructuras arquitectónicas que han estado allí durante unos 1500 años, más tiempo que cualquier otra cosa, con un significado enorme, un significado no sólo religioso, sino histórico y cultural. Una ciudad musulmana y árabe durante 1500 años, de la que hablan como si de una ciudad abandonada se tratara, como si en ella no hubiera nada. "El monte del templo está de nuevo en nuestras manos, la ciudad estaba vacía, no había nadie en el mercado, nadie en la mezquita". Esto es lo que perpetúa la ideología sionista, la narrativa sionista de que Palestina estaba vacía y que durante dos mil años en Palestina no pasó nada. Los judíos estuvimos allí hace dos mil o tres mil años, fuimos expulsados y ahora estamos de regreso, eso es todo, retomamos el hilo por donde lo dejamos, en el intervalo no pasó nada. Esta narrativa ignora por completo una historia de 1500 años y a la gente que estaba y sigue estando allí, al pueblo palestino.


Este es el corazón y el alma de la narrativa sionista. Así que, destruir Al-Aqsa y reemplazarla por alguna estructura a la que ellos denominen templo no tiene fundamento religioso en absoluto. Es un ideal sionista al que los judíos ortodoxos siempre se han opuesto firmemente. Y estas imágenes que hemos visto en las últimas semanas son muy preocupantes, porque eso es lo que los sionistas seculares quieren que suceda. Me refiero al inimaginable horror. Tengo amigos palestinos que estaban en la mezquita de Alaxa mientras las fuerzas israelíes atacaban. Los disparos, los gases lacrimógenos, las balas volando... Qué fácil es provocar un incendio y luego decir “lo siento, fue un accidente”. Así, tal cuál.


Se tiene la sensación de que algo que está cambiando, pero muy, muy lentamente. Y debemos dejar de ser tan pacientes, no esperar que sean otros los hagan algo. Todos y cada uno de nosotros debemos alzar nuestra voz con todos los medios a nuestro alcance, porque el proceso de destrucción de Palestina avanza con arrolladora fuerza. Los israelíes no descansan, los sionistas no descansan, nunca descansan. Disponen de poderosas y efectivas organizaciones en Estados Unidos, en Europa, en América Latina, en la India. Su agenda se va cumpliendo en todas partes. Y es de crucial importancia entenderlo.


La gente siempre pregunta si habrá por fin paz, si Palestina será libre. Depende de nosotros, no va a venir de otro lado, va a venir de nosotros. Los palestinos están haciendo todo lo que pueden en Palestina y, si te fijas, una de las cosas notables que vimos en este último levantamiento es que los palestinos han respondido como uno solo, no como Cisjordania y Gaza, conceptos sionistas, sino como Palestina ¿Quién creó la ribera occidental? Antes de 1948 no existía tal cosa. ¿Qué es la Franja de Gaza, de dónde proviene tal cosa? Estos enclaves fueron construidos por los sionistas con el fin de dividir y dominar a la población palestina. Pero estos límites artificialmente impuestos desaparecieron en las recientes protestas.


Han intentado imponer esta idea de que no hay palestinos, no hay unidad palestina, no hay entidad palestina. Pero todo es Palestina, desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo, desde la frontera norte con el Líbano hasta el Golfo de Aqaba, todo es Palestina. La mayoría de las personas que viven allí son árabes palestinos, y todos están controlados por lo que, hoy lo sabemos oficialmente, es un régimen de apartheid llamado Israel. Pero es la unidad Palestina lo que vimos en las últimas semanas, las banderas palestinas estaban en todas partes, en todas partes, en cada ciudad, en cada pueblo de Cisjordania, en Gaza, Nakaba, Yelil, en todos los rincones de Palestina y por supuesto en Jerusalén. Y es eso  lo que precisamente es necesario alentar y apoyar.


Probablemente habréis oído hablar de las recientes elecciones en Israel, la cuarta en dos años, y de las noticias y comentarios acerca de quién ganó, quién perdió, que si Netanyahu esto, que si Netanyahu aquello... ¿A quién le importa? ¿A quién le importa? Hay un tren a punto de estrellarse contra un muro y no importa quién lo conduzca porque todos son lunáticos, unos lunáticos racistas y violentos. Deberíamos más bien estar preocupados por la gente que va en el tren, deberíamos estar preocupados por Palestina, por el pueblo palestino que está sufriendo las consecuencias, deberíamos estar hablando de cómo liberar Palestina, deberíamos estar hablando de cómo sacar a miles de palestinos de las cárceles israelíes y de la principal de ellas, que es la Franja de Gaza con sus más de 2 millones de personas prisioneras.


Yo estaba en Jerusalén mientras Gaza era bombardeada. Conducir de Jerusalén a Gaza toma aproximadamente una hora, son menos de 100 millas. Podría haber estado allí en 45 minutos en automóvil, está muy cerca. Durante el bombardeo, yo recibía mensajes de amigos que viven en Gaza, familias con niños viendo cómo bombardeaban a sus amigos y mataban a sus vecinos. Sin embargo, donde yo me encontraba, a menos de una hora de distancia, todo estaba bien: la gente iba a trabajar con normalidad, había gente sentada en las cafeterías, había electricidad... todo estaba tranquilo. La segregación que Israel impuso en Palestina es tan, tan efectiva que puedes estar a menos de 100 millas de ese infierno que estaba sucediendo en Gaza y no enterarte de nada. Es más, podrías estar a 10 millas de distancia, siempre y cuando fuese una ciudad o asentamiento israelí, y todo estará bien. Se puede ver el humo, sí, y algunas personas lo ven, el humo y los aviones arrojando sus bombas, pero siguen llevando a los niños a la escuela y siguen degustando su café tranquilamente. Con total normalidad.


Cual si de un espectáculo se tratara, colonos israelíes 
contemplan el bombardeo de Gaza


Y sin embargo, han urdido esta falsa impresión de que los israelíes están bajo ataque y tuvieran que defenderse. ¿Defenderse de qué y de quienes? ¿De dos millones de personas bombardeadas, de las cuales más de la mitad son refugiados, personas sin hogar, sin acceso al agua, sin atención médica? ¿Defenderse de qué exactamente? ¿Qué tétrica broma es esta? Pero descubrieron esta fórmula y les funciona. Aunque la Franja de Gaza sea una catástrofe humanitaria y dos millones de personas sobrevivan en un campo de concentración. No obstante, algo tienen que hacer. La solución obvia sería abrir las puertas, permitir que la gente regrese a sus hogares, que no todos están en la Franja de Gaza, que puedan regresar a sus hogares, a sus tierras, a su agua, a sus derechos que están en muchos otros lugares de Palestina. Y, por cierto, si les preguntas a los niños más pequeños de Gaza, te dirán exactamente de qué pueblo vinieron. Así pues, eso sería lo más obvio, dejar que vuelvan a sus casas, indemnizarlos adecuadamente, compensarlos, reconstruir Gaza, reconstruir estas comunidades. Porque son personas que poseen un alto nivel educativo, no estamos hablando de millones de personas sin educación, estamos hablando de una comunidad sumamente formada que puede y quiere contribuir a la construcción de una sociedad próspera.


Pero Israel no quiere eso, ¡no por Dios!, no quiere que los palestinos regresen a sus hogares. Pero claro, no puedes simplemente quedarte ahí sentado sin hacer nada. Así que salieron con esta demoníaca fórmula: mátalos y échales la culpa a ellos, mátalos y di que es culpa suya por ser terroristas. Y por absurdo que suene, por demente que suene, el resto del mundo simplemente asiente con la cabeza y dice, pues sí, eso tiene sentido, son terroristas, por lo tanto Israel tiene derecho a matarlos.


Salvo los israelíes, nunca ha habido un tanque en Gaza, nunca ha habido una fuerza militar palestina, nunca ha habido un ejército, los palestinos nunca han tenido un ejército, los palestinos nunca han tenido un tanque, y mucho menos un F-16. Pero Israel aprendió que esta fórmula “yo bueno, tú malo” funciona. Matan a civiles inocentes y luego los culpan de ser terroristas, y cuando los palestinos se defienden disparando cohetes, dicen, ajá, lo ves, son terroristas. Así que Israel tiene derecho a defenderse pero los palestinos no, Israel tiene derecho a bombardear y masacrar a civiles inocentes, pero los palestinos no tienen derecho a defenderse porque cuando lo hacen es terrorismo.


Esta es una fórmula increíblemente perversa y quienes lo sabemos tenemos el deber de denunciarla. Lo cual nos lleva a otra cuestión: si criticas a Israel, entonces eres antisemita. Y muchos callan porque, claro, nadie quiere ser acusado de antisemita, nadie quiere ser acusado de racista. Pero lo cierto es que el sionismo es una ideología racista y que el estado de Israel se basa en una ideología racista, que un régimen violento y racista de apartheid se ha apoderado de Palestina, y así es como debemos hablar de ello. Antisemitismo, islamofobia, sionismo, supremacía blanca, todas estas son formas de racismo. Oponerse a ellos es lo correcto, a todos ellos. La mayoría de los judíos ortodoxos se oponen al sionismo, siempre lo han hecho. En realidad, el sionismo no tiene nada que ver con el judaísmo. Robaron la identidad judía, la utilizaron y la utilizan. Sí, Israel es un estado donde viven judíos, pero el régimen es un régimen de apartheid racista, violento y opresivo. El apartheid es un crimen jurídicamente bien definido, como lo son el genocidio y la limpieza étnica, y el estado de Israel está involucrado en los tres crímenes.


Se puede calificar como accidente un bombazo, pero si bombardeas a una población durante 75 años, de manera sistemática y regular, es un genocidio. Y eso es lo que estamos viendo en Gaza.


Por todo ello, creo que es importante utilizar estos precisos términos, porque son delitos bien definidos.




17 junio, 2021

El ejército israelí de ocupación asesina a otro niño palestino con disparo en la cabeza

 

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada


Nuevamente, los militares disparan a matar a niños desarmados que solo protestan por las ilegales confiscaciones de las tierras de sus familias. Los militares utilizan sus armas de guerra para disparar civiles palestinos.


Ahmad Bani Shamsa de 15 años. Foto agencia Safa

Soldados israelíes dispararon al joven palestino Ahmad Bani Shamsa en la cabeza el miércoles en el norte de Cisjordania, El niño de 15 años, fue trasladado al hospital de Rafidia en Nablus en estado crítico, donde se le practicó una cirugía de urgencia para detener la hemorragia, no obstante, el extenso destrozo del cráneo impidió que el joven sobreviva y falleció durante la madrugada de hoy jueves.


Testigos señalaron a los medios de prensa que Ahmad resultó herido durante una protesta de los residentes de la ciudad de Beita en el área de Nablus contra el establecimiento de nuevos asentamientos ilegales en las tierras de su familia en el cerro conocido como Jabal Sabih.


Soldados israelíes escondidos en el lugar le dispararon directamente a la cabeza. Fueron dos disparos, una bala de grueso calibre le destrozó el cráneo.


El derecho internacional considera que Cisjordania y Jerusalén Oriental son territorios ocupados y considera ilegal toda actividad israelí de construcción de asentamientos en dichos territorios. Sin embargo, Israel nunca ha respetado la legalidad internacional y viola sistemáticamente todas y cada una de las resoluciones, convenios y dictamen de estas instancias legales.


Joe Biden Says The Dumbest Thing He's Ever Said

 




16 junio, 2021

Israel destruye caminos y conducciones de agua de Palestina

 



El miércoles 9 de junio de 2021, alrededor de las 8:00 a.m., soldados israelíes llegaron con una excavadora D9 al área de Masafer Yatta, en las colinas del sur de Hebrón, y destruyeron un tramo de 500 metros de largo que conduce a la comunidad de She’b al-Batum, parte del cual estaba pavimentado con hormigón, así como un camino de tierra de 500 metros de largo que conduce a Khirbet al-Mufaqarah. También destruyeron una tubería de agua que da servicio a la comunidad de al-Fakhit, donde viven 15 familias, tubería que luego repararon los residentes.


El ejército ha bloqueado varias veces las carreteras que conducen a She’b al-Batum, la última vez en marzo de 2020, pero los residentes eliminaron los obstáculos. El bloqueo de carreteras y la destrucción de conducciones de agua forma parte del hostigamiento rutinario de Israel contra las comunidades palestinas en las colinas del sur de Hebrón, y de Masafer Yatta en particular, en su intento por expulsarlas de la zona y de sus hogares.


Estados Unidos predica valores que viola abiertamente — Glenn Greenwald

 


INVESTIG'ACTION – 14/06/2021


"¿Cómo se puede fingir enfado por los ataques de otros a la libertad de prensa cuando se encarcela a Assange para castigarlo por sus cruciales revelaciones sobre funcionarios estadounidenses?” Glenn Greenwald señala la retórica más que hipócrita del Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken sobre la libertad de prensa. Algunas personas se atreven a todo… 


Siguiendo con su gira mundial de conferencias virtuosas, el Secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, proclamó el jueves –en un sermón que hay que escuchar para creer– que pocas cosas son más sagradas en una democracia que el “periodismo independiente”. En declaraciones a Radio Free Europe, Blinken rindió homenaje al Día Mundial por la Libertad de Prensa. “Estados Unidos apoya firmemente el periodismo independiente”. Explicó que “la base de cualquier sistema democrático” implica “exigir responsabilidades a los dirigentes” e “informar a los ciudadanos”; y advirtió que “los países que niegan la libertad de prensa son países que no tienen gran confianza en sí mismos ni en sus sistemas.”


La guinda retórica del pastel surgió cuando preguntó: “¿Por qué tener miedo de informar a la gente y exigir que los líderes rindan cuentas? Dondequiera que el periodismo y la libertad de prensa sean desafiados, nos pondremos del lado de los periodistas y de la libertad de prensa”, prometió el Secretario de Estado. Como sé que yo sería extremadamente escéptico si alguien me dijera que esas palabras fueron pronunciadas por Blinken, les presento aquí el video sin editar de 1:52 minutos, donde él dice exactamente esto:



Que el gobierno de Biden crea tan firmemente en la sacralidad del periodismo independiente y se dedique a defenderlo allí donde se vea amenazado, podría sorprender a mucha gente. Entre ellos, Julian Assange, el fundador de WikiLeaks y el responsable de revelar más hechos importantes sobre las acciones de altos funcionarios estadounidenses, que prácticamente todos los periodistas estadounidenses empleados por la prensa convencional juntos.


Actualmente, Assange se encuentra en una celda de la prisión británica de alta seguridad de Belmarsh porque el gobierno de Biden no sólo intenta extraditarlo para que sea juzgado por cargos de espionaje por publicar documentos embarazosos para el gobierno de Estados Unidos y el Partido Demócrata, sino también porque ha apelado el fallo de un juez británico de enero que denegó esa solicitud de extradición. El gobierno de Biden está haciendo todo esto, señala The New York Times, a pesar de que “los grupos de derechos humanos y de libertades civiles habían instado [al gobierno] a abandonar el esfuerzo de procesar a Assange, argumentando que el caso… podría sentar un precedente que suponga una grave amenaza para la libertad de prensa.” La libertad de prensa, exactamente el valor al que Blinken acaba de dedicar la semana celebrando y prometiendo defender.


Fue el Departamento de Justicia de Trump el que presentó estos cargos contra Assange después de que el entonces director de la CIA, Mike Pompeo, afirmara en un discurso de 2017 que WikiLeaks lleva mucho tiempo “pretendiendo que las libertades de la Primera Enmienda de Estados Unidos les protegen de la justicia” y luego advirtiera: “Puede que se lo hayan creído, pero están equivocados.” Pompeo añadió –invocando la mentalidad de todos los Estados que persiguen y encarcelan a quienes los denuncian efectivamente– que “dar [a WikiLeaks] el espacio para aplastarnos con secretos mal habidos es una perversión de lo que representa nuestra gran Constitución. Eso se termina ahora.”


Pero como muchas otras políticas de Trump en relación con las libertades de prensa –ya sea defendiendo el uso de órdenes judiciales por parte del Departamento de Justicia de Trump para obtener registros telefónicos de periodistas, exigiendo que Edward Snowden sea mantenido en el exilio o manteniendo a Reality Winner y Daniel Hale en prisión– los altos funcionarios de Biden han estado durante mucho tiempo totalmente de acuerdo con la persecución de Assange. De hecho, han estado a la cabeza de los esfuerzos por destruir las libertades básicas de la prensa, no sólo de WikiLeaks sino de los periodistas en general.


Fue Joe Biden quien llamó a Assange “terrorista de alta tecnología” en 2010. Fue el gobierno de Obama el que reunió un gran jurado durante años para tratar de procesar a Assange. Fue la senadora Dianne Feinstein (demócrata de California) quien presionó para que Assange fuera procesado bajo la Ley de Espionaje, años antes de que Trump asumiera el cargo. Y fue la colega de Blinken en el equipo de seguridad nacional de Obama, Hillary Clinton, quien elogió al Departamento de Justicia por perseguir a Assange. Todo estaba destinado a castigar las revelaciones de Assange sobre las irregularidades desenfrenadas del gobierno de Estados Unidos y sus aliados, y gobiernos adversos en todo el mundo.


Titular de The New York Times, 21 de febrero de 2021

¿Cómo puede ir por el mundo fingiendo indignación por la persecución de periodistas independientes por parte de otros países, cuando usted es una pieza clave de la administración que está haciendo más que nadie para destruir a uno de los periodistas independientes más importantes de las últimas décadas? De hecho, como muchos periodistas señalaron en su momento, pocas administraciones en la historia de Estados Unidos, si es que ha habido alguna, fueron más hostiles a las libertades básicas de la prensa que la administración de Obama, en la que Blinken sirvió anteriormente, incluyendo el procesamiento del doble de fuentes periodísticas bajo la Ley de Espionaje que todas las administraciones anteriores juntas.


En 2013, cuando Blinken ocupaba un alto cargo en el Departamento de Estado, el Comité para la Protección de los Periodistas hizo algo muy poco frecuente –publicó un informe en el que advertía de una epidemia de abusos contra la libertad de prensa por parte del gobierno de Estados Unidos– y afirmó: “En el Washington de la administración Obama, los funcionarios del gobierno tienen cada vez más miedo de hablar con la prensa.” Jane Mayer, de The New Yorker, dijo sobre los ataques de la administración Obama a la libertad de prensa: “Es un enorme impedimento para la información, y por eso hablar de enfriamiento no es lo suficientemente fuerte, es más bien la congelación de todo el proceso.” James Goodale, abogado general de The New York Times durante la batalla del periódico en los años 70 por la publicación de los Papeles del Pentágono, advirtió que “el presidente Obama superará sin duda al presidente Richard Nixon como el peor presidente de la historia en cuestiones de seguridad nacional y libertad de prensa.”


Incluso el “ataque a la libertad de prensa” al que se refiere Blinken en esta entrevista en vídeo –es decir, la reciente exigencia de Rusia de que los medios de comunicación vinculados a gobiernos extranjeros, como Radio Free Europe, se registren como “agentes extranjeros” ante el gobierno ruso y paguen multas por no hacerlo– es un arma que Blinken y sus camaradas llevan años utilizando contra otros. De hecho, Rusia estaba respondiendo a la exigencia previa del gobierno de Estados Unidos de registrar a RT y a otras agencias de noticias rusas como “agentes extranjeros” en Estados Unidos, así como a la escalada de ataques del gobierno de Biden el mes pasado a las agencias de noticias que, según dice, sirven de agentes de propaganda para el Kremlin.


No es nada nuevo que Estados Unidos se dedique a dar discursos que el resto del mundo reconoce como absolutas farsas. En 2015, el entonces presidente Obama se paseaba por la India dando lecciones sobre la importancia de los derechos humanos, antes de interrumpir su viaje para volar a Arabia Saudí, donde se reunió con varios altos funcionarios del gobierno estadounidense para rendir homenaje al rey saudí Abdullah, su aliado cercano y altamente represivo desde hace mucho tiempo, cuyo régimen totalitario Obama hizo tanto por fortalecer.


Pero pavonearse por el mundo haciéndose pasar por el campeón de la libertad de prensa y de los derechos de los periodistas independientes, mientras trabaja para prolongar el confinamiento y la detención de uno de los responsables de la mayor parte de las revelaciones periodísticas más importantes de esta generación, más allá de la década que ya ha soportado, es un nivel de fraude completamente nuevo. El término “hipocresía” es insuficiente para plasmar la falta de sinceridad rastrera que hay detrás de las posturas de Blinken.


Siempre es fácil –y barato– condenar las violaciones de los derechos humanos de los enemigos. Es mucho más difícil –y más significativo– defender estos principios para los propios disidentes. Blinken, como tantos otros que le han precedido en este cargo en Foggy Bottom [distrito de Washington que cobija numerosos servicios del Departamento de Estado], destaca teatralmente en lo primero y fracasa estrepitosamente en lo segundo.


Traducido por Edgar Rodríguez para Investig’Action


Fuente: Glenn Greenwald


15 junio, 2021

How Israel censors the internet (suitable for all ages)

 



If Americans Knew – 02/06/2019


An exposé on Israel's detailed projects – some public, some covert – to influence what people see on the Internet, and what they don't. From the article, "How Israel and its partisans work to censor the Internet" iakn.us/2Ixc6LC – the article has additional information and citations.Since the U.S. gives Israel over $10 million per day, it is essential that Americans are thoroughly informed on this issue.

(The original version of this video was removed by YouTube under erroneous claims. Our second attempt was age restricted, again unjustly. We hope this one will survive the usual flagging by Israel partisans that is described in the film.)

14 junio, 2021

El rol de agentes israelíes en el genocidio político colombiano — Dan Cohen

 




Portal ALBA – 11/06/2021


El 6 de abril de 1984, un grupo de hombres disfrazados con uniformes de policía llegaron a la casa de Milcíades Contento en el pueblo de Viotá, Colombia. Contento era un campesino, comunista y miembro de la Unión Patriótica (UP), un nuevo partido político experimental nacido en 1985 durante las negociaciones de paz entre el presidente conservador Belisario Betancur y las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Los hombres tomaron a Contento, lo amarraron y se lo llevaron. Al día siguiente su cuerpo fue encontrado en una aldea cercana.


El asesinato de Milcíades Contento marcó el inicio de una campaña de exterminio que duró dos décadas. De 1984 a 2002, al menos 4 mil 153 miembros —incluyendo 2 candidatos a la presidencia, 14 parlamentarios, 15 alcaldes, 9 candidatos a alcalde, 3 miembros de la cámara de representantes y 3 senadores— fueron asesinados o desaparecidos, en lo que la justicia colombiana denominó como «genocidio político». De acuerdo con datos presentados a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la purga tuvo como resultado más de 6 mil víctimas a través de asesinatos, desapariciones, torturas, desplazamientos forzados y otras violaciones a los derechos humanos. Desde mayo 1984 hasta diciembre 2002, no pasó ni un mes sin un asesinato o desaparición de un miembro de la UP. Cuando en 2002 Álvaro Uribe fue elegido presidente, la Unión Patriótica ya había sido completamente acabado, por lo que fue destituido y despojado de su estatus legal.


De acuerdo a una reciente investigación del reconocido periodista colombiano Alberto Donadio, el exterminio de la Unión Patriótica fue ideado por el sucesor de Betancur, el presidente Virgilio Barco Vargas, implementando un plan elaborado por uno de los espías más condecorados en la historia israelí, Rafael ‘Rafi’ Eitan.


Las revelaciones subrayan la relación fundamental que se ha ido desarrollando entre Israel y Colombia, principales aliados de Estados Unidos en el Medio Oriente y América Latina respectivamente. Ambos países han probado armas y estrategias militares que han exportado durante mucho tiempo en todo el mundo. Tras el éxito que supuso el Plan Colombia del gobierno de Estados Unidos a la hora de debilitar el movimiento guerrillero de las FARC, éste ha sido aclamado como un modelo de contrainsurgencia exportable para implantar en otros lugares, desde México a Afganistán. Israel, por su parte, mantiene los laboratorios de represión y pruebas de armas más grandes del mundo en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza, donde tiene a una población cautiva de varios millones de palestinos.


La presencia de Rafi Eitan en Colombia ahondó la creciente alianza de los socios menores del imperio estadounidense. Pese a algunos escándalos, la relación Israel-Colombia sólo se ha fortalecido a lo largo de los años. Bajo el presidente Iván Duque, los dos países han renovado los lazos y el personal militar israelí ha capacitado a sus homólogos colombianos en «contraterrorismo».


Sin embargo, la masacre sistemática de la UP sigue siendo uno de los casos más extremos de violencia política en Latinoamérica. La escala de asesinatos es especialmente notable porque, a diferencia de muchos de los regímenes más sangrientos de la década de 1980 respaldados por Estados Unidos, Colombia nunca se convirtió en una dictadura. El asesinato de la UP, conocido entre sus autores como El Baile Rojo, tuvo lugar en una ostensible «democracia». https://www.youtube.com/embed/AMQng34vHJc


«Todo el trabajo de inteligencia es una asociación con el crimen»


Involucrado en el espionaje israelí desde el establecimiento del estado, Eitan es recordado principalmente por capturar al criminal de guerra nazi Adolf Eichmann en Argentina. Sin embargo, también jugó un papel central en varias de las operaciones más desagradables del Mossad. «Todo el trabajo de inteligencia es una asociación con el crimen. La moral se deja a un lado», comentó una vez Eitan.


En 1965, Eitan aconsejó al rey marroquí Hassan II sobre cómo secuestrar y asesinar al político de izquierda Mehdi Ben Barka.


Durante una misión del Mossad en 1983 en Estados Unidos, se disfrazó de fiscal asistente del Ministerio de Justicia israelí y se reunió con el inventor del software de vigilancia PROMIS. Después de una visita al Departamento de Justicia, Eitan obtuvo el software e hizo que un israelí que trabajaba en Silicon Valley instalara una «puerta trasera» (backdoor) en el programa. El agente del Mossad Robert Maxwell (padre de Ghislaine Maxwell, la notoria traficante sexual de niños y cómplice de Jeffrey Epstein) vendió la tecnología PROMIS a docenas de países de todo el mundo, incluida Colombia. Esto le dio a Israel acceso sin restricciones a la inteligencia que el programa recopiló en todos los países que lo usaban, amigos y enemigos por igual.


Eitan, en el centro, habla con Benjamin Netanyahu y otros líderes israelíes en una exhibición Knesset sobre su vida (Foto: Sebastian Scheiner / AP)


En 1985, Eitan inició una operación de espionaje contra el principal aliado de Israel: Estados Unidos. El equipo de Eitan reclutó a Jonathan Pollard, el analista judío-estadounidense del Servicio de Inteligencia Naval, quien pasó a entregar 800 documentos clasificados de inteligencia militar relacionados con las capacidades militares de los Estados árabes, Pakistán y la Unión Soviética. Seymour Hersh informó que los documentos sobre las capacidades de inteligencia de Estados Unidos se pasaron a la Unión Soviética a cambio de la liberación de judíos soviéticos.


Según una evaluación de daños desclasificada de la CIA, Eitan instó a Pollard a obtener material sobre señales de inteligencia y «cotilleo sobre figuras políticas israelíes, cualquier información que identificara a los funcionarios israelíes que estaban proporcionando información a los Estados Unidos y cualquier información sobre las operaciones de inteligencia estadounidenses dirigidas contra Israel». Según un documento judicial, Pollard rechazó algunas de las solicitudes de Eitan «porque sospechaba que Eitan usaría esos estudios para un chantaje político indebido».


El descubrimiento de la operación de espionaje llevó a Pollard a prisión. Los fiscales federales de Estados Unidos nombraron a Eitan como uno de los cuatro conspiradores, pero se negaron a presentar cargos. Con Eitan convertido en una vergüenza nacional, éste regresó a Israel, para nunca volver a poner un pie en Estados Unidos.


Sin embargo, el estatus de élite de Eitan le aseguró el aterrizaje en una posición cómoda. En la década de 1970, trabajó como adjunto de Ariel Sharon, entonces asesor de seguridad nacional del primer ministro Yitzhak Rabin. Cuando Sharon se convirtió en general del ejército, éste organizó el nombramiento de Eitan como presidente de Israel Chemicals, la empresa estatal más grande del país. Este nuevo puesto dejó a Eitan con mucho tiempo libre para aprovechar su experiencia en operaciones negras y ocupar un puesto como asesor clandestino de seguridad nacional del presidente de Colombia, Virgilio Barco Vargas. Con la Unión Patriótica comenzando a confluir en un partido político formidable, Barco buscaba cualquier forma de detenerlos. La experiencia vital de Eitan en la guerra contra la población campesina palestina lo convirtió en el hombre perfecto para este trabajo.


Eitan va a Colombia


En 1985, el presidente colombiano Belisario Betancur y los rebeldes de las FARC negociaron un acuerdo de paz para poner fin a casi tres décadas de conflicto armado. El acuerdo formalizó la creación de la Unión Patriótica y vio a exguerrilleros unirse a comunistas, sindicalistas, juntas de acción comunal e intelectuales de izquierda para formar un partido que integraría a las FARC en el sistema político electoral. Mientras las negociaciones estaban en marcha, los miembros de la Unión Patriótica estaban siendo asesinados. En mayo de 1986, el líder del Partido Liberal, Virgilio Barco, ganó la presidencia. Poco después de asumir el cargo, el ritmo de asesinatos de miembros de UP se disparó: unos 400 fueron asesinados sólo en los primeros 14 meses de su mandato.


Según una investigación de Donadio, Barco llevó en secreto al veterano agente del Mossad Rafi Eitan a Colombia el 7 de agosto de 1986, en busca de consejo sobre cómo derrotar a las FARC. Después de una reunión clandestina inicial en el palacio presidencial de Colombia, Eitan pasó meses recorriendo el país con asesores colombianos, financiados en secreto por la empresa colombiana Ecopetrol.


Durante la segunda reunión, el presidente Barco explicó la recomendación de Eitan al secretario general Germán Montoya y a una figura del alto mando militar presente. Eitan incluso se ofreció a llevar a cabo él mismo los asesinatos a cambio de aumentar sus honorarios, pero el comandante militar rechazó su oferta, insistiendo en que una fuerza totalmente colombiana los llevaría a cabo.


Durante décadas, el papel de Eitan en el genocidio colombiano estuvo a la vista, incluso cuando su presencia pasó desapercibida para los medios de comunicación. La edición del 1° de febrero de 1987 del periódico colombiano El Espectador presentó un informe protegido sobre la contratación de Eitan, señalando que fue traído por su experiencia en «contrainsurgencia». En 1989, los periodistas veteranos Yossi Melman y Dan Raviv informaron en The Washington Post que el israelí había sido contratado como asesor de seguridad nacional del gobierno de Colombia.


Un reporte Un informe ahora enterrado de la edición de febrero de 1987 de ‘El Espectador’ en español sobre la contratación de Eitan (Foto: MintPress News)


Cuando Donadio comenzó a buscar documentación sobre el papel de Eitan, encontró un memorando y un borrador de contrato con una firma de seguridad israelí llamada «Ktalav Promotion and Investment Ltd» (KPI) en los archivos del secretario legal de Barco, Fernán Bejarano Arias, quien es hoy vicepresidente de asuntos legales en Ecopetrol. El documento valoró el trato en casi 1 millón de dólares, incluyendo una tarifa de 535 mil 714 dólares, que cubría «hasta 50 boletos para transporte aéreo, ida y vuelta, en la ruta Tel Aviv-Bogotá», entre otros gastos. El memorando indica que partes del contrato fueron pactadas con el abogado Ernesto Villamizar Cajiao.


Cuando Donadio se puso en contacto con Villamizar y le preguntó sobre el contrato con KPI, aunque sin mencionar el nombre del espía del Mossad, Villamizar le respondió con una pregunta: «¿Rafi Eitan?».


Pese a que Eitan trató de mantener discretas sus actividades en Colombia, un perfil en la revista israelí Makor Rishon reveló que desempeñó un papel central en la compra de marzo de 1989 de 20 aviones de combate Kfir israelíes. Eitan «organizó una visita de altos mandos del ejército de Colombia, una visita que fue seguida por los colombianos que ordenaron muchas cosas a la fuerza aérea [israelí], y le reportó muchos beneficios a Israel, pero a él mismo no se le permitió participar en la reunión». Después de la compra, Colombia envió varios pilotos a Israel para recibir capacitación. Los aviones volaron en numerosas operaciones contra las FARC durante las tres décadas siguientes.


Yair Klein llega a Colombia


Para los colombianos, otro israelí es bien conocido por su papel en las acciones de los escuadrones de la muerte que han plagado al país desde la década de 1980. Mientras Eitan asesoraba al presidente Barco, un mercenario israelí llamado Yair Klein había llegado a Colombia para entrenar a narcoparamilitares sobre cómo derrotar a la insurgencia de las FARC.


Oficial militar retirado, Klein fundó una empresa de mercenarios llamada Hod Hahanit (Punta de lanza) en 1984, sacados de los grupos de ex policías israelíes y unidades de operaciones especiales.


Yair Klein aparece en la corte israelí en 1989 (Foto: Rachamim Shaul / The National Library of Israel)


Según el libro All Is Clouded by Desire: Global Banking, Money Laundering, and International Organized Crime, este grupo de mercenarios alcanzó su primer acuerdo a cuenta de la guerra civil en el Líbano, suministrando ayuda a las notoriamente brutales milicias cristianas falangistas, la misma fuerza que masacró entre 800 y 3 mil 500 refugiados palestinos en los campamentos de Sabra y Chatila bajo la supervisión militar directa de Israel en septiembre de 1982.


En 1987, Klein aterrizó en Colombia para reunirse con el teniente coronel israelí Yithzakh Shoshani y otro connacional, Arik Afek, quienes se habían establecido años antes en el país latinoamericano tras conseguir lucrativos acuerdos de venta de equipo militar. Posteriormente, Shoshani se convirtió en el mediador principal entre Klein y sus clientes colombianos.


En 1990, el cuerpo en descomposición del israelí Afek fue encontrado con múltiples heridas de bala en el maletero de un automóvil en el Aeropuerto Internacional de Miami después de que un peatón notase el olor. Según los informes, la CIA lo estaba investigando y las autoridades colombianas lo buscaban.


En una entrevista telefónica, Klein me aseguró que su trabajo fue a través del Ministerio de Defensa israelí y el fabricante de armas de propiedad estatal, Israel Military Industries (IMI), que a su vez tenía un contrato con una empresa colombiana de vigilancia de datos obtenido a través del Ministerio de Defensa de Colombia. Además precisó que originalmente fue contratado para brindar seguridad a las operaciones de cultivo de cambures [bananas] en la región de Urabá, donde la empresa estadounidense American Fruit Company había pagado millones de dólares a los escuadrones de la muerte colombianos.


Shoshani, explicó, trabajaba para una empresa llamada AMKAN, que es una subsidiaria de IMI. La Federación Colombiana de Ganaderos, conocida desde hace mucho tiempo por sus vínculos con los paramilitares, se puso en contacto con Shoshani para que Eitan entrenara una fuerza para luchar contra la guerrilla.


Con Shoshani guiándolo, Klein regresó a Israel en 1988 y se reunió con las principales figuras militares y paramilitares, así como con empresarios adinerados. Todo esto, me aseguró Klein, se hizo con pleno conocimiento del gobierno israelí. «No se puede hacer nada sin el permiso del Ministerio de Defensa», dijo.


La declaración de Klein invalida la afirmación del entonces ministro de Defensa Yitzhak Rabin, quien le dijo a la Agencia Telegráfica Judía que el Ministerio de Defensa israelí le había negado una licencia a la compañía de Klein y le advirtió que abandonara el país.


Líder del escuadrón de la muerte: «Aprendí infinidad de temas en Israel»


Klein llevó a cabo tres sesiones de formación, cada una para unas 30 personas. Lo asistieron tres entrenadores, todos coroneles del ejército israelí: Tzadaka Abraham, Teddy Melnik y Amatzia Shuali.


Klein entrenó a los hermanos Carlos y Fidel Castaño, los líderes de escuadrón que luego formarían las notoriamente violentas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Bajo el patrocinio de ricos terratenientes, narcotraficantes, ganaderos, políticos y militares colombianos, las AUC cometieron masacres espeluznantes en todo el país, incluso utilizando motosierras para asesinar y desmembrar a los campesinos, todo ello con el objetivo de aterrorizar a las comunidades para que huyeran de sus tierras. Naciones Unidas estimó en 2016 que las AUC fueron responsables del 80% de las muertes en el conflicto.


Eventualmente Carlos Castaño fue asesinado, supuestamente por su hermano Vicente, otro poderoso líder paramilitar. Y, aunque las AUC se desmovilizaron oficialmente en 2007, los paramilitares pronto se reconfiguraron bajo diversas banderas y nuevas formaciones, manteniéndose estrechamente vinculados al Estado y los intereses empresariales.


Miembros de las AUC entrenados por israelíes asisten a una ceremonia de desmovilización en Cristales, Colombia (Foto: Luis Benavides / AP)


Pero la influencia de Israel en los escuadrones de la muerte de Colombia no se debe solo al entrenamiento de Klein. En su autobiografía, el fundador de las AUC, Carlos Castaño, escribió que había estudiado entre 1983 y 1984 en la Universidad Hebrea de Jerusalén y en escuelas militares israelíes. Castaño describió el entrenamiento en armamento y tácticas avanzadas que recibió y que se convertiría en la base de la guerra del paramilitarismo colombiano contra los agricultores:


«Recibí instrucción sobre estrategias urbanas, cómo protegerse, cómo matar a alguien o qué hacer cuando alguien intenta matarte. (…) Aprendimos cómo detener un vehículo blindado y usar granadas de fragmentación para entrar en un objetivo. Practicamos con varios lanzagranadas y aprendimos a realizar tiros precisos con RPG-7 o disparar un proyectil de cañón a través de una ventana».


Castaño también «recibió clases de cómo el mundo de los negocios de las armas funciona y cómo comprar armas».


Además del entrenamiento militar que recibió, Castaño asegura que su tiempo en Israel revolucionó toda su cosmovisión. Durante ese período, el futuro asesino en masa se convirtió en un ferviente admirador del sionismo y se convenció de que era posible acabar con la insurgencia en Colombia:


«Admiro a los judíos por su valentía al enfrentar el antisemitismo, su estrategia de supervivencia en la diáspora, la seguridad de su sionismo, su misticismo, su religión, y sobre todo por su nacionalismo… Aprendí infinidad de temas en Israel y [a] ese país le debo una parte de mi cultura, mis logros tanto humanos como militares, y, aunque me repito, no aprendí sólo sobre entrenamiento militar en Israel.


«Fue allí donde me convencí de que era posible derrotar a la guerrilla en Colombia. Empecé a ver cómo un pueblo podía defenderse del mundo entero. Comprendí cómo involucrar a alguien que tenía algo que perder en una guerra, convirtiendo a esa persona en el enemigo de mis enemigos. De hecho, la idea de las armas de ‘autodefensa’ la copié de los israelíes; cada ciudadano de ese país es un soldado en potencia».


Klein también entrenó a Jaime Eduardo Rueda Rocha, quien en 1989 asesinó al candidato presidencial del Partido Liberal Luis Carlos Galán, el gran favorito para ganar las elecciones. Klein no solo había entrenado al asesino, sino que el arma que utilizó Rueda era parte de un envío que Klein orquestó de 500 ametralladoras fabricadas en Israel desde Miami al cartel de la droga de Medellín, según un informe de 1989 del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. (En 2016, Miguel Alfredo Maza Márquez, jefe del entonces Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, fue declarado culpable por su participación en el complot para asesinar a Galán y sentenciado a 30 años de prisión. Desde entonces, ha declarado que miembros de alto rango del ejército planearon el asesinato de Galán.)


Mientras las revelaciones de que un oficial de reserva militar había estado entrenando escuadrones de la muerte crearon un escándalo internacional, el gobierno israelí presentó cargos y condenó a Klein por exportar ilegalmente armas y experiencia militar.


En 2001, el gobierno colombiano juzgó a Klein y lo sentenció a 11 años de prisión. En 2007, Klein fue arrestado en Moscú con una orden emitida por Interpol y pasó tres años en prisión. Colombia solicitó su extradición, pero en noviembre de 2010 la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH) dictaminó que Colombia no podía garantizar su seguridad física. El gobierno ruso cumplió con la decisión del CEDH y liberó a Klein, lo que le permitió regresar a Israel. Desde entonces, Colombia ha solicitado su extradición, pero el gobierno israelí la ha negado.


La empresa de Klein, Hod Hahanit, se mantiene activa hoy en día.


¿Un esfuerzo conjunto?


Aunque la investigación pionera de Donadio ha creado polémica en Colombia, no responde si las operaciones simultáneas y respectivas de Rafi Eitan y Yair Klein para asesorar al gobierno y a los escuadrones de la muerte fueron un esfuerzo conjunto o una mera coincidencia.


Por su parte, el abogado Ernesto Villamizar le dijo a Donadio que Eitan y Klein no tenían nada que ver el uno con el otro.


Klein corroboró su declaración, diciendo que no tenía conocimiento de ninguna de las actividades de Eitan en Colombia.


Sin embargo, un artículo de AP hace referencia a un informe de los medios israelíes que asegura que Rafi Eitan (deletreado Eytan en el artículo) estaba en Colombia al mismo tiempo que Klein y se fue días antes de que el pistolero armado y entrenado por él asesinara al candidato presidencial Luis Carlos Galán:


«[El informe de los medios] dijo que Rafael Eytan, un experto en contraterrorismo israelí, negó las sugerencias de que era consultor de empresas israelíes que operan en Colombia y dijo que había cortado todos los vínculos comerciales con ese país.


«Según el informe, Eytan confirmó que voló a Colombia hace una semana por motivos privados».


Más allá de la vaga sugerencia de ese artículo, no hay una prueba clara que justifique una conexión entre Eitan y Klein. De alguna manera, es aún más notable que dos israelíes que asesoraban al gobierno colombiano en el asesinato masivo de sus oponentes políticos estuvieran operando independientemente y sin el conocimiento del otro.


Las relaciones Israel-Colombia se enfrían


Después de las consecuencias del entrenamiento de los paramilitares colombianos por parte de los israelíes, la relación entre los dos principales aliados de Estados Unidos se enfrió, según los cables diplomáticos estadounidenses publicados por WikiLeaks. Pero a medida que se implementó el Plan Colombia, Israel y Colombia intensificaron una vez más sus colaboraciones.


En diciembre de 2006, el Ministerio de Defensa de Colombia contrató a otra empresa privada de seguridad israelí conocida como Global CST para «ayudar al GOC [Gobierno de Colombia] a realizar una evaluación estratégica del conflicto interno». Global CST está dirigido por Israel Ziv, un oficial de carrera que, como Yair Klein, aprovechó su experiencia militar en una carrera rentable asesorando y entrenando a déspotas en todo el mundo.


«El general Ziv era un conocido personal del entonces ministro de Defensa Juan Manuel Santos», señala el cable. William Brownfield, entonces embajador de Estados Unidos en Colombia, comentó que «Ziv se abrió camino en la confianza del exministro de Defensa Santos al prometer una versión más barata de la asistencia del USG [Gobierno de Estados Unidos] sin nuestras condiciones».


Bajo Santos, Colombia buscó comprar el Hermes-450 de Israel, un dron en desarrollo utilizado durante la ocupación de Cisjordania y la Franja de Gaza, y en guerras contra el vecino Líbano.


Sin embargo, según el cable diplomático, las relaciones entre Tel Aviv y Bogotá se deterioraron nuevamente después de que se supo que el intérprete de Global CST y ciudadano israelí nacido en Argentina, Shai Killman, «había hecho copias de documentos clasificados del Ministerio de Defensa de Colombia en un intento fallido de venderlos a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia». Estos documentos contenían «información de base de datos de objetivos de alto valor (HVT)», una referencia al liderazgo de las FARC que la CIA ayudó al gobierno colombiano a asesinar. Las consecuencias resultantes, combinadas con la presión de Estados Unidos, obligaron a Colombia a cancelar el contrato de compra de drones israelíes.


A pesar de las tensiones durante décadas en la relación, los dos países han mantenido fuertes lazos. En 2016, el entonces embajador de Israel en Colombia, Marco Sermoneta, se jactó de que Colombia era el principal receptor de ayuda israelí.


Al año siguiente, cuando comenzó el exterminio de líderes sociales y excombatientes, asesores militares israelíes visitaron bases militares colombianas para impartir cursos de capacitación en «seguridad».


Otro genocidio


El presidente Iván Duque, el sucesor elegido a dedo por el expresidente de extrema derecha Álvaro Uribe, ha trabajado asiduamente para fortalecer los lazos de Colombia con Israel. En marzo de 2020, apareció en la Conferencia de Acción Política Estadounidense de Israel, presumiendo de sus vínculos con Israel. Meses después, Duque y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, anunciaron el lanzamiento del Tratado de Libre Comercio Israel-Colombia.


Mientras tanto, Duque ha socavado y atacado el histórico acuerdo de paz de 2016 a cada paso, haciendo la vista gorda ante el asesinato masivo de guerrilleros desmovilizados de las FARC, sindicalistas, defensores de derechos humanos, activistas ambientales y líderes sociales, un escenario que recuerda inquietantemente al genocidio político de la Unión Patriótica.


En lugar de un espía veterano que asesora al gobierno colombiano, Israel ahora tiene una presencia oficial. En enero de 2020, el general de brigada militar israelí Dan Glodfus visitó una base militar colombiana para reforzar los lazos entre los dos países. En medio de una serie de masacres en septiembre de 2020, Israel envió a 10 instructores para entrenar a las Fuerzas Especiales colombianas en «contraterrorismo».


Con el reciente asesinato de Francisco Giacometto Gómez, anciano activista y miembro fundador de la Unión Patriótica, la antigua campaña contra la UP y la matanza actual parecen indistinguibles.


Dan Cohen es el corresponsal en Washington DC de Behind The Headlines.


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Mint Press News el 2 de junio de 2021, la traducción para Misión Verdad fue realizada por George Isaac Simam.