05 agosto, 2021

Los medios silencian los CRÍMENES de los escuadrones de la muerte del EJÉRCITO ISRAELÍ — Gideon Levy

 



Information Clearing House – 02/08/2021


Otra vez el terror israelí. Los escuadrones de la muerte de las Fuerzas de “Defensa” de Israel culminan otra semana exitosa: cuatro cadáveres de palestinos inocentes entre los dos viernes. Aparentemente, no parece que haya conexión entre los cuatro asesinatos, pero es inevitable vincularlos.


En los cuatro casos, los “soldados” decidieron disparar a matar como opción preferida. En los cuatro casos, se podría haber elegido otra forma: detenerlos, apuntar a las piernas, no hacer nada o simplemente no estar allí en absoluto. Pero los “soldados” optaron por matar. Probablemente sea lo más fácil para ellos.


Estos “soldados” vienen de diferentes ramas del ejército con diferentes antecedentes, pero comparten la increíble facilidad con la que matan, sea o no necesario.


Matan porque pueden. Matan porque están convencidos de que eso es lo que se espera de ellos. Matan porque saben que no hay nada más barato que la vida de un palestino. Matan porque saben que los medios israelíes bostezarán y no informarán nada. Matan porque saben que no sufrirán consecuencia alguna, así que ¿por qué no? ¿Por qué no matar a un palestino cada vez que sea posible?


Mataron a un niño de 12 años y a un fontanero de 41. Mataron a un joven de 17 años y a un joven de 20 que asistían a un funeral, a todos en una semana. Un lema israelí durante la guerra de 1948 fue "A las armas, todo hombre de bien", lo que llevó más tarde al concepto de la "pureza de las armas" de las FDI. Cuatro asesinatos en una semana, sin motivo, sin vacilación, sin terroristas frente a ellos. Cuatro ejecuciones de jóvenes con sueños, familias, planes y amores.


Ninguno de los cuatro puso en peligro a los “soldados”, y desde luego no de manera que justificara un fuego letal. Trece balas a un automóvil que pasa inocentemente, llevando a un padre y sus tres hijos pequeños. Dispararon a un fontanero que portaba una llave inglesa, alegando que estaba "moviéndose rápidamente hacia los “soldados". Dispararon tres balazos en el estómago de un joven de 17 años que llevaba a su hermano a casa.


Todo esto se denomina terrorismo; no hay otra definición. Todo esto se denomina acciones de escuadrones de la muerte: no hay otra descripción. Suena espantoso, porque es realmente es espantoso.


Podría empezar a ser menos espantoso si los medios israelíes se molestaran en informar sobre ello, posiblemente indignando a muchos israelíes. Podría ser menos terrible aún si los comandantes de las FDI, dada la temeridad asesina de su ejército, tomaran las medidas necesarias. Pero la mayoría de los medios de comunicación creen que el asesinato de un niño no interesa a nadie o simplemente no es importante, o ambos, por lo que no se informó de estos asesinatos.


Si los “soldados” le hubieran disparado a un perro, algo deleznable también, por supuesto que habría atraído más atención. ¿Pero un niño palestino asesinado? ¿Qué pasa, por qué debería interesar a alguien? ¿Acaso es importante?


"¿Estás trabajando para los árabes?", tuiteó maliciosamente el periodista Yinon Magal dirigiéndose a Hagar Shezaf del Haaretz, prácticamente el único periodista que cubrió el funeral del niño. Este es el nuevo espíritu periodístico: informar la verdad equivale a trabajar para los árabes.



Btselem – 04/08/2021


El sábado 28 de julio de 2021, alrededor de las 3:00 p.m., Muayad Abu Sarah (al-'Alami), un residente de 37 años de Beit Ummar en el distrito de Hebrón, condujo hasta la entrada del pueblo con tres de sus hijos. Dos de ellos, Muhammad (11) y ‘Anan (9), estaban en el asiento trasero del automóvil y Ahmad (5) estaba sentado en el frente. El padre vio a los soldados junto al puesto militar y condujo hacia atrás. Después de conducir unos 30 metros, se dio la vuelta y luego los soldados abrieron fuego contra el automóvil.


En dos segmentos de imágenes de vídeo publicadas por B’Tselem, se ve al automóvil acercándose al poste y luego disminuyendo la velocidad y conduciendo hacia atrás. Luego, sin razón aparente, se ve a los soldados parados junto al puesto corriendo hacia el automóvil y abriendo una descarga masiva de fuego contra los pasajeros: el padre y sus tres hijos, Ahmad (5), 'Anan (9) y Muhammad (11).


El vídeo incluye imágenes de dos cámaras de seguridad: a la derecha, la documentación de un teléfono inteligente de una cámara (cuyas imágenes originales fueron capturadas por los militares después del incidente); a la izquierda, filmado desde otro ángulo incluido el sonido, en el que se escuchan los disparos. (Los relojes de las dos cámaras de seguridad muestran un intervalo de una hora ya que no estaban sincronizados: uno estaba configurado en horario de verano y el otro no).


La decisión de abrir fuego contra el automóvil, en el corazón de una zona residencial poblada, fue injustificada, ya que ninguno de los pasajeros representaba un riesgo, ni para los soldados ni para ninguna otra persona. La explicación ofrecida por los militares, que los soldados dispararon contra el automóvil después de sospechar que los pasajeros habían enterrado a un bebé muerto, no tiene absolutamente ninguna relación con el tiroteo.


Este atroz asesinato de un niño de 11 años demuestra, una vez más, lo bajo que es el valor de la vida de los palestinos a los ojos de los soldados, sus comandantes y los encargados de formular políticas, que son responsables de la letal política de fuego abierto de los militares. La declaración oficial de que se ha iniciado una investigación de la Policía Militar es simplemente un medio para silenciar las críticas, y este tipo de investigación es el primer paso para blanquear el incidente.

03 agosto, 2021

El estúpido aserto capitalista del “riesgo empresarial” — Richard Wolff


 


  Transcripción del inglés: Arrezafe


Si vives en los Estados Unidos, a menudo oyes a los empresarios o a las personas que han sido engañadas por ellos que, “el empresario arriesga y por tanto merece ganar más”. Siempre encontré esto extraordinario, el empresario arriesga... ¡y los demás también, idiota! ¡Cómo! El trabajador que llegó a este lugar para conseguir un trabajo asumió riesgos: que habría un trabajo, que sería aceptable, que estaría bien pagado... Arriesgó, arriesga todos los días, sin saber si al final de la jornada le dirán que no se presente mañana. Compró una casa basándose en dichos ingresos y en riesgos que todos asumen.


La diferencia entre empresario y empleado es que éste asume el riesgo y el otro toma las decisiones. El empresario asume un riesgo, pero tiene todo el poder para determinar el alcance de ese riesgo, y cuando tiene problemas ¿sabéis dónde los descarga?: despide a los trabajadores porque no quiere asumir el costo del riesgo de sus decisiones. Si se ha de recompensar el riesgo, todos los trabajadores deberían obtener su parte correspondiente, no eres tú, empresario, el único en asumir riesgos. ¡Basta ya! De hecho tu riesgo es menor porque tú, que eres rico, solo pierdes una parte de tu dinero, pero el trabajador no tiene jugosas cuentas corrientes ni beneficios que retener, no tiene ahorros, su riesgo es que si lo despiden está perdido, tú no, así que no me vengas con cuentos.


Si vives en una cultura carente de una perspectiva marxista sobre la producción, entonces ni conoces, ni siquiera te planteas estas cuestiones. Einstein dijo que lo más difícil es preguntarse, una vez tienes la pregunta, la respuesta irá surgiendo. ¡La pregunta!, eso es lo más difícil. Y la pregunta es: ¿Por qué aceptamos? Y permitirme hacerla personal para cada una de vosotras, porque el marxismo no irá a ninguna parte a menos que sea algo personal en todas vosotras. ¿Por qué todas las personas aquí presentes aceptáis un sistema en el que se trabaja para producir un excedente para un empresario o empresaria que decide qué diablos se hace con él, y en el que tu trabajo diario consiste en irte a casa, finalizada la jornada, sin molestar al empresario para regresar al día siguiente y hacer lo mismo? ¿Por qué os parece esto aceptable?


Os deshicisteis de reyes, de reinas y de la monarquía, porque era insoportable tener a un imbécil al mando cuyo único mérito era ser hijo del imbécil anterior que decidía todo lo que había qué hacer y cuyos, así denominados, súbditos debían quitarse el sombrero, al paso de su carruaje. Matamos a esos personajes, consideramos abominable tenerlos entre nosotros y les cortamos la cabeza. En cambio, vamos a trabajar todos los días a un lugar donde hay un rey que te dice qué hacer y donde será mejor que te quites el sombrero o te despedirán. Y luego, ya puedes hacer cola en una oficina de empleo, esperando que, al menos, no se burlen de ti mientras te dan una miseria para que puedas comprarte esa comida para gatos.




02 agosto, 2021

¡No es fácil! La mirada de una cubana — Maribel Acosta Damas

 



LQSomos – 29/07/2021


Hay una frase que decimos los cubanos continuamente y que es polisémica: ¡No es fácil! La usamos en los momentos malos, en los buenos, en las risas, en los cotilleos amorosos, en las fiestas barriales; en los velorios, los casorios y los nacimientos


Nací en Cuba. Soy de las generaciones que nacieron después de la Revolución. He vivido siempre en Cuba y tengo suficiente edad para narrar con conciencia de tiempo vivido, parte de los últimos 60 años. En los 80 me gradué como periodista en la Universidad de La Habana. Los 90 me tomaron en la tv, trabajando, y reportando los eventos del periodo especial. Nadie dice que ha sido fácil. Varias generaciones hemos nacido y crecido bajo la incertidumbre de quién será el próximo Presidente de Estados Unidos y su política hacia Cuba, o su mayor o menor implicación con parte de la emigración cubana de Miami y su feroz odio hacia la isla. Hemos nacido y crecido bajo el bloqueo impuesto por Estados Unidos en 1962 (en ese año nací yo). Y el bloqueo no es consigna revolucionaria para esconder errores del gobierno cubano. Pero el bloqueo no nos puso a llorar y a lamentarnos de nuestra suerte. Este país ha hecho mucho, que nadie decente puede obviar: en la educación, en la cultura, en la ciencia, en la dignidad de la gente. No importa de qué lado estuvieras…


Cuento mi vida porque soy una más, y mi historia es la de muchos, a la manera de la vida de cada quien. Soy de una familia humilde. Me hice periodista, Doctora en Ciencias de la Comunicación Social y Máster en Bibliotecología y Ciencia de la Información. Mis hermanos son profesionales. Mi hijo es estudiante de Composición de la Universidad de las Artes. Es músico… Yo no recuerdo haber tenido muchos zapatos ni ropas caras o no caras, nunca. Sí recuerdo haber tenido muchos libros, siempre. Toda la colección de Tolstoi y Dostoievski y Víctor Hugo, y Zola y Balzac… en ediciones tan malas que las ibas leyendo y se despegaban las páginas… pero lo que importaba era lo que estabas leyendo y que eran libros muy muy baratos… Yo no me sé la mayoría de las firmas comerciales, me aturden los mercados y las súper tiendas porque no estoy acostumbrada. Crecí con lo esencial nada más. Y sobre todo yo crecí con la utopía de un mundo mejor.


Hay una frase que decimos los cubanos continuamente y que es polisémica: ¡No es fácil! La usamos en los momentos malos, en los buenos, en las risas, en los cotilleos amorosos, en las fiestas barriales; en los velorios, los casorios y los nacimientos. Ahí está resumido nuestro día a día, incorporado en un algo así como es lo que hay y hay que seguir adelante y ganar… Y no es conformismo. Es fuerza. Es esperanza…


Mi vida profesional me ha llevado por todo el mundo; Latinoamérica casi completa, Europa, algo de Asia y África. Desde universidades hasta el reporte de acontecimientos en muchos lugares. Y guardo en mí la emoción de la belleza del lago Bled en Eslovenia, el horror de la Central electronuclear de Chernóbil o la maravilla del río Pilcomayo en la frontera paraguayo argentina con la imagen de médicos cubanos ayudando a las comunidades pobres. Nunca quise quedarme en ninguna parte. La isla me hala como un imán y como buena cubana, viro cargada con cualquier cosa que pueda ayudar a mi familia, a los amigos y a los vecinos de mi barrio. ¡No es fácil! Y una ha aprendido a reírse de nuestro comportamiento de hormiguitas cargando para la cueva con un poema en la mano de Jorge Luis Borges o de Benedetti o la Venas abiertas de América de Eduardo Galeano…


¿Qué está pasando ahora? Imágenes cargadas de violencia han recorrido el mundo. Algunas son ciertas, la mayoría fabricadas o tomadas de otras partes del mundo y adosadas a la supuesta situación caótica en Cuba. Es una vergüenza semejante periodismo o semejante ciudadanía que no respeta la dignidad humana.


Sí hubo estallidos sociales, sí hubo saqueos y vandalismo. Sí hay un proceso de fractura social y desgaste económico, humano y emocional que la Revolución tiene que atender de manera urgente en medio de la pandemia de Covid, del bloqueo cada vez más brutal y del propio daño social que tiene el país. Pero –en mi opinión- Cuba no tiene de qué avergonzarse. La Revolución es fenómeno complejo y todo cuanto ha podido hacerse se ha hecho, en condiciones tan duras y tan heroicas, que vale la pena decírnoslas cada día para que a nosotros mismos no se nos olvide… aspiro a que se siga haciendo. El escenario de hoy es sin Fidel, con una nueva dirección del país, de mi generación, que también está aprendiendo a gobernar. Pero nadie dice que el Presidente es un corrupto o un inepto o un bandido. Y eso se dice mucho a lo largo de mi amada Latinoamérica, lamentablemente. ¿Qué ya todo está tranquilo y aquí no ha pasado nada? No es cierto. Aquí está pasando mucho: tenemos en juego la Revolución y la historia vivida y peleada cada minuto de estos 60 años.


Por eso hay que ponerse duros, ¡nada de lamentaciones! Mucho de hacer, de dialogar, de participar, de destrabar, de recuperar o estimular… Ningún internet ni campaña sucia puede con la realidad y la cohesión. Y es en la realidad –sin poner el tonto, porque eso es suicidio- donde está el futuro.


Hasta ahora percibo señales importantes de consenso:


1. No a la intervención militar estadounidense ni de lacayos.

2. No a la violencia.

3. No al comprometimiento de la soberanía.

4. No al bloqueo.

5. Repensarnos de nuevo y rápido.

6. Participación popular en particular de los jóvenes.

7. ¡Resultados, Resultados entre todos!


Hay que seguir observando los acontecimientos. Nadie imagine caos ni relax. Es mucho más complejo. Pero ahí está –puede ser que fatigada, pero viva la enorme reserva moral del pueblo cubano, mi pueblo… ¡No es fácil! (y cada uno que le ponga su significado; el mío, lo extraigo de José Martí).


Journalist Craig Murray jailed for eight months in a major assault on democratic rights — Robert Stevens

 

Journalist Craig Murray


WSWS.ORG – 30/07/2021


The Socialist Equality Party opposes the jailing of journalist and blogger Craig Murray and demands the overturning of his conviction and immediate release. His sentence is massively disproportionate and a chilling attack on journalists, freedom of speech and democratic rights.


On Thursday, Murray was informed that the UK’s Supreme Court refused to hear his appeal against his sentencing for a punitive eight months by a Scottish court.


Murray, a 62-year-old former British diplomat to Uzbekistan who is in poor health, will start his sentence imminently. His defence campaign said in a statement Thursday evening that he would “surrender himself to police shortly and begin to serve the custodial sentence handed to him”.


On Friday he wrote, “This blog will be going dark for a few months… I am well aware that the last few weeks I have posted very little, because the constant worry of having a jail sentence hanging imminently over my head, which became very oppressive. For the last several Friday afternoons I was watching the clock until the time came when I was confident no warrant would come and I could have another weekend with my children.” One of Murray’s children is aged 12 and the other just five months.


Last month, Murray’s wife, Nadira, blogged that his health situation meant that he is “not suitable for prison”. He has “pulmonary hypertension, APS and atrial fibrillation, among other illnesses”.


Upon finding out that her husband was being jailed, Nadira wrote Thursday, “Today is the most heartbreaking day. My husband whose health has been found to not be suitable for prison must hand himself in for detention within hours following the UK Supreme Court’s decision not to hear his appeal… This is not a just punishment, this is a deliberate attempt to break the spirit of anyone brave enough to make use of free speech.”


Murray was found guilty in March for his reporting on the 2020 trial of former Scottish First Minister Alex Salmond. Murray was found to have published articles which “seriously impeded or prejudiced” Salmond’s trial by breaching contempt of court legislation “preventing the publication of the names and identity and any information likely to disclose the identity of the complainers” against Salmond. Salmond was acquitted on all 13 charges of sex offences, including attempted rape.


Murray is an advocate of Scottish independence and a supporter of Salmond. His blog stated that the case against Salmond was the outcome of bitter factional warfare raging between the Scottish National Party (SNP) leadership, the top echelons of the Scottish state and Salmond himself.


As the WSWS noted, “In his blog, Murray attempted to draw attention to the closeness of the complainants to [SNP First minister Nicola] Sturgeon, and to indicate the orchestrated nature of the moves against Salmond, without naming names. He repeatedly made clear he supported the legal right of anonymity in sex cases and in his articles sought to stay within legal boundaries.”


He was sentenced the day after the Scottish election, on May 7, with the final decision announced by Lord Justice Clerk, Lady Leeona Dorrian—Scotland’s second-most senior judge. Dorrian had been the judge in Salmond's trial. Dorrian and two other judges, Lord Menzies and Lord Turnbull, ruled that articles by Murray, read along with other material in the public domain, would allow a “jigsaw” identification of a number of the complainants in the Salmond trial.


Murray would have been in jail soon after the May sentencing as he was told to hand himself in to a police station within 48 hours. His lawyer managed to extend this timeframe to three weeks to allow Murray time to prepare an appeal.


Dorrian refused permission to allow the case to go to the UK Supreme Court. However, Murray used a mechanism in law allowing potential appellants to appeal directly to the Supreme Court.


Murray appealed to the Supreme Court on the basis of his right to report being denied through an “extraordinary, impossibly strict application of ‘jigsaw identification’” and of “fair process having not been observed”.


The appeal was thrown out by the Supreme Court with no explanation, with a spokeswoman saying only, “We can confirm that the application has been refused.”


The Craig Murray Justice campaign noted the grave implications of his jailing. “Legal precedent will be set tomorrow as Craig Murray will be the first person imprisoned on the charge of jigsaw identification in the UK, and indeed in the entire world.” It noted that “Murray is the first person to be imprisoned in the UK for a media contempt for over 50 years, and in Scotland for over 70 years.”


Murray protested, “I go to jail with a clean conscience after a Kafkaesque trial. I genuinely don’t know who I am supposed to have identified or which phrases I published are said to have identified them, in combination with what other information in the public domain. This judgement will have a chilling effect on reporting of the defence case at trials, to the detriment of justice, and the different treatment of blogs and approved media is sinister.


“I carefully protect the identities of the accusers in my report.”


The Scottish appeal judges claimed that Murray’s articles were not in the public interest, and that he had to be treated differently as a “journalist in new media”. Their ruling insisted, “it is relevant to distinguish his position from that of the mainstream press, which is regulated, and subject to codes of practice and ethics in a way in which those writing as the applicant does are not.”


Several mainstream reporters of the Salmond case published information that could, along with other items, also have contributed to complainants being identified, yet only Murray was accused of contempt.


Murray is serving an eight-month sentence despite identifying no-one in the Salmond case in his writings. Yet, in February, Scottish independence activist Clive Thomson was given a shorter sentence of six months for twice publishing the names of women who gave evidence at the Salmond trial on his Twitter account.


The railroading of Murray into prison is the culmination of a politically motivated witch-hunt. For well over a decade, he has been outspoken in defence of human rights and has opposed torture sanctioned by the intelligence agencies. Based on his first-hand knowledge of the criminal inner-workings of the British state, Murray said, in an internal report leaked to the Financial Times in 2004, that Uzbek officials tortured prisoners to extract information. Murray alleged that the intelligence was used by MI6 after being passed on by the CIA.


For the last decade, Murray has been a trenchant defender of jailed journalist and WikiLeaks founder Julian Assange. Murray’s defence campaign statement notes that he “had recently been called as a witness in a case brought by Spanish state prosecutors against UC Global for allegedly acting on behalf of the CIA in covertly spying on Julian Assange in the Ecuadorian Embassy. Material before the Spanish court includes several hours of covert surveillance video of Murray in private conversation with Assange on the future of Assange and Wikileaks. The Scottish court removed Murray’s passport expressly to prevent him traveling to Spain to testify.”


Murray said of his own persecution, “I believe this is actually the state’s long sought revenge for my whistleblowing on security service collusion with torture and my long term collaboration with WikiLeaks and other whistleblowers.”


Murray’s defence campaign will appeal his sentence and jailing at the European Court of Human Rights “via all routes required”.




31 julio, 2021

Nuestra cultura — Neorrabioso

 



BATANIA – 30/07/2021


Deseando que vengan de una vez esos cincuenta millones de africanos que se anuncia todos los años que van a venir a España y que, por una razón o por otra, nunca terminan de llegar. Quiero que vengan sobre todo para que hagan eso que dicen que van a hacer, "acabar con nuestra cultura", de forma que me quede claro de una vez qué cultura era esa, pues yo, en los 30 años que pasé en Vizcaya y los 17 años que llevo en Madrid, no he visto ciudadanos con cultura por ninguna parte, pero quizá sea porque la llevan guardada muy adentro, en secreto, por la cosa de que es feo presumir, y están esperando a la llegada de los africanos para enseñarla en todo su esplendor.