20 julio, 2024

ICJ rules Israel is an apartheid state because that's exactly what it is

 


Some of us didn't need an ICJ ruling to see the obvious


COUNCIL ESTATE – 20/07/2024


The International Court of Justice has ruled that Israel is an apartheid state, because, well, that’s exactly what it is. Hands up everyone who has been accused of “outrageous anti-Semitism” for correctly using the word “apartheid” to describe Israel. That’s quite a lot of you…


Israel is so afraid of the term apartheid, it has banned groups that call Israel an “apartheid state” from speaking at schools, which is interesting, considering the fit Zionists had about “cancel culture” when British students protested a university appearance by Tzipi Hotoveli. In the Middle East’s only democracy, school pupils are not allowed to hear correct legal opinions. No wonder they grow up to be so brainwashed.


A former Mossad agent broke down how Israeli apartheid functions, but if you try to have this conversation in the west, you will probably lose your job. Katie Halper was sacked from The Hill for describing Israel as an apartheid state and giving compelling reasons why. Britain’s second richest man is cancelling TV shows at the request of Netanyahu, but if you highlight concerns over Zionist influence on our media, you’re the problem?


Pretty much every organisation in the world that monitors human rights agrees Israel is an apartheid state, including Israeli human rights group B’Tselem, Human Rights Watch, Amnesty International, the United Nations, and now the world’s highest court. I’ve been involved in conversations where Zionists have scathingly told me the above groups have been taken over by anti-Semites.


“All the human rights groups have decided to hate all Jews”, say the anti-Palestinian conspiracy theorists.


While Zionists can accuse every credible human rights body of being taken over by anti-Semites, you had better not dare accuse your government of being bought by a Zionist lobby. That would mean you fall foul of IHRA guidelines or something. Strangely, we have no such guidelines about anti-Palestinian racism.


One weapon the establishment uses when it has no moral argument left is stigma. If someone refuses to tackle arguments and instead resorts to smears, they know the moment they stop resorting to smears, they will lose the argument. This is important to understand because once you can identify what is taking place, you can easily see the correct moral positions.


Climate protesters are now “terrorists”, human rights campaigners are now “anti-Semites”, anyone who calls out government corruption is an “extremist” who is “endangering the lives of politicians”. Remember, it’s only 16 years since the US kindly removed Nelson Mandela from a terrorist watch list…


If you join in with the stigmatisation from your government, there is a good chance you are on the wrong side of history. We should all focus on the strength of our arguments. As much as we can call those supporting apartheid terrible people, a better framing is they believe in a terrible idea and have been conditioned to do so.


Remind your audience bad ideas are the problem and then argue why you think a particular idea is bad, then let the other side do the same. Dare Zionists to abandon smears and then have a conversation about the Nakba when 750,000 natives were ethnically cleansed so that 56% of Palestinian land could be given to Europeans colonisers.


Zionists were not given 56% of Palestine because they had a strong historical claim, they were given that land due to the balance of power. The British controlled that land and giving it away was the best way to stop Zionist terrorists from assassinating our prime ministers.


While Palestinians get called “terrorists” because they’re not allowed to live freely on their own land, Zionists resorted to terrorism prior to 1947 because they weren’t being given someone else’s land.


While it would be unrealistic to force Zionists off all land they’ve stolen, we can certainly push for a restoration of the 1967 borders. When backed into a corner, even Israel’s apologists will agree that land annexed since then does not belong to Israel.


We are seeing even Israel’s supporters give ground because when we debate on reasonable terms, we win. The UK has restored funding to Unrwa, and I’m pretty sure Israel is still pretending Unrwa is Hamas. All Israel has is a baseless smear. When we shift the conversation to evidence, they have nothing left. This leaves Israel’s apologists in a tough spot because the more they dig their heels in, the faster they lose credibility. They’re forced to choose their battles and the British government has decided the Unrwa smear is not the hill to die on.


The language from western leaders is changing because they are finding it increasingly hard to support Israel’s lies. For example, the EU’s special representative is saying a two-state solution is possible, despite Benjamin Netanyahu’s opposition to it.


Sven Koopmans said of Netanyahu:


I think that recently he was very explicit about rejecting the two-state solution. Now, that means that he has a different point of view from much of the rest of the world.”


While you might argue the EU is stringing us along, note how they are placing the blame on the Israeli prime minister. While I wouldn’t suggest Netanyahu is the sole obstacle to peace, in the past, western officials would say a two-state solution would be possible if not for the Palestinians. The conversation is shifting in our favour and the actions at the International Court of Justice are one of the key reasons.


The UK government had called South Africa’s genocide case “unhelpful”, not because they have an argument in support of Israel, because because it exposes their lack of an argument. Same goes for why we’re now opposing ICC arrest warrants for Netanyahu and his accomplices. Once those arrest warrants appear, it will expose how obscene our leaders’ defences of Israel have been.


The official death toll in Gaza is 38,919 and while that is drastically undercounted, even if we accept the figure and jail Netanyahu for 25 years for each death, he would be facing jail for just under a million years. The final death toll could make that more like 5 million years. That is the scale of the bastard’s crimes.


The ICJ has ruled that Israel’s occupation of the Palestinian territories is illegal and that states must cease all actions in support of it, which would include selling weapons. In other words, we have further confirmation that western governments are breaching international law. This makes a mockery of Sir Keir Starmer’s argument he is supporting Israel only when it complies with international law. The prime minister is strangely reluctant to publish the legal advice the UK government received from the FCDO.


While the ICJ says Israel must withdraw from Palestine, Israel has been demanding control of Gaza’s Egyptian border as a condition of ceasefire. In other words, the occupiers want to strengthen their illegal occupation! A ceasefire in which the blockade continues is obviously no ceasefire at all. Same goes for any ceasefire that allows Israel to keep fighting until Hamas is destroyed.


Here is the response you should give to those who pretend this is all self-defence on Israel’s part:


The court said it had taken account of Israel’s security concerns, but they could not “override the principle of the prohibition of the acquisition of territory by force” and imposing restrictions on all Palestinians was “disproportionate”.


One argument made by Zionists is that Israel stopped occupying Gaza in 2005, but the ICJ ruled that Gaza has continued to be occupied to the present day. The ICJ stated that Israel must make full reparations for its illegal acts. ICJ president Nawaf Salam spoke of “Israel’s obligation to return the land and other immovable property, as well as all assets seized from any natural or legal person since its occupation started in 1967, and all cultural property and assets taken from Palestinians and Palestinian institutions, including archives and documents.


Salam said the ruling requires “the evacuation of all settlers from existing settlements and the dismantling of the parts of the wall constructed by Israel that are situated in the occupied Palestinian territory, as well as allowing all Palestinians displaced during the occupation to return to their original place of residence.”


The ICJ ruling stated that Palestinians should be compensated not just for the genocide, but the occupation too, and that Palestinian refugees abroad have a right to return home. It stated that all member states of the United Nations are under an obligation to recognise the occupation of Palestine is illegal.


The pathetic response of Israel’s foreign ministry is that “Israel cannot be an occupier in its own land”. In other words, these people see Palestine as their own land. Bezazel Smotrich argued the ICJ ruling was “contrary to the Bible, morality and international law”. The only part of that statement that’s noteworthy is the first part - Zionists think they have a Biblical right to take that land and kill whoever they want.


Let’s not forget Israel keeps greenlighting the expansion of illegal settlements and boasting it will build more settlements in revenge for October 7th. The ICJ ruled Israel illegally occupies east Jerusalem - the US and several other countries have built embassies in Jerusalem which are also illegal. They must be closed down and the occupation of East Jerusalem must end.


Personally, I would go much further than what others have suggested in terms of compensation: I would give Palestinians Israeli land to compensate them for the destruction of Gaza.


For every square mile of Gaza that has been destroyed, Israel should concede a square mile of its territory. For every home that has been destroyed, Israel must concede a home. The Israelis who’ve committed genocide can live in tents until enough new homes have been built to accommodate them.


While some might argue that’s outrageous, why is it more outrageous than Israel stealing Palestinian land? Why is it more outrageous than leaving Palestinians living in tents? Are Palestinians worth less than Israelis? Why should Palestinians be punished twice for Israeli crimes?


I’m realistic enough to know there is not a cat in hell’s chance of my suggestions being implemented, but the very minimum we should see is Israel paying for a rapid rebuild of Gaza.


Given the rate at which businesses are closing as the nation’s economy collapses, Israel is going to learn there is a heavy price to pay for genocide, even if the price is nowhere near enough. Germany still pays reparations to Israel for the holocaust - Israel should certainly do the same for Gaza and the West Bank. Palestinians deserve compensation for the holocaust they have endured.



19 julio, 2024

Soldados israelíes relatan historias de crueldad salvaje en Gaza, ocultada a la población occidental — Jonathan Cook

 


J C – 19/07/2024

[ Publicado en Middle East Eye ]

   Traducción del inglés: Arrezafe


Según denuncian algunos soldados israelíes, las mujeres y los niños palestinos son objeto de ataques deliberados. De la tropa a los altos mandos, las reglas de la guerra han sido destruidas.


Y siguen bombardeando. El pasado fin de semana, Israel lanzó otro devastador ataque aéreo sobre Gaza matando al menos a 90 palestinos y dejando cientos de heridos, mujeres, niños y trabajadores de salvamento.


Una vez más, Israel atacó a los refugiados, desplazados por sus bombardeos anteriores, convirtiendo una zona declarada oficialmente “segura” en un campo de exterminio.


Y una vez más, las potencias occidentales se encogen de hombros. Están demasiado ocupadas acusando a Rusia de crímenes de guerra como para preocuparse por los crímenes de guerra mucho peores que su aliado israelí esta infligiendo a Gaza con armas que ellos mismos le han suministrado.


La atrocidad cometida en el campamento de al-Mawasi, colmado de 80.000 civiles, tuvo la habitual cobertura israelí, diseñada para tranquilizar al público occidental y hacerle creer que sus líderes no son lo absolutamente hipócritas que parecen ser por apoyar lo que el Tribunal Internacional ha descrito como un “genocidio plausible”.


Israel declaró que intentaba eliminar a dos líderes de Hamas –uno de ellos Mohammed Deif, jefe del ala militar del grupo–, aunque el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, no parece estar seguro del éxito del ataque.


Nadie en los medios occidentales se ha preguntado por qué estos dos combatientes decidieron convertirse en blanco de ataques en un campo de refugiados improvisado y superpoblado, donde corrían un enorme riesgo de ser traicionados por un informante israelí, en lugar de refugiarse en la extensa red de túneles de Hamás.


¿O por qué Israel consideró necesario arrojar tal cantidad de bombas y misiles sobre la multitud para eliminar a dos personas? ¿Es esa la nueva y ampliada redefinición israelí de “asesinato selectivo”?


¿O por qué sus pilotos y operadores de drones continuaron atacando a los equipos de rescate de emergencia que lidiaban con la destrucción inicial? ¿Había información de que Deif no sólo se escondía en el campamento, sino que también se había quedado para rescatar a los sobrevivientes?


¿O cómo matar y mutilar a cientos de civiles en un intento de atacar a dos combatientes de Hamas podría cumplir con los principios más básicos del derecho internacional? La “proporción” y la “distinción”, exigen que los ejércitos evalúen la ventaja militar de un ataque frente al costo previsto de vidas civiles.


Venganza bíblica


Pero Israel ha roto las reglas básicas de la guerra. Según fuentes del ejército israelí, ahora consideran aceptable matar a más de 100 civiles palestinos en la persecución de un solo comandante de Hamás, un comandante que, cabe señalar, simplemente será reemplazado en el momento que muera.


Incluso si los dos líderes de Hamas hubieran sido asesinados, Israel no habría tenido ninguna duda de que estaba perpetrando un crimen de guerra, pero ha aprendido que cuanto más rutinarios son sus crímenes de guerra, menos cobertura reciben y menos indignación provocan.


En los últimos días, Israel ha atacado varias escuelas de las Naciones Unidas que servían de refugio, asesinando a decenas más de palestinos. El martes, otro ataque en la “zona segura” de al-Mawasi mató a 17 personas.


Según la agencia de la ONU para los refugiados, UNRWA, más del 70 por ciento de sus escuelas (casi todas ellas sirven como refugios para los desplazados) han sido bombardeadas.


La semana pasada, médicos occidentales que trabajaron como voluntarios en Gaza denunciaron que Israel estaba añadiendo metralla a sus armas a fin de maximizar las lesiones de quienes se encontraban en el radio de la explosión. Los niños, debido al tamaño más pequeño de sus cuerpos, están sufriendo heridas mucho más graves.


Las agencias de ayuda no pueden tratar adecuadamente a los heridos porque Israel ha estado bloqueando la entrada de suministros médicos a Gaza.


Cometer crímenes de guerra, si es que los occidentales aún no se han dado cuenta, es el verdadero objetivo de la “operación militar” que Israel lanzó contra Gaza tras el breve ataque de Hamás el 7 de octubre.


Es por eso que hay más de 38.800 muertes registradas a raíz de los 10 meses de ataque de Israel, una cifra seguramente cuatro veces mayor, según eminentes investigadores han expuesto en la revista médica Lancet este mes.


Por eso, según la ONU, se necesitarán al menos 15 años para limpiar los escombros esparcidos por Gaza por las bombas israelíes, y hasta 80 años –y 50.000 millones de dólares– para reconstruir las casas de los 2,3 millones de habitantes del enclave que aún queden con vida al final de este genocidio.


Los objetivos gemelos de Israel han sido la venganza bíblica y la eliminación de Gaza: una ofensiva genocida para expulsar a la aterrorizada población, idealmente al vecino Egipto.


Política de disparar indiscriminadamente


Si esto no estaba suficientemente claro, recientemente seis soldados israelíes dieron un paso al frente para hablar sobre lo que habían presenciado mientras servían en Gaza, una historia de la que los medios occidentales no han informado en absoluto.


Sus testimonios, publicados la semana pasada por la revista israelí +972, confirman lo que los palestinos vienen denunciando hace meses.


Los comandantes han autorizado a sus tropas a abrir fuego a voluntad contra los palestinos. Cualquiera que entre en zonas consideradas por el ejército israelí como “zonas prohibidas”, es abatido a tiros, ya sea hombre, mujer o niño.


En marzo, el periódico israelí Haaretz advirtió del establecimiento de dichas “zonas de exterminio” por parte del ejército israelí, en las que cualquiera que entre es ejecutado sin previo aviso.


Tras meses de deliberado bloqueo de la ayuda humanitaria, Israel ha provocado una hambruna y propiciado que el ejército israelí haya convertido la desesperada búsqueda de alimentos por parte de la población de Gaza en un juego de ruleta rusa.


Quizá esto explique, en parte, por qué hay tantos palestinos desaparecidos: Save the Children estima que hay unos 21.000 niños desaparecidos. Los soldados citados en la revista +972 manifiestan que las víctimas de la política de disparo indiscriminado son apartadas y ocultadas mediante excavadoras de las rutas por donde transitan los convoyes de ayuda internacional para que no sean vistas.


Un soldado de reserva, identificado sólo como S, dijo que una excavadora Caterpillar “limpia la zona de cadáveres, los entierra bajo los escombros y los voltea a un lado para que los convoyes no los vean, y las imágenes de personas en avanzado estado de descomposición no sean expuestas”. Además, estel soldado señaló que: “Toda la zona [de Gaza donde opera el ejército] estaba colmada de cadáveres… Hay un olor horrible a muerte”.


Varios soldados informaron que, privados de comida y agua durante meses, al igual que la población de Gaza, gatos y perros callejeros se alimentan de los cadáveres.


El ejército israelí se ha negado reiteradamente a publicar sus normas sobre la manera de abrir fuego desde que los tribunales israelíes la impugnaron por primera vez en la década de 1980.


Un soldado llamado B dijo a la revista +972 que el ejército israelí disfrutaba de “total libertad de acción” y que se esperaba que los soldados dispararan directamente a cualquier palestino que se acercara a sus posiciones, sin realizar disparo de advertencia alguno: “Está permitido disparar a todo el mundo, a una niña y a una anciana”.


B añadió que cuando se ordenó a los civiles que evacuaran una escuela que servía de refugio en la ciudad de Gaza, algunos salieron por error hacia la derecha, en lugar de hacia la izquierda, en dirección a los soldados. Entre ellos había niños. “Todos los que fueron hacia la derecha murieron: entre 15 y 20 personas. Había una pila de cadáveres”.


Según B, cualquier palestino en Gaza puede convertirse sin darse cuenta en un objetivo: “Está prohibido caminar por allí y cualquiera que esté fuera es sospechoso. Si vemos a alguien mirándonos desde una ventana, es sospechoso. Disparamos”.


'Como un juego de ordenador'


El ejército israelí, que también se basa en prácticas militares habituales en la Cisjordania ocupada, alienta a sus soldados a disparar incluso cuando nadie los está atacando. Estos aleatorios e indiscriminados estallidos de fuego indiscriminado se conocen como “demostración de presencia” o, para ser más precisos, aterrorizar a la población civil poniéndola en peligro.


En otros casos, los soldados abren fuego simplemente para desahogarse, divertirse o, como lo expresó un soldado, “experimentar el evento” de estar en Gaza.


Yuval Green, un reservista de 26 años de Jerusalén, el único soldado dispuesto a dar su nombre, observó: “La gente disparaba sólo para aliviar el aburrimiento”.


Otro soldado, M, también señaló que “se dispara desenfrenadamente, como locos”, y no sólo con armas pequeñas. Las tropas utilizan ametralladoras, tanques y morteros en un frenesí similar e injustificado.


A, un oficial de la dirección de operaciones del ejército, señaló que este clima de absoluta temeridad se extendía a toda la cadena de mando.


Aunque la destrucción de hospitales, escuelas, mezquitas, iglesias y organizaciones de ayuda internacional requiere la autorización de un oficial superior, en la práctica, tales operaciones casi siempre son aprobadas, dijo A.


“Puedo contar con los dedos de una mano los casos en los que nos dijeron que no disparáramos. Incluso en asuntos tan delicados como las escuelas, [la aprobación] parece una mera formalidad… Nadie derramará una lágrima si derribamos una casa cuando no era necesario o si disparamos a alguien a quien no teníamos por qué hacerlo”.


Al comentar sobre el estado de ánimo en la sala de operaciones, A dijo que destruir edificios a menudo "se experimentaba como un juego de computadora".


Además, A puso en duda la aserción de Israel de que los combatientes de Hamás representaban una gran proporción de la cifra de muertos en Gaza. Cualquiera atrapado en las “zonas de muerte” establecidas por Israel o que sea blanco de un soldado aburrido, es considerado “terrorista”.


Casas en llamas


Los soldados también informaron que sus comandantes destruyen casas, no porque sospechen que pudieran servir como bases para los combatientes de Hamás, sino simplemente por un deseo de venganza contra toda la población.


Sus testimonios confirman un informe anterior de Haaretz según el cual el ejército está aplicando una política de quemar viviendas palestinas una vez que han cumplido su función de alojamiento temporal para los soldados. Green dijo que el principio era: “Si te vas, tienes que quemar la casa”. Según B, su compañía “quemó cientos de casas”.


Los pilotos de combate y los operadores de aviones no tripulados de Israel también están aplicando una política de destrucción gratuita y vengativa (a una escala mucho mayor), lo que explica por qué al menos dos tercios de las viviendas de Gaza ha quedado en ruinas.


Pero hay más mentiras. Una de las razones que se esgrimen para justificar la presencia de Israel en Gaza es la de “recuperar a los rehenes”, es decir, las decenas de israelíes que fueron llevados a Gaza el 7 de octubre. Sin embargo, dicho mensaje parece no haber llegado a oídos del ejército israelí.


Green señaló que, a pesar de la operación sorpresa del mes pasado, en la que más de 270 palestinos fueron asesinados para rescatar a cuatro rehenes israelíes, en realidad, el ejército israelí es profundamente indiferente al destino de los rehenes.


Green dijo que escuchó a otros soldados decir: “Los rehenes están muertos, no tienen ninguna oportunidad, hay que abandonarlos”.


En diciembre, las tropas israelíes mataron a tiros a tres rehenes que ondeaban banderas blancas. Los disparos a mansalva contra edificios suponen la misma amenaza para las vidas de los rehenes que para las de los combatientes y civiles palestinos.


Esa indiferencia también podría explicar por qué los dirigentes políticos y militares israelíes han estado dispuestos a llevar a cabo un bombardeo tan amplio de edificios y túneles en Gaza, arriesgando las vidas de los rehenes tanto como las de los civiles palestinos.


Cultura de la violencia


La historia contada por estos soldados en la revista +972 no debería sorprender a nadie, salvo a aquellos que todavía se aferran desesperadamente a los cuentos de hadas de que “el ejército israelí es el más moral del mundo”.


De hecho, una investigación realizada por la CNN el fin de semana pasado, concluyó que comandantes israelíes, identificados por funcionarios estadounidenses como autores de crímenes de guerra particularmente atroces en la Cisjordania ocupada durante la última década, han sido promovidos a puestos superiores en el ejército israelí. Su trabajo incluye el entrenamiento de tropas terrestres en Gaza y la supervisión de operaciones que allí tienen lugar.


Un denunciante del batallón Netzah Yehuda manifestó a CNN que los comandantes, provenientes del sector religioso ultraortodoxo extremista de Israel, fomentaron una cultura de violencia hacia los palestinos, incluidos ataques estilo Gestapo.


Como la investigación de CNN indica, la muerte y la destrucción desenfrenadas en Gaza son en gran medida una característica, no una mancha.


Durante décadas, el ejército israelí ha estado aplicando sus políticas inhumanas contra los palestinos, no sólo en el pequeño enclave, sino también en toda Cisjordania ocupada y Jerusalén Oriental.


Israel lleva 17 años asfixiando a Gaza mediante asedio y, desde 1967, asfixiando a Cisjordania y Jerusalén Oriental ocupadas mediante asentamientos ilegales (muchos de ellos ocupados por violentas milicias judías) para expulsar a la población palestina.


Lo que es nuevo es la intensidad, la escala de muerte y destrucción que se ha permitido que Israel inflija desde el 7 de octubre. Israel se ha quitado los guantes con la aprobación de Occidente.


La agenda de Israel –dejar a la Palestina histórica vacía de palestinos– ha pasado de ser un objetivo último y distante a ser un objetivo urgente e inmediato.


Políticos que parecen serpientes


Sin embargo, la historia mucho más larga de violencia y limpieza étnica de los palestinos por parte de Israel está saliendo a la luz, a pesar de los denodados esfuerzos de Israel por mantener nuestra atención fija en la amenaza del supuesto “terrorismo” de Hamás.


La Corte Internacional de Justicia de La Haya, a menudo llamada la Corte Mundial, está considerando dos casos contra Israel. El más conocido es el iniciado en enero, en el que se enjuicia a Israel por genocidio.


Pero el viernes, el Tribunal Internacional debe emitir un fallo sobre un caso anterior al 7 de octubre. Se pronunciará sobre si Israel ha violado el derecho internacional al hacer permanente la ocupación de Palestina.


Aunque lo más urgente es detener el genocidio en Gaza, es igualmente importante que el tribunal reconozca el carácter ilegal del gobierno de Israel sobre los palestinos, pues daría respaldo legal a lo que debería ser obvio: que una ocupación militar, supuestamente temporal, se transformó hace mucho tiempo en un proceso violento y permanente de limpieza étnica.


Una sentencia de ese tipo proporcionaría el contexto para comprender a qué se han enfrentado realmente los palestinos, mientras las capitales y los medios de comunicación occidentales han engañado a sus poblaciones año tras año, década tras década.


Esta semana, Oxfam acusó al nuevo gobierno británico, encabezado por Keir Starmer, de “apoyar e incitar” a los crímenes de guerra de Israel al pedir un alto el fuego por un lado y al mismo tiempo suministrar activamente armas a Israel para que continúe la matanza. El gobierno laborista también está dando largas a la hora de restablecer la financiación a la UNRWA, la agencia mejor situada para abordar la hambruna en Gaza.


A instancias de Washington, el Partido Laborista está intentando bloquear los esfuerzos del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional para emitir órdenes de arresto contra Netanyahu y su ministro de Defensa, Yoav Gallant, por crímenes de guerra. Y todavía no hay señales de que Starmer tenga planes de reconocer a Palestina como Estado, lo que supondría un punto de inflexión en el Reino Unido contra el programa de limpieza étnica de Israel.


Lamentablemente, Starmer es un ejemplo típico de los políticos serpiente de Occidente: hace alarde de su indignación por los “depravados ataques” de Rusia contra los niños en Ucrania, mientras guarda silencio sobre los reales y aún más depravados bombardeos y la hambruna que padecen los los niños de Gaza.


Promete que su apoyo a los ucranianos “no flaqueará”, pero su apoyo a los palestinos de Gaza, que se enfrentan a un genocidio, ni siquiera ha comenzado.


Los palestinos de Gaza –y de la Cisjordania ocupada y Jerusalén Oriental– no sólo se enfrentan a un ejército israelí salvaje y violador de la ley, sino que cada día son traicionados por un Occidente que bendice esa barbarie.



Israel accelerates its slaughter in Gaza

 


Dimitri Lascaris – 18/07/2024

Questions are swirling around an apparent attempt to assassinate Donald Trump at a campaign rally in Pennsylvania.


Meanwhile, Israel's military has accelerated its slaughter of civilians in Gaza and Lebanon.


From Beirut, Lebanon, geopolitical analyst Laith Marouf joins Dimitri Lascaris to discuss the latest developments in the empire of genocide.






"Cambio" de poderes en la UE: sale Borrell, entra Kallas, von der Leyen sigue

 


Ahí les va – 18/07/2024


Tras las elecciones al Parlamento Europeo, ya se conocen los tres nombres de quienes, con casi total seguridad, ocuparán los cargos equivalentes a primera ministra, relaciones exteriores y jefatura de Estado. Hoy les contamos quiénes son, cómo llegaron hasta ahí, qué cambiará en Bruselas... y qué no… 🤷




18 julio, 2024

La lucha de clases entre marxismo y populismo — Domenico Losurdo

 


Extraído de LA LUCHA DECLASES (Una historia política y filosófica), de Domenico Losurdo (pdf)


8. «¡Prohibido prohibir!» y «¡Rebelarse es justo!»

Como es incapaz de explicar la evolución histórica real o incurre en grandes desatinos cuando intenta hacerlo, el populismo (de izquierda) propicia una visión de la lucha de clases que deja fuera de su campo visual acontecimientos decisivos de la historia mundial. Tomemos a un intelectual inglés merecidamente famoso, David Harvey. En un ensayo que dedica a las perspectivas de la lucha de clases en el mundo cuyo título remite a Lenin {¿Qué hacer?) podemos leer:


En la historia del capitalismo numerosos movimientos revolucionarios han tenido una amplia base urbana, más que estrictamente de fábrica (las revoluciones de 1848 en Europa, la Comuna de París de 1871, Leningrado en 1917, la huelga general de Seattle en 1918, la rebelión deTucumán en 1969, así como París, Ciudad de México y Bangkok en el mismo año, la Comuna de Shanghai en 1967, Praga en 1989, Buenos Aires en 2001-2002... y la lista podría alargarse mucho). También en los movimientos cuyo centro estuvo en las fábricas (la huelga de Flint en el Michigan de los años treinta y los consejos obreros del Turín de los años veinte) el vecindario desempeñó en la acción política un papel crítico pero a menudo olvidado (las mujeres y los grupos de apoyo de los desempleados de Flint y las «Case del Popolo» comunales de Turín).

La izquierda tradicional ha hecho mal en no tener en cuenta los movimientos sociales que se desarrollan fuera de las fábricas y las minas (Harvey 2011b, p. 40).


Es una lista que polemiza con razón contra la visión estrecha de la lucha de clases, y sin embargo suscita inmediatamente una serie de preguntas, a causa tanto de las ausencias como de las presencias. Empecemos por las primeras. En lo que respecta al siglo XIX, de las revoluciones europeas de 1848 se pasa a la Comuna de París. Pero ¿tiene algo que ver con las luchas de clases la Guerra de Secesión, la guerra en la que se decide la suerte de una «cruzada de la propiedad contra el trabajo», al decir de Marx, quien la saluda en 1867 como el «único acontecimiento grandioso» de la historia contemporánea? ¿Tiene algo que ver con la lucha de clases ese enfrentamiento gigantesco en cuya última fase los esclavos negros, émulos en cierto modo de Toussaint Louverture, empuñan las armas para derribar un régimen que les reduce a la condición de ganado humano?


Y en una lista que (con sus referencias a Bangkok y Shanghái) parece dispuesta abarcar el mundo entero, ¿cómo explicar el silencio sobre la rebelión de los taiping (1851-1864), «la guerra civil más sangrienta de la historia mundial, con una estimación de entre veinte y treinta millones de muertos»? Y eso que este conflicto también tiene una dimensión nacional, pues los insurgentes toman las armas en nombre de la justicia social pero también para acabar con una dinastía que ha capitulado ante la agresión de los gobernantes y «narcotraficantes* británicos» (Davis 2001, pp. 16 y 22), para acabar con «los Ching siervos del imperialismo» (Mao Zedong 1969-1975, vol. 4, p. 469). No es de extrañar que en las zonas controladas por ellos, los taiping se apresuraran a prohibir el consumo del opio, lo que de hecho equivalía a retar al gobierno de Londres, que apoyaba a la tambaleante dinastía. Marx, haciendo gala también en este caso de clarividencia profética e impaciencia revolucionaria, observa en 1853 que «las crónicas rebeliones que han estallado en China durante los últimos diez años [...] se han condensado ahora en una sola, una gigantesca revolución», que hará sentir su influencia mucho más allá de Asia. Esta revolución tiene, sin duda, «causas sociales» internas, pero también la mueve un impulso nacional, ya que es el fruto de la humillación, la sangría económica y la ruina general que asuelan una nación entera a partir de la primera guerra del opio (MEW, 9; 95-96 y MEGA, I, 12; 147-148). Cabe hacerse una pregunta: ¿todo esto es ajeno a la lucha de clases, o constituye uno de los capítulos más importantes de la lucha de clases del siglo XIX?


No menos revelador es el silencio, en la lista que estamos examinando, sobre la rebelión de los cipayos indios en 1857, una rebelión que según un historiador indio fue «una gigantesca lucha de clases» y a la vez una gran revolución anticolonial. Esta «guerra patriótica además de guerra civil y de clases» fue al principio una guerra de campesinos contra el dominio colonial y «los grandes príncipes y grandes mercaderes probritánicos», se prolongó mucho más allá de 1857, a veces siguió el modelo, teorizado más tarde por Mao, del campo que cerca la ciudad, y el pueblo indio pagó un precio de más de diez millones de muertos (Misra 2008, pp. 1866, 1874-1875 y 1897). ¿Es la «identidad entre la lucha nacional y la lucha de clases», que según Mao tiende a verificarse en las revoluciones anticoloniales, lo que explica el silencio?


Todavía más radicalmente selectiva, en la lista anterior, es la lectura de las luchas de clases y los movimientos revolucionarios en el siglo XX. De 1917 y la revolución de octubre se salta medio siglo para llegar a 1967-69. ¿Y Stalingrado? Sin duda fue una gran lucha la que se desarrolló en Seattle entre 1918 y 1919, con cien mil obreros huelguistas contra los salarios de hambre, la anulación de las libertades sindicales impuesta por la guerra imperialista y, en definitiva, contra el capitalismo; pero sería muy extraño que no hablásemos de lucha de clases a propósito de la épica resistencia de decenas y decenas de millones de personas, de un pueblo entero que con las armas en la mano rechaza al ejército más poderoso del mundo y su intento de esclavizarlo. ¿Y cómo valorar las insurrecciones contra la ocupación nazi que se sucedieron en varios países europeos, y las revoluciones en el mundo colonial o semicolonial, que se prolongaron después de la derrota nazi e impusieron cambios de una radicalidad sin precedentes en el orden mundial? A juzgar por los silencios del estudioso inglés, cualquiera diría que con la lucha de clases poco o nada tuvieron que ver las guerras de resistencia y liberación nacional, ni las insurrecciones y revoluciones anticoloniales.


El resultado de este enfoque es paradójico. Es como si la lucha de clases interviniese exclusivamente con motivo de sucesos aislados, cuando, bien deslindados, se enfrentan directamente explotados y explotadores, oprimidos y opresores. Es decir, que la teoría de Marx y Engels solo se aplica y se considera digna de aplicación en relación con una microhistoria reducida, la única realmente significativa desde el punto de vista de la emancipación de los explotados y oprimidos, mientras que todo lo demás queda degradado a macrohistoria profana, ajena e indiferente a la historia sagrada de la salvación o de la causa de la emancipación.


En realidad, cuando Marx habla de la historia como historia de la lucha de clases, interpreta en esta clave no solo las huelgas y los conflictos sociales de cada día, sino también y sobre todo las grandes crisis, los grandes vuelcos históricos que se producen ante la mirada de todos: la lucha de clases es una macrohistoria exotérica, no la microhistoria esotérica a la que muchas veces es reducida. Estamos claramente ante un dilema: o es válida la teoría de las «luchas de clases» enunciada por el Manifiesto del partido comunista, y entonces hay que saber leer en esta clave la historia en general, empezando por los acontecimientos decisivos de los siglos XIX y XX, o, si dichos acontecimientos no tienen nada que ver con la lucha de clases, hay que despedirse de esta teoría.


Pasemos ahora a las asombrosas presencias en la lista de los «movimientos revolucionarios» y luchas de clases de carácter revolucionario confeccionada por Harvey. En ella, junto a «Leningrado en 1917», destaca también «Praga en 1989». En otra ocasión el autor escribe: «Durante siglos el principio de igualdad inspiró las luchas políticas y los movimientos revolucionarios, desde la toma de la Bastilla hasta la plaza Tienanmen»; por lo menos a partir de 1789 «el igualitarismo radical» no ha cesado de generar esperanzas, agitaciones, rebeliones y revoluciones (Harvey 201 la, pp. 232-233). ¡Así, directa o indirectamente, en nombre del «igualitarismo radical», se juntan acontecimientos como Petrogrado o «Leningrado en 1917», «Praga en 1989» y la «plaza Tienanmen»! ¿De modo que, en una línea de continuidad con los protagonistas de la revolución de octubre, debemos colocar a Václav Havel y a los dirigentes estudiantiles que se fueron de China para encontrar su nueva patria en Estados Unidos? Todos ellos habrían considerado o considerarían un insulto semejante asimilación. Pero olvidemos eso. ¿Debemos considerar a estas personalidades representantes del «igualitarismo» e incluso del «igualitarismo radical»? Por lo menos en lo que respecta a las relaciones internacionales, son los paladines de la supremacía de Occidente, al que atribuyen el derecho (y a veces el deber) de intervenir militarmente en cualquier rincón del mundo, con independencia de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Aunque solo tomáramos en consideración las relaciones sociales dentro de un país, no cabe duda de que Havel y la mayoría de los emigrados de China se reconocen en el neoliberalismo. De haber triunfado, los motines de la plaza Tienanmen probablemente habrían llevado al poder a un Yeltsin chino: ¡es bien difícil imaginar una revolución igualitaria en el gran país asiático justo cuando el Occidente capitalista triunfaba en Europa oriental y América Latina (recordemos la derrota sandinista en Nicaragua), los partidos comunistas de todo el mundo se apresuraban, uno tras otro, a cambiar de nombre y el poder de Estados Unidos y la influencia y el prestigio del Consenso de Washington eran tan indiscutibles e indiscutidos que inspiraban la idea del «fin de la historia»! Se puede creer en todos estos milagros a condición de ser populistas, o sea, a condición de renunciar al análisis laico de las clases y la lucha de clases (en el plano interno e internacional) para sustituirlo por la creencia mitológica en el valor siempre salvífico del «pueblo» y las «masas».


A veces parece como si el marxismo del final del siglo XX y los comienzos del XXI fuera el heredero de la cultura del 68, que agitó su consigna de «¡Prohibido prohibir!» y también trató de llevar a su molino el lema con que Mao desencadenó la Revolución Cultural: «¡Es justo rebelarse!». En realidad, la rebelión «justa» tenía unos límites muy precisos y era inconcebible que cuestionara la revolución que había dado origen a la República Popular China. El propio Mao movilizó al ejército para acabar con una situación que parecía a punto de degenerar en una guerra de todos contra todos y en una anarquía disolvente. Pero eso no le preocupaba mucho a la cultura del 68: desde su punto de vista la lucha de clases progresista o revolucionaria coincidía con la rebelión desde abajo contra cualquier poder constituido, que era en sí mismo sinónimo de opresión.


Si se parte de esta premisa no es difícil juntar la «plaza Tienanmen » con la toma de la Bastilla y los acontecimientos de 1989-1991 en Europa oriental, la «Segunda Restauración» de la que habla Badiou (2006, p. 39), con la revolución de octubre. Entonces deberíamos incluir en la lista de las revoluciones y sublevaciones populares la Vandea y, en el siglo XX, el motín de Kronstadt contra los bolcheviques, así como las endémicas sublevaciones de los campesinos contra el nuevo poder central instalado en Moscú. Es más, si queremos ser coherentes hasta el final, en esta lista tampoco deberían faltar las agitaciones y revueltas que estallaron en los años en que la Unión Soviética tuvo que enfrentarse a la agresión de la Alemania hitleriana. El populismo, al dar un carácter absoluto a la contradicción masa/poder y condenar al poder como tal, es incapaz de trazar una línea de demarcación entre revolución y contrarrevolución.


Quizá sería preferible aprender la lección del viejo Hegel (1956, p. 699; cf. Losurdo 1997a, cap. VII, § 11) quien, con la mirada puesta en las agitaciones sanfedistas y antisemitas de su tiempo, observaba que a veces «la valentía no consiste en atacar a los gobiernos, sino en defenderlos». El rebelde populista que considere a Hegel poco revolucionario siempre podría tener en cuenta la advertencia de Gramsci (1975, pp. 2108-2109 y 326-327) contra las frases de «“rebeldismo”, “subversivismo”, “antiestatismo” primitivo y elemental», expresiones que en última instancia reflejan un «apoliticismo» sustancial.


* En español en el original (N. del T.)