21 agosto, 2019

"El chivo expiatorio es el otro proletario inmigrante" — Rafael Silva





Fragmento extraído de Hacia otra Política de Fronteras 
20/08/2019
Artículo completo en el blog del autor  Blog de Rafael Silva

El racismo desaforado y la discriminación racial de las minorías (nativos, latinos, hispanos, afroamericanos, árabes, etc.) en Estados Unidos, ha conducido a su gobierno imperialista y racista a la mal llamada "guerra contra el terrorismo", a la construcción de muros y a la deportación masiva de millones de migrantes "ilegales" (aunque ahora nos referimos a las redadas racistas de Trump, lo cierto es que durante la época de Obama se deportaron más de 3 millones de personas). Pero no es un fenómeno nuevo. Recurrimos de nuevo a Miguel Ángel Adame: "La historia de los EUA está cuajada de racismo y racialismo como parte de un nacionalismo religioso o una teología nacionalista. Resulta muy peculiar que estos fenómenos históricos en este Estado-nación se alimenten dentro del país capitalista más boyante del orbe y el que mayor cantidad de comunidades étnico-nacionalitarias acumuló por inmigración mundial de "dreamers" en pos de la "american way of life" y de los "american dreams" durante todo el siglo XX"

En efecto, creemos que la etiología racista del país norteamericano ha de encontrarse en su propio proceso fundacional. Lo que ocurre es que, en cada circunstancia histórico-política, se achacan al fenómeno causas de tipo coyuntural. Por ejemplo, desde la última crisis de 2007 hacia acá, se incubaron frustraciones y resentimientos sobre todo entre los componentes de las clases medias, que se canalizaron vía étnico-racial y sociocultural, principalmente contra los extranjeros, migrantes (sobre todo ilegales o indocumentados) y las minorías a las que abierta o veladamente responsabilizaron del estancamiento o bajada de sus niveles de bienestar (es decir, los culparon de la pérdida de empleos, de la precarización laboral, de la pobreza, de la exclusión...). Exactamente igual sucedió en los países europeos, aunque quizá no de forma tan violenta. En USA, se ha acelerado un cuadro sintomático, desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, que busca preservar, recuperar o engrandecer ("Make America Great Again" fue su lema de campaña) la "esencia nacional", propiciando aún más si cabe la intolerancia, el odio y el rechazo al extranjero. El chivo expiatorio es el otro proletario inmigrante, que procede de otros países con otras costumbres, con otras culturas, que no come, habla, piensa o sueña como nosotros, y que llega a desplazarnos y a quedarse con nuestros trabajos y oportunidades (y con "nuestros sueños"), siempre según la cosmovisión popular norteamericana. Así pues, en nombre de nuestro (supuesto) derecho a mantener nuestra "integridad" (más bien integrismo), nuestra identidad de "primer mundo" (construido a base de saquear otros países de otros mundos), nuestra "grandeza" (que no existe más que en sus "sueños), nuestra cultura "blanca" (en realidad supremacismo), se niega la alteridad inmigrante y se está de acuerdo en que se le deporte, expulse, guetifique, amuralle, excluya...

20 agosto, 2019

NO HAY CAPITALISMO SUSTENTABLE




CLIMATE & CAPITALISM02/08/2019
Traducción del inglés: Arrezafe

¿A qué velocidad está cambiando el clima? - John Molyneux

El peligro del cambio climático no es una amenaza futura, es una realidad presente que se agrava velozmente.

Está claro que ahora existe una conciencia pública bastante generalizada sobre el hecho de que el cambio climático es una realidad y una grave amenaza para el futuro de la humanidad. Esto se refleja, en cierta medida, en los principales medios de comunicación, a pesar de su renuencia a tratar el problema como una verdadera emergencia. Sin embargo, todavía existe una considerable disyunción entre la forma en que generalmente se percibe el cambio climático y la realidad de lo que está sucediendo.

La mayoría de la población piensa en las consecuencias y la amenaza del cambio climático principalmente en términos de derretimiento del hielo y aumento del nivel del mar. Así es, ciertamente, como se ha proyectado en los medios de comunicación, la imagen icónica de un oso polar a la deriva en las corrientes de un hielo cada vez más reducido.

[...] 

Hay varios problemas en este enfoque parcial. En primer lugar, conduce a la confusión sobre los efectos del derretimiento del hielo. La fusión del hielo marino, que incluye todo el hielo del Polo Norte y parte de la Antártida, no eleva el nivel del mar porque ya está en el agua y su volumen ya ha sido desplazado (lo que no significa que no importe, volveré sobre ello). Lo que eleva el nivel del mar es el derretimiento del hielo terrestre, como los glaciares y los casquetes polares de Groenlandia y la Antártida.

En segundo lugar, aunque el aumento del nivel del mar es obviamente una amenaza importante a largo plazo, a menos que vivas en ciertos lugares específicos, como las islas de los océanos Índico y Pacífico (Maldivas, Solomons, Tuvalu, etc.), la principal amenaza para la población, que se verá afectada en el futuro cercano por el cambio climático, serán los fenómenos climáticos extremos.

En tercer lugar, la visión simplista alimenta la idea de que el cambio climático es un episodio o proceso que tendrá lugar en un futuro relativamente distante, probablemente "no en el transcurso de nuestras vidas". Dicha visión se ve reforzada por convenios y acuerdos internacionales, como los Acuerdos de París y el Plan de Acción Climática de Leo Varadkar, que están basados en lejanos objetivos, para 2030 y 2050. A ello hay que añadir que, en general, la población está lógicamente preocupada por sus problemas inmediatos: trabajo, alquiler, hipoteca, alimento, niños, etc. Háblales pues de algo que va a suceder dentro de treinta años y las respuestas más probables serán: a) ignorarlo, alegando que tal vez nunca suceda o que, en todo caso, ya estarán muertos; b) ignorarlo, presuponiendo que para entonces las autoridades ya habrán encontrado "algo" para solucionarlo. Incluso hay activistas políticos que piensan que no es una prioridad inmediata, que son mucho más urgentes otros temas en los que sí están implicados.

Problema inmediato

Sin embargo, el peligro del cambio climático no es solo que vaya a ocurrir en un futuro más o menos lejano, sino que está ocurriendo ahora, de manera evidente y desde hace ya tiempo. Dije anteriormente que el principal impacto del cambio climático y sus consecuencias se manifestaría a través de eventos climatológicos extremos. Estos podrían citarse principalmente como; olas de calor excesivas, sequías, incendios forestales, lluvias excesivas, tormentas e inundaciones, añadiendo inusuales períodos de frío. Todos estos eventos se han mostrado claramente en todo el mundo durante los últimos 12 meses.

[...]

En julio de este año supimos que el junio de 2019 fue el más caluroso desde que comenzaron los registros climáticos. La National Oceanic and Atmospheric Administration de EE.UU. informó que la temperatura global promedio para junio fue de 0.92°C por encima del promedio del siglo XX. En julio ya tuvimos otra ola de calor masiva en América del Norte y en toda Europa, incluyendo los más de 40°C en París.

Datos de última hora informan que Bélgica y los Países Bajos han registrado sus temperaturas más altas. La ciudad belga de Kleine Brogel, en la provincia de Limburgo, alcanzó los 39.9°C, la más alta desde que comenzaron los registros en 1833, mientras que la ciudad holandesa meridional de Eindhoven alcanzó su temperatura más alta en 75 años de registros del Royal Meteorological Institute.

Entre estas olas de calor hemos tenido sequías e incendios devastadores en California; temperaturas de 50ºC en gran parte de Australia; un catastrófico ciclón en el sudeste de África; grandes incendios en Portugal y el norte de Grecia, así como en Alaska y Siberia; sequía en el sur de la India con una ciudad de 7 millones de habitantes sin abastecimiento de agua; inundaciones en Nepal (90 muertos y 1 millón de desplazados) y en Japón; una intensa ola de calor en el norte de China; incendios en toda Suecia; e Islandia erigiendo un monumento póstumo a un glaciar desaparecido.

En enero / febrero de este año, Estados Unidos también padeció una extraordinaria ola de frío, las condiciones semiárticas se extendieron al corazón del país en lo que fue un "vórtice polar" con temperaturas tan bajas como –30°C. (El vórtice polar está relacionado con el cambio climático porque el aumento de las temperaturas en el Ártico afecta la corriente en chorro en la atmósfera superior, impulsando vientos fríos hacia el sur y atrayendo vientos cálidos hacia el norte).

El tiempo se acaba

Ha habido muchos otros fenómenos climáticos extremos, muchos más de los que se pueden enumerar aquí. En términos de futuro inmediato, es decir, en los próximos años, tendrán lugar otros dos acontecimientos muy peligrosos. El primero es la fusión del hielo marino en la Antártida. La gran extensión de hielo marino alrededor de la Antártida ha sufrido una acelerada pérdida desde 2014, según muestran los datos proporcionados por los satélites, pérdida más rápida que la observada en el Ártico. La merma de la extensión media anual significa que la Antártida perdió tanto hielo marino en cuatro años como el Ártico perdió en 34.

Lo que hace que esto sea tan peligroso no es su impacto inmediato en el nivel del mar (como dijimos anteriormente), sino el hecho de que el hielo refleja la luz del sol hacia la atmósfera, mientras que los océanos oscuros absorben y retienen el calor. De tal manera, esta gran fusión de hielo crea un circuito de retroalimentación que intensifica el calentamiento.

El segundo acontecimiento. Se trata del estado del permafrost (suelo, roca o sedimento congelado). [...] La pérdida de permafrost es significativa porque está liberando grandes cantidades de metano. De hecho, tras dos décadas liberándose, el metano es hoy 84 veces más potente, como gas de efecto invernadero, que el dióxido de carbono. En otras palabras, tenemos otro ciclo de retroalimentación importante.

Quizás lo más alarmante de todo sea el hecho de que todos estos sucesos, especialmente la pérdida de hielo antártico y de permafrost ártico, apuntan a la probabilidad de que las advertencias y predicciones dramáticas del IPCC en 2018 sean, de hecho, estimaciones conservadoras de lo que realmente está sucediendo. Según informa el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, la Antártida ha experimentado un aumento de la temperatura del aire de 3°C, aunque eso pueda no parecer mucho, es 5 veces la tasa media de calentamiento global, y la fusión del permafrost va 70 años por delante de la mayoría de las predicciones científicas.

[...]

Implicaciones políticas

Todo esto tiene enormes implicaciones políticas. En primer lugar, significa que todos los diversos planes gubernamentales y acuerdos internacionales llevados a cabo hasta ahora son completamente inadecuados. Cualquier político que hable en términos de objetivos para 2030 y 2050 simplemente no ha comprendido nada. Para cuando Irlanda reciba su prometido millón de autos eléctricos en 2030 o llegue a cero emisiones de carbono en 2050, es muy probable que se haya causado un daño irreparable a nuestro planeta. Los políticos y pensadores convencionales simplemente no lo entienden. En otras palabras, cuando se trata del "mundo real" imaginan que la economía simplemente seguirá funcionando como de costumbre durante los próximos 80 años. No hay posibilidad de que ello sea así.

En segundo lugar, la cuestión del cambio del sistema, no del cambio climático, se sitúa cada vez más en primer plano. A lo largo de los años ha habido innumerables debates sobre si el capitalismo puede o podría, en teoría, detener el cambio climático. Lo que ha quedado manifiestamente claro es que no lo ha hecho y no lo hará en el tiempo que resta disponible.

Vamos a necesitar el socialismo, es decir, una economía de propiedad pública y planificada democráticamente, que produzca para las necesidades humanas, no para el lucro de una minoría. Y lo necesitamos no solo a nivel nacional, sino internacional, tanto para evitar el cambio climático descontrolado como para hacer frente a los cambios que ya se están produciendo en el sistema.

Por último, cabe esperar una seria resistencia general: de los estudiantes, de los pueblos indígenas, de los trabajadores organizados... Si el 3.5% de la población de Puerto Rico puede movilizarse contra su gobernador, por el huracán María, contra el sexismo y la homofobia, y el pueblo de Sudán puede derrocar a su dictador, la población mundial puede resistir y enfrentarse a los efectos del cambio climático.

La cuestión clave para nosotros es garantizar que las voces y los argumentos socialistas se escuchen dentro de esta resistencia. La otra alternativa, personificada por la figura de Donald Trump, apunta en la dirección del racismo, el fascismo y la barbarie.


18 agosto, 2019

ARGENTINA. Medidas de Macri: Aspirina para el cáncer





ARGENTINA: Macri, derrotado y sin rumbo con una Argentina en llamas // La derrota no fue sólo de Macri, sino del neoliberalismo y del FMI // Nocaut al macrismo // La caída de las reservas fue de casi 2400 millones en tres semanas- Dólares que vuelan del Banco Central // Macri dijo que el dólar “se vaya donde se tenga que ir y que los argentinos aprendan a votar" // Réplicas de una debacle electoral: Renuncia ministro de Hacienda de Macri // Organizaciones sociales confluyeron en multitudinaria marcha a Plaza de Mayo // Paro de estatales y docentes, cortes de ruta Arde Chubut //.


¿Quién está detrás de las protestas de Hong Kong?





The Saker17/08/2019
Traducción del inglés: Arrezafe

The China Daily informa - Wei Xinyan y Zhong Weiping

No es difícil imaginar la reacción de Estados Unidos si diplomáticos chinos se hubiesen reunido con líderes de los movimientos Occupy Wall Street, Black Lives Matter o Never Trump.

El 6 de agosto, los medios de comunicación de Hong Kong informaron de dos reuniones entre un consejero político de Estados Unidos y líderes separatistas. Julie Eadeh, que trabaja en el Consulado General de los Estados Unidos en Hong Kong, fue captada por la cámara con dos figuras de la oposición, Martin Lee y Anson Chan.


Más tarde, ese mismo día, Julie Eadeh también tuvo un encuentro con Joshua Wong, uno de los líderes, en 2014, del movimiento Occupy Central.


Mucho antes de esas reuniones, había una creciente evidencia de la deliberada participación de Estados Unidos en el empeoramiento de la situación en Hong Kong. Los políticos estadounidenses se han reunido con Lee y otros líderes opositores de Hong Kong, incluido Jimmy Lai.

Esas reuniones solo han agregado combustible a los hechos criminales que ponen en peligro a Hong Kong.

Jimmy Lai se reúne con el vicepresidente estadounidense Mike Pence en la Casa Blanca, el 8 de julio de 2019.

China ha pedido repetidamente a Estados Unidos que deje de interferir en los asuntos internos de otros países, pero parece que este último no tiene intención de retirar su "mano entrometida".

El mensaje de protesta y los grupos asociados con él plantean una serie de preguntas sobre cuán orgánico es el movimiento.

MintPress News, un sitio web de noticias de EEUU, informó que algunos grupos involucrados en los recientes disturbios en Hong Kong recibieron fondos significativos del National Endowment for Democracy, que describió como "un grupo de poder blando de la CIA que ha desempeñado un papel crítico en innumerables operaciones de cambio de régimen llevadas a cabo por EEUU".

Aunque se promociona como una "organización no gubernamental", el sitio web de la NED dice que "recibe una asignación anual del Congreso de los Estados Unidos a través del Departamento de Estado, para ayudar al gobierno de los Estados Unidos".

"La condición de ONG de NED le permite trabajar donde no hay relaciones de gobierno a gobierno y en otros entornos donde sería demasiado complicado para el gobierno de los Estados Unidos trabajar".

NED y CIA

NED se fundó en 1983, cuando el foco de atención hacia la CIA era tan intenso que debían encontrarse nuevos métodos, sin una conexión clara con el Gobierno de EEUU, para promover los intereses norteamericanos en sistemas políticos extranjeros.

Al presentarse como una ONG independiente y privada, su función era hacerse cargo de los programas de cambio de régimen político de la CIA.

No deberíamos tener que hacer este tipo de trabajo de manera encubierta. Sería terrible para los grupos democráticos de todo el mundo ser vistos como subsidiarios de la CIA", dijo el presidente de NED, Carl Gershman, al New York Times en 1986. "Vimos eso en los años sesenta, y es por eso que se suspendió. No hemos tenido la capacidad de hacer esto, y es por eso que se creó la fundación".

En 1991, The Washington Post citó a otro fundador de NED, Allen Weinstein, quien dijo: "Mucho de lo que hacemos hoy fue hecho de manera encubierta hace 25 años por la CIA".


NED no oculta su apoyo a la "democratización" en ciertos países asiáticos, proclamando en su sitio web: "En 2017, la Fundación dio prioridad a los países de Asia... donde la NED estaba posicionada para tener el mayor impacto. Sobre la base de la estrategia de NED de años anteriores, los programas continuaron concentrándose en países clave dentro de cada subregión ”.

Voice of America entrevistó a Louisa Greve, entonces vicepresidenta de los programas de NED para Asia, Medio Oriente y África del Norte, en 2014. Dijo que la organización había estado financiando programas en Hong Kong durante aproximadamente dos décadas, con subvenciones por un total de varios millones de dólares. Greve dijo que el nivel de apoyo había sido constante durante ese período.

Voice of America afirmó que los tres socios de NED en Hong Kong fueron el Solidarity Center, con sede en EEUU, y el Hong Kong Human Rights Monitor, que recibió subvenciones de alrededor de 150.000 dólares y había estado trabajando en Hong Kong desde 1997, y el National Democratic Institute de EEUU, que tenía una subvención de 400.000 dólares.

MintPress News publicó que la financiación de NED a grupos en Hong Kong en realidad se remonta a 1994, con HKHRM recibiendo más de 1.9 millones de dólares entre 1995 y 2013.

El sitio web del NED muestra que otorgó 155.000 dólares a Solidarity Center y $ 200,000 al National Democratic Institute para trabajar en Hong Kong, y 90.000 dólares al Hong Kong Justice Center en 2018. El National Democratic Institute recibió 650.000 dólares de 2016 a 2017, y Solidarity Center 459,865 dólares de 2015 a 2017.


A través del trabajo de sus tres socios en Hong Kong, NED ha mantenido estrechas relaciones con otros grupos en la región.

Un episodio de The News, con Rick Sanchez, en el canal de televisión RT de Rusia, reveló en julio que seis organizaciones están recibiendo dinero y trabajando con NED. Son el HK Institute of Human Resource Management, la HK Confederation of Trade Unions, la HK Journalists Association, el Civic Party, el Labor Party y el Democratic Party, cuyo presidente fundador es Martin Lee.

Todos ellos miembros del Civil Human Rights Front [Frente Civil de Derechos Humanos], una coalición de los medios de comunicación de Hong Kong, incluido el South China Morning Post y el Hong Kong Free Press que, digamos, es el organizador de las manifestaciones en contra de la ley de extradición.


En una entrevista en el programa DEFCON 3de Fox News, en 2014, Michael Pillsbury, miembro del Hudson Institute, dijo que Estados Unidos tiene cierta influencia sobre asuntos políticos en Hong Kong.


"También hemos financiado con millones de dólares programas a través del National Endowment for Democracy... así que, en ese sentido, la acusación china (de que Estados Unidos jugó un papel en las protestas de Hong Kong) no es totalmente falsa...", dijo.

Es inconcebible que los organizadores de las protestas actuales de Hong Kong desconozcan los lazos de la NED con algunos de los miembros de la coalición. En su entrevista con VOA en 2014, Greve dijo que los activistas conocían los riesgos de trabajar con socios de NED, "pero aún así, sostienen que 'la cooperación internacional es legítima'".

En marzo, el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, se reunió con Anson Chan y los legisladores de la oposición Charles Mok y Dennis Kwok en Washington.



Dos meses después, Lee visitó los Estados Unidos y se reunió con el Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo y participó en un evento organizado por NED.



A principios del mes pasado, Lai se reunió con políticos estadounidenses como Pence, Pompeo, el asesor de seguridad nacional John Bolton y algunos senadores republicanos.

La misma secuencia de eventos ocurrió en el movimiento ilegal Occupy Central en 2014.

Lee y Chan discutieron planes para Occupy Central con Greve en Washington en abril de 2014, y le informaron sobre el movimiento, sus actores clave, su agenda y sus demandas.


Dos días después, Martin Lee y Anson Chan se reunieron con el entonces vicepresidente estadounidense Joe Biden.


NED es descrita por el historiador estadounidense William Blum como una organización que a menudo hace exactamente lo contrario de lo que su nombre implica, nunca ha cesado en su intromisión global. Utiliza la democracia como herramienta de para avivar las "revoluciones de color" en todo el mundo.


El South China Morning Post, la National Endowment for Democracy aporta más de 170 millones de dólares cada año a "sindicatos, facciones políticas, clubes de estudiantes, grupos cívicos y otras organizaciones".

En la década de 1980, financió "fuerzas democráticas" en Checoslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria para agitar el "cambio de régimen", según informe del Washington Post de 1991.

Más recientemente, ha tratado de influir en las elecciones en Mongolia, Albania, Bulgaria y Eslovaquia y ha construido "movimientos contra Rusia en ... Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Serbia, Kosovo y Bosnia-Herzegovina", según Stephen Kinzer, un especialista en asuntos internacionales y públicos de la Brown University, quien dijo que la organización debería llamarse más apropiadamente el "Fondo Nacional para Atacar la Democracia". NED también ha dado dinero a "grupos cívicos" en las regiones autónomas de China Xinjiang Uygur y Tibet para sabotear la estabilidad de la región.


Zhang Guoqing, experto de la Academia China de Ciencias Sociales, declaró a Global People que, NED es experta en la planificación de "revoluciones de color" en todo el mundo, especialmente en Asia Central, Oriente Medio y América del Sur. Este tipo de "revoluciones" se ha convertido en una importante herramienta política para el intervencionismo y los “cambios de régimen” de Estados Unidos, dijo Zhang. Estados Unidos afirma estar salvaguardando la democracia en todo el mundo, pero de hecho, está llevando la desestabilización a los países señalados como su objetivo a expensas de los contribuyentes estadounidenses.
________________________________________________

Artículos relacionados

15 agosto, 2019

Pablo Sepúlveda Allende responde al fraudulento Informe de Michelle Bachelet


En el siguiente vídeo, Pablo Sepúlveda Allende describe las razones por las que considera el informe de Michelle Bachelet un Informe parcializado, deshonesto, cobarde y peligroso para Venezuela.




__________________________________________________


Venezuela. 70 objeciones al nefasto Informe Bachelet / Viceministro para la Comunicación Internacional y movimientos sociales denuncian parcialidad del informe sobre Derechos Humanos.
http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/07/05/venezuela-70-objeciones-al-nefasto-informe-bachelet-viceministro-para-la-comunicacion-internacional-y-movimientos-sociales-denuncian-parcialidad-del-informe-sobre-derechos-humanos/

13 agosto, 2019

Human Rights Watch, una máquina de propaganda desde la guerra fría a la guerra «contra el terrorismo»




Juanlu González

Considerada como una de las más importantes ONG mundiales en el ámbito de la protección de los derechos humanos, Human Rights Watch (en adelante HRW) es también el arquetipo perfecto que define a las grandes multinacionales del humanitarismo internacional. En efecto, bastará un somero análisis usando fuentes de la propia organización y de la prensa corporativa convencional para mostrar un entramado de puertas giratorias con el gobierno de EEUU y la OTAN, vínculos con el sionismo internacional o con el ubicuo Soros. Nos mostrará igualmente el origen de su esperpéntica rusofobia y la auténtica obsesión profesada contra los gobiernos de la izquierda latinoamericana. Y es que HRW, tiene de todo y de lo peor que una ONG de derechos humanos podría mostrar a la opinión pública.

El germen de Human Rights Watch fue el Helsinki Watch, una tapadera nacida en 1978 para apoyar a la disidencia dentro del bloque soviético, so pretexto de vigilar el cumplimiento de los acuerdos de Helsinki firmados en 1975. Concebido pues como un instrumento de la propaganda norteamericana y occidental en plena guerra fría, en 1988 adoptó definitivamente el nombre que posee en la actualidad. Su fundador y primer presidente fue Robert L. Bernstein, un judío sionista norteamericano, propietario de una de las mayores editoriales del mundo, Random House, que utilizó como instrumento para fabricar la imagen en occidente de disidentes anticomunistas.

Pero Bernstein no era el único sionista implicado en estos menesteres, ya vimos un caso similar con Amnistía internacional. Elliott Abrams, el criminal de guerra encargado por Trump para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro, describe que, a nivel general, “el movimiento global de derechos humanos fue producto de judíos” aunque yerra estrepitosa y deliberadamente, al afirmar que lo hicieron “motivados por la necesidad de encontrar un refugio para sus asediados pueblos”, obviando un desfase de fechas de bastantes decenas de años de diferencia.

Otra conexión recurrente de este tipo de organizaciones encubiertas se establece con el gobierno de Estados Unidos, más concretamente con el Departamento de Estado. Sin embargo, de entre todas ellas, HRW se lleva la palma. La relación es tan íntima que en 2014, los premios Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel y Mairead Maguire, junto con ex miembros de la ONU y académicos de EEUU y Canadá, denunciaron que HRW carece de la independencia de la que tanto alardea la ONG, ya que sus principales directivos tienen relación con el gobierno de EEUU, el Partido Demócrata e incluso con la mismísima y poco humanitaria CIA (la Agencia Central de Inteligencia). También habría que sumar a esta denuncia sobre cantera de directivos de Human Rights Watch a la OTAN, la organización bélica responsable de centenares de miles de muertes, que ha colocado al socialista español Javier Solana, Secretario General de la OTAN de 1995 a 1999, carnicero de Yugoslavia y artífice de los bombardeos ilegales contra la población civil de aquel país. Cuesta creer cómo alguien que debería ser juzgado por crímenes de guerra, se incorpore en 2011 a la Junta Directiva de HRW y que haya sido acogido con tanto orgullo en la propia página de la organización.


Tampoco falta en la ecuación de esta multinacional, un oscuro personaje que pulula invariablemente en todos estos chiringuitos-pantalla de la política exterior del gobierno norteamericano, fundamentalmente cuando gobierna el ala demócrata, y del sionismo internacional. Nos referimos, obviamente a George Soros. Y no, no se trata de ejercer de conspiranoico, ni de dar carnaza para ser tildado como tal (aunque personalmente comparta con Balzac, la idea de que todo poder es una conspiración permanente). Si nos vamos a la propia página de la ONG, como recogen también la mayoría de medios de comunicación, veremos que en 2010 Soros donó a HRW la nada desdeñable cantidad de 100 millones de dólares para ayudar a la internacionalización de la organización. Pero el famoso especulador rusófobo no es sólo el máximo financiador de la asociación. Como no podía ser de otra manera, Soros forma parte del elenco de miembros del Comité Consultivo de Human Rights Watch, como así queda constatado en el site oficial en su versión norteamericana.

Con esta plantilla de dirigentes y financiadores creo que nadie podría extrañarse del cometido real de esta ONG. Como no podría ser de otra manera, forma parte del entramado mediático de la política exterior norteamericana. No obstante, sus estrechas relaciones con los demócratas le dejan cierto margen para la crítica a EEUU, e incluso a Israel, que le permiten sostener cierta pátina de credibilidad ante una opinión pública cada vez peor informada o deliberadamente malinformada.

Aunque HRW hace gala de no recibir dinero de gobiernos como el norteamericano, sí que acepta dinero de las multinacionales del país y sus fundaciones asociadas, de la banca y de las grandes corporaciones de la comunicación. Sin embargo, esas contribuciones no son filantrópicas, todo lo contrario, suelen ser finalistas, esto es, pagan por informes a medida sobre temas o regiones concretos que pertenecen a la agenda de los donantes. De esta manera, la mayor parte del presupuesto de la ONG permanece así cautivo, lo que convierte a esta organización en poco más que un grupo de mercenarios políticos al servicio de sus patronos.

Es cierto que hay cierto sesgo diferencial entre cada una de las delegaciones que componen HRW a nivel mundial. Por ejemplo, el grupo para América Latina está enfocado de manera obsesiva contra Venezuela, Nicaragua o Cuba, no en vano su dirigencia está muy vinculada a la gusanera de Miami, mientras que el norteamericano se permite mostrar la mínima «progresía» atribuible a la corriente demócrata del establishment. En general, la coordinación con la política exterior norteamericana es total, e incluso se permiten hacer de hooligans del Departamento de Estado cuando creen que son excesivamente suaves en sus planteamientos.

Uno de los mas escandalosos episodios lo vimos cuando Barak Obama se disponía a atacar Siria en 2013 como respuesta a un supuesto ataque químico orquestado desde occidente como un atentado de bandera falsa. En aquel momento, Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW comentó en Twitter:

Si Obama decide atacar a Siria, ¿se conformará con el simbolismo o hará algo que ayudará a proteger a la población civil?”

No se puede ser más cínico, pedir ataques no simbólicos equivale a demandar una intervención a gran escala con, seguramente, miles o centenares de miles de muertos a los que se privará del mas importante de los derechos humanos, el derecho a la vida.

Algo parecido ha sucedido más recientemente con Nicaragua, otra nación atacada por las hordas del imperio, usando a mercenarios apoyados desde el exterior y todo el poder de fuego de los medios de comunicación mundiales, las ONGs humanitarias e incluso el movimiento pseudofeminista liberal manejado por los títeres de Soros. Pues bien, HRW, descontenta con la supuesta tibieza del gobierno norteamericano hacia el país centroamericano, no dudaba en presionarlo para que ampliase el programa de sanciones económicas, tal y como reconocieron medios de comunicación de todo el mundo.

De Cuba ni hablemos. ¿Cómo una ONG humanitaria no ha sido aún capaz de condenar el bloqueo de alimentos y medicinas al pueblo cubano, como hacen cada año la inmensa mayoría de países de la ONU? Algo parecido ocurre con Venezuela, los informes teledirigidos de la sicaria Bachelet son un cuento para niños al lado de los que lleva años redactando la delegación de Latinoamérica de HRW.

Pero no queda ahí la cosa, su ADN rusófobo de la Guerra Fría perdura en el tiempo y se manifiesta de cuando en cuando con total virulencia aún a pesar del devenir de los años. Pero lo peor son las formas que utilizan para construir su burda propaganda manipuladora. En 2015, un diario alemán destapó el maloliente uso propagandístico por parte de HRW de una fotografía manipulada. La imagen representaba el dolor de una mujer rusa por la supuesta represión de las políticas de Putin. Sin embargo, en realidad, la foto estaba tomada en Ucrania, más concretamente en Odessa un año antes, justo cuando los neonazis ucranianos —que llegaron al poder tras el golpe de estado promovido, entre otros por EEUU o por el mismísimo Soros—, incendiaron la Casa de los Sindicatos y asesinaron impunemente a decenas de personas allí refugiadas.

No queda espacio para la duda. Cuando oigamos las siguientes declaraciones de los portavoces de HRW, cuando presenten su próximo informe, pensemos en quiénes son, de dónde vienen, quiénes los pagan… y a quien sirven.

——————————————————————————————
(Artículo aparecido en Bitsrojiverdes.org, el 4 de agosto de 2019)

"Nosotros no obedecemos ordenes de Estados Unidos" - Fidel Castro




FIDEL CASTRO EN CARACAS





CUBA ANTES DE LA REVOLUCIÓN



12 agosto, 2019

Consejo a Trump: “No juegue a las damas con los grandes maestros del ajedrez” — Habib Ahmadzadeh





MPN-NEWS07/08/2019
Traducción del inglés: Arrezafe

Querido presidente Trump,

En un reciente Tweet, usted afirmó que "los iraníes nunca ganaron una guerra, pero nunca perdieron una negociación". Como ciudadano del mundo y veterano de la guerra Irán-Iraq de 1980-1988, tengo experiencia de primera mano con la amargura de la guerra, y algunas sugerencias y respuestas para usted.

En primer lugar, le aconsejaría que no use las palabras triunfo y ganar en referencia a la guerra, especialmente desde una perspectiva estadounidense. La historia estadounidense está llena de amargas experiencias y de guerras perdidas. Vietnam, Iraq, Afganistán, Siria e incluso su implicación en Yemen, en ninguna de estas horribles intervenciones han alcanzado sus objetivos.

Debería usted reconocer que el primer paso en cualquier combate es entender al adversario. Como experimentado veterano de guerra iraní, le sugiero que estudie la cultura y la historia de una antigua civilización como es la de Irán. Los iraníes, esos que, según usted, viven en una "nación terrorista", estamos orgullosos de que en los últimos 250 años nunca hayamos iniciado una guerra. Estamos orgullosos de no haber invadido, entrometido ni oprimido nunca a otras naciones, ni a nuestros vecinos, ni en respuesta a las agresiones de nuestros enemigos.

No obstante, hay una delicada diferencia en la sofisticada cultura de Irán que nos separa de usted y de su hawkish #Bteam [belicoso # equipo B]: Bolton, Bin Salman y Bibi Netanyahu. La principal diferencia es la visión que cada uno tenemos de la guerra. Para nosotros, la guerra no es una opción, nunca elegimos ir a la guerra, solo respondemos a ella.

En 1915, durante la Primera Guerra Mundial, Rais Ali Delvary, un joven de un pequeño pueblo cercano al Golfo Pérsico, reunió a un grupo para defender el país de los invasores británicos. Detuvieron a los intrusos que violaron la neutralidad de Irán durante la guerra. El lema de Rais Ali en aquel momento todavía es aplicable hoy. “Estamos en esta guerra no para apropiarnos del capital y los bienes de los invasores; estamos en esta guerra para salvar nuestro capital y nuestros bienes de su amenazante pérdida”. Así es como definimos perder y ganar en una guerra. Rais Ali y su gente ganaron esa guerra, como lo hicieron sus discípulos casi un siglo después, y lo volverán a hacer si es necesario.

Señor Presidente, Irán nunca ha iniciado una guerra. Irán nunca se ha apoderado de los recursos de otras naciones con el fin de obtener riqueza y beneficio para sí mismo, pero Irán, por supuesto, ha defendido y defenderá firmemente sus posesiones, recursos, vida e identidad. Irán lo ha hecho a lo largo de sus cuatro mil años de historia y lo volverá a hacer si es necesario. Rais Ali y su equipo lo hicieron en 1915. Mi generación lo hizo en 1980-88 cuando todo el mundo apoyaba y ayudaba al dictador iraquí Saddam Hussain, durante esos terribles ocho años de guerra los iraníes sacrificamos todo para defender a nuestra nación.

Ante la mirada del mundo, Saddam Hussain arrojó bombas y utilizó armas químicas contra civiles. Finalmente, no pudo tomar ni una pulgada de nuestro país. Los iraníes se convirtieron en un solo cuerpo en defensa de nuestros hogares y familias.

Perdimos cientos de miles de vidas preciosas. Hasta el día de hoy, los iraníes, a pesar de nuestras diferencias, estamos orgullosos de los ocho años que pasamos defendiendo a nuestro país. La pérdida de tantas vidas fue una tragedia terrible que la nación aún llora. Sin embargo, nos mantuvimos firmes y salvamos nuestro país. Irán sigue siendo Irán. No perdimos ni una pulgada de terreno.

Sr. Presidente, en nuestro léxico, el que comienza una guerra es el único perdedor. El que planea robar la felicidad, la vida y el bienestar de los demás es el verdadero perdedor.

La guerra no es asunto nuestro, pero las negociaciones y la diplomacia sí lo son. La guerra no es nuestro propósito. La paz es nuestra misión. La paz es nuestra filosofía en la vida, y tiene usted razón, la diplomacia es nuestro arte.

Irán ha demostrado su dominio en el arte de la diplomacia. La diplomacia, el autodominio y la paciencia son atributos que no se pueden lograr con miles de millones de dólares invertidos en armas. Los aliados de los Estados Unidos en la región, incluidos Bin-Salman de Arabia Saudita y Bibi Netanhayu de Israel, pueden dar testimonio de ello. Han gastado muchos miles de millones de dólares en ventas de armas, pero no han podido dominar Irán.

Tenga en cuenta, señor presidente, que sus amigos en el #Bteam [equipo B] lo están empujando al mismo atolladero que crearon con Iraq. En su desesperación, ahora han atado de manos a nuestro maestro en diplomacia, el ministro de Relaciones Exteriores, Javad Zarif, imponiéndole sanciones. Ya deberían haber aprendido la lección: podrán atar las manos de nuestros maestros de ajedrez, pero encontraremos otras formas de mover los peones y los caballos. Y un último consejo: no juegue usted a las damas con los grandes maestros del ajedrez.

Sinceramente,

Habib Ahmadzadeh