25 marzo, 2015

Los corderos van al matadero. Pero al menos no votan por el matarife que los sacrificará ni por el burgués que se los comerá.

Anselm Jappe 
de su libro Crédito a muerte 

Una primera condición para restablecer la perspectiva del actuar es romper definitiva y claramente con toda «política» en el sentido institucional. Hoy la única «política» posible es la separación radical del mundo de la política y sus instituciones, de la representación y la delegación, para inventar en su lugar nuevas formas de intervención directa. En este contexto, resulta de lo más inútil discutir con gente que todavía quiere votar. Quienes, casi ciento cuarenta años después de la introducción del sufragio universal, todavía se precipitan hacia las urnas, sólo merecen las palabras que ya pronunciara Octave Mirbeau(1) en 1888, o Albert Libertad(2) en 1906. La conquista del sufragio universal fue uno de los grandes combates de la izquierda histórica. El votante de derechas, sin embargo, no es tan tonto: en ocasiones obtiene lo poco que espera de sus candidatos, incluso al margen de todo programa electoral (por ejemplo, la tolerancia con respecto a la evasión fiscal y la violaciones del derecho del trabajo). Sus representantes no le traicionan demasiado; y el votante que vota únicamente por el candidato que va a contratar a su hijo u obtener grandes subvenciones para los campesinos de su cantón es, finalmente, el votante más racional. Mucho más imbécil es el votante de izquierdas: aunque jamás ha obtenido aquello por lo que vota, persiste. No obtiene ni el gran cambio ni las sobras. Se deja arrullar por simples promesas. Por eso, los votantes de Berlusconi en Italia no tienen nada de bobos; no están simplemente seducidos por sus cadenas de televisión, como quieren hacer pensar sus adversarios. Han logrado ventajas limitadas pero reales de su gobierno (y sobre todo de su "dejar hacer"). Pero votar todavía a la izquierda cuando ya ha estado en el gobierno –aquí no podemos más que darle la razón a Mirbeau– entra dentro de lo patológico. 

El rechazo a la política así concebida no es producto de un gusto estetizante por el extremismo. Frente a la regresión antropológica que nos amenaza, apelar al Parlamento se asemeja a la tentativa de calmar un huracán con una procesión. Las únicas propuestas «realistas» –en el sentido de que podrían desviar de forma efectiva el curso de las cosas– son del tipo: abolición inmediata, a partir de mañana, de toda la televisión. ¿Pero acaso existe un partido en el mundo que osaría hacer suyo semejante programa? ¿Qué medidas se han adoptado en las últimas décadas para obstaculizar verdaderamente el avance de la barbarie? Se responderá que unos pequeños pasos valen más que nada. ¿Pero dónde se han dado tales pasos? Hace treinta años, los más valientes proponían instaurar una jornada sin televisión por semana. Hoy hay accesibles centenares de cadenas. Si no ha podido hacerse nada para impedir un deterioro continuo, significa que los objetivos y los métodos eran erróneos y hay que volver a pensar todo de nuevo. Y cae por su propio peso que esto no podrá hacerse tratando al público con contemplaciones, ni poniéndolo por la televisión. 

(1) «Una cosa que me asombra prodigiosamente –me atrevería a decir que estoy estupefacto– es que en el momento científico en que estoy escribiendo, tras las innumerables experiencias y los escándalos periodísticos, pueda todavía existir en nuestra querida Francia […] un votante, un solo votante, ese animal irracional, inorgánico, alucinante, que consiente abandonar sus negocios, sus ilusiones o sus placeres, para votar a favor de alguien o de algo. Si se piensa un solo momento, ¿no está ese sorprendente fenómeno hecho para despistar a los filósofos más sutiles y confundir la razón? ¿Dónde está ese Balzac que nos ofrezca la psicología del votante moderno? ¿Y el Charcot que nos explique la anatomía y mentalidades de ese demente incurable? […] Ha votado ayer y votará mañana y siempre. Los corderos van al matadero. No se dicen nada ni esperan nada. Pero al menos no votan por el matarife que los sacrificará ni por el burgués que se los comerá. Más bestia que las bestias, más borreguil que los borregos, el votante designa a su matarife y elige a su burgués. Ha hecho revoluciones para conquistar ese derecho. […] Así que, vuelve a tu casa, buen hombre, y ponte en huelga contra el sufragio universal». (Publicado en Le Figaro del 28 de noviembre de 1888).

Ciento veinte años después de este llamamiento a la «huelga de los electores», todavía es posible, y necesario, repetir los mismos argumentos. Salvo por algunos nombres, se podría imprimir el texto del que están extraídas estas líneas y distribuirlo como una octavilla; nadie se apercibiría de que no está escrito hoy, sino en los comienzos de la Tercera República. Visiblemente, en el transcurso de más de un siglo, los votantes no han aprendido nada. Este hecho, ciertamente, no resulta nada alentador. 

(2) «El criminal es el votante […] Eres el elector, el votante, el que acepta lo que hay; aquel que, mediante la papeleta de voto, sanciona todas sus miserias; aquel que, al votar, consagra todas sus servidumbres. […] Eres un peligro para todos nosotros, hombres libres, anarquistas. Eres un peligro igual que los tiranos, que los amos a los que te entregas, que eliges, a los que apoyas, a los que alimentas, que proteges con tus bayonetas, que defiendes con la fuerza bruta, que exaltas con tu ignorancia, que legalizas con tus papeletas de voto y que nos impones por tu imbecilidad. […] ú eres el Soberano, al que se adula y engaña. Te encandilan los discursos. Los carteles te atrapan; te encantan las bobadas y las fruslerías: sigue satisfecho mientras esperas que te fusilen en las colonias y que te masacren en las fronteras a la sombra de tu bandera. [...] Si candidatos hambrientos de mandatos y ahítos de simplezas, te cepillan el espinazo y la grupa de tu autocracia de papel; si te embriagas con el incienso y las promesas que vierten sobre ti los que siempre te han traicionado, te engañan y te venderán mañana; es que tú mismo te pareces a ellos. […] ¡Vamos, vota! Ten confianza en tus mandatarios, cree en tus elegidos. Pero deja de quejarte. Los yugos que soportas, eres tú quien te los impones. Los crímenes por los que sufres, eres tú quien los cometes. Tú eres el amo, tú el criminal e, ironía, eres tú también el esclavo y la víctima». Ver A.Libertad, Marsella, Agone, 2006.

3 comentarios :

  1. El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra ¿no?. Pues así estamos. Si vas a votar, evidentemente, le das fuerza al sistema, al Estado burgués, a ver quien administra la barbarie, tu esclavitud.
    La televisión, la publicidad que transmiten unos valores decadentes, alienantes, consumistas... Cocaína pura al cerebro para drogar y aniquilar el pensamiento y ponerse de rodillas ante la ideología dominante, la que nos destruye... Vota y Obedece. Vota y sé un buen patriota y a partirte el espinazo para los mismos que matan tu libertad a golpe de látigo...
    Saludos libertarios

    ResponderEliminar
  2. En el caso reciente de Andalucía, los votantes de izquierda están tan podridos como los señoritos a los que votan, están comprados y casi siempre por miseria, pero al P$oE le sigue funcionando.
    El texto creo que representa lo que tantas veces tantos de nosotros denunciamos e intentamos que alguien entienda, pero creo que no se trata de entenderlo o creerlo, sino de preferir aquello de pan para hoy, aun sabiendo lo que habrá mañana.

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que tiré la toalla. El que quiere hacer cosas las hace y al que no se le puede dar la tabarra todo el día. Tenemos que centrarnos en nosotros. Así de simple.
    El que esté organizado no es que viva en una nube rosa, pero está más cubierto ante abusos de todo tipo. El que no le esté ya sabe, al bar o a ver la tele mientras pierde la casa o el curro. No quieren cambiar, no van a cambiar hasta que les suceda algún evento iluminador. No va a ser un panfleto.
    Tenemos que centrarnos en nosotros mismos, propaganda por los hechos, y crear organizaciones fuertes para que cuando estén preparados tengan algún lugar al que acudir, porque la información está ahí.
    Salud!

    ResponderEliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.