08 enero, 2016

De la obediencia - Alexandra David-Neel



La obediencia es la muerte. Cada instante en que el hombre se somete a una voluntad extraña es un instante arrancado a su propia vida.

Cuando el individuo se ve obligado a efectuar un pacto contrario a su deseo o se ve impedido para actuar de acuerdo con su necesidad, deja de vivir su propia vida y, mientras que el que manda aumenta su poder vital gracias a la fuerza de los que se le someten, aquel que obedece se aniquila, se ve absorbido por una personalidad extraña; ya no es más que fuerza mecánica, herramienta al servicio del amo.

Cuando se trata de la autoridad ejercida por un hombre sobre otros hombres, por un soberano déspota sobre sus súbditos, por un patrón sobre sus obreros, por un señor sobre sus criados, enseguida se comprende que esta personalidad emplea la vida de quienes se le someten para dar satisfacción a sus placeres, a sus necesidades o a sus intereses: o sea, para el embellecimiento y la ampliación de su propia vida en prejuicio de la de los demás.
Alexandra David-Neel

9 comentarios :

  1. Todo eso forma parte del pasado y está superado. Ahora el individuo no es forzado, es engañado para que actúe de la forma que el amo o el sistema desea que lo haga, pero de forma que parezca que ha sido una elección personal y libre, ¡es extraordinario! somos esclavos felices de poderlo ser y luchamos por que nos permitan seguir siéndolo.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, pero tampoco es bueno generalizar, aunque sólo sea por cuantas personas y colectivos luchan y que no son precisamente felices.

      Salud!

      Eliminar
  2. Yo, al contrario de lo que dice Piedra, sé historias que son UN CALCO al filme "Los Santos Inocentes", de gente que aguantan todas las judiadas que sus jefes o dueños de la empresa les hagan y no quieren ni por casualidad oír la palabra "sindicato", ni se interesan en ello y si por casualidad, porque se ven muy,muy,muy apretad@s y tienen hijos que les asesoran y les facilitan el camino, lo hacen una vez, enseguida abandonan. En tales historias se oye DE TODO, incluso no tener derecho más que a 15 días de vacaciones, en la estación que se dicte, QUE NO SE COBRAN y ello implica sobrecargar de trabajo a quienes continúan trabajando porque no se contrata a más personal... y encima los muy cretinos, votando al PP.

    Y pensar que yo me creía que la película era un hipérbole... ¡¡¡y es LITERAL!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que olvidar que la esclavitud es una lacra global que en muchos países es peor aún de lo que ningún film pueda reflejar.

      Eliminar
    2. Claro que es global. Me preguntaron una vez qué es para mí la felicidad, y respondí que para mí, es no tener que aguantar las exigencias ni las humillaciones de jefes/jefas o encargados/encargadas y tener suficiente tiempo para dedicarme a hacer las actividades que realmente me gustan. Si alguien está justo en todo lo contrario de lo que yo expreso... para mí, eso es no tener felicidad. Y no solo en los países empobrecidos, sino que aquí en España o el estado español, hay gente que vive de esa manera, ya sea de forma continuada, temporal o esporádica.

      Eliminar
  3. Ya desde que se nace se forma al individuo para esclavo y, ahí está, toda la maquinaria estatal y capitalista en funcionamiento para que así sea.
    La obediencia es la muerte, efectivamente, por eso vivimos en sociedades de muertos vivientes...
    Salud Loam!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monstruosidades tales como el "pecado original" (eterna culpa, eterna deuda) nos dan ya una idea clara de las malas artes con que el Poder nos quiere arrodillar incluso antes de nacer. Al sistema hay que negarlo y vencerlo primero en nuestra mente, de ahí la dificultad para vencerlo también fuera de ella: son multitud quienes creen en él.

      Salud Ángel!

      Eliminar
  4. Todavía me acuerdo de las palabras de aquel cura: "obedecer es amar". Maldito hijodelagranputa. A los pocos días dejé el trabajo. Me sentí realmente humillado, peor, estúpido. Después pensé en que nos lo llevan haciendo desde hace milenios.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Obedecer es amar"... Qué listillo este siervo del "Señor". Verdaderamente no merece otra respuesta que esa: Maldito hijodelagranputa!

      Salud!

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.