14 octubre, 2014

Cajero automático



8 comentarios :

  1. Thomas Jefferson, personaje que está a las antípodas de mi pensamiento político, ya lo dijo bien claro a principios del siglo XIX...
    "Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron"...
    Saludos libertarios

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en este caso, estamos totalmente de acuerdo. Los politicos se creen que gobiernan en su corralito, viven ajenos a la realidad, criados en las juventudes de sus partidos correspondientes, tienen una vision adulterada del pais. le dejo un texto que lo define muy bien.

    Paso a menudo por la carrera de San Jerónimo, caminando por la acera opuesta a las Cortes, y a veces coincido con la salida de los diputados del Congreso. Hay coches oficiales con sus conductores y escoltas, periodistas dando los últimos canutazos junto a la verja, y un tropel de individuos de ambos sexos, encorbatados ellos y peripuestas ellas, saliendo del recinto con los aires que pueden ustedes imaginar. No identifico a casi ninguno, y apenas veo los telediarios; pero al pájaro se le conoce por la cagada. Van pavoneándose graves, importantes, seguros de su papel en los destinos de España, camino del coche o del restaurante donde seguirán trazando líneas maestras de la política nacional y periférica. No pocos salen arrogantes y sobrados como estrellas de la tele, con trajes a medida, zapatos caros y maneras afectadas de nuevos ricos. Oportunistas advenedizos que cada mañana se miran al espejo para comprobar que están despiertos y celebrar su buena suerte. Diputados, nada menos. Sin tener, algunos, el bachillerato. Ni haber trabajado en su vida. Desconociendo lo que es madrugar para fichar a las nueve de la mañana, o buscar curro fuera de la protección del partido político al que se afiliaron sabiamente desde jovencitos. Sin miedo a la cola del paro.Sin escrúpulos y sin vergüenza. Y en cada ocasión, cuando me cruzo con ese desfile insultante, con ese espectáculo de prepotencia absurda, experimento un intenso desagrado; un malestar íntimo, hecho de indignación y desprecio. No es un acto reflexivo, como digo. Sólo visceral. Desprovisto de razón. Un estallido de cólera interior. Las ganas de acercarme a cualquiera de ellos y ciscarme en su puta madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poder y corrupción son sinónimos. Esa arrogancia que el texto señala, se torna violencia en decretos y comisarías. El Estado no sirve a sus administrados, los utiliza para perpetuarse.

      Eliminar
  3. Recuerdo esta frase o parrafada de Jefferson, toda una premonición. En cuanto a la seguna viñeta, es como en Catalunya, con el hamster de la consulta. Dios! que pecado hemos cometido....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Pecado" de pasividad (no de ellos, que corren a Suiza que se las pelan).

      Eliminar
  4. En vez de Tarjeta Black tendría que ser la Fuck! El caso Bankia-Sareb, que es el mismo caso y son muchos otros, como el Banesto, demuestra como los ejecutivos no tienen ni la más puta idea de lo que están haciendo. Tienen una intuición y tiran millas. Ven una caja, hacen una cláusula y le echan mano. En serio, por más que lo vendan, ni puta idea.
    En cuanto a la segunda viñeta yo me imagino al janster saltando y haciendo el mismo recorrido verso Francia, escapando de este infierno de majaras que se ha hecho inevitable.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, un infierno de majaras. Aunque no tan majaras cuando de echarle mano a la pasta se trata.

      Salud!

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.