14 septiembre, 2016

Guy Debord / David Plunkert


El espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizada por imágenes.


El espectáculo se presenta como una enorme positividad indiscutible e inaccesible. No dice más que “lo que aparece es bueno, lo que es bueno aparece”. La actitud que exige por principio es esta aceptación pasiva que ya ha obtenido de hecho por su forma de aparecer sin réplica, por su monopolio de la apariencia.


A medida que la necesidad es soñada socialmente el sueño se hace necesario. El espectáculo es la pesadilla de la sociedad moderna encadenada que no expresa finalmente más que su deseo de dormir. El espectáculo es el guardián de este sueño.


El espectáculo es el discurso ininterrumpido que el orden presente mantiene consigo mismo, su monólogo elogioso. Es el autorretrato del poder en la época de su gestión totalitaria de las condiciones de existencia. La apariencia fetichista de pura objetividad en las relaciones espectaculares esconde su índole de relación entre hombres y entre clases: una segunda naturaleza parece dominar nuestro entorno con sus leyes fatales. Pero el espectáculo no es ese producto necesario del desarrollo técnico considerado como desarrollo natural. La sociedad del espectáculo es por el contrario la forma que elige su propio contenido técnico. 
Aunque el espectáculo, tomado bajo su aspecto restringido de “medios de comunicación de masa”, que son su manifestación superficial más abrumadora, parece invadir la sociedad como simple instrumentación, ésta no es nada neutra en realidad, sino la misma que conviene a su automovimiento total. Si las necesidades sociales de la época donde se desarrollan tales técnicas no pueden ser satisfechas sino por su mediación, si la administración de esta sociedad y todo contacto entre los hombres ya no pueden ejercerse si no es por intermedio de este poder de comunicación instantánea, es porque esta “comunicación” es esencialmente unilateral; de forma que su concentración vuelve a acumular en las manos de la administración del sistema existente los medios que le permiten continuar esta administración determinada. La escisión generalizada del espectáculo es inseparable del Estado moderno, es decir, de la forma general de la escisión en la sociedad, producto de la división del trabajo social y órgano de la dominación de clase.


Con la separación generalizada del trabajador y de su producto se pierde todo punto de vista unitario sobre la actividad realizada, toda comunicación personal directa entre los productores. A medida que aumentan la acumulación de productos separados y la concentración del proceso productivo la unidad y la comunicación llegan a ser el atributo exclusivo de la dirección del sistema. El éxito del sistema económico de la separación es la proletarización del mundo.


El espectáculo reúne lo separado, pero lo reúne en tanto que separado.


La alienación del espectador en beneficio del objeto contemplado (que es el resultado de su propia actividad inconsciente) se expresa así: cuanto más contempla menos vive; cuanto más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad menos comprende su propia existencia y su propio deseo. La exterioridad del espectáculo respecto del hombre activo se manifiesta en que sus propios gestos ya no son suyos, sino de otro que lo representa. Por eso el espectador no encuentra su lugar en ninguna parte, porque el espectáculo está en todas.


El trabajador no se produce a sí mismo, produce un poder independiente. El éxito de esta producción, su abundancia, vuelve al productor como abundancia de la desposesión. Todo el tiempo y el espacio de su mundo se le vuelven extraños con la acumulación de sus productos alienados. El espectáculo es el mapa de este nuevo mundo, mapa que recubre exactamente su territorio. Las mismas fuerzas que se nos han escapado se nos muestran en todo su poderío.


El espectáculo es el capital en un grado tal de acumulación que se transforma en imagen.


Mientras la realización cada vez más instalada de la alienación capitalista a todos los niveles hace cada vez más difícil a los trabajadores reconocer y nombrar su propia miseria, los pone en la alternativa de rechazar la totalidad de su miseria o nada, la organización revolucionaria ha debido aprender que no puede ya combatir la alienación bajo formas alienadas.




citas extraídas de: La sociedad del espectáculo, Guy Debord
ilustraciones: David Plunkert

10 comentarios :

  1. Lo que no consigue ser adoctrinamiento es ocio, pero de cualquier modo siempre están presentes en nuestra vida, para controlarla y dirigirla.
    Por supuesto, porque nosotros lo permitimos,siendo parte de ese espectáculo, ya sea actuando como masa o simples receptores/consumidores.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "...cuanto más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad menos comprende su propia existencia y su propio deseo". Y esto que señala Debord ocurre, desgraciadamente, en todos los ámbitos por igual, ya se trate del trabajo o del ocio.

      Salud!

      Eliminar
  2. Fomentar la crítica del espectáculo, ese es el camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que, en definitiva, es fomentar la crítica del capitalismo.

      Eliminar
  3. De acuerdo con Piedra. Si nosotros estamos inmersos...
    Las ilustraciones, como en la película Metrópolis, de F Lang. Buenísimas. Gracias por compartir. Una lectura olvidada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El capitalismo abarca ya el planeta entero, eso que llaman "globalización. Imposible sustraerse a esa realidad, pero hay que combatirla, como el preso combate la cárcel. Gracias a ti por comentar.

      Eliminar
  4. El ocio que vivimos es un ocio capitalista, malsano, de vencedores y vencidos, de estrellitas y especulaciones. De obsesiones por las marcas y por el cuerpo. Y sueños truncados. Muchos.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo ni principalmente el ocio, toda la "realidad" social está mediatizada por el espectáculo.

      Salud!

      Eliminar
  5. Aquí un post sobre el turismo como parte del ocio: http://culturayanarquismo.blogspot.co.uk/2016/09/superando-el-turismo.html
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leído, estoy suscrito a al blog, y estoy de acuerdo con cuanto en ese artículo se expone. Pero el turismo es una parte (grande, por cierto) de la gigantesca industria del ocio y la "cultura". Vivimos inmersos en un régimen cuyas normas vienen impuestas por el mercado, es decir, por el capitalismo.

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.