29 septiembre, 2016

DESTINO – Agustín García Calvo


El caso es llegar cuanto antes.
Ése es el lema que preside los manejos del Régimen y su propaganda: lo más visible, en el traslado de cosas y personas, autopistas cada vez más lisas para velocidades cada vez más estupendas de automóviles personales, ferrocarriles sumisos al mismo ideal y trenes de Alta Velocidad y Madrid-Valladolid en 2 horas, hora y ½, 1 hora, ½ hora, compitiendo con los aviones supersónicos, etcétera, pero eso de que todo se subordine al ideal supremo de llegar al destino en el menos tiempo posible es algo que se impone y manifiesta igual en las otras faenas, trámites y negocios a que se ha reducido lo que se llamaba vidas de la gente: me basta tocar esta tecla para que a los honestos lectores les surjan de sus penas cotidianas ejemplos a montones.

El destino se come al camino: ésa es la cuestión. Vean cómo, en aviones, trenes o autobuses, dando por supuesto que el tiempo del trayecto está vacío, proceden a llenarlo cerrando las ventanillas y entreteniendo al personal con vídeos de películas que corren en otro tiempo, mientras se pasa sin sentir el de los viajeros y ni se enteran por dónde van pasando; pero véanlo igualmente en la manera en que las vidas se convierten, año por año, hora a hora, en preparaciones para la futura (al fin, lo mismo que la Iglesia mandaba antaño) con oposiciones, exámenes, bodas programadas, proyectos y presupuestos, y cómo a los más jóvenes se les propone como ideal supremo el de que tengan un futuro.

Así el futuro va tragándose las vidas. Cierto que el fin último, la muerte de cada uno, pretenden, al revés, aplazársela más y más, alargar la esperanza de vida, como dicen; pero es una mentira hueca: la vida ya se la han birlado, la muerte ya se la han ido administrando a lo largo de sus años; y, para quedarse muerto como un muerto, no hace falta andarse yendo a morir mañana.

9 comentarios :

  1. Un espléndido texto de García Calvo, breve pero muy denso, cada frase es un pensamiento que invita a penetrar en él, a recorrer sus diversas capas... texto para leer y releer... lo propio de los clásicos...

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Una espléndida cebolla en la que cada capa la alberga por entero. Como bien apuntas, lo propio de los clásicos. Lo de "labrarse un futuro" sigue siendo, capitalismo mediante, una consigna tristemente vigente.

      Salud!

      Eliminar
  2. hanx...vi..renk...del...valles....9/29/2016

    Saludos, me ha recordado (tangencialmente) la siguiente historia:

    http://www.alfiekohn.org/article/case-grades/

    A student asked his Zen master how long it would take to reach enlightenment. “Ten years,” the master said. But, the student persisted, what if he studied very hard? “Then 20 years,” the master responded. Surprised, the student asked how long it would take if he worked very, veryhard and became the most dedicated student in the Ashram. “In that case, 30 years,” the master replied. His explanation: “If you have one eye on how close you are to achieving your goal, that leaves only one eye for your task.”

    Mi traduccion (Un estudiante le preguntó a maestro Zen cuanto tardaria en llegar a la iluminacion/sabiduria. Diez anyos, le dijo. Pero, el estudiante pregunto otra vez que pasaria si estudiaba todavia mas duro. 20 anyos le dijo el maestro.
    Sorprendido el estudiante le pregunto otra vez, si trabajaba todavia con mas esfuerzo siendo el estudiante mas aplicado. 30 anyos, en ese caso, le dijo el maestro. Su explicacion: si tienes un ojo preocupado en saber la distancia a tu objetivo, eso solo te deja un ojo en tu tarea/camino)

    Alguien conoce algun cuento/historia/narrativa donde todos los numeros desaparecen?

    (El problema de ese cuento es que no se habla de la sabiduria colectiva/comunitaria, pero pal caso sirve, supongo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si nuestro propósito es el de caminar, nuestro objetivo no puede permanecer fijo ni inalterable. Ese es la moraleja que yo extraigo de la historia que nos relatas.

      ¿Una historia en la que todos los números desaparecen?... Si tal historia existe, probablemente haya sido escrita por Borges. Tal vez “El milagro secreto”.

      Salud!

      Eliminar
  3. Este texto expresa en pocas palabras algo que mi discurso machacón viene diciendo desde hace años. Lo comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este mundo está muy necesitado de una buena dosis de ataraxia.

      Eliminar
  4. Hay quien asegura que hace siglos la esperanza de vida era menor; Además de no ser del todo cierto, la diferencia es que en otro tiempo la vida se vivía a pesar de las penurias que tampoco eran tantas como pintan para convencernos de que vivimos en el mejor de los mundos.
    Hay un audio muy bueno de KOAM (intentando la utopía) reflexionando sobre lo mismo, cuando en México se quejaban por la subida del billete de metro.

    Nuestra vida es ir del trabajo a casa, de allí al bar/fútbol/tienda y repetirlo hasta que muramos, los desplazamientos cada vez son más largos y se deben hacer muy rápidos para producir más o gastar antes, que triste.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de la "duración" de la vida... Acaso la medida sea aplicable a la existencia, a la cosa, a lo abstracto e inerte, pero ¿a la vida?

      “-Tu país debe ser algo lento –le indica la Reina Roja-. Aquí, tienes que correr a toda velocidad para poder permanecer en el mismo lugar, y si quieres desplazarte a otro…¡Entonces debes correr el doble de prisa!” "Lo cierto es que Lewis Carroll en “Alicia detrás del espejo” nos sugirió los mecanismos básicos de cualquier sistema dinámico. Pensemos por ejemplo en nuestro planeta, si se detuviera lo más probable es que terminara siendo atraído hacia el sol. Desaparecería."

      Salud!

      Eliminar
  5. Me he comido más horas viajando que trabajando. Al final no he llegado a ningún lugar. Es el sino del Sísifo moderno bajo el yugo del capital.
    Salud!

    ResponderEliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.