18 abril, 2015

La matanza de la Universidad de Kent (Ohio) - 4 mayo 1970



Uno de los crímenes mas impactantes y desconocidos de la historia de EEUU fue perpetrado por los soldados de la Guardia Nacional el lunes 4 de Mayo de 1970. 


Ese día cuatro estudiantes de la universidad estatal de Kent fueron abatidos por disparos de las tropas de los EEUU.

En 1970 la primera legislatura de Richard Nixon estaba en su segundo año y el presidente había prometido durante la campaña electoral de 1968 poner fin a la intervención militar estadounidense en Vietnam antes de el fin de su mandato; sin embargo, la implicación de Laos y Camboya en el conflicto no solo prolongó la guerra, sino que, a raíz de este acontecimiento, el gobierno de Nixon decidió incrementar el número de acciones militares en el sureste asiático y, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, se llevaron a cabo los impopulares sorteos de reclutamiento. 

Estas medidas, sumadas al aumento del numero de bajas militares y civiles en el conflicto, sensibilizaron en contra de la guerra a la población de EEUU, en especial a la comunidad universitaria, la cual no tardó en mostrar su descontento convocando varias manifestaciones pacifistas en las universidades de todo el país. 

El jueves 30 de Abril el presidente Nixon anuncia por televisión el inicio de una incursión militar al interior del territorio de Camboya.

Durante los días siguientes los estudiantes de la universidad de Kent se reunieron en asambleas públicas para organizar las protestas contra la política de Nixon. Los manifestantes estaban furiosos y en los días 1, 2 y 3 de Mayo se perpetraron algunos destrozos y saqueos en comercios locales. 

Después de esto, los rumores sobre disturbios entre estudiantes y policías se propagaron rápidamente por la localidad de Kent y sus alrededores, creando un clima de inseguridad.

La falta de efectivos policiales llevó al alcalde de Kent, Leroy Satrom, a solicitar la ayuda de la Guardia Nacional para reforzar a las fuerzas de seguridad locales; su principal cometido seria disolver los grupos de estudiantes y bandas juveniles que protestaban en el centro de la ciudad y el área universitaria. 

Aunque el numero de manifestantes era elevado, por lo general no se registraron demasiados disturbios y saqueos; aun así, el gobernador de Ohio, James A. Rodees, decidió tomar el mando de todas las fuerzas policiales y militares con el fin de sofocar las protestas lo antes posible.

El lunes 4 de Mayo se convocó una protesta en el Campus del Commons. 

Las autoridades locales la prohibieron, pero, pese a ello, antes del mediodía unos 2000 estudiantes se concentraron en torno al campanario del Campus (lugar donde se celebraban eventos deportivos de la universidad) y tres compañías de la Guardia Nacional fueron movilizadas con el fin de disolver la manifestación. 

En un principio, la policía intentó dialogar con los estudiantes; ante la negativa de estos a disolverse, se dió orden a la Guardia Nacional de utilizar gases lacrimógenos contra la multitud. 

Un cambio inesperado en la dirección del viento alejó el gas lacrimógeno de los estudiantes, que tomaron los botes de gas y los lanzaron contra los soldados.

Los militares tuvieron que utilizar mascarillas antigás para no resultar intoxicados, y este hecho suscitó mucho nerviosismo entre las tropas. 

Después de arrojar los botes de gas, algunos estudiantes empezaron también a lanzar piedras. 

El pánico se apoderó de algunos soldados, que abrieron fuego sobre la multitud; el tiroteo duró solo unos segundos; trece estudiantes fueron alcanzados por los disparos y cuatro de ellos fallecieron a causa de las heridas.


Jeffrey Glen Miller,  disparo en la boca.

Alison Krause, disparo en el pecho.

William Knox Schroeder, disparo en el pecho.

Sandra Lee Scheuer, disparo en el cuello.

A raíz de lo ocurrido, las protestas en contra de la guerra y el sentimiento anti-militarista se acrecentaron por todo Estados Unidos y 450 universidades de todo el país cerraron en dos jornadas de huelga en protesta por el matanza. 

Las manifestaciones más violentas se produjeron en Washington DC, donde 100.000 manifestantes ocasionaron graves destrozos y se enfrentaron con la policía; la situación se volvió tan tensa que el propio Nixon tuvo que ser evacuado de la Casa Blanca en dos ocasiones. 

Después del crimen de Kent el FBI inició una investigación para esclarecer los hechos, se identifico a los ocho soldados que habían abierto fuego contra los estudiantes y se concluyó que la Guardia Nacional había respondido de manera desproporcionada a la amenaza de los manifestantes. 

La autoridad militar se defendió alegando que el gobernador Rodees había tomado el mando de las fuerzas militares y había ordenado disolver a los estudiantes por todos los medios posibles. 

Los juicios por los cuatro asesinatos se prolongaron hasta 1974; ese año, el tribunal absolvió a los soldados por falta de pruebas.

En la actualidad la universidad de Kent recuerda a las victimas con actividades y marchas silenciosas organizadas cada 4 de mayo desde 1971.

Publicado 20 Febrero 2014 por Julio Vega










































































7 comentarios :

  1. algún reporte de lo charly heddo v/s lo de kenia. parece que occidente lo ve distinto. bastardos medios de comunicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los medios de "incomunicación", diría yo.

      Eliminar

  2. Los estados no se distinguen por el buen trato a sus ciudadanos, Yankilandia no podía ser una excepción.

    No conocía la historia, aunque no me sorprende, raro es el día que no descubro algo similar. ...Y lo que nos queda por descubrir y por que pase aun, porque hay quien piensa que todas estas burradas pertenecen a un pasado que ya nunca volverá; Ilusos.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto sucedió hace dos días, como quien dice. Y sin embargo, unos no lo recuerdan y otros no quieren recordarlo. Una prueba más de que, los de la guerra de Vietnam, fueron años de generalizada contestación al sistema y de violenta represión por parte de éste.
      Lo que hace que la historia se repita es la amnesia, los ilusos son hijos de la misma.

      Salud!

      Eliminar
  3. Yo veo que la potencia sin control no funciona.
    Estos chavales fueron mártires y su sacrificio no sirvió para nada. La guerra de Vietnam continuó. Los estudiantes no se organizaron, y en cuanto acabaron de estudiar y pasó el periodo de cupo se desorganizaron. La sociedad siguió disgregada al igual que sigue hoy día.
    La batalla de Hue, la de Año Nuevo o la Ofensiva de Pascua si cambiaron las cosas.
    A parte el artículo parece que achacar la agresión contra los estudiantes a soldados que se pusieron nerviosos. Esa es la verdad oficial, bastante discutible. Una patraña.
    A ver si los USA se organizan de una puta vez.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que se pusieran nerviosos, lo cual no resta un ápice de responsabilidad criminal a los autores de tan infame proceder. No se debe reprimir una manifestación, y mucho menos con la Guardia Nacional, el ejército al fin y al cabo. No debemos menospreciar los, por otra parte poco conocidos, movimientos anti-sistema que surgieron en ese período en los USA. Toda oposición deja su huella y su testimonio. Que su "sacrificio" sirva o no sirva, eso es algo que ya no depende de las víctimas, sino de nosotros.

      Salud!

      Eliminar
    2. Miquel Amorós: en 7:20

      https://youtu.be/WGBy5EJ6iC4

      Eliminar