28 abril, 2015

Misión imposible para la Unión Europea, pero no para la OTAN.

La campaña mediática orquestada por la OTAN para socorrer a los refugiados que se ahogan en el Mediterráneo sólo es el preludio de una intervención militar en Libia. En realidad, a la alianza atlántica no le interesa la suerte de los refugiados y la prueba es que nadie habla de los migrantes que se embarcan en Turquía. 
Manlio Dinucci señala la planificación de la OTAN.


«Identificación, captura y destrucción sistemática de las embarcaciones utilizadas por los traficantes de personas, desmantelamiento de sus redes, confiscación de sus bienes.» Esa es la tarea de la misión PESD (Política Europea de Seguridad y Defensa) que debe preparar la Alta Representante de la Unión Europea, Federica Mogherini.

La tarea está clara. Lo que está por saber es cómo realizarla. Y es inútil compararla con otras misiones, como la misión Atalanta, oficialmente dirigida contra la piratería en el área del Cuerno africano con la participación de la marina de guerra italiana. En esta última, desarrollada en el Océano Índico, el objetivo era impedir que frágiles embarcaciones, con unos pocos individuos armados a bordo, fuesen utilizadas para asaltar barcos mercantes. En el Mediterráneo, el objetivo sería detectar y destruir embarcaciones en los puertos libios antes de que los traficantes de personas lleguen a utilizarlas… o capturarlas si ya están en alta mar.

 Primer problema: ¿Cómo diferenciar, mientras están en puerto, las embarcaciones de los traficantes de personas y las embarcaciones que realmente se usan en el comercio y la pesca?
 
Segundo problema: admitiendo que algún drone o satélite permita identificar una embarcación de traficantes de personas cuando aún está en puerto, ¿cómo destruirla? ¿Con un drone portador de misiles, como el drone estadounidense que mató a un cooperante italiano en Pakistán, o con un cazabombardero Eurofighter Typhoon, que provocará una masacre de civiles? ¿Con fuerzas especiales que desembarcarían de noche desde un submarino y que tendrán que enfrentar la resistencia de milicias armadas? Y si la embarcación se hace a la mar cargada de refugiados, ¿cómo bloquearla con un navío de guerra sin provocar una masacre?
 
Tercer problema: ¿Cómo desmantelar la red de traficantes de personas sin enviar fuerzas militares al territorio libio?

A falta de respuesta a esos problemas, la misión PESD, anunciada a bombo y platillo, ha de convertirse en una «Armada Brancaleone» condenada al fracaso.

Pero quizás sea precisamente ese el objetivo.

Si la misión PESD acaba metiéndose en dificultades, la OTAN está lista a «socorrer» a la Unión Europea. En febrero pasado, el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg advirtió en Roma que «el deterioro de la situación en Libia podría traducirse en nuevas amenazas contra la seguridad europea» y que «la OTAN debe estar lista para defender a cualquiera de sus aliados ante esas amenazas». Así, anunció que a partir de 2016 comenzará a funcionar en Sigonella (Italia) el nuevo sistema AGS (Alliance Ground Surveillance) que permitirá vigilar, con drones Global Hawk y por otros medios, todo el territorio que va desde el norte de África hasta el Medio Oriente para prestar apoyo a las operaciones de la OTAN, fundamentalmente a las de la «Fuerza de Respuesta».

El primer ensayo será en Libia, donde «la situación está fuera de control», según dijo Stoltenberg, sin mencionar que fue precisamente la OTAN quien destruyó el Estado libio pero afirmando que «la OTAN está dispuesta a apoyar a las autoridades libias».

La misión PESD es por lo tanto el preludio de una nueva operación de la OTAN, operación que se justificará invocando la hecatombe de refugiados en el Mediterráneo para crear un estado de opinión favorable a una intervención militar directa en Libia. ¿Y por qué no organizando un desembarco de cooperantes y humanitarios, transmitido por televisión al mundo entero, en el marco de una «iniciativa humanitaria extraordinaria» que, en vista del caos reinante en el país, tendría que desarrollarse bajo la «protección» de los militares.

El verdadero objetivo de tal operación sería crear en Libia una cabeza de playa ocupando las zonas costeras más importantes, no sólo por sus recursos energéticos sino por su posición geográfica entre el Mediterráneo, África y el Medio Oriente.

vía 


5 comentarios :

  1. De la UE criminal y de esa organización terrorista internacional de la OTAN habría que salirse... La bestia capitalista y sus "democracias liberales" es lo que buscan el saqueo de los recursos naturales y la esclavitud humana a mayor gloria del beneficio económico genocida. Libia, Siria, Yemen, Afganistán la lista de la infamia es interminable...
    Salud Loam

    ResponderEliminar
  2. Es bestial como dominan al mundo y sus habitantes ante la pasividad de quienes se sienten dueños de los ejércitos que lo hacen; Que equivocados están/(estamos).

    A los que intenten escapar del horror de la guerra, de los crímenes, las violaciones, los asesinatos... los van a masacrar en nombre de la seguridad y la democracia, para variar.
    Y encima primero los van a acusar de terroristas, de traficantes, de mafiosos ¡ELLOS!
    -¿Y cuando nos toque a nosotros, tendremos claro que si intentamos escapar de la muerte nos asesinarán por terroristas?

    Salud!

    ResponderEliminar
  3. Estoy harta de que la masa borreguil no diga algo tan elemental como que no quiere que el ejército se meta a hacer proselitismo en las aulas, HARTA. El diablo dice que "tenemos lo que nos merecemos" y el diablo, aunque sea malo TIENE RAZÓN.Las masas no ponen de su parte, y sé de qué hablo.HARTA.

    ResponderEliminar
  4. me queda claro que la otan es el brazo armado de la UE.....lo siento por Libia, pero van por ese país.

    ResponderEliminar
  5. Buen artículo, estuve a punto de postearlo. Si al mismo le unimos este otro de Red Voltaire que supongo que habrás leido http://www.voltairenet.org/article187416.html tenemos un cuadro aún más preciso. USA no solo planta sus cuarteles si no que desestabiliza los gobiernos y absorbe el beneficio por ósmosis. Lo hicieron en los 20 últimos años en todos los países conquistados.
    Europa, como cualquier otro territorio dominado se sume en el caos y la corrupción. Resiste el norte, pero no sabemos por cuanto tiempo. Los PIGS estamos perdidos. La única solución es la organización al margen.
    Salud!

    ResponderEliminar