09 mayo, 2015

Memoria - 19 de junio de 1986 Matanza de los penales de Lima, Perú.

"En la madrugada del 18, los detenidos de los penales de El Frontón, Lurigancho y Santa Bárbara, en Lima, se amotinan y toman rehenes. El consejo de ministros y el presidente Alan García deciden encargar al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas la restauración del orden. En Santa Bárbara -cárcel de mujeres- interviene la Guardia Republicana. Las rehenes son liberadas. Hay dos reclusas muertas. En Lurigancho intervienen el Ejército y la Guardia Republicana. Al amanecer del 19 un rehén es liberado. Los ciento veinticuatro reclusos -según el informe oficial- son fusilados después de rendirse. En el Frontón, la operación se encomienda a la Marina, que bombardea el Pabellón Azul durante todo el día. Sobreviven treinta internos, que se rinden. Eran alrededor de doscientos detenidos. En todo el proceso se impide el acceso a las autoridades civiles: jueces, fiscales, directores de penales. Tampoco la prensa." 


Las cárceles están totalmente hacinadas, está es la única vista que tengo del lugar, porque fotos interiores es muy difícil conseguirlas.
Los que no tienen dinero para comprar alimentos, tiene que salir a buscar comida a los basurales.
Se escucharon algunas explosiones.
Los familiares aguardaban alguna noticia de sus hijos, esposos o hermanos.
Un joven muerto de un balazo es retirado por medio  de una soga, muchos creían que todavía podían salvarlo.
fotos: Yanina Patricio

2 comentarios :

  1. Pobres encerrados por los que sirven a los ricos, seguramente por quejarse de ser pobres.
    Nadie se acordará de ellos, ni de los millones de ahora; Si están en la cárcel "es porque se lo merecen", "algo habrán hecho", es lo que repiten otros pobres mientras están libres (mientras creen estarlo).

    Hay varios libros escritos por presos que pienso que todo el mundo debería leer, pero es algo demasiado lejano para la "gente de bien".

    Las prisiones solo albergan pobres, el que la población permita su existencia es el mayor signo del triunfo del fascismo dominante.

    Salud! abajo los muros de todas las prisiones.

    ResponderEliminar
  2. qué hijos de puta! y cobardes y míseros y verdaderos criminales!

    en las cárceles vive el aullido y aunque estuvieran cautivos y amurallados y silenciados y en minoría y sin armas, su motín, por un instante, destruyó todas las paredes y cadenas! y llegó a todos las estrellas.....

    que el infinito los vele
    y que bajen sus espiritos a infectar a esos verdugos
    y que acudamos a las prisiones, porque sólo desde allí, podremos salir de la nuestra

    ResponderEliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.