30 enero, 2015

Tu doble.

A partir de tu nacimiento, inadvertidamente, un doble te ha ido sustituyendo. Vivo o muerto, ese doble es lo único que le interesa al Estado, que le impone una identidad donde queda confinado: nº de DNI, nacionalidad, nombre de pila, profesión, estado civil, etc. ¿Tú?, tú no cuentas mas que para alimentar a ese doble o, como mucho, imitarlo, para seguirlo como se sigue fielmente a un despótico dios o a un miserable tirano. Tú no cuentas mas que para obedecerlo cuando él trabaja, descansa, copula o consume tal y como se lo han ordenado. Tú no cuentas. Es tu doble programado el que establece esas que crees tus prioridades, el que calcula y decide qué es erróneo y qué es correcto. Él impone su proyecto, el calendario y esos que crees tus conceptos. No te educaron, a ti nada más nacer, ya te dieron por muerto. Lo educaron a él, a tu doble adoctrinado, sumiso, obediente... recto.

Loam


29 enero, 2015

Los golpes de Estado.

 Ahora, los golpes de Estado son cotidianos, financieros... "democráticos". 
Para que todo siga igual excepto la igualdad.


28 enero, 2015

Acción llevada a cabo por CNT-AIT Almería en contra de la "Ley Mordaza" y en solidaridad con los últimos casos de represión y criminalización al movimiento libertario y la clase trabajadora.



Acción llevada a cabo por CNT-AIT Almería en contra de la "Ley Mordaza" y en solidaridad con los últimos casos de represión y criminalización al movimiento libertario y la clase trabajadora.

Nada nuevo bajo el cielo. Han precarizado nuestra vida hasta flexibilizar insoportablemente nuestra cotidianidad que a poco que se manifieste una mínima respuesta, solo se les ocurre atacarnos frontalmente. Nosotros, sabemos que se debe al miedo. Que es el miedo que nos tienen, lo que les motiva a actuar así. Es una vieja receta. Como lo es el liberalizarlo todo. Pero no nos confundamos, la Ley Mordaza es una tentativa de aniquilación aún mayor que todo tipo de desobediencia. Quieren legislar y por ende condenar todo lo condenable. Acuerdo de máximos diríamos. Nosotros, queremos preguntar: ¿algo estarán haciendo mal cuando la única solución que plantean es la sanción y el castigo? Sabemos de sobra que no van a parar hasta que todos los contratos sean por minutos, no existan despidos, la movilidad sea de miles de kilómetros, todo el tinglado público este desmantelado y un largo etcétera, pero el problema es que cada día ese nosotros que conoce lo que están haciendo es mayor. Por eso decimos: NO a la "Ley Mordaza", ¡¡el que mucho miedo tiene, mucho malo ha hecho!!
La represión ha tomado nombre, entre otros, y como siempre, en lo libertario, lo anarquista. Los anárquicos teníamos que recibir nuestra ración de represión brutal y de criminalización. Ya tocaba. Cada pocos meses algunas compañeras y compañeros deben ser vapuleados y privados de libertad. Nuestra idea pisoteada. Al grito: “que vienen los anarquistas”, han montado la enésima estratagema contra nosotros/as. Pero el #yotambiénsoyanarquista del “Caso Pandora” se escuchará cien mil veces más y con más fuerza. El efecto Pandora es el efecto anárquico.
También, destacamos una persecución infame, una investigación que solo demuestra la falta de pudor, que acaba con el encarcelamiento de Alfon, con un juicio farsa y la criminalización de él y por extensión de toda la clase obrera que representa el compañero.
¡Basta de juicios farsa! ¡Basta de persecución a la clase obrera! ¡Alfon libertad!


English synthesis:

Action taken by CNT-AIT Almería against the "gag law" and in solidarity with recent cases of repression and criminalization of the libertarian movement and the working class.
Every few months some comrades are beaten and detained. 
Enough of sham trials! Stop the persecution of the working class! Alfon freedom!

27 enero, 2015

Por qué Rusia ya no teme a Occidente

por Ben Judah

Occidente parpadea incrédulo: Vladimir Putin acaba de invadir Ucrania. Los diplomáticos alemanes, los eurócratas franceses y los expertos norteamericanos, todos están pasmados. ¿Por qué ha elegido Rusia jugarse a la ruleta sus billonarios lazos en dólares con Occidente? Los dirigentes occidentales están estupefactos porque no han caído en la cuenta de que los propietarios de Rusia ya no respetan a los europeos como solían antaño tras la Guerra Fría. 

Rusia cree que Occidente ya no es una alianza de cruzados. Rusia cree que hoy en Occidente va todo de dinero. Los secuaces de Putin saben esto por experiencia personal. Los gobernantes de Rusia han ido comprándose Europa durante años. Tienen mansiones y apartamentos de lujo del West End de Londres a la Costa Azul francesa. Sus hijos están seguros en internados británicos y escuelas de señoritas suizas. Y su dinero está a buen recaudo en bancos austriacos y paraísos fiscales británicos. El círculo más cercano a Putin ya no le tiene miedo al establishment europeo. Antaño se los imaginaban a todos ellos en el MI6 [el Servicio de Inteligencia británico]. Ahora tienen más conocimientos. Han visto de primera mano qué serviles se vuelven los aristócratas y magnates empresariales occidentales cuando están en juego sus millones. Ahora los consideran hipócritas: son las mismas élites europeas que les ayudan a ocultar sus fortunas. 

En otro tiempo los poderosos rusos escuchaban cuando las embajadas europeas emitían comunicados en los que denunciaban la barroca corrupción de las empresas estatales rusas. Pero ya no. Porque saben perfectamente que son los banqueros, hombres de negocios y  abogados europeos los que les hacen el trabajo sucio de colocarles los réditos de la corrupción en escondrijos que van de las Antillas Holandesas a las Islas Vírgenes británicas. No estamos hablando de mucho dinero. Estamos hablando de muchísimo dinero. Nada menos que el Banco central de Putin ha estimado que dos tercios de los 56.000 millones de dólares que salieron de Rusia se pueden conectar con actividades ilegales. Delitos como sobornos, dinero procedente del narcotráfico o de la evasión fiscal.

Este es el dinero al que los banqueros ingleses más finolis le extienden la alfombra roja en Londres. Detrás de la corrupción europea, lo que Rusia ve es la debilidad norteamericana. El Kremlin no cree que los países europeos –con la excepción de Alemania– sean verdaderamente independientes de los Estados Unidos. Los ve como estados clientelares a los que Washington podría hoy obligar, como hizo antaño durante la Guerra Fría, a no hacer negocios con el Kremlin. Cuando Rusia ve que España, Italia, Grecia y Portugal compiten unas con otras por hacer de mejor socio comercial de Rusia dentro de la UE (a cambio de no mencionar los derechos humanos) , observan que el control norteamericano sobre Europa va disolviéndose lentamente. En Moscú, Rusia nota la debilidad norteamericana en el Moscú de las embajadas. 

Tiempo ha, el Kremlin tenía miedo de que una aventura exterior pudiera desencadenar sanciones económicas, como las de la Guerra Fría, allí donde más le duele: con la prohibición de exportaciones de piezas vitales para su industria petrolífera, o quedarse incluso sin acceso al sector bancario occidental. Ahora ya no. Rusia ve una Norteamérica distraída: la jugada ucraniana de Putin ha conmocionado al estamento de la política exterior norteamericana. Prefieren hablar de China o participar en conversaciones de paz entre israelíes y palestinos. Rusia ve a Norteamérica vulnerable: en Afganistán, en Siria y en Irán, a unos Estados Unidos que necesitan desesperadamente apoyo ruso para seguir enviando suministros, albergar cualquier conferencia de paz o aplicar sus sanciones. 

Moscú no está nervioso. Las élites de Rusia se han retratado de manera abrumadora: todo lo que tienen por más querido se guarda hoy bajo siete llaves en propiedades y cuentas bancarias europeas. En teoría, esto los hace más vulnerables. Con una repentina avalancha de investigaciones sobre blanqueo de dinero y denegación de visados, la UE podría apartarles de sus riquezas. Pero han visto resistirse una y otra vez a los gobiernos europeos a cualquier cosa ni remotamente parecido a la Ley Magnitsky norteamericana, que prohíbe la entrada a los Estados Unidos a un puñado de funcionarios-delincuentes. Todo esto le ha dado confianza a Putin, mucha confianza en que las élites europeas se preocupan más por hacer dinero que por enfrentársele. Las pruebas están a la vista. Después de que las fuerzas de ataque rusas llegaran a las afueras de Tiflis, la capital de Georgia, en 2008, hubo declaraciones y bravatas, pero ni un chirrido acerca de los miles de millones rusos. 

Después de que la oposición rusa acabara en el banquillo de las farsas judiciales, llegaron cartas de la Unión Europea mostrando su preocupación, pero tampoco se dijo esta vez ni palabra de los miles de millones de Rusia. El Kremlin cree hoy conocer el secreto inconfesable de Europa. El Kremlin piensa que conoce el establishment europeo al dedillo. Los sombríos hombres que dirigen la Rusia de Putin se ven a sí mismos como políticos soviéticos de hoy. Todavía en los años 80 la URSS hablaba de marxismo internacional, pero ya no creía en ello. Hoy en día, piensa Rusia, Bruselas habla de derechos humanos, pero ya no cree en ellos. Europa es gestionada por una élite con la moralidad de un hedge fund: hacer dinero a toda costa y llevárselo a un paraíso fiscal. 

Ben Judah, periodista y perspicaz experto en Rusia, es autor de Fragile Empire: How Russia Fell In And Out Of Love With Vladimir Putin.(Yale (University Press, 2013) y miembro del European Council on Foreign Relations. Corresponsal en Moscú de ISN Security Watch, de la International Relations and Security Network, con sede en Zurich, algunos de sus mejores artículos sobre Rusia pueden leerse en: www.opendemocracy.net
Traducción para www.sinpermiso.info: Antón Lucas 
Fuente: www.politico.com, 2 de marzo de 2014

26 enero, 2015

"Eran lúmpenes, gentuza de clase más baja que la nuestra." Pablo Iglesias



Dicen ser grandes patriotas...

"Dicen ser grandes patriotas, pero destruirían todas y cada una de las libertades garantizadas por la Constitución. Exigen libertad de mercado, pero son los portavoces de los intereses establecidos por los monopolios. Su objetivo final, hacia el cual todas sus argucias se dirigen, es el de secuestrar el poder político de tal manera que, utilizando los poderes del Estado y del mercado simultáneamente, puedan mantener indefinidamente sometido al pueblo." 


“Su método es el de envenenar los medios de comunicación. Para el fascista, el problema nunca es cómo transmitir la verdad al pueblo, sino cómo manipularla para mejor engañarlo con el fin de obtener más poder, político y económico".

Henry Wallace

25 enero, 2015

Diógenes despierto


A quienes se inquietaban por sus sueños, Diógenes les reprochaba que descuidaran lo que hacían despiertos y se preocuparan en cambio tanto de lo que imaginaban dormidos.

22 enero, 2015

Davos: Reunión anual de parásitos



Falta un día para que los parásitos más ricos del mundo (1.500 líderes empresariales y 40 jefes de Estado) se reúnan a discutir la mejor manera de enriquecerse aún más, la mejor manera de ordeñar al mundo, la mejor manera de aumentar el expolio de los recursos del planeta, y todo a mayor gloria de su ilimitada codicia. Sí, para los saqueadores del planeta es el momento de los banqueros y los banquetes, el momento Davos, el momento del Foro Económico Mundial.

El 24 de Enero  vendrán de todas partes del mundo exhibiendo sus lujosas pompas, los poderosos magnates corporativos, los multimillonarios, los parásitos mimados de la industria, los representantes de la mafia financiera, los expertos políticos de dos caras, los jefes de Estado y, en fin, todos los miembros de esa masa pútrida que se alimenta del sudor de la gente común.

Esperarán que creamos que todo este placentero frenesí es para nuestro beneficio, que están abordando el problema de como erradicar la pobreza de la mejor manera posible y de cómo compartir su rapiñeada riqueza con la gente común. Claro está que, quien crea eso es probable que todavía crea en Santa Claus. Lo que ese arroyo de mierda que son los medios de comunicación vomitarán de este festival de la indulgencia, cuatro estrellas Michelín, será el habitual patrón de los mitos, ilusiones y mentiras que manan de la oligarquía. Se nos dirá que, entre el tintineo de las copas de champán, se estarán esforzando por resolver las desigualdades del mundo. Cuando en realidad lo único que van a hacer es tratar de allanar cualquier obstáculo en su camino hacia una mayor explotación del planeta y de su gente.

Ah! qué día glorioso sería si pudiéramos convertir Davos en un inmenso retrete por el que arrojar a toda esta mierda millonaria y tirar de la cadena.


21 enero, 2015

Lo que pasa es que por el momento no se atreven a llamarlo por su nombre.

“La prensa, tan habladora en el asunto de las ratas, no decía nada. Porque las ratas mueren en la calle y los hombres en sus cuartos y los periódicos sólo se ocupan de la calle. Pero la prefectura y la municipalidad empezaron a preguntarse qué había que hacer. Mientras cada médico no tuvo conocimiento más que de dos o tres casos nadie pensó en moverse. Al fin, bastó que a alguno se le ocurriese hacer la suma. La suma era aterradora. En unos cuantos días los casos mortales se multiplicaron y se hizo evidente para los que se ocupaban de este mal curioso que se trataba de una verdadera epidemia. Este fue el momento que escogió Castel, un colega de Rieux de mucha más edad que él para ir a verle.
-Naturalmente, usted sabe lo que es esto, Rieux.
-Espero el resultado de los análisis.
-Yo lo sé y no necesito análisis. He hecho parte de mi carrera en China y he visto algunos casos en París, hace unos veintitantos años. Lo que pasa es que por el momento no se atreven a llamarlo por su nombre. La opinión pública es sagrada: nada de pánico, sobre todo nada de pánico.
Y además, como decía un colega: "Es imposible, todo el mundo sabe que ha desaparecido de Occidente." Sí, todo el mundo lo sabe, excepto los muertos. Vamos, Rieux usted sabe tan bien como yo lo que es.”
                                                                                                  Albert Camus, La peste


19 enero, 2015

La industria armamentística española: Alta financiación sin amenaza militar.

Publicado por: Col·laboracions Barcelona 28 julio, 2014
Un reportaje de Celia Castellano Aguilera, Claudia Bañón, Carlota Alajarín, Adrian García Olivares, Noelia Carmona, Patricia Fernández
Redacción: Celia Castellano Aguilera
Material gráfico: Claudia Bañón, Carlota Alajarín, Adrian García Olivares, Noelia Carmona, Patricia Fernández



La industria armamentística de España es una parte del entramado económico que más recursos absorbe de las arcas del Estado sin amenaza militar tangible. Sin embargo, los presupuestos que se destinan a defensa no son el centro neurálgico de la preocupación de asociaciones humanitarias respecto a la compra y venta de armas, sino un conjunto de empresas financiadas por bancos que no dejan de producir y vender armas tanto al ejército español como al extranjero, siendo algunos de dichos países firmes violadores de los derechos humanos como el Estado de Israel o Afganistán. Algunas de las empresas que producen armas reciben subvenciones del Estado español y en el caso de Cataluña de la Generalitat catalana.

Situación actual del comercio de armas.

Desde mediados de los años 80, organizaciones en pro de los derechos humanos por el desarme han denunciado un comercio armamentístico poco regulado y sujeto al libre albedrío. En 1999 se consiguió la prohibición internacional de las bombas antipersona mediante el tratado de Ottawa, y en 2008 se firmó la prohibición internacional de la fabricación y comercialización de las bombas de racimo, ambas tipologías de armamento consideradas de destrucción masiva por su gran impacto contra la humanidad. En España, la empresa Maxam Explosivos, cuyo director era el actual ministro de defensa, Pedro Morenés, exigió al Estado español que la empresa fuese indemnizada con 40 millones de euros por lucro cesante aunque oficialmente no lo llegó a conseguir. No obstante, el comercio de armas sigue suscitando dudas sobre su regulación y desde 2003 la coalición Armas bajo control lucha por la aprobación de un Tratado de Comercio de Armas más restrictivo que finalmente el pasado 2013 fue ratificado en la ONU por 132 países. Aun así, el centro de estudios Justicia i Pau afirma que la legislación no es garantía de su cumplimiento.

La Posición Común sobre Exportaciones de Tecnología militar y Equipamientos aprobada por el Parlamento Europeo en 2008 establece que no se puede vender armas a países que violen derechos humanos o haya represión interna y, no obstante, España lo hace. “Suele haber entre un 10 y un 20% de la producción armamentística que no se ajusta a la ley; España ha vendido armas a Libia, a Egipto durante épocas de gran represión, a Israel, a Colombia, etc. Hace poco Alemania y España se disputaban vender unos carros de combate a Arabia Saudí”, afirma Jordi Armadans, investigador del centro de estudios pacifistas FundiPau. Según el informe Defensa, seguridad, y ocupación como negocio presentado el pasado febrero por el centro Delàs, entre 2002 y 2013, España compró al Estado de Israel, 5ª potencia militar del mundo, armas por un valor de 115,18 millones de euros y le vendió armas por un valor de 15 millones, 30 millones incluyendo el material de doble uso. Sólo en 2013 se produjeron 37 autorizaciones de exportación de armas por 5,9 millones de euros por parte de La Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y Doble Uso (JIMDDU), aunque los datos reales son bastante opacos. 

Además, España ha firmado convenios de colaboración en seguridad interna de control de la población palestina para importarlas a España. El Estado de Israel viola flagrantemente los derechos humanos con la ocupación y masacre del pueblo palestino desde 1948 llevando a cabo uno de los mayores genocidios de la historia con el beneplácito de EEUU dadas las relaciones comerciales con Israel. 

Pese al incumplimiento sistemático del derecho vigente, las organizaciones por el desarme consideran positiva la aprobación del Tratado del Comercio de Armas. No obstante, se necesitan como mínimo 50 ratificaciones de la comunidad internacional para que el documento entre en vigor y por ahora sólo 32 Estados lo han hecho. Estados Unidos ha firmado el tratado tras años de titubeos mientras que Rusia y China se han abstenido. El principal avance del tratado es que obligará a los países firmantes a promulgar una ley de regulación nacional, algo no demasiado común. “El tratado obligará a los estados a crear una ley nacional de regulación, cosa que España ya tiene pero otros todavía no. 2/3 partes del mundo no tienen una ley de regulación del comercio de armas. Probablemente con este tratado unos 100 países la incluirán. Por otra parte, con el presente tratado, si un país considera que las ventas de otro país firmante no están dentro de la regulación puede denunciar esta práctica”, afirma Jordi Armadans. Pese a que España presenta una regulación nacional que restringe el comercio de amas desde 2007 su inversión y dedicación presupuestaria es notable.

El gasto en armas del Estado Español. 

En un contexto de una crisis económica endémica en el que las políticas estructurales de austeridad van minando los recursos de la ciudadanía hasta llegar a un 29’5% de población bajo el umbral de la pobreza según UGT, el informe del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, La Insoportable Deuda militar de España afirma el gasto en armas de 2012 fue de 769 millones de euros. Aunque durante 2013 la inversión pública disminuyó hasta los 557 millones de euros, el ministerio de Defensa ha firmado contratos para los próximos años por valor de 30.728,51 millones de euros. La deuda militar española llegó al 1,8% del PIB en 2012 y supuso un 5,18% de los presupuestos generales del Estado. Según el informe citado, entre 1999 y 2008, la industria española de armas ha recibido 50.000 millones de euros en inversiones que no siempre están reflejados en los presupuestos de defensa sino que se ocultan en otros ministerios como el de industria. 

Para Arcadi Oliveres, economista e investigador de Justicia i Pau, las razones de un gasto tan exacerbado en armamento son tres. “La primera por inercia. El ministerio mira lo que invirtió el año anterior y lo destina con la inflación anual correspondiente aumentada. La segunda por modernización; siempre se quieren tener las armas más modernas, con más visión nocturna, más rápidas, etc. Y la tercera se da por el complejo militar industrial; es decir, la convivencia de todos aquellos que pueden ganar algo con la industria armamentística: investigadores, políticos, publicidad banqueros, etc.”, afirma el economista. 

Dentro de la aportación estatal, una de las cuestiones que más críticas suscitan es la aprobación de ayudas públicas para la Investigación y desarrollo de la industria de armas. En los Presupuestos Generales del Estado de 2014 figuran destinados 508,3 millones de euros a I+D en defensa, con un 39,7% de incremento respecto a 2013. Esta ayuda de I+D está divida en la aportación del ministerio de Defensa, de 163,2 millones, y la aportación del Ministerio de Industria de 346,6 millones actualmente. La última subvención está diseñada en forma de crédito retornable por las empresas que la reciben; no obstante, desde que comenzasen a darse estas partidas en 1997, no se ha devuelto nada de un dinero que no repercute en la sociedad civil, ya que si no se mercantilizan los bienes y servicios de armas no hay repercusión en la economía productiva, y en este caso las armas suelen ser adquiridas por el Estado. Las ayudas están recibidas en su mayor parte por el oligopolio armamentístico español: Airbus Military, Navantia, Indra y Santa Bárbara. Según Jordi Armadans, el Gobierno ayuda al entramado industrial militar porque necesita empresas viables que provengan de armas al propio ejército español para no tener que comprar al exterior. 

Sin embargo, para rentabilizar al máximo estas empresas, el Estado busca mercado exterior y a través de estos acuerdos de comercio acaba vendiendo armas sin miramientos. “En el caso español, el Estado comenzó a comprometerse con otros países a realizar compras sin dinero con qué pagarlas. Ahora mismo tenemos en España una factura de casi 30.000 millones de euros en compra de armas. Así que para pagar estos encargos armamentísticos el actual ministro de defensa pretende vender el máximo de armas que pueda para mantener estas empresas armamentísticas nacionales y también para pagar la factura de encargos internacionales. Es absurdo, vendemos armas nuestras para pagar las que hemos comprado a otros países.” afirma Armadans.

Por otro lado, entre los compradores de armas de España se encuentran zonas en conflicto o tensiones internas como partes del África Subsahariana, América Latina, u Oriente Próximo, proclives a la compra de armas. “España fabrica armas del tipo B, no son las mejores, y los países en desarrollo o sin recursos no tienen dinero para pagar las armas del tipo A, así que España se las vende a ellos aun sabiendo que cometerán violación de derechos humanos.”, afirma Arcadi Oliveres. Según Pere Ortega, España acaba de venderle material antidisturbios a Venezuela, armas a Colombia, Egipto, Arabia Saudí, Bahréin, e Israel como se ha apuntado anteriormente.

Las empresas que producen armas en España.

Según Pere Ortega, investigador del Centre Delàs d’Estudis per la Pau, actualmente el Ministerio de Defensa español tiene referenciadas en torno a las 560 empresas proveedoras de armas o servicios relacionados. No obstante, no todas proveen realmente, sino que “4 de ellas producen el 75% de toda la fabricación y las ventas: Navantia, empresa pública que fabrica los buques de guerra para ministerio, EADS-CASA, fabricante de aviones de guerra en la que el estado tiene el 4% del accionariado, Airbus Military, que produce aviones militares, General Dynamics Santa Bárbara que fabrica todos los complementos militares para el ejército de tierra, e Indra que fabrica todos los productos relacionados con la electrónica de las armas que producen las tres primeras empresas, como el sistema de tiro, empresa de la que el estado tiene el 20% de las acciones compradas a Bankia”, afirma Ortega. Junto a estas empresas, industrias como Sener, ITP la cual fabrica los motores de aviones de EADS, o GTD que está en trámites para fabricar con la francesa Nexter Systems un vehículo blindado 8×8 que utiliza el ejército francés en Afganistán, las siguen de cerca. Cabe destacar que EADS (European Aeronautic Defence and Space) es un holding internacional de empresas que en 2009 impulsó la creación de un centro de excelencia de aviones no tripulados en Jaén. El centro acogerá aviones militares conocidos como Drones, vehículos no tripulados que fueron utilizados por EEUU para hacer ataques selectivos en Afganistán y Libia entre 2008 y 2009. 

Los bancos que financian el entramado empresarial militar.

El papel de las entidades financieras es cada vez mayor. En solo un año, 26 bancos españoles han pasado de invertir 4,6 mil millones de euros en 2012 a 7,3 en 2013 según afirma el informe del Centre Delàs del pasado mes de febrero Evolución de la Banca armada en España. Entre estos bancos cabe destacar la implicación del Instituto de Crédito oficial (ICO), banco público adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad, y la Sociedad estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Según el informe del Centre Delàs, entre 2009 y 2013, los 26 bancos han invertido en fondos de inversión, acciones y bonos hasta 1,7 mil millones de euros. Por su parte, 12 de las entidades e ICO han concedido en suma créditos por un valor de 4’3 mil millones de euros entre 2005 y 2013. Este mismo informe especifica que los bancos BBVA y Banco Santander han financiado exportación de armamento italiano por 618,2 millones de euros, además de emitir pagarés y bonos de empresas armamentísticas por valor total de 614 millones de euros. 

Cabe destacar que ambas entidades son las más contributivas a empresas de armas como el holding EADS, fabricante de aviones de combate, BAE Systems, segundo contratista militar del mundo productor de los sistemas de defensa británicos, la compañía Boeing productora de aviones militares, y Maxam, fabricante de explosivos a través de su filial Expal. BBVA contribuyó con 40 millones de euros a la empresa Textron, conglomerado de empresas estadounidense que produce bombas de racimo y bombas antipersona, prohibidas internacionalmente. En total, entre 2004 y 2013, BBVA ha contribuido con 3,6 mil millones de euros a la industria armamentística y el Banco Santander con 1,7 mil millones en la misma franja temporal. Las entidades financieras implicadas en la financiación militar que les siguen de cerca son Bankia, Banca March, LiberBank, CaixaBank, Banc Sabadell, y CatalunyaCaixa que acaba de ser adquirida por BBVA.



El papel de ICO y SEPI

El instituto de Crédito Oficial ha cedido 116 millones de euros a la industria armamentística. Esta agencia financiera de índole pública miembro del Fondo Europeo de Inversiones (FEI), es la encargada de gestionar las participaciones industriales provenientes del INI, el Instituto Nacional de Industria y del Instituto Nacional de Hidrocarburos, organismos ya extintos. Su presidente es Román Escolano, director de relaciones institucionales de BBVA.

Por su parte, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, organismo público de gestión privada, ha contribuido a la industria de armas con 919,4 millones de euros. Este organismo presenta participaciones en un conglomerado de 16 empresas, el grupo SEPI, del que forman parte las empresas armamentísticas Defex, Izar (fabricante de buques militares en liquidación), y Navantia. Cabe destacar que el pasado 12 de junio, el juez Pablo Ruz decretó el ingreso en prisión para el expresidente de Defex Jose Ignacio Encinas Charro, por cohecho, blanqueo de capitales, falsedad documental, desvío de fondos de un contrato para equipar a la Policía Nacional de Angola y pertenencia a organización criminal.

Por otro lado, dentro del grupo SEPI también se encuentra la Agencia española de noticias EFE y la Corporación de Radio y Televisión Española. La sociedad mantiene adscrito el ente público de RTVE sobre el que tiene competencias de gestión no esclarecidas. El actual presidente de SEPI es Ramón Aguirre, diputado del Partido Popular, antiguo portavoz adjunto del PP y hasta 2004 presidente de ICO.

Banca extranjera en España.

La financiación de armas no se da simplemente entre bancos españoles. Según el informe Evolución de la banca armada en España, 40 entidades financieras extranjeras han invertido en armas en el Estado español. Ente 2009 y 2013 los citados invirtieron en acciones y bonos 19 mil millones de euros, mientras que entre 2005 y 2013 han concedido créditos por un valor total de 49’3 mil millones de euros. El grupo de entidades está encabezado por el banco francés Societ Generale, y los americanos Goldman Shachs, actualmente presidido por el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi, y Bank of América.

Cabe destacar que, según el estudio Don’t Bank to the bomb impulsado por la International Campaing to Abolish Nuclear Weapons (ICAN) en 2013, 298 instituciones financieras de 30 países han financiado armas nucleares, catalogadas como armas de destrucción masiva por la resolución 687 de las Naciones Unidas de 1991. El Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares de 1968 restringe su posesión a los denominados “países nuclearmente armados”, 5 miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Francia, EEUU, Gran Bretaña, Rusia, y China. Estos países no cometen por ende ningún acto delictivo al financiarse las armas nucleares ya que les está permitido mientras no las comercialicen al exterior. “Con la información que tenemos sólo podemos afirmar que BBVA y Banco Santander sí que financian armas nucleares, ya que salen en el estudio”, afirma Jordi Calvo, economista investigador del Centre Delàs. Según la memoria anual del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), ocho países del mundo controlan un arsenal de 4200 armas nucleares, estados entre los que se encuentran de forma ilegal Afganistán, India, y Pakistán. 

Campañas de desmilitarización de la banca.

Ante la proliferación de financiación de armamento, desde 2009, la ONG Setem, el Centro Delás de Estudis per la Pau y el Observatorio de la Deuda de la globalización gestionan las campañas BBVA sin armas y Banco Santander sin armas. Las organizaciones afirman haber entrado en la junta de accionistas de ambas entidades, para lo que es necesario tener participaciones, y exponer anualmente la ilegitimidad que bajo su perspectiva conlleva la financiación de armas. Según Setem, pese a la lentitud de los avances, las campañas han conseguido el desarrollo de una política de financiación de armamento inexistente hasta la fecha, ligada a la Responsabilidad Social Corporativa de las entidades. Los dos bancos, afirman no mantener contratos ni financiar actualmente empresas que bombas nucleares, armas químicas, y bombas antipersona, es decir, la tipología de armas denominada “controvertidas” por los destrozos durante la Guerra de Vietnam, Camboya, y el Líbano. No obstante, no se pronuncian sobre otros tipos de armas. BBVA además afirma no mantener tratos con países que tengan impuestos embargos de armas por parte de la comunidad internacional como Libia en 2011.

Por otro lado, la ONG Setem también gestiona la campaña Banca Limpia sin armas. Un informe de 2011 publicado por la organización de los Países Bajos Profundo Economic Research afirma que hasta 8 bancos españoles financiaron con 12 millones de euros en 2007 la producción de bombas de racimo MAT-120 por parte de la empresa española Instalaza que posteriormente utilizó el dictador libio Muammar Gadafi durante la guerra de Libia.

La compaña Banca Cívica sin armas está impulsada por Setem Navarra-Nafarroa, AA-MOC-KEM (grupo antimilitarista de Bilbao) y grupos de Irruña contra las Guerras-Palestina Eikartasuna Ekimea. Banca Cívica de la que forman parte Caja Navarra, Caja Sol, Caja Canarias, y Caja de Burgos, ocupaba el tercer lugar en el ranking de financiación de armamento según el informe de Setem Cajas de ahorro y Desarrollo en el sud. Desde 2012, Banca Cívica pertenece a CaixaBank, que ocupa según el Centro Delàs el sexto lugar de entidades financieras que contribuyen a la industria de armas.

Stop inversiones Explosivas y Coalición por la abolición de las bombas de racimo.

La campaña Stop inversiones Explosivas surgió en 2011, en el marco de la prohibición de la fabricación y comercialización de bombas de racimo por parte de la ONU en 2010 con el Tratado de Oslo. Las organizaciones españolas que forman parte de la coalición internacional Cluster Munition, Setem, FundiPau, Centre Delàs, y Plataforma per la Pau de Lloret de Mar, gestionan la campaña bajo la pretensión de que la ley incluya definidamente la prohibición de la financiación de las bombas junto a la comercialización ya que no todos los países han firmado el Tratado y se pueden estar financiando empresas extranjeras. De hecho, una de las principales demandas es que la ley española contemple que España no tome parte en operaciones militares comunes con países que sí fabriquen esta tipología de armamento.

Por su parte, la Coalición contra las bombas de racimo es una organización formada en 2003 por más de 350 organizaciones de la sociedad civil que trabajan en más de 90 países por el desarme. Su principal objetivo era y es la prohibición de las bombas de racimo, algo que consiguió llegar a acuerdo en 2008 cuando 94 países firmaron la Convención de Oslo. A partir de entonces se comenzó una campaña masiva para la ratificación de la firma que se produjo en 16 de diciembre de 2010 por 30 países.

La industria catalana de armas: Un ratón ambicioso.

La industria armamentística catalana respecto al conjunto del Estado es nimia en comparación con la industria de Madrid (60%), del País Vasco (14%), y de Andalucía (11%), según el Informe Sectorial de industria aeroespacial de 2013 elaborado por el Ayuntamiento de Barcelona. Actualmente, de las instituciones de la Generalitat catalana están intentando, con poco éxito, fomentar la industria armamentística especialmente a partir de la financiación de la aeronáutica militar.

Dentro de Cataluña, 35 empresas diseñan, fabrican componentes para armas cuyo principal comprador es el Ministerio de Defensa español. Entre 2002 y 2011, la Generalitat catalana ha dado en subvenciones 18,9 millones de euros a la industria catalana de armas, una cifra no escandalosamente alta para ser presupuestos pero dinero público que una gran parte de la población no conoce. La cifra aumenta a 62,2 millones de euros si se cuenta como fabricadora de vehículos para las fuerzas armadas a Nissan. Los datos fueron recogidos en el informe del Centre Delàs La Indústria catalana, un desig insatisfet escrito por Pere Ortega, coordinador e investigador de la institución.

Cabe destacar que de las 35 empresas la gran mayoría se dedican a fabricar vehículos, ofrecer servicios, o comparten una vertiente militar con otra civil. Una de estas empresas es Applus, dedicada a la certificación de sistemas electrónicos. El 75% de sus acciones pertenecen a Carlyle Group y el 25% a entidades financieras como BBVA i Catalunya Bank, que financian empresas de armas. Al mismo tiempo, Applus es contratista de Navantia, empresa a la que le certifica submarinos de guerra. Tras la entidad Carlyle Group se encuentra la familiar Bush, George Soros, el exsecretario de estado de los EEUU James Baker. El presidente del grupo es Olivier Sarcozy, hermano del expresidente francés Nicholas Sarcozy. Por otro lado, dentro de las empresas que sí que fabrican armas y que han sido subvencionadas por la Generalitat de Catalunya se encuentra Expal, empresa del grupo Maxam, antigua unión de explosivos. Maxam fabrica explosivos para caza en su vertiente civil y mediante Expal fabrica bombas y proyectiles. En el pasado, la industria Maxam produjo bombas de racimo y bombas antipersona.

El impulso a la aeronáutica militar de Cataluña.

Las instituciones políticas catalanas llevan desde el año 2000 intentando estructurar un complejo industrial aeronáutico en el territorio catalán. En 1999, el exalcalde de Barcelona Joan Clots impulsó una plataforma para integrar todas las empresas de aeronáutica de Cataluña, la BAIE. Su presidente es Fernando de Caralt, expresidente de Construcciones Aeronáuticas SA y de la Asociación Española de Fabricantes de Armamento y Material de Defensa y Seguridad. Entre otras actividades, Caralt es presidente de CIMSA, empresa de aeronáutica cuya producción se haya entre el 50 y el 70% destinada al sector militar según los datos del Centro Delàs. Por otro lado, junto a BAIA se creó CTAE, el Centro de Tecnología Aeroespacial, ubicado en el parque tecnológico de Cerdanyola del Vallès. Aun así, según Pere Ortega la industria militar catalana es un impulso que no llega a cuajar y el problema es mucho más global.

Alternativas a la contribución a la industria militar.

La inversión en armas en España, pese que se ha visto minada gracias a la crisis económica en occidente, sigue siendo preeminente y estable. Según Jordi Calvo, una de las principales medidas para no contribuir a la industria militar es no contratando una entidad financiera que invierta en armas, cuestión que es difícil de dilucidar por lo que la el único banco garantista es la banca ética. Este tipo de entidad financiera garantiza que no se va a invertir el dinero ciudadano en armamento entre otras actividades que puedan resultar ilegítimas o violen derechos humanos como la prostitución, el narcotráfico, etc.

Por su parte, Arcadi Oliveres considera que una de las formas básicas de contribuir a la oposición a las industrias y países armados es no pagando el equivalente de los presupuestos de defensa en la declaración de la renta. “El trámite comienza cuando coges el total de tu declaración de 2014 sobre el ejercicio de 2013, aquello que en términos de hacienda dicen cuota líquida y le aplicas un descuento del 4,49% que es el porcentaje que el ministerio de defensa tenía el año pasado sobre el gasto del estado.”, afirma Oliveres. Según el economista, ese importe que no se paga puede ir destinado a alguna ONG o similar para que cuando se presente la declaración de la renta la Agencia Tributaria vea que el motivo no es que no quieres pagar sino no pagar a defensa. Ante esta situación es posible que se pase de largo o que se imponga una sanción que se sume a la cantidad inicial que debía destinarse a defensa y si no se paga, se embarga la cuenta corriente. “Al final te quedas igual, acabas pagando. Pero los primeros objetores de conciencia que no querían ir a la mili, que la mili en aquel momento duraba un año y medio, recibían un castigo de tres años en prisión. Centenares de personas lo hicieron y gracias a que luego se reprodujo de mala manera la mili dejo de ser obligatoria. Hay que aprender que a lo largo de la historia las libertades nunca se han regalado, siempre se han conquistado.”, apunta Oliveres.

La reconversión de la industria militar, un proceso viable.

Las organizaciones como Justicia i Pau o el Centre Delàs trabajan en pro de la cultura de paz y la desmilitarización del mundo actual mediante la concienciación social. Para Arcadi Oliveres, se presenta un camino arduo respecto a la progresiva eliminación del armamento mundial pero existe un halo de esperanza que ya se ha llevado a cabo antaño: la reconversión de la industria militar en industria civil. “Al acabar la II Guerra Mundial, EEUU que había hecho grandes inversiones de carácter militar se dio cuenta de que éstas no servían para nada. El presidente Truman, el hombre que lanzó la bomba sobre Hiroshima y Nagasaki, tuvo paradójicamente una buena idea al decidir reconvertir esa industria. Una experiencia similar se dio en china, con la muerte de Mao Zedong cuando empezó con el dirigente Deng Xiaoping toda la emergencia de la nueva china, que consideró que todo ese armamento que había tenido china para luchar no servía para nada y las primeras marcas de televisión china salieron de fábricas de armamento. La tercera reconversión se produjo en Alemania del Este que estaba llena de armamento soviético. Cuando se produjo la unificación de Alemania todo eso ya no servía de nada y los ayuntamientos lo reconvirtieron de una forma esplendida. A día de hoy no queda ni una sola fábrica de este armamento. Si se quiere se puede,” concluye Oliveres.

http://lacolumna.cat/comercio-armas-espana#.VLsfadKG-So

________________________________________________________________________________

"España se ha convertido en un cliente importante para la floreciente industria armamentística israelí. Israel Aerospace Industries, por ejemplo, entregará un lote de vehículos aéreos no tripulados -o drones- a España en 2012. Conocidas como "garzas", estas máquinas de matar a control remoto han sido "probadas en combate" por Israel en los ataques a Gaza durante el invierno. Según las investigaciones realizadas por observadores de derechos humanos, al menos 87 civiles murieron a causa de dichos ataques realizados con aviones no tripulados israelíes en una ofensiva que duró tres semanas. Las fuerzas españolas que participan en la guerra de la OTAN en Afganistán, también tienen drones israelíes en su arsenal".

"Últimamente, España se ha mostrado tan complaciente con Israel que incluso le ha permitido "dar forma" a su legislación sobre derechos humanos. Desde 1985, España tenía una importante ley en sus estatutos relativos a la jurisdicción universal, basada en el principio según el cual, los crímenes contra la humanidad podrían ser juzgados en los tribunales españoles con independencia del lugar en que se cometieron. La ley había sido invocada para emitir una orden de arresto contra el tirano chileno Augusto Pinochet y para enjuiciar a un ex oficial de la marina de guerra que participó en la "guerra sucia" de Argentina durante los años 1970 a 1980.

Sin embargo, cuando dicha ley fue esgrimida por los defensores de los derechos humanos de los palestinos, en un intento de obligar a Israel a dar cuenta de una operación llevada a cabo en 2002 y en la que murieron 14 civiles palestinos, el entonces ministro de Relaciones Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, prometió a su equivalente israelí, Tzipi Livni, que a principios de 2009 la ley se diluiría. ("Israel sostiene que España va a modificar la ley de crímenes de guerra", Reuters, 30 de enero de 2009). Moratinos mantuvo su palabra: a finales de 2009, el proyecto de ley que restringe la jurisdicción universal a los casos con un claro vínculo nacional, fue aprobada por ambas cámaras del parlamento español".

http://electronicintifada.net/content/spain-bastion-support-palestine/9883

17 enero, 2015

Noam Chomsky: Todos somos... (llene el espacio)

Noam Chomsky, zcomm.org 

El mundo quedó horrorizado después del brutal ataque que sufrió la revista satírica francesa Charlie Hebdo. En las columnas del New York Times, el corresponsal Steven Erlanger, presente desde hace mucho tiempo en Europa, describió de forma sobrecogedora las repercusiones inmediatas de lo que muchos describen como el “11 septiembre” francés. Fue “una jornada durante la cual se sucedieron sirenas ruidosas con los ires y venires de los helicópteros. Una jornada de frenesí mediático, de cordones policiacos, de muchedumbres en pánico y de niños alejados de las escuelas por cuestiones de seguridad. Una jornada, como las dos que le siguieron, de sangre y de horror en París y sus suburbios”. El inmenso repudio mundial provocado por el atentado fue acompañado por una reflexión sobre las raíces profundas de esta barbaridad. “Muchos son los que ven en estos hechos un choque de civilizaciones”, anunciaba un título del New York Times.

Las reacciones de horror y de indignación respecto a estos crímenes son justificadas, al igual que la búsqueda de sus causas profundas, siempre y cuando guardemos en mente firmemente algunos principios. La reacción debería ser completamente independiente de la opinión que se puede tener de ese periódico y del material que produce. Los eslóganes omnipresentes de tipo “Yo soy Charlie”, no deberían indicar, ni siquiera insinuar, ninguna asociación con el periódico, al menos en el contexto de la defensa de la libertad de expresión. Deberían más bien expresar una defensa de la libertad de expresión a pesar de lo que se puede opinar acerca del contenido, y aunque éste sea calificado de hiriente o depravado.

Y esos eslóganes también deberían expresar la condena de la violencia y del terror. El dirigente del Partido de los Trabajadores de Israel y principal contrincante para las próximas elecciones, Isaac Herzog, tiene toda la razón cuando dice que “El terrorismo es terrorismo. No existen dos formas diferentes de considerarlo”. También acierta cuando dice “Todas la naciones que desean la paz y la libertad enfrentan un inmenso reto” respecto al mortífero terrorismo – si dejamos de lado su interpretación selectiva acerca de este reto.

Erlanger describe muy bien la horrible escena. Cita uno de los periodistas sobrevivientes: “Todo se desplomó. No había ninguna escapatoria. Había humo por todos lados. Fue terrible. La gente gritaba. Una verdadera pesadilla”. Otro periodista superviviente describió “una inmensa deflagración antes de ser sumergidos en la absoluta oscuridad”. La escena, según Erlanger, “no era más que un montón de vidrio roto, paredes caídas, maderas retorcidas, pinturas desgarradas y devastación emocional”. Por lo menos 10 personas habrían muerto a raíz de la explosión, otras 20 habían desaparecido, “probablemente enterradas bajo los escombros”.

Esas citas, como nos lo recuerda el incansable David Peterson, no son de enero del 2015. En realidad son extraídas de una nota de Erlander del 24 de abril de 1999, que solo alcanzó la sexta página del New York Times, y están muy lejos de alcanzar la relevancia del ataque de Charlie Hebdo. Erlanger en realidad describía el resultado de “un ataque con misil sobre la sede de la televisión del estado de Serbia” por parte de la OTAN (es decir los EE.UU.) que “dejó fuera del aire a la Radio Televisión Serbia”.

Hubo una justificación oficial. “La OTAN y los representantes estadounidenses defendieron el ataque”, reportó Erlanger, “como parte del esfuerzo para debilitar el régimen del Presidente de Yugoslavia Slobodan Milosevic”. El portavoz del Pentágono, Kenneth Bacon declaró durante una conferencia de prensa en Washington que “la televisión serbia formaba parte integrante de la máquina de terror de Milosevic, al mismo nivel que sus fuerzas armadas”, lo que la convertía por lo tanto en un blanco legítimo.

El gobierno de Yugoslavia declaró: “La nación entera apoya a nuestro presidente, Slobodan Milosevic”, según reporta Erlanger, quien añade que “no queda claro cómo el Gobierno sabe esto con tal precisión”.

Ningún comentario sardónico de ese tipo sería el bienvenido ahora que se puede leer en la prensa que Francia está en duelo y que el mundo está indignado ante los abominables acontecimientos. Tampoco resulta necesario interrogarse acerca de las causas profundas, ni de preguntarse quien representa a la civilización y quien a la barbarie.

Pero Isaac Herzog se equivoca cuando dice “El terrorismo es terrorismo. No existen dos formas diferentes de considerarlo”. Definitivamente sí existen dos formas de considerarlo: el terrorismo no es terrorismo cuando se trata de un ataque mucho más violento, pero perpetrado por los que son Justos en virtud su Poder. De la misma forma, la libertad de expresión no corre peligro cuando los Justos destruyen un canal de televisión que apoya a un gobierno al que están atacando.

Asimismo, se entiende fácilmente el comentario del abogado de derechos cívicos Floyd Abrams, reconocido por su defensa apasionada de la libertad de expresión, publicado en el New York Times y en el que señala que el ataque contra Charlie Hebdo “es la agresión más grave en contra del periodismo de la que se tenga memoria”. Tiene razón de precisar “de la que se tenga memoria”, lo que divide cuidadosamente a los ataques contra el periodismo y los actos de terrorismo en dos categorías: los Suyos, que son horribles; y los Nuestros, que son virtuosos y fácilmente eliminados de nuestra memoria.

Vale la pena subrayar que esto solamente es uno de los numerosos ejemplos de ataques contra la libertad de expresión realizado por los Justos. Para mencionar únicamente otro ejemplo que fue fácilmente borrado de “nuestra memoria”, el ataque llevado a cabo por las fuerzas de los EE.UU en Falluja en noviembre del 2004, uno de los peores crímenes realizados durante la invasión a Irak, que inició con la ocupación militar del Hospital General de esa ciudad. La ocupación militar de un hospital representa en sí, por supuesto, un grave crimen de guerra, independientemente de la forma en la que fue llevada a cabo. Los hechos fueron trivialmente descritos en un artículo publicado en primera plana del New York Times, junto con una fotografía ilustrando el crimen. El texto señalaba que “soldados armados sacaron de las habitaciones a los pacientes y empleados del hospital, y les ordenaron sentarse o tirarse al piso mientras que las tropas los maniataban por detrás”. Esos crímenes fueron descritos como si fuesen altamente meritorios y justificados: “La ofensiva permitió clausurar lo que oficiales describían como una herramienta de propaganda para los militantes: el Hospital General de Falluja, con su flujo de informes sobre el número de víctimas civiles”.

Evidentemente, no se le podía permitir a una agencia de propaganda de este tipo que siguiera escupiendo sus vulgares obscenidades.

Traducción: Luis Alberto Reygada

mamvas.blogspot
__________________________________________________________________


_________________________________________________________________

"Curioso ¿no? 17 personas mueren en Francia, supuestamente por una cuestión de libertad de expresión, y lo primero que los gobiernos del mundo quieren hacer es utilizar esa tragedia para impedir la libertad de expresión en Internet. Curioso es también, que estos mismos gobiernos no expresaran indignación alguna cuando el ejército de los Estados Unidos mató a cientos de miles de civiles en Irak, Afganistán, Pakistán, Yemen y otros lugares. Al parecer no es asesinato si se utiliza un avión no tripulado o un misil guiado. Al parecer, no es terrorismo si las mujeres y los niños son asesinados por soldados y burócratas del gobierno. No, es sólo asesinato cuando los políticos y los medios de comunicación corporativos dicen que es asesinato, y, si se salen con la suya, serán capaces de acabar con cualquier sitio web, vídeo, cuenta o medio social que se atreva a contradecirlos."
__________________________________________________


16 enero, 2015

El temor colectivo estimula el instinto del rebaño.

"El temor colectivo estimula el instinto del rebaño, y tiende a engendrar ferocidad hacia los que no son considerados miembros del mismo. [...] El miedo engendra impulsos de crueldad, y, por lo tanto, provoca las creencias supersticiosas que parecen justificar la crueldad. No se puede confiar en que un hombre, una muchedumbre o una nación obren humanamente o piensen cuerdamente bajo la influencia de un gran temor. Y por eso los cobardes son más propensos a la superstición. Cuando digo esto, pienso en los hombres que son valientes en todos los sentidos, y no sólo en el de arrostrar la muerte. Muchos hombres tienen el arrojo de morir heroicamente, pero no tendrían la bravura de decir, o aun de pensar, que la causa por la que se les pide que mueran es indigna de ellos. La deshonra es, para muchos hombres, más dolorosa que la muerte; éste es uno de los motivos de que, en tiempos de excitación colectiva, tan pocos hombres se arriesguen a disentir de la opinión prevaleciente. Ningún cartaginés negó a Moloch, porque hacerlo habría exigido más valor que el necesario para correr el peligro de muerte en el combate."    
Bertrand Russell

15 enero, 2015

20 años más

 

Desigualdad global y devastación


Silvia Ribeiro, Alainet  14 de enero de 2015 


A principios de 2014, un informe de Oxfam resumió gráficamente la desigualdad que impera en el mundo: 85 individuos concentran más riqueza que los 3500 millones de habitantes más pobres en el planeta, la mitad de la población mundial. El informe, llamado “Gobernar para las élites: secuestro económico y desigualdad económica”, indicaba ya desde el título que la situación se mantiene porque las políticas gubernamentales se hacen para favorecer a los más ricos. Lo cual no sorprende, en la vasta mayoría de los casos los gobiernos y legisladores llegan a sus cargos apoyados en las “contribuciones”, por decirlo así, de esas élites del poder económico. En un año, los 85 más ricos aumentaron su fortuna en un 14 por ciento, que se tradujo, en conjunto, en unas ganancias de 668 millones de dólares diarios, casi medio millón de dólares por minuto.

En octubre 2014, el banco Credit Suisse publicó un informe sobre la riqueza mundial, en el que resaltaba la preocupación por los niveles de desigualdad que siguen aumentando, lo que considera un factor de riesgo. La riqueza mundial pasó de 117,000 billones en el año 2000 a 262,000 billones de dólares en 2014.

El 1 por ciento más rico de la población mundial tiene actualmente casi la mitad de la riqueza global (48.5 por ciento). Al mismo tiempo, el 50 por ciento de la población más pobre tiene menos del 1 por ciento de los ingresos y de ellos, el 90 por ciento vive en países del Sur. Si estas cifras son difíciles de digerir, casi lo es más saber que el 70 por ciento de la población mundial, tiene en conjunto ¡menos del 3 por ciento de los ingresos!

La región con mayor índice de desigualdad en el mundo es América Latina y el Caribe, pese a que en los últimos años, algunos países, como Uruguay y Venezuela, han contribuido a bajar el promedio continental. México y Chile son los países con mayor desigualdad de todos los miembros de la OCDE, e integran los 10 más desiguales de la región, junto a Honduras, Brasil y Colombia, entre otros. En el último año el número de mil-millonarios en la región aumentó 38 por ciento.

La desigualdad global creció particularmente en las últimas tres décadas, pero la brecha se hizo mayor a partir de las crisis de 2007-2008. Según Credit Suisse, los países donde aumentó más la desigualdad son China e India, donde ahora se encuentran algunas de las mayores fortunas y corporaciones del planeta. Estados Unidos sigue siendo el país que, con distancia, concentra la mayor parte de los ingresos. Allí radica el 49 por ciento de los individuos llamados ultra-ricos, con una fortuna mayor a los 50 millones de dólares.

Esos no son los que sufrieron con la crisis financiera que ellos mismos provocaron. Por el contrario, el 1 por ciento más rico de Estados Unidos se apropió del 95 por ciento del crecimiento y ganancias posteriores a 2009, mientras el 90 por ciento de la población se hizo más pobre. Y esto sin tener en cuenta las sumas ingentes de dinero público que se gastaron para “rescatar” a instituciones financieras en crisis, de las cuales esos mismos ricos son propietarios total o parcialmente.

A estos análisis, es necesario superponerle la enorme concentración corporativa que tomó vuelo en la década de 1990, en la que las fusiones y adquisiciones empresariales crecieron 757 por ciento y siguieron en ritmo ascendente, aunque más lento, hasta el 2007. Con las crisis financieras, económicas y alimentarias de 2007-2008, bajó el porcentaje de fusiones y adquisiciones, pero la concentración empresarial ya establecida nunca volvió a bajar del nivel alcanzado en el 2000, e incluso subió en algunos años del siglo XXI. Según el estudio publicado en 2011 The network of Global Corporate Control (La red de control corporativo global) de los investigadores Vitali, Glattfelder y Battiston, 1328 corporaciones trasnacionales tienen el 60 por ciento de los ingresos globales y están interconectadas entre sí, por 2 o más relaciones mutuas, con un promedio de 20 interconexiones. En esta telaraña de relaciones que tienen atrapado al mundo, el estudio identificó una “super-entidad” corporativa, como una araña en la red, integrada por 147 corporaciones que detentan el 40 por ciento de los ingresos de todas las transnacionales y que tienen un enorme poder de decisión sobre toda la red corporativa mundial. Tres cuartas partes de éstas son instituciones financieras, que a su vez están estrechamente ligadas con las mayores transnacionales de sectores claves de la economía, como energía, petroquímica y química, comunicaciones, construcción, minería, alimentación y agricultura, etc.

Son los intereses de lucro de esta extraordinariamente ínfima minoría de ricos, los que modelan regulaciones nacionales e internacionales para mantener sus privilegios, las que empujan los modelos industriales de producción y consumo masivos, y los responsables de la devastación social, ambiental y las crisis planetarias. Apenas un ejemplo: sólo 90 empresas, la mayoría privadas, de petróleo, carbón, gas y cemento son responsables de dos terceras partes de las emisiones de gases que han provocado el cambio climático.

Hay muchos factores que se imponen para mantener la desigualdad, incluyendo un amplio aparato bélico y represivo, en general pagado con fondos públicos. Pero también hay muchos y diversos focos de resistencia y construcción colectiva desde abajo, sin duda lo que sigue haciendo el mundo habitable y en definitiva las únicas alternativas reales a estas nuevas formas de esclavitud global.

14 enero, 2015

CAMINO HACIA UNA SOCIEDAD SIN ESTADO

https://argelaga.wordpress.com/2015/01/12/camino-hacia-una-sociedad-sin-estado/
https://argelaga.wordpress.com/2015/01/12/camino-hacia-una-sociedad-sin-estado/


“Camino hacia una sociedad sin Estado”, de Miquel Amorós, recuerda el primer paso a dar en el inicio de un cambio revolucionario: la abolición del Estado. Como bien se desprende de las enseñanzas de la guerra civil española (1936-1939), nada bueno puede esperarse a la sombra del Estado, por más arruinadas que se encuentren sus instituciones. El proceso de desestatización no discurrirá por los mismos cauces, pues las condiciones actuales son muy diferentes de las de entonces. A modo ilustrativo, el artículo va acompañado de la llamada a las armas de la Comuna de Lyon, intentona revolucionaria de septiembre de 1870 que Mijail Bakunin y sus compañeros aliancistas protagonizaron a través de un Comité para la Salvación de Francia.

“La revolución tal como la entendemos tendrá que destruir radical y completamente desde el primer día el Estado y todas sus instituciones.” Bakunin, Programa y objeto de la organización secreta revolucionaria de los Hermanos Internacionales.

Así comienzan las revoluciones, con el derrumbamiento del Estado. Bakunin, inspirándose claramente en la Comuna de París, describía el proceso paso a paso: organización directa de la comuna insurrecta, supresión de los cultos y de los códigos jurídicos, armamento del pueblo, abolición de la propiedad y de las instituciones estatales. Y seguía: proclamación de la igualdad económica y política (abolición de las clases), llamamiento a todas las provincias, comunas y asociaciones a seguir el ejemplo, federación de todas ellas según los mismos principios, extensión del movimiento a otras naciones… Como buen discípulo de Hegel, creía en el trabajo paciente del «viejo topo». Así, las revoluciones no eran obra de vanguardias, ocultas o públicas, sino que «nacen de sí mismas, por la fuerza de las cosas, por el movimiento de los hechos y los acontecimientos. Durante mucho tiempo se incuban en la profundidad de la conciencia instintiva de las masas; luego, estallan, aparentemente debido a causas fútiles.» La tarea de los revolucionarios consistía básicamente en reunir los elementos de la revolución que se encontraban diseminados, algo así como en amontonar materiales combustibles para un incendio.

La abolición del Estado podía concretarse en el fin del sistema de enseñanza, de la sanidad y asistencia públicas, del aparato de justicia, de la burocracia, de la policía y del ejército, de cuyas funciones se harían cargo las comunas libres y las federaciones. Sus responsables serían nombrados en elecciones. Ahora bien, el camino hacia una sociedad sin Estado, o sea, hacia la anarquía, que, de acuerdo con Bakunin, no es más que «la manifestación completa de la vida popular librada a sí misma», ha de recorrer un gran trecho antes de llegar al punto en que el Estado y el Capital, dos realidades que son sólo una, se debiliten y disuelvan por causas internas y externas. Dicho recorrido está marcado por la crisis. Si alguna tarea han de tener quienes trabajan en pro de tal disolución por el bien de toda la humanidad, ésta no es más que la de identificar y dar a conocer los indicios de dicha crisis, con el fin de que el sujeto de la historia incida en ella con mayor acierto y haga lo que tengan que hacer. ¿Dónde se forja ese sujeto?

El sujeto revolucionario se constituye a partir de los antagonismos que surgen y se desarrollan dentro de la sociedad capitalista ¿Se manifiestan en el terreno de la política? Por supuesto que no. Ese terreno es propiedad de una casta usurpadora. Allí todos los antagonismos que surgen son falsos ¿Y en los lugares de producción? No exclusivamente. La extensión de las condiciones fabriles al conjunto de la sociedad urbanizada lleva el antagonismo Capital-Trabajo a manifestarse en cualquier parte. Lo que interesará saber es el sitio donde el capitalismo resulte más vulnerable, pero ese ya no es el taller o la fábrica. Menos todavía lo es el parlamento. El eslabón más débil lo constituyen las infraestructuras, los lugares de circulación. El sistema capitalista no es un régimen estático, sino que se halla en perpetuo y acelerado dinamismo. En el estadio actual de desarrollo, el de la producción mundial deslocalizada, la rapidez del intercambio determina la ganancia tanto o más que la productividad. El Estado constructor es el garante y responsable directo del veloz movimiento de la mercancía.

La bancarrota del Estado y del régimen económico que representa y protege, vendrá pues de la esfera de circulación; entiéndase circulación de energía, personas, mercancías y dinero. El viejo topo saldrá por ahí a la luz del día. Pero ¿qué causas objetivas originarán su quiebra? Ahí entra en juego el antagonismo que se deriva de la explotación ilimitada de los recursos finitos de la naturaleza, principalmente energéticos, es decir, la oposición entre Capital y Territorio, en torno a la cual ha de crearse la nueva clase subversiva. La circulación, las conurbaciones –y en última instancia, el capitalismo– dependen fundamentalmente del petróleo barato y del gas natural, mercancías que va a rarificarse en los próximos decenios, encareciéndose el transporte y dificultándose el funcionamiento de la sociedad urbana. El consumo descenderá, junto con la oferta de trabajo; la exclusión se extenderá y las áreas metropolitanas se volverán inviables. El crecimiento demográfico se detendrá. Y ahí es cuando entran en juego las masas agitadas. La lucha contra las infraestructuras virará a la supervivencia, lo que permitirá primero la aparición de huertos urbanos y generadores de energía renovable en los edificios arruinados junto a un esbozo de autoorganización marginal, y luego, de forma más general, determinará un movimiento de la población hacia el campo.

El antagonismo entre capitalismo y territorio –que a veces se presenta como conflicto entre la agroindustria y la soberanía alimentaria– no es único, aunque sea principal, sino que se refuerza con otros menores. Por ejemplo, el que existe entre la automatización y el empleo, o el que hay entre las finanzas autónomas y el capital productivo (que a menudo se da entre el crédito y los salarios, o entre el consumo y la exclusión). También, entre la administración partitocrática y los servicios públicos, etc. Las contradicciones interactúan, acentuando los efectos críticos. Para la clase dirigente no es cuestión de superarlas o disimularlas, sino de incorporarlas a la cotidianeidad del sistema, convirtiendo la excepción en norma. En lo sucesivo, las crisis serán –ya son– la condición normal de la sociedad donde reinan condiciones turbocapitalistas.

El proceso triple de exclusión/desurbanización/ruralización significará para las administraciones una disminución recaudatoria, y por consiguiente, la contracción del Estado. La falta de financiación obligará al sistema a decretar nuevas tasas inasumibles, y en consecuencia, a proletarizar las clases medias y liquidar el nivel bajo de la jerarquía burocrático-política, que es el más numeroso, tratando de preservar lo más que se pueda el aparato represivo. La base social de la dominación se irá peligrosamente estrechando. La respuesta histórica de la burguesía a la crisis de los años veinte del siglo pasado fue el fascismo; la de la crisis de los setenta fue la mundialización. La primera aplastó al proletariado; la segunda, lo atomizó. Es de suponer que la próxima tenga más de represivo que de integrador, pues el crecimiento económico es bastante problemático y la sumisión no está suficientemente asegurada por la masificación. La respuesta será eminentemente fascista: empezará con un estado de excepción permanente, apuntalado en la derogación por ley de cualquier garantía política y en un sistema punitivo de largo alcance. La movilización popular permanente ha de volverlo inoperante.

En un contexto de crisis energética y financiera prolongada, los Estados tendrán dificultades en nuclearizar y militarizar el mundo a fin de impulsar nuevamente la economía. La población sacrificada, la que queda fuera del mercado, como ya hemos dicho antes, tendrá que auto-organizarse a una cierta escala y, a falta de erario, recurrir a formas de supervivencia al margen de los circuitos capitalistas. A la larga, la desestatalización y desmonetarización de la sociedad serán la consecuencia final de una crisis múltiple más que la obra de un sujeto consciente, pero igualmente dará lugar a comunas libres para la solución de problemas inmediatos, a las que sólo un movimiento radical de autodefensa podría consolidar. El elemento objetivo (las comunas) impulsará a su vez al elemento subjetivo, es decir, al sujeto (el movimiento social). Las indicaciones al respecto apuntadas por Bakunin siguen siendo las adecuadas. No obstante, aun sin un Estado que moleste, el paso de un régimen capitalista a otro comunista anárquico no se realizará en un solo país de la noche a la mañana, porque, dejando de lado la necesaria internacionalización del proceso revolucionario, hace falta un programa de transición que sería ante todo un programa de desmantelamiento. Por otra parte, si las comunas no fueran capaces de organizar su defensa, el Estado, aunque reducido a su mínima expresión, no moriría, sino que trataría de recomponerse a través de mafias, partidos armados, señores de la guerra y bandas paramilitares nacidos de la dispersión del poder. La lucha final no será otra.

FEDERACIÓN COMUNITARIA DE LAS COMUNAS
(LYON-1871)

La situación desastrosa en la que se encuentra el país, la impotencia del poder oficial y la indiferencia de las clases privilegiadas han llevado la Nación francesa al borde el abismo.

Si el Pueblo organizado revolucionariamente no se apresura en actuar, su futuro se perderá, la Revolución se perderá, todo se perderá. Inspirándose en la inmensidad del peligro y considerando que la acción desesperada del Pueblo no tendría que retrasarse ni un solo instante, los delegados de los Comités federados de Salvación de Francia, reunidos en el Comité Central, proponen adoptar inmediatamente las siguientes resoluciones:

La maquinaria administrativa y gubernamental del Estado, habiéndose vuelto impotente, queda abolida.

El pueblo de Francia entra en plena posesión de sí mismo.

Todos los tribunales de lo criminal y lo civil quedan disueltos y reemplazados por la justicia del pueblo.

Se suspende el pago de impuestos e hipotecas. El impuesto será reemplazado por las contribuciones de las comunas federadas, recaudadas entre las clases ricas, proporcionalmente a las necesidades de la salvación de Francia.

El Estado, venido a menos, ya no podrá intervenir en el pago de deudas privadas.

Todas las organizaciones municipales existentes se declararán nulas a todos los efectos y serán reemplazadas en todas las comunas federadas por comités de salvación de Francia, encargados de ejercer todo el poder bajo el control inmediato del pueblo.

Cada comité de la capital del departamento enviará delegados para formar la Convención Revolucionaria de Salvación de Francia.

Dicha Convención se habrá de reunir inmediatamente en la casa consistorial de Lyon, por ser ésta la segunda ciudad principal de Francia y la mejor situada para ocuparse enérgicamente de la defensa del País.

La Convención, apoyada por todo el pueblo, salvará Francia.

¡¡¡A las armas!!!

E-B Saignes, Rivière, Deville, Rajon de Tarare, François Favre, Louis Palin, B. Placeet, Blanc, G. Ch. Beauvoir, Albert Richard, J. Bischoff, Doublé, H. Bourron, M. Bakounine, Parraton, A. Guillermet, Coignet el mayor, P-J Pulliat, Latour, Guillo, Savigny, J. Germain, F. Charvet, A. Bastelica, Dupin, N. Barret.