31 agosto, 2015

El secreto mejor guardado


Tras esas puertas no hay nada, excepto la fe común
que sustenta un secreto inexistente.
El secreto mejor guardado es ese: que no lo hay.

30 agosto, 2015

Ejecuta y recauda.


No se pronuncia sobre la moralidad o inmoralidad de sus vasallos, 
a cuyo cargo deja la acción de la justicia.
No juzga. No reina. No gobierna.
Ejecuta y recauda.

29 agosto, 2015

"Todo el territorio de China es perjudicial para la salud"


China siempre ha adolecido de un desarrollo económico suicida y poco respetuoso con el medio ambiente, con crecimientos desmesurados de macrourbes y megacomplejos industriales y la consiguiente reducción de superficie dedicada al cultivo agrícola. Sin duda, los casos de Linfen y Tianying, ubicadas en el centro del país, llaman la atención por el grado extremo de polución, pero salvo las regiones de Tíbet y Xinjiang, todo el territorio de China es perjudicial para la salud. Así, Según el último estudio realizado por científicos chinos, el 40% de los mamíferos y el 76% de la flora están en peligro de extinción y la Academia China de Ciencias Sociales asegura que ha desaparecido ya la mitad de los pantanos que existían en el país y según un informe del Banco Mundial, China cuenta con 16 de las 20 ciudades con más polución del globo e incluso un estudio del Gobierno chino reconoce que en dos de cada cinco urbes la calidad del aire oscila entre "contaminada" y "peligrosa". El carbón cubre el 70% de las necesidades energéticas de un país que consume hoy casi cinco veces más recursos que en 1980 y continúa creciendo a un ritmo del 7% y si continúa la tendencia actual, y a pesar de los titánicos esfuerzos por introducir las renovables, la combustión actual de carbón se duplicará en 15 años. Así, según la Agencia Internacional de la Energía, China sería ya el principal emisor de CO2 del planeta, con un volumen superior a los 6.000 millones de toneladas métricas por año, lo que obligará a China a costosísimas inversiones para reducir sus niveles de contaminación, mejorar los parámetros de calidad y medidas fitosanitarias adicionales tras una virulenta campaña de los medios occidentales para defender la etiqueta ECO como medida de proteccionismo encubierto.

artículo completo en: Jaque al neoliberalismo

27 agosto, 2015

Estatismo: la religión más peligrosa.

Statism: The Most Dangerous Religion





Larken Rose. 

Dicho de manera breve y simple, estatista es alguien que cree en el Estado. Es alguien que quiere un Gobierno. Gobierno: es el ejercicio de la Autoridad sobre un pueblo o lugar, y eso es, básicamente, el "derecho a gobernar". No es sólo la capacidad para controlar a otras personas, pues la mayoría de la gente posee de una manera u otra esa capacidad. Es el derecho, la idea de que ciertas personas están legitimadas para controlar a otras por la fuerza. La creencia en el Gobierno es pura fe, creencia adoctrinada, que en realidad no tiene sentido alguno en términos prácticos, ni en evidencia o lógica.



Durante años pensé que era una excelente analogía comparar Gobierno y religión, finalmente me di cuenta que no era una analogía: ES UNA RELIGIÓN, en todos los sentidos. Deidad-gobernante sobrehumana, el Gobierno posee derechos que no tienen los gobernados. No está restringido por normas aplicables al común de los mortales. Emite mandamientos, y si los desobedeces eres un pecador y mereces ser castigado.

Los fieles, los verdaderos creyentes, tienen gran fe en estos rituales estrafalarios llamados Elecciones, Legislaciones y Nombramientos, y algunos de ellos se disfrazan y dicen: "Ahora, represento al Gobierno. Sé que tengo aspecto de persona, pero no sólo tengo los derechos de una persona, porque yo represento a la mágica deidad llamada Gobierno y, por tanto, se me permite exigirte tu dinero y mangonearte y violentarte si me desobedeces, porque estoy actuando en nombre del Gobierno y el Gobierno tiene mandamientos llamados leyes, y estas leyes no sólo son amenazas para los humanos, son decretos de algo sobrehumano. Así que, todos vosotros, gente común de ahí fuera, deberéis inclinaros ante esta deidad. Si queréis un Mundo ordenado, a esto habéis de rezarle. He aquí que os proporcionamos ciertos rituales e instrucciones de cuándo y cómo realizarlos. Rezar al 'dios' para que convierta el Mundo en lo que queréis que sea y para que os salve de todas las incertidumbres de la realidad".



La doctrina enseñada a la gente es simplemente absurda, ejemplo de ello es el “Consentimiento de los Gobernados", pues no existe tal cosa. Si es consentimiento, es voluntario; si es gobernado, no es consentido. La excusa dada es: “Nosotros tenemos el derecho a gobernaros porque vosotros decidisteis que así lo hiciéramos, incluso si no nos votasteis, e incluso si os oponéis a todo cuanto os hacemos”. En fin, ellos "nos representan". ¿Nos representan? ¿Haciendo cuanto nosotros no tenemos derecho a hacer y mangoneándonos y robándonos la vida y la hacienda? Estoy seguro de que, si acudiese a mi vecino y lo mangoneara y le quitara el dinero diciéndole "Te represento!", éste me diría –"¡Qué! ¿Que estupidez me estás diciendo?"

Un claro indicativo de que la creencia en el Gobierno es una cuestión de creencia religiosa, de fe ciega, es la manera en que responde la gente ante una sencilla línea de cuestionamiento:
–¿Puedes otorgarle a otro un derecho que tú no tienes?
Todos contestarán; Por supuesto que no.
¿Y tú y tu colega, podéis ambos otorgarle a un tercero un derecho del que ambos carecéis?
Pues no.
Sólo hacen falta un par de planteamientos más para llegar a... ¿Cómo puede el Congreso tener derechos que tú no tienes? 
Su reacción se vuelve entonces emocional, tornándose iracundos o poniéndose a la defensiva o huyendo. No llegaron a esta creencia mediante razonamiento, evidencias o lógica, llegaron a ella por tener una fe ciega insertada en sus cabezas desde antes incluso de que pudieran hablar. Es simplemente algo en lo que fueron enseñados a creer, a saber: que existe esta entidad llamada "Autoridad", la cual se permite hacer cosas que al común de los humanos no se les permite, y a la cual la gente tiene la obligación de obedecer.



La mayoría de la gente siente literalmente agobio físico y miedo ante la idea de desobedecer a alguien con “Autoridad”, no pueden decir "No, eso yo no lo hago," porque va en contra de sus muchos años de "programación y adoctrinamiento", aleccionados como han sido para creer que si obedeces eres bueno y si no lo haces eres malo, ese es el mensaje que transmite principalmente la escuela, y ese mensaje es machaconamente introducido en las tiernas cabezas de la gente.

En fin, toda esa bazofia de la aprobación y desaprobación que se aprende en la escuela, "si haces lo que se te dice obtendrás aprobación y recompensa, pero si no lo haces, tendrás desdén y condena". Quienes están "al mando" se asegurarán de que todos sepan lo mala persona que eres porque no hiciste lo que se te mandó.


La creencia en la Autoridad dirige todo y a todos, buenos, malos y medianos, a hacer y justificar cosas que de otro modo no harían. Incluyendo, por supuesto, a la policía, porque la policía cree real y verdaderamente que tiene el derecho a hacer cosas que tú y yo no tenemos derecho a hacer. La única razón por la que la mayoría de ellos hace lo que hace es debido a que creen en la "Autoridad" y porque realmente creen que la legislación les da una “exención moral”, pero cuando hacen algo criminal y alguien les dice: "Eh, eso que haces no está bien", contestan: "Yo no hago la ley, sólo la hago cumplir. Yo no soy responsable de mis acciones, sólo soy una herramienta de algo extraño en algún lugar llamado Gobierno. No me puedes culpar a mí por lo que yo hago personalmente porque realmente no lo estoy haciendo yo.”

Tan demencial como suena, eso es lo que dice la mayoría cuando alguien les advierte de que lo que hacen está mal. No está bien encerrar a alguien por fumar marihuana. No está bien echar por la fuerza de sus casas a personas indefensas en nombre de los bancos. No, no están bien todas esas maneras, en fin, con las que "las fuerzas del orden" actúan violentamente contra la gente. Pero si les planteas el tema te hablan literalmente como si no fueran ellos los que así proceden. La causa de dicha actitud es que fueron aleccionados junto a todos los demás en la falacia de la Autoridad, del Gobierno y de la ley. "Eres sólo una herramienta de esa cosa llamada ‘ley’, eso hace que tengas derechos que los demás no tienen, por ello no has de sentirte mal por agredir físicamente a la gente, porque la ley certifica que está bien".
Realmente, decir que tú tienes derechos que los demás no tienen es tan sólo una vil coartada, un permiso para ignorar tu conciencia.



¡No!, no tienes derecho a decirles a los demás cuales han de ser sus hábitos ni cómo han de vivir. No tienes derecho a extorsionar a la gente por tu cuenta, pero si perteneces a las "fuerzas del orden", entonces no sólo está bien, sino que es incluso noble y grandioso ir por ahí asaltando y mangoneando a la gente. Ese es el mayor peligro de la creencia en la Autoridad, que induce a gente común a hacer o a justificar cosas repugnantes y violentas porque, piensan, "si el Gobierno y la Autoridad lo hacen, está bien". Son educados e inducidos por sus padres, por la escuela, por el Gobierno, por la cultura, por todos los mensajes autoritarios incorporados en todo, a creer que la obediencia es una virtud. Erigid una cultura que induzca a pensar así y surgirá un sombrío psicópata en lo alto ordenando cosas insensatas y gente respondiendo “debo acatar órdenes, debo obedecer la ley, debo hacer lo que se me manda porque es una virtud”, y entonces se pondrán en marcha y harán cosas terribles.

No temo a los Maos, ni a los Stalins ni a los Hitlers. Temo a los millones de personas que, alucinadas por la Autoridad, se baten por ellos, pagan por sus imperios y ejecutan sus órdenes.


Me da igual que haya un pirado con un estúpido bigote. Él no es una amenaza siempre y cuando la gente no crea en la Autoridad. Algunos arguyen que habría que confiar en todo el mundo si no se quiere Gobierno, pero eso no es para nada cierto. Yo no confío en todo el mundo, pero sí en que la gente pueda dirigir sus propias vidas, ¿porqué diablos habría confiar en quienes propician que otros dirijan las suyas, la mía y las de los demás?
Esta idea se resume en lo siguiente:
-No confío en la gente.
-La gente es indigna de confianza.
-La gente es impredecible.
Por lo tanto mi solución es elegir a algunas de esas personas (de las más indignas de confianza que existen), y darles permiso para controlarnos a todos coactivamente, eso nos protegerá de la confianza indigna del resto de la humanidad. 
Vale, tanto te aterra la gente y tan agradecido estás al Gobierno... Pero, déjame preguntarte: ¿Quien te expolia fuerza y amenaza más, las personas comunes o los agentes de la Autoridad? ¿Cuantos asesinatos son cometidos por gente común, comparado con cuantos son cometidos por quienes actúan en nombre de la Autoridad? La cifra ni siquiera se aproxima. El número de crímenes cometidos en nombre de las fuerzas del orden, de Gobiernos y  de la Autoridad, empequeñece por completo al "crimen común", incluso el número de victimas causadas por los Gobiernos en otros países es muy inferior a las víctimas causadas a sus propias poblaciónes. En los últimos 100 años, más de 270 millones de seres humanos han sido asesinados por sus propios Gobiernos,  ello sin contar la guerra.

Esa gente instalada en el Poder no tiene derecho a gobernar. Sus amenazas no son leyes, son sólo amenazas. Sus exigencias no son impuestos, son sólo extorsión. Si para muchos esto es percibido como una herejía, es porque lo es. Es una herejía contra el dios llamado Gobierno.
Hay esperanza porque nadie que comprenda por qué la Autoridad es intrínsecamente fraudulenta se va a despertar un buen día diciendo: "Creo que debería hacer todo cuanto los políticos digan".

La humanidad no estaba destinada a ser una especie domesticada propiedad de una clase gobernante, y la mentira no se impondrá a la evidencia por siempre.

24 agosto, 2015

Agrupémonos... ¿todos?

Santiago Carrillo saluda reverencial a la reina

"La ingenuidad es un modo de ser inocente. El infantilismo, un modo de ser idiota. Esa es la diferencia". Virgílio Ferreira

No lo olvides, pueblo.

23 agosto, 2015

Tecnototalitarismo


Las catastróficas condiciones climáticas, la extrema pobreza, la explotación desmedida, el hambre y la incesante guerra empujan a millones de personas a emigrar hacia el llamado mundo desarrollado. Estricta cuestión de supervivencia. De cuantas personas forman parte de este trágico y desesperado éxodo, pocas están al tanto de lo que les aguarda más allá de las fronteras que pretenden cruzar. En esa “tierra prometida” que luchan por alcanzar, apenas quedan unos miles de habitantes, todos ellos cautivos y dependientes de un generalizado y totalitario sistema tecnológico cuyos centros de control se hayan situados en el espacio.


De sus inexpugnables y robotizadas fronteras al corazón del continente, una ubicua red de autómatas de toda índole ha suplantado con sorprendente eficacia el lugar y las funciones de los seres humanos. Sometida a un ciego criterio de rentabilidad, la tasa de natalidad descendió velozmente hasta la práctica despoblación del continente. Para cualquiera que hoy se adentre en él, las probabilidades de encontrarse con una persona son escasas, y todos sus movimientos estarán controlados y dirigidos exclusivamente por máquinas.


Nada se sabe con certeza de las desaparecidas élites, aunque se sospecha que viven aisladas en fortificados parajes rodeados de opulencia y lujo.

Loam 

21 agosto, 2015

Que dichos muros no se prolongaran en mi mente.


Temprano cobré incipiente conciencia de que eso que llamaban sociedad no era más que una enorme y vieja prisión, y de que yo simplemente había venido al mundo en uno de sus numerosos módulos. A esta oportuna e incipiente toma de conciencia contribuyeron notablemente –aunque esta no fuera ni mucho menos su intención– todas las vetustas instituciones sociales encargadas de "formar", es decir, de convertir en ladrillos a la mayoría de las frescas y recién llegadas pellas de arcilla.


Supe entonces que, contrariamente a lo que sucede en el Show de Truman, aquí, en este institucionalizado y estatalizado mundo, no hay, aunque lo parezca, paredes falsas ni trampantojos, sino muros más o menos visibles, más o menos camuflados, pero tan cimentados como infranqueables. Que dichos muros no se prolongaran en mi mente, que no hallaran espacio en ella, fue una de mis utópicas prioridades; conocer los demás módulos, otra.


Arcilla desobediente y esquiva al propósito del industrial alfarero, no tardé en experimentar las amargas consecuencias de mi desobediente y reiterado abandono del “molde”. Sin embargo, tras cada castigo, mis ansias de libertad crecían irrefrenables cual uña de gato. Mal, muy mal iban mis estudios los de la escuela, que no los otros, de suspenso en suspenso y de ausencia en ausencia. Pero en eso, en hacer pellas, en la búsqueda de vías de escape, en eso me volví un experto. Todo un ingeniero de caminos con apenas 10 años.

Porque, pienso yo, el camino hacia la libertad es eso, un camino (y un caminar al que he dado en llamar "ir"), aunque no me engaño al respecto, es un camino que siempre desemboca en el odioso y odiado muro (¡Estamos rodeados por nosotros mismos!).


El Show de Truman, la película, se resuelve finalmente con una salida, una puerta en el abovedado artificio a la que se accede por una escalera no exenta de connotaciones triunfalistas. Una salida que parece sugerir la existencia, tras ella, de otro mundo "real" en el que, tal vez, el protagonista encuentre por fin la libertad. ¡Trampa!, pues es en ese preciso instante en que Truman Burbank cruza la puerta cuando la ficción alcanza su más capcioso apogeo. Fuera de la ficción, esa puerta no existe, y malo será, por engañoso, buscar salidas en mesiánicos más allás. Como Samuel Beckett dijo con mordacidad no exenta de humor: "Desde siempre corre el rumor o mejor dicho la idea de que existe una salida".

Loam

20 agosto, 2015

El vertedero de dioxina de "Okinawa City", base-basurero de los EE.UU.

    The Japan Times

Secretos sucios:  trabajadores japoneses faenan sin equipo de seguridad en el vertedero de dioxina del ejercito de los EE-UU, en Okinawa, inundado el domingo, cuyo terreno formó parte de la base aérea de Kadena, Okinawa, la instalación más utilizada por el Pentágono durante la guerra de Vietnam. | KEN NAKAMURA-HUBER
Un marine de los U.S. consigue una indemnización de su gobierno por haber estado expuesto a la toxina de "Okinawa City" y pide que se realice una revisión médica a los residentes cercanos a Futenma. 

El gobierno de los EEUU ha indemnizado al ex marine enfermo que alegó que el Agente Naranja fue arrojado en la base aérea de Futenma en Okinawa.

El 10 de agosto la Junta de Apelaciones de Veteranos dictaminó que: el teniente coronel retirado Kris Roberts, jefe de mantenimiento en la instalación a principios de 1980, había desarrollado cáncer de próstata debido a "la exposición a sustancias químicas peligrosas." El presidente del tribunal ha basado su decisión en pruebas que incluían informes médicos, declaraciones y "fotografías de los barriles que han sido removidos de la tierra."

Sin embargo, la sentencia, cuidadosamente redactada, evita referencia específica al Agente Naranja, que el Pentágono niega que fuese almacenada en sus bases de Okinawa.

Roberts es el primer veterano que obtiene una compensación por contaminarse en Futenma, y ahora está instando a los militares para que informen sobre lo que realmente sucedió en la base aérea.

"La Infantería de Marina tiene la obligación moral y ética de alertar a otras personas que puedan haber estado expuestas", dijo en una entrevista telefónica.

Según Roberts, en 1981 se le ordenó investigar los altos índices químicos detectados en las aguas residuales que van desde la instalación a las comunidades vecinas y alrededores de Ginowan, ciudad que rodea Futenma. Tras comprobar el área en cuestión, cerca de una de las pistas de la base Roberts y su equipo desenterraron más de 100 barriles de agentes químicos, algunos marcados con las reveladoras rayas naranjas utilizadas para etiquetar defoliantes. Por orden del alto mando de Futenma, Roberts dice que los barriles fueron trasladados por los trabajadores de base de Okinawa a un lugar desconocido.


Tras el descubrimiento, Roberts ha desarrollado una serie de enfermedades graves, incluyendo enfermedades cardíacas y cáncer de próstata.

Roberts, ahora representante del estado de New Hampshire, dijo a The Japan Times que la Infantería de Marina tiene el deber de localizar a los miembros del servicio de Estados Unidos y a los empleados japoneses de la base que manejan los barriles tóxicos. También ha pedido a las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos en Japón que informen a los residentes locales.

"Los tubos de drenaje de la base vierten el agua contaminada alrededor de las comunidades civiles cerca de Futenma, no sólo en la ciudad de Ginowan. USFJ debe advertirles del peligro, y los médicos tienen que buscar grupos de enfermedades similares a las que yo tengo", dijo.

Preguntado si USFJ notificaría de otros que pueden haber sido envenenados, Michael Ard, director de la Oficina de Asuntos Públicos (MCIPAC) del Cuerpo de Marines del Pacífico, nos remitió a la Oficina de Información de la marina estadounidense, la cual no ha respondido en el momento de esta publicación. Así mismo, Tiffany Carter (USFJ), jefe de relaciones con los medios, no quiso hacer comentarios.

Tal modo de actuar no sorprende a Manabu Sato, profesor de ciencias políticas en la Universidad Internacional de Okinawa, que está situada junto a la base de Futenma.

"Todos los datos disponibles en relación con la contaminación deben ser entregados a las comunidades de Okinawa, pero ni el gobierno de Estados Unidos va a hacerlo, ni el gobierno japonés se lo solicitará. Ambos quieren ocultar las transgresiones del pasado cometidas por el ejército estadounidense en Okinawa, para no provocar un sentimiento anti militar y contra los Estados Unidos", dijo.

La admisión tácita de la contaminación tóxica en Futenma es particularmente preocupante para el gobierno de Estados Unidos. La base aérea ha sido durante mucho tiempo una espina en las relaciones entre Estados Unidos y Japón.

Okinawa ha exigido durante mucho tiempo el cierre de la Base Aérea Futenma, pero estas últimas evidencias de contaminación de la base aumenta los temores de que, incluso después de su cierre planificado y la reubicación de muchas de sus instalaciones en el noreste, la tierra en Futenma estará contaminada e inutilizable para años, si no décadas.

De acuerdo a los informes públicos del Departamento de Asuntos de Veteranos, más de 200 veteranos estadounidenses creen que fueron envenenados por el Agente Naranja durante su servicio en Okinawa. Sus enfermedades incluyen el mieloma múltiple, la enfermedad de Parkinson y neuropatía periférica, enfermedades para las que el Departamento de Asuntos de Veteranos asigna indemnizaciones, pero a los estadounidenses expuestos a defoliantes en Vietnam, Tailandia y la zona desmilitarizada que separa las dos Coreas.

Aunque las fotografías y documentos militares corroboran las afirmaciones de que los defoliantes estaban presentes en Okinawa, Washington sostiene que no existe tal evidencia. Hasta la fecha, sólo un puñado de veteranos estadounidenses han conseguido ser indemnizados por la exposición al agente naranja en Okinawa.

Sin embargo, muchos veteranos esperan que esto cambie tras el descubrimiento de más de los 100 barriles enterrados en Okinawa, en un terreno que formó parte de la base aérea de Kadena (instalación utilizada por el Pentágono durante la guerra de Vietnam). Algunos de los barriles, de los cuales los primeros fueron desenterrados en junio de 2013, contenían rastros de tres ingredientes de Agente Naranja: los herbicidas 2,4,5-T y 2,4-D y la dioxina TCDD. Expertos japoneses e internacionales afirman que el descubrimiento demuestra que los defoliantes militares estaban presentes en Okinawa.

En junio de este año, las pruebas más recientes revelaron que una parte del agua cercana a los barriles contenían niveles de dioxina miles de veces más altas de lo que permiten las normas del medio ambiente. Mientras tanto, el manejo por parte de las autoridades de Okinawa de la "limpieza" ha sido objeto de críticas. Los trabajadores de la construcción encargados de limpiar la zona de descarga carecían de ropa protectora apropiada y las lonas de plástico que cubren la excavación permiten que el agua se acumule. En julio, un tifón inundó el lugar y los residentes manifiestan que el agua fue bombeada a un río cercano sin haber sido revisados sus niveles de contaminación.

El vertedero de dioxina de "Okinawa City" pone de relieve las deficiencias del actual Acuerdo de Estatus de Fuerzas de Estados Unidos y Japón, acuerdo que impide a los funcionarios japoneses la realización de pruebas ambientales en las bases militares y que exime al Pentágono de toda responsabilidad de limpiar la tierra japonesa bajo su control.

Además de las dioxinas, altos niveles de otras sustancias tóxicas, incluyendo plomo, arsénico y PCB, se han descubierto en los últimos años sobre el ex territorio militar de Okinawa.


_________________________________________________

¡Y EE.UU. tiene más de 800 pocilgas como la de "Okinawa City" diseminadas por el mundo!...
Con que, armas de destrucción masiva en Irak ¿eh?...
 ¡Banda capitalista de criminales embusteros!

18 agosto, 2015

El Ideal, los Números y la Fe - Agustín García Calvo


La caída de los Estados se alimenta del sentimiento de comunidad, que Ellos tratan de machacar sustituyéndolo por el Conjunto de Individuos y el voto democrático. Y no hay que menospreciar la fuerza del Capital y del Estado; que es aterradora, porque está movida por el Ideal, los Números y la Fe; mientras que la fuerza para negarlo y derrocarlo, la del pueblo, no cuenta con esas armas, sino que vive sólo de una dudosa llamada a los sentidos, de una razón sin ideas, de una añoranza de la vida. Así que, sabiendo la diferencia de las fuerzas, toda la astucia será poca para guardar vivo el sentimiento.

Guardarlo era, en formas más atrasadas del Poder, guardarlo contra la represión, contra las armas de reclutadores y de verdugos, contra caciques o inquisidores; pero en la Sociedad del Bienestar, es ante todo guardarlo contra la estrategia, más avanzada, de la asimilación. Cualquier sentimiento puede convertirse en idea de sí mismo y quedar listo para el cambiazo. Así, por ejemplo, la ingenua defensa de «la Naturaleza» frente a los destrozos de Capital y Estado, queda convertida en Ecología y entra a formar parte de los mecanismos del Desarrollo; o la ingenua busca de una liberación de la represión del Alma (que es su constitución), termina fácilmente en orgía o drogadicción, y entra así también a servir al Capital y completar con un adorno las mentiras de la Ciencia.

Por fortuna, en cuanto a inteligencia, el Capital-Estado del Desarrollo, al tener que sostenerse en una Fe cada vez más abstracta y pura, no puede llegar a grandes clarividencias ni sutilezas, ni emular, desde luego, el Ardid del Espíritu que a través de Hegel quería declararse como regidor de la Historia (y del mundo entero), aunque el filósofo lo dejaba entregado a la ideación y presto a que el Espíritu se encarnara en el militroncho Bonaparte; más bien tiene el Poder que contentarse con una cierta idiocia, semejante a la que Él trata de formar en los Individuos de sus Masas. Y sin embargo, es lo bastante (bien sentimos cada día la fuerza de la estupidez) para confundir a la gente, enredarlos en sus cómputos y proyectos, y hacerles creer en sus mentiras y que las asimilen como ideas propias, hasta que se mueran sin darse cuenta de lo que ha pasado.

Por eso, no puede el pueblo rebelde caer en la trampa de la pureza: no se puede ser puros en este Mundo, sino ser más bien sinuosos y guardar con ardides y disimulos la ternura del corazón. Es, como se sabe, la recomendación del evangelio (Mateos 10, 16): «He aquí que como a ovejas en medio de lobos os envío: sed pués astutos como las serpientes y simples como las palomas.» Esa es más o menos la táctica razonable; y la presión sobre las Personas para que sus conciencias les exijan pureza, rectitud y congruencia, es tal vez la última y más difícil de las trampas, puesto que se nos tiende en nombre de la Verdad. Verdad le pedían a uno los Comisarios de Policía («una declaración sincera») en etapas del Régimen pasadas; verdad le piden los investigadores del Fisco («una declaración sincera») en etapas más avanzadas del mismo Régimen.

Pero aquí se trata de aprovechar los resquicios y las contradicciones del Régimen, que son, como hemos apuntado en este análisis, evidentes (la perfección es sólo su ideal y su futuro) y son el solo aliento para la vida y la razón; y para usar esas contradicciones y rendijas, uno mismo no puede acudir a otra cosa que a sus propias rendijas y contradicciones: pues es en las imperfecciones de uno como Persona donde está el pueblo. Es para guardar eso que en nosotros quede de pueblo y de recuerdo de lo que era antes de la Historia y de pura negación de las Ideas, armas del Poder, para lo que las astucias constantes de la serpiente se requerían. Ni que decir tiene que, si no hay paloma, no hace falta tampoco la serpiente.

Pero no debe el Alma dejarse acoquinar ante los que le piden rectitud y congruencia de sus palabras con la práctica de su vida: pues el hablar o razonar del pueblo es praxis y teoría al mismo tiempo; y uno no es el pueblo: uno no hace la revolución (ni el amor tampoco) ni entra uno en el paraíso. 

16 agosto, 2015

No se pudre


Un niño salió con una coca-cola en la mano.
El hombre, un indígena cuna, algo le dijo al niño. El chiquillo se la entregó. El hombre la vació.
—¿Por qué? —le pregunté— ¿Tenía algo la coca-cola?
Me miró, su loro también, con cara de “Mira que eres estúpido”.
—No se pudre.
—¿Qué no se pudre?
—La coca-cola.
—Eso está bien— dije.
“Mira que eres . . .”, me miró el loro.
—Téngale miedo a todo lo que no se pudra, joven— dijo y siguió hablando con su loro.

Clemencia Rodríguez

11 agosto, 2015

LA ORDEN


Elias Canetti (de su libro Masa y poder)

«Una orden es una orden»: puede que el carácter definitivo e indiscutible propio de la orden sea la causa de que se haya reflexionado tan poco sobre ella. La aceptamos como algo que siempre ha existido tal cual es, nos parece tan natural como indispensable. Desde pequeños estamos acostumbrados a escuchar órdenes, ellas configuran buena parte de lo que llamamos educación; toda la vida adulta está impregnada de ellas, ya se trate de las esferas de trabajo, de la lucha o de la fe.

La orden es más antigua que el lenguaje, si no, los perros no podrían entenderla. El adiestramiento de animales se basa precisamente en el hecho de que estos, sin conocer lenguaje alguno, aprenden a comprender lo que deseamos de ellos. En órdenes breves y muy claras, que en principio en nada se diferencian de las que se imparten a las personas, el adiestrador va manifestándoles su voluntad. Los animales las obedecen, del mismo modo que acatan las prohibiciones. Resulta pues perfectamente legítimo buscar para la orden raíces muy antiguas; por lo menos está claro que, de alguna forma, existe también fuera del ámbito de la sociedad humana.

El tipo de efecto más antiguo de la orden es la fuga. Le está dictada al animal por una criatura más fuerte, ajena a él. La fuga solo es en apariencia espontánea; el peligro siempre tiene una forma; y ningún animal huirá sin antes haberlo presentido. La orden de huir es tan fuerte y directa como la mirada.


La esencia misma de la fuga presupone desde un principio la diversidad de las dos criaturas que de este modo entran en contacto. Una de ellas se limita a manifestar que quiere devorar a la otra; de ahí la mortal seriedad de la fuga. La «orden» obliga al animal más débil a ponerse en movimiento, al margen de que luego sea perseguido o no. Lo único importante es la intensidad de la amenaza: de la mirada, de la voz, de la forma que impone el terror.

Haremos bien en recordarlo cuando hablemos de la orden entre los hombres. El carácter terrible y despiadado de la sentencia de muerte se trasluce detrás de toda orden.

Lo primero que llama la atención en la orden es que provoca una acción. Un dedo extendido que señala una dirección puede tener el efecto de una orden: todos los ojos que perciben el dedo se vuelven en la misma dirección.

Es propio de la orden no admitir desacuerdo alguno. No es lícito discutirla, explicarla ni ponerla en duda. Es clara y concisa, pues debe ser entendida de inmediato. Un retraso en la recepción perjudica su fuerza.

La acción que se ejecuta bajo una orden es distinta de todas las demás acciones. Es percibida como algo extraño; su recuerdo nos roza como algo ajeno […] Puede que la rapidez de la ejecución que exige una orden contribuya a que la recordemos como algo extraño; pero esto solo no se basta para explicarlo. Lo que cuenta es que la orden provenga de fuera. A nosotros solos no se nos habría ocurrido. Forma parte de aquellos momentos de la vida que nos son impuestos; nadie los desarrolla dentro de sí mismo. Incluso cuando de pronto surgen personas aisladas con una enorme cantidad de órdenes e intentan con ellas fundamentar una nueva fe o renovar una antigua, tales personas mantienen siempre estrictamente la apariencia de una carga extraña e impuesta. Nunca hablarán en su propio nombre. Lo que exigen a los demás les ha sido encomendado; creen haber sido enviados.



Toda orden consta de un impulso y un aguijón. El impulso obliga al receptor a ejecutarla de conformidad con su contenido; el aguijón permanece en aquel que ejecuta la orden.

El aguijón penetra profundamente en la persona que ha ejecutado la orden y allí permanece, inalterable. El contenido de la orden queda conservado en el aguijón.

Es importante saber que ninguna orden se pierde jamás, nunca se acaba realmente con su ejecución, es almacenada para siempre.

Entre quienes reciben ordenes, los más afectados son los niños. Parece un milagro que no se derrumben bajo la carga de cuanto les ordenan y sobrevivan al hostigamiento de sus educadores. Que todo eso lo transmitan más tarde a sus propios hijos, y que lo hagan con no inferior crueldad, resulta tan natural como masticar y hablar. Pero lo que siempre nos sorprenderá es que las órdenes permanezcan intactas desde la más temprana infancia: en cuanto aparezcan las víctimas de la próxima generación, vuelven a estar ahí. Ningún niño pierde ni perdona ninguna de las órdenes con las que fue maltratado.



Sólo la orden ejecutada deja su aguijón clavado en aquel que la cumplió. Quien elude las órdenes tampoco tiene que almacenarlas. «Libre» es solamente el hombre que ha aprendido a eludir las órdenes, y no aquel que sólo después se libera de ellas. Y quien más tiempo necesita para esa liberación, o quien no es capaz de conseguirlo es, sin duda, el menos libre.

Ningún hombre sin prejuicios sentirá como carencia de libertad el hecho de seguir sus propios impulsos. Incluso cuando estos son más intensos y satisfacerlos supone las complicaciones más peligrosas, cada cual tiene la sensación de actuar por sí mismo. Pero todos se remueven en su fuero interno contra la orden que les ha sido enviada desde fuera y tiene que ejecutar, todos hablan entonces de presión y se reservan el derecho a la subversión y a la rebelión.

La orden de fuga, que contiene una amenaza de muerte, supone una gran diferencia de poder entre los implicados. El que pone en fuga al otro podría matarlo. En la naturaleza, esta situación fundamental se debe a que muchísimas especies zoológicas se alimentan de animales. Ellas mismas viven de otras especies. Así, la mayoría de los animales se sienten amenazados por otros de otra especie y reciben de ellos, extraños y enemigos, la orden de huir.

Pero lo que en la vida cotidiana nosotros llamamos orden se desarrolla entre seres humanos: un amo ordena a su esclavo, una madre ordena a su hijo. La orden, tal como la conocemos ha evolucionado alejándose muchísimo de su origen biológico, la orden de fuga. Se ha domesticado. La utilizamos en las relaciones sociales en general, pero también para la convivencia más íntima; el Estado no desempeña un papel menor que la familia. Su aspecto es totalmente distinto del que hemos descrito como orden de fuga. El amo llama a su esclavo; este acude, aunque sabe que va a recibir una orden. La madre llama a su hijo y este no siempre se escabulle. Aunque lo abrume con órdenes de toda clase, en términos generales, el niño, que sigue confiando en ella, acude a su llamada y permanece cerca. Lo mismo vale para el perro: permanece junto a su amo, a cuyo silbido responde de inmediato.

¿Cómo se llegó a esta domesticación de la orden? ¿Qué hizo inicua la amenaza de muerte? Esta evolución se explica por una especie de soborno que se practica en cada caso. Él da de comer a su perro o esclavo, la madre alimenta a su hijo. La criatura que vive en estado de sometimiento está acostumbrada a recibir su alimento de una sola mano. El esclavo o el perro reciben alimento exclusivamente de su amo, ningún otro está obligado a ello, en realidad nadie más tiene derecho a alimentarlos. La relación de propiedad consiste en parte en que todo alimento les llega sólo de la mano de su amo. A su vez, el niño es totalmente incapaz de alimentarse por sí sólo. Desde el primer momento se aferra al pecho de su madre.

Se ha creado un estrecho vínculo entre la orden y el alimento que se dispensa. Este vínculo aparece de forma muy clara en la práctica del adiestramiento de animales. Cuando el animal ha hecho lo que debe hacer, recibe su golosina de la mano de su adiestrador. La domesticación de la orden la convierte en una promesa de alimento.

Esta desnaturalización de la orden de fuga biológica educa a hombres y animales para una especie de cautividad voluntaria, en la existen toda clase de grados y matices. Sin embargo, no modifica  por entero la naturaleza de la orden. La amenaza se mantiene siempre inherente, solo que atenuada. En caso de desobediencia existen sanciones explícitas que pueden ser muy severas; la más severa es la primigenia: la muerte.

El soldado en activo actúa sólo bajo orden. Puede que le apetezca esto o aquello; pero como es soldado sus deseos no cuentan, debe renunciar a ellos. Para él no hay encrucijadas que valgan, pues aunque se le presentase alguna, no es él quien decide cuál de los caminos ha de seguir. Su vida activa se halla limitada por todos lados. Hace lo que todos los demás soldados hacen con él; y hace lo que le ordenan. La privación de cuantas acciones otros hombres creen realizar libremente, lo vuelve a él ávido de las que debe ejecutar.

Un centinela que permanece horas inmóvil en su puesto constituye el mejor ejemplo de la condición psíquica del soldado. No le está permitido alejarse, dormirse ni moverse, a excepción de determinados movimientos que le son prescritos con total precisión. Su servicio propiamente dicho es la resistencia a cualquier tentación de abandonar su puesto, sea cual sea la forma como esta se le presente. Este negativismo del soldado, como muy bien se lo puede llamar, es su columna vertebral. Reprimirá todas las motivaciones habituales que nos llevan a actuar, como el deseo, el temor, la inquietud, y que tan esenciales son para la vida humana. Su mejor forma de combatirlas es evitar confesárselas.

Todo acto que ejecute realmente deberá estar sancionado por una orden. Como para cualquier persona resulta muy difícil no hacer nada, se acumula en el soldado una gran expectativa acerca de aquello que le está permitido hacer. El deseo de actuar va acumulándose y aumenta sin tasa. Pero como toda acción va precedida de una orden, la expectativa se vuelve hacia esta: el buen soldado está siempre en un estado de consciente espera de órdenes, que es acrecentada en todos los sentidos por su formación y se pone claramente de manifiesto en las posturas y fórmulas militares. El momento crucial en la vida del soldado es aquel en que adopta la posición de ¡firmes! ante un superior. En estado de máxima tensión y receptividad se cuadra ante él, y la fórmula que pronuncia –«¡A la orden!»– expresa con gran precisión qué es lo importante.



Durante su instrucción, al soldado se le prohíben más cosas que al resto de las personas. Cualquier transgresión, por mínima que sea, es severamente castigada. La esfera de lo no permitido, con la que todos nos familiarizamos desde niños, adquiere proporciones gigantescas para el soldado, que ve cómo en torno a él van alzándose muros cada vez más altos, que se iluminan a medida que surgen. Es un prisionero que se ha adaptado a las paredes de su celda; un prisionero que está contento de serlo. Mientras otros prisioneros piensan en una sola cosa: cómo podrían horadar o escalar esos muros, él los ha aceptado como una nueva naturaleza, como un entorno natural al que uno se adapta y en el cual acaba transformándose.

Es parte de la formación del soldado aprender a recibir órdenes de dos maneras: solo o junto con los otros. La instrucción lo ha acostumbrado a movimientos que ejecuta juntamente con los demás y que todos han de efectuar exactamente del mismo modo. Interviene aquí una especie de precisión que se aprende mejor imitando a los otros que solo. Así llega a ser como ellos; se establece una igualdad que en algún momento puede ser utilizada para transformar una división militar en una masa. En general, sin embargo, se desea lo contrario: igualar a los soldados entre sí lo más posible sin que de ello surja una masa.

Cuando están juntos como unidad, los soldados reaccionan a todas las órdenes impartidas en conjunto. Pero ha de subsistir la posibilidad de separarlos, de hacer salir de las filas a uno, dos, tres hombres, la mitad, todos los que el superior desee. El hecho de que todos marchen juntos es accesorio; la división es utilizable en la medida en que pueda escindirse. La orden debe poder llegar a un número de hombres cualquiera: uno, veinte o la división entera. Su efectividad no ha de depender de a cuántos soldados se dirige. Es la misma orden, tanto si es impartida a uno solo como si son todos los que la reciben. Esta naturaleza invariable de la orden es de la máxima importancia; la sustrae a todas las influencias de la masa.

Quien ha de impartir órdenes en un ejército debe poder mantenerse libre –tanto fuera como dentro de sí mismo– de cualquier masa. Lo aprendió cuando le enseñaron a esperar órdenes.

09 agosto, 2015

La «banalidad del mal» es esta rutina donde nadie se admite responsable. - Arturo Borra


La alternativa hegemónica es invocar la falta de alternativas para justificar lo injustificable: el abatimiento colectivo, la concentración de poder, la marginación sistémica, el avasallamiento de derechos, la destrucción de nuestro hábitat. En esta máquina devastadora están enganchados los que dominan el mundo, partícipes necesarios de la ingeniería social del expolio. Saben lo que hacen: la plusvalía no es un error de cálculo ni la regularidad del abuso un mero accidente.

Si hay algo así como un «mal radical» nace de esa interdependencia del «cinismo» (del amo) y la «banalidad» (del esclavo) o, si se prefiere, de la relación entre una consciencia moralmente indiferente y la acrítica obediencia a sus mandatos.

La «banalidad del mal» es esta rutina donde nadie se admite responsable, limitándose a ejecutar de forma irreflexiva la «matanza administrativa».

Remitir la propia responsabilidad a una Necesidad externa (Dios, la Historia, el Mercado) bloquea cualquier cuestionamiento ético-político de quienes deciden. La retórica de la libertad se manifiesta como suprema servidumbre: sólo queda la masacre generalizada, el salvataje individual en el hundimiento colectivo, la guerra como relación con el otro, la sustracción colectiva como vía de la supervivencia.

Arturo Borra - «El mal nuestro de cada día (figuraciones)»

Texto completo en:

07 agosto, 2015

La alargada sombra de los intocables en España / Marcos Roitman



No soy partidario de escribir artículos basados en experiencias personales cuando se trata de cuestionar el poder político. Sin embargo, en esta ocasión no puedo dejar de hacerlo en tanto su significado sobrepasa la mera anécdota, situándose en la parte más siniestra de funcionamiento de una sociedad donde los caciques mantienen intacto su poder. No hace mucho, entre las colaboraciones habituales que envío a La Jornada se publicó un artículo sobre la figura del ex presidente de gobierno de la corona española, Felipe González. Eran de suponer críticas en uno u otro sentido. Debo confesar que me sentí halagado por la mayoría de ellas. Otras, las menos, recurrieron al insulto personal y la descalificación, sacando a relucir toda mi parentela.


El artículo en cuestión: “Felipe Gonzalez, la impudicia de un político indecente”, se reprodujo y tomó vida propia en España. Las redes se encargaron de publicitarlo, aunque curiosamente las habituales lo ignoraron. Por alguna razón misteriosa, ninguna consideró oportuno editarlo. Cada quien selecciona y fija los temas relevantes para sus páginas web. A los pocos días, Luis Hernández Navarro escribía su columna desentrañando más los negocios del susodicho. Corrió la misma suerte: las páginas web llamadas de izquierda o progresistas españolas lo ignoraron.

Sin embargo, lo destacable está en otro lugar. La sensación de no poder hablar o levantar la voz contra quienes se han convertido en seres intocables para España y su relato transicional. El poder de Felipe Gonzalez, transformado en cacique, agarrota, frena cualquier crítica, intimida y levanta un muro de personajillos serviles que hacen de cortafuegos. En España los caciques se han reproducido, actúan por encima de la ley con el beneplácito de las instituciones. Felipe González goza de ese estatus de gran cacique.

Tal vez desde la muerte del dictador Francisco Franco, Felipe González sea el único político intocable. Ni siquiera Adolfo Suárez o el incombustible José María Aznar han conseguido acceder a tal privilegio. El miedo a despertar su ira provoca auténtico pánico. Forma parte de ese selecto grupo al cual pertenecen terratenientes, grandes empresarios y aristócratas, cuyo poder permea toda la sociedad. Hasta su reciente fallecimiento, han sido caciques venerados por la sociedad cortesana en España el banquero Emilio Botín; el presidente del grupo Planeta, José Manuel Lara Bosch; el fundador del Grupo Prisa, Jesús Polanco; los fundadores de El Corte Inglés, Ramón Areces e Isidoro Álvarez, o la duquesa de Alba. Entre los vivos destacan el dueño del holding Zara, Amancio Ortega; los herederos de la banca March, dirigida por Carlos March; el grupo ACS con Florentino Pérez a la cabeza. Nombres propios cuya sola mención hace temblar a propios y extraños. Dueños de empresas, medios de comunicación, terratenientes, banqueros, forman parte de la plutocracia que hoy controla la vida política en España. Poco se puede hacer contra ellos. Son el IBEX 35.


En España no se puede escribir contra la plutocracia. No existe libertad de prensa ni libertad de expresión. Primero la autocensura juega ese papel fiscalizador de mordaza, miedo y cobardía. Mejor no hablar de ellos, ni mencionarlos ni atacarlos. Si algún medio de prensa lo hace, mejor valore sus consecuencias. Se acabaron los ingresos por publicidad. Y si se trata de una publicación impresa, de la noche a la mañana podrán surgir problemas en la distribución, costos de papel, y si la cosa es grave habrá presiones para cerrar el medio en cuestión. En definitiva, evite los conflictos y manténgase alejado de la crítica al poder real. Hable de fútbol, corrupción, narcotraficantes, inmigración ilegal, inauguraciones de hospitales, viajes oficiales, escándalos de faldas, guerras, tráfico de armas, etcétera. Es decir, del poder formal. No hay problemas, siempre y cuando no despierte a la bestia.

Si la autocensura no funciona, y nos encontramos con un artículo peligroso, el consejo de redacción debe actuar de filtro, para ese efecto están los corre, ve y dile. Informan y pasan el dato. Si eso no es suficiente, habrá que llamar al director y evitar que se publique. Y si tampoco funciona, se intimida con acudir a los tribunales y exigir daños y perjuicios. Todo un conjunto de triquiñuelas para lograr convencer al osado colaborador de no publicar su crítica. Por ello, agradezco a La Jornada su edición, símbolo de libertad de la libertad de prensa y compromiso con la verdad. En España ese artículo fue censurado en periódicos y medios digitales.

Eso sí, sea usted un fiel servidor de los intereses plutocráticos de caciques y se verá recompensado. Reconózcalos como padres de la patria, artífices de los cambios democráticos y la regeneración política, enaltezca sus valores y transfórmelos en mecenas con vocación de servicio público. A cambio obtendrá una recompensa económica nada desdeñable. El poder sabrá reconocer sus méritos.


Su carrera profesional irá en ascenso, no tendrá obstáculos, y si los hubiese, ellos se encargarán de eliminarlos. Está en nómina, es su empleado. Le darán órdenes y cuando consideren cumplida su función, lo tirarán a la cuneta, otro ocupará su lugar. Su dignidad habrá perecido en el camino, aunque en su haber podrá contarles a sus amigos que ha cenado, conocido secretos de alcoba y algún chascarrillo de la plutocracia. En su nómina hay gentes del arte y la cultura, científicos, deportistas y ex presidentes latinoamericanos.

Marcos Roitman

Del blog: escomberoides