15 abril, 2016

Carta abierta a los intelectuales, artistas y sindicalistas firmantes del manifiesto a favor de un gobierno PSOE, C´s y Podemos

Por Antonio Pérez Collado

Una pena, que habiendo tantas denuncias y reivindicaciones a las que sumar vuestra ilustre rúbrica, os hayáis decantado por suscribir la petición de un gobierno que cambie algo para que todo siga igual.


En un país como el nuestro, con tan poca producción intelectual, tan escaso pensamiento transgresor y tan contadas voces críticas, no deja de ser noticia que aparezcan, de repente, cien personalidades dispuestas a firmar un manifiesto, por muy descafeinado que el mismo sea. Y suscribir una petición colectiva a tres de los cuatro partidos más votados en las últimas elecciones generales, animándoles a que se pongan de acuerdo para formar un gobierno “de cambio, que evite una repetición de las elecciones” no puede decirse que sea la iniciativa ilusionante e innovadora que podría esperarse de tan granado ramillete de privilegiados cerebros.

La verdad es que desde vuestra aparición estelar para denunciar la primera guerra de Iraq no os habías prodigado mucho en pronunciamientos públicos contra tanta injusticia como estamos sufriendo todo este tiempo. No han tenido similar denuncia coral las invasiones de Afganistán, Libia, otra vez Iraq o recientemente Siria, ni las sufridas por todos aquellos países en los que la OTAN ha decidido meter sus narices, y sus bombarderos, sin que nadie se lo haya pedido.

También hemos echado en falta vuestra firma colectiva y solidaria frente a los desahucios, la ley Mordaza y los numerosos casos de represión a movimientos y activistas sociales, contra las reformas laborales y la infinidad de recortes emprendidos tanto por los gobiernos del PP como por los del PSOE, en las campañas por el cierre de los CIE y las centrales nucleares, contra las negociaciones del TTIP y la firma del pacto de la vergüenza para expulsar a los refugiados producidos por las guerras que este sistema alimenta. Tampoco os hemos encontrado apoyando huelgas no domesticadas como las de Movistar, TMB, Metro o Panrico. Ha sido de la sociedad de a pie: los trabajadores, las mujeres, los jóvenes, la gente precarizada… de donde han surgido las iniciativas de lucha y de organización más interesantes y prometedoras de los últimos decenios. El 15M, la PAH, las Marchas de la Dignidad, la okupación y muchas otras experiencias autogestionarias han sido lo más fresco y rupturista del tedioso panorama político y social.

La verdad es que volver a la palestra mediática para apoyar un gobierno donde –según parece- la voz predominante la llevará el PSOE (la otra, la voz cantante, la llevan los del Ibex35) no es una aparición muy brillante, que se diga. No creo que tanto las propuestas del partido de Pedro Sánchez y Susana Díaz (me cuesta llamarlo partido socialdemócrata, no digamos socialista) como las de Ciudadanos no dejan dudas de su apuesta firme por apuntalar este régimen que tan evidente ha dejado su voluntad de seguir exprimiendo a los pobres en beneficio de los ricos, aunque sea a costa de sacrificar todos nuestros derechos y libertades.

En cuanto a Podemos, es cierto que sus propuestas son de un contenido mucho más social que las de las otras dos patas del gobierno que reivindicáis en vuestro manifiesto, pero viendo las muchas mermas que han ido sufriendo sus programas y las sucesivas renuncias de Pablo Iglesias a principios que nos aseguraban irrenunciables (pongamos por caso pactar con los partidos de la casta, donde estaba incluido el PSOE) no hay demasiadas garantías de que si, llegado el caso, tocaran poder no acabasen como los partidos de la vieja política.

Aunque escribo y hago fotos, mitad por placer y mitad por militancia, no debo ni quiero considerarme de vuestro gremio de intelectuales y artistas. Mucho menos del de los sindicalistas que firman con vosotros; prefiero ser anarcosindicalista y lo he sido casi toda mi vida. Esos sindicalistas con los que tan a gusto posáis y, de vez en cuando os manifestáis, han contribuido con sus prácticas y sus pactos a precarizar nuestros salarios, derechos y pensiones. No lo olvidéis. Y no olvidéis tampoco que ese gobierno que deseáis, sería muy parecido al que nos condujo por esa Transición tan traicionera que vivimos (unos peor que otros, no lo vamos a negar) desde el 78 hasta ahora, cuando nace ese manifiesto que parece dictado por aquellos ricos y famosos que empiezan a hablar de una segunda Transición.

Una pena, que habiendo tantas denuncias y reivindicaciones a las que sumar vuestra ilustre rúbrica, os hayáis decantado por suscribir la petición de un gobierno que cambie algo para que todo siga igual. No me gusta hablar en nombre de los demás y menos de toda una sociedad, tan compleja y variada como la española. Pero me voy a atrever, por esta vez, a pediros que no os sintáis obligados a guiarnos, sobre todo si vuestra invitación es a confiar en aquellas opciones que no han dejado de defraudarnos.

Atentamente

Antonio Pérez Collado


VALENCIA

6 comentarios :

  1. Sería gracioso conocer alguno de los "intelectuales" o "artistas" que firman, porque con el nivelazo de ambos que tenemos ahora...
    En fin, no me extrañaría encontrar a Belen Egteban entre los intelegtualeh, pero que no se a quien le puede importar lo que digan o piensen (o simulen pensar), este rebaño de estómagos agradecidos.

    Salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los firmantes se encuentran: Daniel Innerarity, filósofo; Joaquín Estefanía, periodista; Soledad Gallego, periodista; Aitana Sánchez-Gijón; actriz; Carlos Jiménez Villarejo, fiscal; Juan Cruz, periodista y escritor; Ana Belén Cuesta, actriz y cantante, José Luis Cuerda, director de cine; Nicolás Sartorius, abogado; Víctor Manuel San José, músico; Fernando Vallespín, catedrático de Universidad; Cristina Almeida, abogada; Victoria Camps, catedrática de Universidad, Emilio Ontiveros, catedrático de Universidad; Ángel Gabilondo, catedrático de Universidad y portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid; Diego López Garrido, catedrático de Universidad; Rosa León, música; Amaya Uranga, cantante; Fernando Lezcano, miembro de la Comisión Ejecutiva de CC OO; Francisca Sauquillo, abogada; Odón Elorza; diputado socialista; y Santos Ruesga, catedrático de Universidad, entre otros.

      A quien pueda interesar (por aquello de contrastar), el texto íntegro del Manifiesto se puede leer en: http://www.eldiario.es/politica/Francisca-Sauquillo-Emilio-Ontiveros-PSOE-Ciudadanos-Podemos_0_504300326.html

      Salud y subversión! (que no es lo mismo que subvención)

      Eliminar
  2. Si bien el 15-M y sobre todo la PAH son movimientos domesticados también, e incluso lo de las marchas...La okupación creo que ya no, eso sí me parece muy auténtico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que domesticados, yo diría que han sido desactivados, lo cual no contradice un ápice lo que el autor de la carta afirma de ellos, que junto con "las Marchas de la Dignidad, la okupación y muchas otras experiencias autogestionarias han sido lo más fresco y rupturista del tedioso panorama político y social."

      Eliminar
  3. En el mundo del "Cambiarlo todo para que nada cambie" la principal arma del no-cambio es el Estado. Este escrito es una crítica a ese intelectualismo burgues-acomodado para el que la única acción posible es la política tradicional.
    Por otra parte firmar el escrito a la cúpula no quiere decir que no se apoye todo lo anterior, aunque nos da una idea de por dónde van los tiros.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he comprendido el segundo punto "Por otra parte..."

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.