01 julio, 2015

En Grecia y en los demás pueblos: El Gran NO



La clase obrera y el pueblo griego se enfrentan a momentos cruciales que afectan también directamente al resto de los pueblos de Europa, y muy especialmente a los del Estado español con unas elecciones generales inminentes.

Sólo los muy ilusos creen que la situación económica va bien aquí y que por ello se han detenido los recortes y las contrarreformas laborales. El resto sabemos que tras las elecciones, gobierne quien gobierne, se intensificarán todas las presiones para imponer políticas de ajuste contra la clase obrera. Como en Grecia, como en el resto de la UE.

Es curioso que en momentos álgidos todos los esfuerzos de las clases dominantes por dividir y aislar al pueblo trabajador de los diferentes países para que no perciba la imperiosa necesidad de unidad, se vienen abajo.

El proceso de lucha de clases en Europa en el marco de la actual crisis económica general del capitalismo tiene unas características generales comunes derivadas de nuestra pertenencia al Euro y a la UE. La diferencia es que la ofensiva del capital está mucho más avanzada en el país heleno, como lo está el nivel de conciencia y de lucha de su pueblo. Y ambos hechos definen con nitidez toda la crudeza de la confrontación.

Las negociaciones entre la Troika y un Gobierno de Syriza que apoyó su estrategia en la ilusión de convencer a los acreedores mostrando las dimensiones colosales del sufrimiento de su pueblo e intentando hacer prevalecer la democracia y la soberanía, han desvelado la profundidad de la ofensiva de la burguesía contra las clases populares. Una ilusión sin fundamento alguno como se ha demostrado dramáticamente mil veces y en la que no le está permitido caer a ningún gobierno que pretenda representar los intereses de su pueblo. A estas alturas de la Historia no es aceptable alegar ignorancia.

Como es evidente desde hace al menos cinco años en Europa, y hace décadas en América Latina, África y Asia, el pago de la Deuda es la maquinaria que dirige una guerra social mediante la que el imperialismo disciplina a los gobiernos para obligarles a ejecutar su agenda. Justo antes del ataque militar o el golpe de Estado si no se ejecuta con la diligencia deseada.

Pero en una crisis de las dimensiones de la actual y sin horizonte alguno de salida no se trata sólo de imponer políticas económicas. Se trata de destruir cualquier esperanza basada en gobiernos sensibles a las necesidades del pueblo. El capital en crisis ha decretado el fin del reformismo.

A pesar de las inaceptables concesiones ya realizadas a la Troika por el gobierno de Tsipras y que ya han sido analizadas por Red Roja(1), la presión ha continuado implacable, demostrando que la esencia de la confrontación es política. Si las condiciones del ultimátum de la Troika van a hundir aún más a Grecia en la recesión y la deuda será por ello cada vez más impagable, ¿qué es lo que persiguen? Claramente pretenden hundir a Syriza, hacer que el país sucumba en el caos para así demostrar la imposibilidad de cualquier alternativa política que sirva al pueblo. Es un órdago a la grande a la clase obrera griega y la del resto de Europa.

La dureza de la crisis y la debilidad de su propio poder no permite al capitalismo versiones light y, mucho menos, aquellas que puedan representar una correlación de fuerzas más favorable a la clase obrera. Aumentar impuestos a los más ricos para ayudar algo al 45% de los pensionistas que viven por debajo de los niveles de pobreza y que mantienen a toda la familia, no vale.

La lucha de clases es a cara de perro. Es lo que Syriza no ha entendido perdiendo un tiempo precioso en preparar al pueblo griego para lo inevitable.

La Troika quiere dejar absolutamente claro quién detenta el poder real y lo implacable de la dictadura del capital; para el pueblo griego, para los demás pueblos de Europa y en especial para los del Estado español, que estamos en primera línea. Nos echan un gran órdago, esperando que nos achantemos. No hay medias tintas. Es todo o nada.

Pero esta guerra social está utilizando, como el fascismo, la legislación antiterrorista para reprimir la resistencia social y política. Los atentados perpetrados en diferentes países por grupos creados, organizados y financiados por el imperialismo euro-estadounidense y sionista, se utilizan para alimentar el miedo al “terrorismo” y así aprobar leyes que aniquilan las libertadas públicas en aras de la “seguridad”, como toda la legislación antiterrorista y como la “ley mordaza”. Es decir, el imperialismo destruye Estados, desestabiliza regiones, expolia recursos naturales y la respuesta de esos pueblos –en cualquier caso, provocada– es el pretexto para incrementar los mecanismos de represión que cercenan masivamente libertades democráticas, también en los países centrales.

El referéndum griego y el Gran No

Quizás alguna vez sepamos las presiones concretas –mejor dicho la extorsión– a que están siendo sometidos los principales dirigentes de Syriza. Porque ésta no es la primera, sino la segunda propuesta de convocatoria de referéndum en Grecia. La anterior la hizo el primer ministro, Yorgos Papandreu, el 31 de octubre de 2011(2) y el el 3 de noviembre la retiró y dimitió(3).

¿Qué sucedió en esos cuatro días?

El relato que hago a continuación fue transmitido por el ex- primer ministro a un joven estudiante de un máster de periodismo en EE.UU. y puede desmentirlo él mismo, pero no creo que lo haga.

Papandreu fue sometido a tales presiones por parte de la Troika, que incluían amenazas de muerte tan creíbles hacia su mujer y sus dos hijas, para que retirara la convocatoria de referéndum, que lo hizo y dimitió cuatro días después. Toda la familia se fue a vivir a EE.UU. Donde reside hasta la fecha.

En 2011 Yorgos Papandreu representaba a un partido instrumento directo del capital y estaba sólo. Ahora no es lo mismo. Cuatro años después –de luchas y de sufrimientos- el Gobierno de Siryza, más allá de Tsipras y Varoufakis, representa avances muy importantes en la conciencia del pueblo que van a determinar que el pueblo griego vote un inmenso NO el próximo 5 de julio.

Y es que el No, no sólo responde ahora al sentir masivo del pueblo, sino que tiene resonancias históricas muy profundas en la historia griega.

”La fiesta nacional, el 28 de octubre, se llama El día del no. Conmemora la fecha en la que el general Yannis Metaxás pronunció su célebre «¡No!» al ultimátum entregado por el embajador italiano en Atenas durante la Segunda Guerra Mundial. Se negó así a aceptar la entrada de las tropas del ejército italiano en el territorio heleno, y empezó la guerra. Cuando alguien en Grecia dice “ha llegado el momento del No” apela a algo verdaderamente serio”(4).

Cuando el drama histórico comienza es muy importante que sepamos que los cambios en los gobiernos sólo significan realmente algo cuando son expresión de cambios reales en la correlación de fuerzas y que no nos dejemos llevar por los cantos de sirena de nuevas caras que creen que llegar al gobierno es detentar el poder.

Grecia está mostrando cómo en momentos de crisis tan enormes como la actual al capitalismo se le cae la máscara y no permite el menor resquicio de reformismo. Por eso resulta patético escuchar a algunos de los nuevos líderes de gobiernos municipales y autonómicos la propuesta de “volver al Estado del Bienestar”.

Más vale que aprendamos que las cosas vienen muy duras, que el poder se está preparando para una gran confrontación de clase y que a una fuerza material solo se le derrota mediante un fuerza material mayor. Y para construirla es preciso saber con claridad lo que es necesario hacer, y que en Grecia como aquí, pasa por nacionalizar la banca, no pagar la Deuda y salir del Euro, de la UE y de la OTAN. Ese objetivo político, que es el mismo para la clase obrera y sectores populares de la UE, especialmente para los del sur, puede permitir adoptar estrategias comunes capaces de enfrentar a la plutocracia europea.

Siempre que que el pueblo organizado construya una fuerza política que tenga la firme determinación de conseguirlo.

__________________________________________________
Notas

13 comentarios :

  1. Si, muy de acuerdo, pero siempre entendiendo que los políticos europeos son títeres de la globalización, que esto no parará ni en Grecia ni en España, se piensa destruir toda Europa, hasta Alemania. Lo que está en juego es el tipo de mundo que conocemos donde Europa ha sido históricamente una potencia y ahora va a pasar a ser simplemente destruida, porque estorba a los planes de globalización.
    También se trata de destruir los pilares históricos y culturales del mundo occidental, como se puede comprobar en las últimas guerras, con la destrucción y/o conquista de lugares sin interés estratégico o económico. Quieren borrar el pasado y reescribir la historia, de hecho lo están haciendo aquellos que nunca la tuvieron.

    Estamos no solo ante una guerra de clases, sino ante una guerra pos nuestra civilización en la que tenemos en contra a aquellos que nos gobiernan; Lo llevamos muy chungo, pero si perdemos o simplemente no peleamos, estamos más jodidos aun.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Piedra, el tema no es solo el dinero y su "lucha de clases" y yo cada vez lo veo más claro.Para mí, sin embargo, no se trata... de "pelear", sino de crear economía AL MARGEN, pero claro, para eso... hay que estar... mentalmente preparados y... unirse.

      Eliminar
    2. Piedra, con lo de la destrucción y conquista de lugares sin interés estratégico o económico... ¿a qué países te refieres?

      Eliminar
    3. De nada sirve crear una economía paralela (y para lelos) mientras la macro economía y los recursos planetarios estén en manos de unos pocos asesinos que son los que realmente consumen, contaminan y roban todo lo que hay en el planeta.

      Todos los enclaves tradicionales de civilizaciones antiguas, como Jerusalén, Palmira, ciudades de Siria, Iraq, Yemen, Malta... mira como los mercenarios "musulmanes" se preocupan de destruir templos, estatuas, restos arqueológicos, museos... Al margen de lo que se roba de forma oculta.

      Eliminar
    4. Ya, eso es lo difícil, conseguir que haya suficiente masa crítica que se quiera unir para esa economía paralela... que no sería "para lelos" sino para seres libres creadores.Sí, yo también he leído sobre la destrucción y saqueo de zonas antiguas y de museos... y hay quien va más allá y tiene unas teorías un tanto... frikis... ya sabes.... de las que te hacen reír... aunque también dudar.

      En cuanto a lo de Grecia, al parecer es un fraude total, pues tienen que elegir (por eso el referendum es otro engaño, pues te ponen dos opciones y se olvidan de la 3ª, la 4ª...), entre guatemala y guatepeor, o sea, entre ser rescatados o aplicarse sus recortes y como dicen Loam y Albert, si no cumplen con ninguna de las dos variantes y los demás países no se suman ( ya hay que decir países, o sea, gobiernos, porque los pueblos aunque apoyen al pueblo griego y por lo tanto a ellos mismos también, no cuentan... a no ser que los militares desobedezcan, lo cual es un milagro y los milagros no existen, o las masas CREZCAN en su oposición a la deudocracia y eso... es otro milagro)

      Eliminar
  2. Y luego uno escucha a "socialistas" y "demócratas" como Renzi y Zapatero decir que el referéndum (superinsuficiente, por otra parte) es innecesario e incluso contraproducente. ¡Viva la coherencia, viva la neolengua!

    Buen texto.

    PD. Discrepo tal vez de lo que dice Piedra, esto es, de que se trate "de destruir los pilares históricos y culturales del mundo occidental" y que estemos "ante una guerra por nuestra civilización". Mi interpretación de la historia en general y de la civilización occidental en particular es más bien al revés: la globalización y sus consecuencias no sería sino la lógica continuación de la historia occidental predominante, no su antítesis. Es decir, es el tradicional imperialismo europeo y clasista (antes en versión germana, romana, griega, egipcia y así hasta remontarnos a los sumerios) pero por otros medios. En mi opinión, es la estructura misma de la civilización (quedándonos con lo positivo que pueda tener) lo que nos ha traído hasta aquí. Salvo casos puntuales, de qué pasado se puede sentir nadie orgulloso, como diría Canetti :o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy completamente de acuerdo contigo en ambas cosas: en tu calificación del texto de Ángeles y en tu discrepancia respecto al comentario de Piedra.

      Aaah! Elias Canetti... Yo voy a ser tan osado de ir (nunca mejor dicho) aún más allá: Salvo casos puntuales, ¿de qué futuro se puede sentir nadie orgulloso? :))

      (Me abstengo de citar a Beckett. Lo reservo para posibles puntos suspensivos finales) ;)

      Eliminar
    2. También es verdad :o)

      Intuyo en tus palabras una crítica del concepto Tiempo muy sugerente. Tener la mirada puesta en el pasado (mito de la edad de oro) o tenerla puesta en el futuro (mito del progreso), he ahí dos posibles extremismos en detrimento del "aquí y ahora", que diría Huxley.

      Un abrazo y si al final todo esto acaba en "Grexit", que sea para bien.

      Eliminar
    3. Exactamente. El "Tiempo" no existe, pero cargamos con ese fardo y con todos sus referentes conceptuales desde el mismo momento en que tenemos uso de ¿razón?... de adoctrinamiento.

      Puestos a desear, yo apuesto por un "peoplexit outside the system".
      Un levantino y levantisco abrazo.

      Salud!

      Eliminar
  3. A mi me gustaría saber que pasaría si el pueblo griego se opusiera de alguna forma u otra a todos los dictámenes de los gobiernos, instituciones y organizaciones a nivel nacional e internacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pasaría que, si no se sumaran otros pueblos (al modo Fuenteovejuna), la OTAN buscaría cualquier pretexto para enviar sus juguetitos.

      Eliminar
    2. O un golpe de Estado que implantara una dictadura...

      Eliminar
    3. A eso precisamente me refería.

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.