31 agosto, 2015

El secreto mejor guardado


Tras esas puertas no hay nada, excepto la fe común
que sustenta un secreto inexistente.
El secreto mejor guardado es ese: que no lo hay.

10 comentarios :

  1. no lo hay!!!!! y qué de terribles muros levantaron los esclavos, para velar la fortaleza de sus custodiadores y cuántos levantaron la cabeza a sus cúpulas para arrodillarse ante lo que no existe y cuidar el oro del cerrajero! ah Kafka haría un gran chiste sobre esto!


    te abrazo! salud Loam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo similar sucede con la rueda, que gira en torno a un punto inexistente.

      Salud Mareva!

      Eliminar
  2. Casi siempre en el centro del laberinto solo hay la nada. Ésta es el verdadero Minotauro.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Francesc. Como le he dicho a Mareva respecto a la rueda, el punto mediante el cual representamos su centro no es más que una convención, no es el centro mismo, ya que en el centro no hay nada.

      Salud!

      Eliminar
  3. No, tras esas puertas no hay nada, pero delante de ellas hay mucho más de lo que la mayoría imaginan.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre otras cosas, los administradores del "secreto" y sus fieles adeptos.

      Salud!

      Eliminar
  4. El Vaticano como una araña urde una red de verdades y mentiras en la que ellos mismos están atrapados. Como decía un sabio solo hay dos cosas infinitas. Son incapaces de distinguir realidad de ficción, cielo de infierno. Confundirán un secreto con otro hasta acabar adorando a un oveja, una cucaracha o un escarabajo, no serían los primeros.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Sin embargo, el post no se circunscribe al Vaticano ni al factor religioso, se refiere a esa "cosa" llamada Poder (el Poder).

      Salud!

      Eliminar
  5. En el eje de la noria, las Horas, impasibles, dan vueltas a la rueda del tiempo que gira con chirrido metálico. No pidas a nadie que engrase el mecanismo. La rueda es pesada y su engranaje es viejo. Desde Cronos hasta hoy.

    En el eje de la noria el tiempo es inmóvil. Pasa. Gira el circunloquio de las estaciones, solsticio de invierno, solsticio de verano. Y los días pasan, y a ti, caminante ocioso, no te está permitido tumbarte en la cueva para contemplar el transcurso de la noria, pues tú irremediablemente giras también con la rueda y ves pasar el día como se escurre por la estrechez de la vida y la muerte llega con sus pasos sobre la ceniza de un viejo fuego.

    En el eje de la noria, las Horas te verán pasar, no guiarán ni tu paso, ni tu destino. Ahora eres tú quien está en el tiempo y eres, por las Horas, la imagen del tiempo que pasa.

    En el eje de la noria, en medio del tiempo, no hay realidad, ni muerte.
    Salut
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué sería del extraviado sin Ariadna? ¿Qué sería de Ariadna sin el laberinto?

      Salud!

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.