08 febrero, 2016

Gora Alka-ETA - Juan Gabalaui

Es evidente que el título de este artículo no supone una exaltación del terrorismo. Solo es el encabezado de un artículo que quiere hablar sobre la detención de dos artistas de los títeres que fueron detenidos el pasado viernes en Madrid por la denuncia de unos padres, especialmente sensibles, y una policía, local y nacional, con los resortes a punto para abalanzarse sobre todo aquello que suene a ETA, comprobado o sin comprobar. No importa. En este Estado se cerró un periódico y se detuvo a su dirección por estar escrito íntegramente en Euskera, sin más motivo que los prejuicios hacía la cultura euskaldun que era asociada directamente a vinculación con banda terrorista. Los medios de comunicación generalistas no han cesado de hacer este tipo de asociaciones, alimentadas por la teoría del entorno que dio a luz una ley construida ex profeso para detener a todo aquello que huela a ETA. La justicia dictó de manera inequívoca que la vinculación entre el periódico Egunkaria y ETA era inexistente pero los prejuicios políticos, policiales, periodísticos y ciudadanos propiciaron que el diario se cerrara, los trabajadores se quedaran sin empleo y los acusados vivieran un calvario policial y judicial durante siete años. 

Como la lengua vasca es un instrumento primordial para ETA en su estrategia, y Egunkaria es el único diario íntegramente editado en lengua vasca, tuvo que nacer porque ETA lo quiso”. 

Este razonamiento es demencial pero ampliamente compartido por gran parte de los ciudadanos aunque la banda armada anunciara en el año 2011 el cese definitivo de su actividad armada. Los padres asistentes a la función de la Compañía de Títeres desde Abajo se escandalizaron cuando vieron una pancarta que decía Gora Alka-ETA. Una madre incluso mencionó que hablaron en euskera. Además hubo una violación, se mató a una monja y se ahorcó a un juez. Ya está. Delito de enaltecimiento del terrorismo. Sin más. Es suficiente la opinión de unos padres sobre el contenido de una obra artística y una pancarta para que unos artistas granaínos que venían a representar su obra en Madrid, dentro de la programación municipal de carnavales, fueran detenidos por la policía, puestos a disposición judicial y enviados a prisión por el delito de enaltecimiento del terrorismo y otro delito cometido con ocasión del ejercicio de derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución. Así ha funcionado la justicia durante décadas en este Estado:


Es absurdo pero es absurdo porque es forzado e irracional. Este tipo de argumentaciones son las propias de llevar un posicionamiento al límite, de forzarlo hasta convertirlo en una parodia del pensamiento. Esta irracionalidad ha sido portada y noticia de los periódicos y se ha utilizado como arma de destrucción masiva contra un Ayuntamiento que lejos de plantar cara se deja llevar por la corriente intolerante y prejuiciosa y ayuda a la criminalización de los artistas anunciando medidas legales contra la compañía titiritera. No se puede negar que en Madrid existe la derecha más fundamentalista y demente de todo el estado y que el actual Ayuntamiento es objeto de todo tipo de acusaciones sin sentido pero actuar de forma tan timorata ante estos ataques es un indicador de que las circunstancias les superan, probablemente por esa amalgama de principios políticos que de tal amalgama se quedan en nada. Que colaboren con la represión aquellos que durante años han sido reprimidos es una broma del destino de la nueva política.

Huelga decir que la obra es típica de las actuaciones titiriteras: cachiporras, horcas, golpes y muertes. Que los jueces, las monjas, las brujas y sus destinos, muchas veces cruentos, han formado parte de las historias que nos han contado durante años los titiriteros. Que si como padre no considero que mi hija tenga que ver ese espectáculo, tengo la posibilidad de marcharme y elegir otra actividad que considere más adecuada. Huelga decir que la obra tiene un contexto, y que sus contenidos tienen un sentido artístico, con mensaje social y político. Que puedes estar de acuerdo o no con lo que exponen pero el desacuerdo no puede significar, en ningún caso, la denuncia y la prisión. Las personas no nos podemos convertir en inquisidores, en herramientas de la represión, sino que debemos apostar por el debate y por el intercambio, y sacudirnos de encima todos esos prejuicios que, de forma muy meticulosa, han construido los medios de comunicación y los políticos, que han utilizado la violencia terrorista con fines partidistas e ideológicos y la criminalización del otro político mientras ignoraban el terrorismo de estado de la dictadura, sus asesinatos, sus persecuciones y la represión y opresión social en la que vivieron miles de familias durante cuarenta años.

La sinrazón no puede formar parte de la vida política y social de un estado que aspira a una democracia plena y por eso el apoyo y la solidaridad con los dos artistas detenidos y enviados a prisión es un imperativo democrático. Ni estos inquisidores ni estos policías ni estos jueces pueden ganar la batalla a la construcción de una sociedad más justa. Una construcción que nos implica a todos, no a las instituciones ni a esos partidos en los que depositáis vuestras esperanzas, sino a cada una de las personas que forman parte de esta sociedad. 


11 comentarios :

  1. H.a.nx.vv.ir.en.k....2/08/2016

    Saludos,

    Orwell, 1984. Cada vez que sacaban un diccionario tenia menos palabras y lo celebraban como un avance.

    Republican national convention, puppetganda

    http://articles.philly.com/2000-08-06/news/25592733_1_gop-convention-big-business-republican-national-convention


    Why this fear of puppet makers? Why do the law-enforcement officials in Philadelphia have such an unreasoning fear of puppets? On July 21, we had the L&I raid of 1307 Samson St., a studio for the Spiral Q Puppet Theater. One would have thought that the city, after having to change stories regarding the motivation behind the raid and contending with the poor political timing, learned a valuable lesson.
    Apparently not, considering the raid Tuesday at the Ministry of Puppetganda warehouse, 41st and Haverford. While Police Commissioner John F. Timoney has been feted on all the local newscasts, it is disturbing that he is asked only softball questions: Do you feel you have things well under control? Do you think the troublemakers came from outside Philadelphia? Is the worst over?
    How about: What "subversive" materials were actually found at the puppet warehouse? Why have local puppet creators been so systematically targeted?
    It's not surprising that the police took notice of Puppetganda - their creations were among the most creative and memorable at the Unity 2000 March last Sunday.
    The Republican convention (a puppet show of a different, more tragic sort) is now at an end, but considering how many of these puppet artists were jailed, this is not the time to get back to business as usual. This is a time to ask why these people were unjustly arrested.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Most of the activists working in the studio at the time were from the Kensington Welfare Rights Union. They were creating puppets and signs to use during an anti-poverty demonstration on July 31, opening day of the Republican National Convention.

      Hart instructed activists to continue working while inspectors roamed through the space. Inspectors soon left the building but stood on the sidewalk until about 2 p.m., intently talking on their cell phones. The entire time, Inspector Kenneth Gasman, sporting slicked-back hair and clad in black, videotaped every television news crew and protester watching the action outside the building.

      Gasman did not wear an L&I badge and refused to say for whom he worked — not exactly a great way to dispel the perception that law enforcement agencies are spying on local activists.

      http://citypaper.net/articles/072700/cb.citybeat.spiralq.shtml

      Eliminar
  2. H.....n.....v......k2/08/2016

    Saludos, otra vez,

    Esto me concuerda con el articulo de Escomberoides sobre Google y el control.

    El mensaje: todo se graba, nada queda impune.

    Otra cosa; espero replicas. La tv, los politicos tratan a la mayoria como ninhos y les funciona. Quizas los titireteros sean peligrosos porque hacian lo mismo, pero, con el mensaje que hay que borrar.

    Los podero(apesto)sos no quieren que el mensaje libersdor transformador llegue a un rebanho infantilizado, via titeres. Tragi-comico? O que?

    Si esto les asusta, pues ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno el artículo publicado por Escomberoides.

      Eliminar
  3. El mundo cada vez se vuelve más surrealista, se persigue a dos titiriteros que critican precisamente la persecución de la libertad de expresión, mientras se premian películas donde se ensalzan asesinos de masas o crímenes contra la humanidad y contra el pueblo.

    " Que colaboren con la represión aquellos que durante años han sido reprimidos es una broma del destino de la nueva política. "
    -Estos jamás han sido reprimidos, solo se han puesto en la foto al lado de los que si lo fueron y se han apoderado de su sufrimiento.


    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es un país de servidumbre en el que unos pueden decir impunemente lo que quieran, mientras los otros sólo pueden aplaudir a las Ritas Barberá o callar. Obscenidad pura y dura.

      Salud!

      Eliminar
  4. Y el calvario que les espera en la cárcel en las manos de esos sádicos armados. Es lo que tiene vivir en un Estado y encima fascista. Lo peor son las personas que están destruidas como seres humanos que denuncian a sus iguales; que no ven o no quieren ver, como el verdadero terrorismo estatal de brazo en alto ha dejado a millones de personas en la miseria; que ha matado a más de 20.000 personas desde el 2008 en este asqueado país, que deja a cuatro millones de niños sin infancia, en el dolor, en el hambre.
    Que pena y rabia da todo esto...
    Salud Loam!

    ResponderEliminar
  5. Estas cosas nos recuerdan, sobre todo a los más jóvenes, lo lejos que seguimos estando de haber superado el franquismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Hugo, por mucho que algunos se empeñen, hay heridas que no se curan cubriéndolas con vendajes de amnesia. No se trata sólo del franquismo, sino de la rancia y secular oligarquía que viene gobernando este país cual si de su cortijo se tratara, y de la cual el franquismo es una etapa más.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. El abuso es una muestra de la corrupción de toda la vida. El fascismo nunca ha dejado de hacer política mediante jueces, policía y empresas, y eso es lo que parece que la izquierda no ha aprendido.
    Salud!

    ResponderEliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.