12 septiembre, 2017

Ni Estado, ni nación – Capi Vidal



La realidad en España se alimenta de una mera enfrentación entre dos realidades nacionalistas: la una, con una estructura de dominación consolidada, que apela a la ley para mantener su unidad e imaginario; la otra, se llena la boca de democracia y "derecho a decidir" para encubrir, de una forma u otra, el deseo de construir su propia estructura autoritaria y valores simbólicos e identitatarios: el Estado-nación.

Los que, supuestamente, quieren profundizar en la democracia se llenan la boca de “independencia”, algo que indiscutiblemente vinculan con la idea de una nación “libre”, que a su vez asocian con un pueblo que se autodetermina, y a la vez con un Estado “independiente”. Esto último, que tal vez no asuma todo el mundo a favor de la “independencia”, parece sin embargo un hecho. Nación y nacionalismo están vinculados, de forma necesaria en mi opinión, a la formación de un Estado. Ya hace tiempo que el bueno de Rudolf Rocker nos dijo que todo nacionalismo, no olvidemos que originado en una idea romántica, la de la exaltación de los valores e intereses de la nación por encima de los individuos, es reaccionario. Dicho esto, con lo que yo estoy totalmente de acuerdo, sería bueno reflexionar sobre el asunto, sobre la complejidad del término y la concepción diferente que se le pueda dar, en aras precisamente de ideas auténticamente emancipadoras. Toda idea de nación, la que tiene un Estado o la que aspira a tenerlo, como instancia transcendente e ideal casi mítico, tiene a sus espaldas toda una historia de un modo más o menos teleológico. Es decir, el proceso histórico se observa de modo lineal, como un proyecto en el que se lucha para conseguir un fin deseado, el de la ansiada nación libre e independiente, con unos valores dignos de elogio. No es difícil observar aquí un credo religioso en el nacionalismo, en el que la nación como instancia trascendente toma rasgos cuasidivinos. Tomás Ibáñez, esforzado en combatir toda forma absolutista, nos recuerda que la nación no contiene rasgos esencialistas, ni es intemporal, ni algo natural, sino algo muy humano construido por el afán de conquista y dominio, producto de innumerables acuerdos y alianzas por parte de aquellos con voluntad de poder. Recomendaremos aquí la imprescindible obra Rocker, Nacionalismo y cultura, con una visión lejos también de cualquier idealismo romántico sobre la nación e igualmente esforzada en recordarnos que la “voluntad de poder” ha sido un importante motor histórico al igual que la lucha de clases o, de modo más general, las condiciones materiales. Lo dice un libertario, con una visión amplia de la historia y de las sociedades creadas por los seres humanos.

Efectivamente, las naciones son dispositivos de poder, estructuras de dominación con afán de homogeneizar. Todo lo contrario de la sociedad libertaria, que apuesta por la diversidad y la singularidad, la heterogeneidad. Las celebraciones nacionales, sean el 12 de octubre, la Diada o el 14 de julio, no son más que demostraciones de fuerza y unidad, multitudes paseando una misma bandera en ofrenda a sus mitos nacionales específicos. Recordemos que el ácrata Brassens comenzaba su “La mauvaise réputation” con el Día Nacional de Francia, que no le estimulaba nada de nada y vinculaba, necesariamente, con lo militar. La nación es, en definitiva, una instancia abstracta y trascendente que unifica y homogeneiza, además de asegurar consecuentemente una estructura de dominación en base a determinadas conquistas históricas. Como afirma Ibáñez, si aceptamos la existencia política de una nación, consciente o inconscientemente legitimamos toda la historia sangrienta de enfrentamientos por el poder que se encuentra detrás. No es casualidad que todo estructura de dominación se esfuerce en construir una serie de mitos en la historia, que alimenten ese amor por la nación de las personas con los que alimentar su imaginario social y político (algo muy humano, nada trascendente, producto de deseos y aspiraciones), ya que la autoridad coercitiva sin más no resulta suficiente a estas alturas. No está tampoco de más señalar, aunque las comparaciones que se hacen a veces del nacionalismo con el nazismo (eso sí, una exacerbación nacionalista) sean excesivas, que sí es cierto que la concepción de “raza”, hasta extremos racistas y discriminatarios, ha formado parte histórica de la construcción nacional, aunque ahora no se aluda abiertamente a ello. Lo importante es dejar claro que la idea de nación es algo social e históricamente construido y que su existencia solo tiene sentido si se mantienen y perpetúan las prácticas que la sustentan. No es raro que los dirigentes que aspiran a una nación “libre” exijan detentar la educación y los medios en diferentes ámbitos, precisamente para asegurar que se produzcan el conjunto de operaciones simbólicas, que fomentan el sentimiento nacional. La nación es por lo tanto algo artificialmente construido, de manera muy esforzada por una estructura de dominación, mediante el nacionalismo en caso extremo, y por supuesto contingente; ni trascendente, ni intemporal, ni algo natural.

Por lo tanto, el nacionalismo es un sentimiento, estamos de acuerdo, que mucha gente identifica con el amor a una comunidad, una tierra o un pueblo. Sin embargo, desde un punto de vista libertario, ese sentimiento no puede confundirse con la estrechez de miras que supone las limitaciones culturales (y la identidad nacional, desde mi punto de vista, lo es) ni con la subordinación a una abstracción que legitima y sustenta una estructura autoritaria. Por muy sentimental que sea, el nacionalismo es algo artificialmente creado mientras que la sociedad libertaria propugna, por supuesto desde un amor a lo local, una solidaridad que trasciende las fronteras. Algunos autores han señalado que el nacionalismo tiene al menos dos fases: una legitimada en la que lucha contra un Estado opresor y otra, ya en fase de liberación, en la que construye sus propias instituciones de dominación. Es obvio que los anarquistas, aunque pueden ayudar circunstancialmente a una comunidad a combatir la dominación de un Estado, rechazan simplemente sustituir una estructura autoritaria por otra con la falacia de construir una nación libre. Por eso, como dice Ibáñez, en el cansino y repetitivo enfrentamiento entre un Estado opresor y otro oprimido, el español y el catalán, los antiautoritarios deberíamos tener claro que se trata de dos realidades artificialmente construidas por parte de ciertos dispositivos de dominación, que nada tienen que ver con la deseada sociedad libertaria.

El frente nacionalista catalán es, eso sí, heterogéneo, existen diferentes sensibilidades. Es así hasta el punto de que algunos sectores de la Cup se han etiquetado por parte de algunos medios como "nuevos anarquistas". Sin ningún ánimo de expedir carnés libertarios, para mí es un despropósito. Hacer frente común con fuerzas conservadoras con el objetivo de una Cataluña independiente no es que sea la habitual contradicción entre medios y fines, es que en este caso ni unos ni otros son libertarios. Por muy sinceros que sean algunos en la búsqueda de la independencia, e incluso aunque crean que la misma no conduce necesariamente a la creación de un Estado, están haciendo el juego a una causa nacionalista. La lucha por la independencia de Cataluña, se observe como se observe, se realiza dentro de un juego en el que el criterio político es, necesariamente, la creación de un Estado. Si buscas la independencia de un territorio, algo que considero ajeno al anarquismo, estás poniendo la base para la creación de una determinada estructura política. Otro asunto es que cuestiones, radicalmente, la configuración de esa estructura, algo que no se realiza en esa simple confrontación entre dos realidades nacionalistas, que tiene como objetivo la creación del Estado-nación. ¿Qué ocurre con el manido "derecho a decidir"? Suscribo ahora a Octavio Alberola cuando afirma que, de acuerdo, derecho a decidir pero en todo, no solo cuando le conviene a la clase dirigente para sustentar una estructura de dominio y explotación. Esa lucha por el derecho a decidir debe producirse en un escenario amplio en el que se ponga en cuestión toda forma de dominación y explotación, nada que ver con el nacionalismo. La independencia de Cataluña, si es que se consigue finalmente, incluso en la forma de república, puede legitimar aún más ese escenario autoritario. La lucha libertaria se produce en un campo muy diferente, con la aspiración a un mundo sin fronteras.


33 comentarios :

  1. En efecto, en ningún caso se habla de independizar al pueblo, sino al estado, es decir, que los caciques locales se queden el kiosco para explotarlo a su antojo y sacar aun más, protegidos por su sádica policía y su necesario ejercito propios.

    Salud! (y libertad)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pueblo, Piedra, no se le independiza, se tiene que independizar él mismo.

      Salud!

      Eliminar
  2. Mi patria es mi familia y no toda y casi mi ay untamiento como colectivo no como institución. Yo no creo en la anarquía y la política asamblearia, porque a mucha gente no le gusta decidir y le asusta tomar decisiones o simplemente pasa del tema. Creo en un estado como medio, no como fin y creo en las instituciones que sirven a los ciudadanos, no las que tienen como principal objetivo justificar su existencia y estoy cansado y no escribo más...

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Es lo de siempre: qué es lo malo y qué lo peor...
    En otro de tus posts comenté que "me picaba el ovario..." y votaría sólo por joder al Estado Central. Pero votar para crear otro Estado, si cabe, igual o peor... como que no. Lo mismo "Maduro vs eeuu", Macron vs Le Penn.
    Muy buen artículo. Quizá abra algunos ojos...
    Aunque a.mi "me siga picando el ovario que me queda"...
    Comparto, Maestro.
    Besos a todos.
    *Nota a Temujin: hoy voy a ver si el ayuntamiento del lugar en el que me encuentro tengo algún hermano o primo lejano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que empadronarme en tu ayuntamiento, Empe... jajaja

      Ahí va una hermosa poesía de Atahualpa Yupanqui que no está de más recordar de vez en cuando. Besos.

      Yo tengo tantos hermanos
      Que no los puedo contar
      En el valle, la montaña
      En la pampa y en el mar

      Cada cual con sus trabajos
      Con sus sueños, cada cual
      Con la esperanza adelante
      Con los recuerdos detrás

      Yo tengo tantos hermanos
      Que no los puedo contar

      Gente de mano caliente
      Por eso de la amistad
      Con uno lloro, pa llorarlo
      Con un rezo pa rezar
      Con un horizonte abierto
      Que siempre está más allá
      Y esa fuerza pa buscarlo
      Con tesón y voluntad

      Cuando parece más cerca
      Es cuando se aleja más
      Yo tengo tantos hermanos
      Que no los puedo contar

      Y así seguimos andando
      Curtidos de soledad
      Nos perdemos por el mundo
      Nos volvemos a encontrar

      Y así nos reconocemos
      Por el lejano mirar
      Por la copla que mordemos
      Semilla de inmensidad

      Y así, seguimos andando
      Curtidos de soledad
      Y en nosotros nuestros muertos
      Pa que nadie quede atrás

      Yo tengo tantos hermanos
      Que no los puedo contar
      Y una novia muy hermosa
      Que se llama ¡Libertad!

      Eliminar
    2. Nada, ni cantando en farsí me salen hermanos ni primos.
      Jajjjajjja

      Eliminar
    3. Cachislamar!...

      Eliminar
    4. Mi patria es mi familia y no toda y casi mi ay untamiento como colectivo no como institución.


      Yo no tengo familia en el Ay untamiento, pero me siento de mi barrio y de mi ciudad y esa es mi patria. Mi barrio es Gamonal y mi ciudad es Burgos y cuando voy por mi barrio estoy en mi casa, esa es mi sensación, conozco a mucha gente y ellos me conocen a mi. Es muy sencillo.
      Comprendo que a mucha gente desvinculada con sus vecinos le sea difícil comprender esto, porque si hablas farsi en Gamonal no te entiende apenas 10 personas..

      Eliminar
    5. Por cierto, en mi clase de octavo de EGB estábamos 34 chavales, 13 de ellos están muertos y digo 13 porque les conocía, se sus nombres, en bastantes casos he estado en su casa y no como "solidario" sino como vecino y algunos de ellos eran amigos míos, SIDA, atracos y sobredosis, entre otras cosas, acabaron con ellos y no eran estadísticas, eran mis vecinos y tres de ellos AMIGOS mios, de los de verdad. Yo he sido el techo de Educación en mi clase y el techo es muy bajo, lo reconozco.
      Esa es mi patria y pocas lecciones me pueden dar de barrios obreros, discriminación, chicas embarazadas con 13 años, explotación, violencia y racismo porque yo lo he vivido en primera persona.

      Loam tu veras si lo publicas.

      Eliminar
    6. ¿Y por qué no lo iba a publicar, Temujin?
      Yo no pretendo dar lecciones a nadie, aunque dada mi avanzada edad algunas cosas podría contar, si viniera al caso, sobre los cielos e infiernos sociales.

      Eliminar
  4. no suelo beber vino y todos estos años de atrás cuando iba a mi casco viejo de bilbao lo primero que hacia al llegar era ir de txikitos por las taskas de mi pueblo, con una sensación interna de cariño a ese trocito de tierra y su mar indescriptibles, ya no voy, hoy anidan en sus siete calles burgues kings y franquicias,
    no he consentido a nadie que manipule mi cariño a la tierra que amo y me vio nacer con el nacionalismo ni con ningún trapo por el que pelear, exclusivamente para hacer negocio, y ano les basta el trozo de estado que les da el poder central, quieren mas, se amaga con el ordago del todo, para conseguir mas y vuelta a empezar,
    cambiar de nombre al estado, de amo, para que?
    el nacionalismo es un fraude en si mismo porque es un recurso, traído y llevado durante siglos (ya cansan), de la oligarquía para negociar un nuevo reparto de la explotación de recursos y obreros,
    es evidente que tenemos problemas mas serios que los colores del trapo que cuelguen de los ayuntamientos o de los ministerios y comisarias,
    es un articulo claro, conciso, concreto, muy bueno, agradecido pues,
    bidal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kaixo! Bidal.
      Estoy de acuerdo contigo. Además, hoy día los Estados pertenecen a bancas y a grandes corporaciones para las que no somos más que mercancía. Es una pena y una auténtica catástrofe lo que el capitalismo hace con nuestras tierras, ciudades, pueblos y barrios, pero me alegra oírte decir que no consientes que nadie manipule tus afectos, no nos queda otra que resistir.

      Eskerrik asko eta hurrengo arte!

      Eliminar
    2. Pa claros, tú, Bidal!!!
      Abrasos desde la aldea, Planeta Sesga!

      Eliminar
  5. Ni estado, ni nación, ni patria, ni dios, ni amo... una necesidad vital por lo que luchar... buen artículo que comparto.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni un solo grillete!!!

      Eliminar
    2. Ni un solo cepo(rro)!!!

      Eliminar
  6. Buenas noches, Temujin
    Yo he vivido y estoy en una aldea de 8 habitantes censados. Pertenecemos a una capital, Ademuz, en cuyo ayuntamiento habrá un censo de unas 900 o 1000 personas. Nos conocemos todas.
    Me ha hecho "gracia" tu comentario sobre la familia entre los tuyos y tu ayuntamiento.
    Aquí, si no tienes pa comer, la gente te ayuda sin esperar nada a cambio. A lo mejor eres la puta de la aldea, pero te dan huevos y pan si te hace falta.
    He vivido con placas solares hasta hace una semana, por no pagar recibos, por ecología y sentido común. Vivo con un transistor a pilas y mi telefono movil, gracias al cual puedo conectarme, cuando hay cobertura suficiente, a ciertas webs de contrainformación. Entre ellas está Arrezafe. Gracias a Loam y a travé de sus publicaciones he podido acceder a lecturas con otros puntos de vistaa que de otra forma no hubiese leído.
    Decía hasta hace una semana porque se me eatropeó el transformador de corriente y las placas solares no cargan suficiente energia en la batería. Tengo a mi madre conmigo y ella no ve sin luz, ademá de que anda con muletas y silla. He ido al ayuntamiendo de Ademuz para ver qué solución existe en mi caso, un pajar arreglado con mis propias manos que se encuentra fuera del casco urbano de la aldea. Me piden informe técnico, Cedula de habitabilidad, informe ayuntamiento, permiso y licencia del ayto y gastos de endesa y de electricista.
    Conclusión: me he pinchado a una casa hasta que pueda arreglar o reponer baterias y transformador.
    Esa ha sido la visita al ayto a ver si encontraba "un alma caritativa" (alguien como los que tú mencionas de tu ayuntamiento) que me echase un "puto cable" sin tener que pagar lo que cuesta un riñón en el mercado negro.
    Entonces, entiende como un comentario irónico lo de hablar farsí a ver si caía la breva.
    Aquí, o eres del Pp o del Psoe. Los demás no contamos porque no votamos.
    El caciquismo sigue existiendo en la España profunda y eres una persona con suerte si es cierto lo que cuentas sobre "tus gentes".
    Desde aquí, un culo de mundo precioso, cuesta creerlo.
    La situación de algunos es, a veces, tan precaria que o ironizamos sobre algunos temas o sacamos la pistola pa darle plomo a alguien.
    Y porque no me quiero extender, pero hace tres meses uno de los vecinos de la aldea, con 89 años, me rompió los desagües que pasan por debajo de su casa (también instalados con mis manos) con una roca que pesaba un quintal y nadie dijo nada... Nadie le vió pero todos saben quién fue...
    De modo que permíteme que ironice, porque yo me suelo tomar muchas vicisitudes de mi vida, ya, a broma.
    Buenas noches, amigo.
    *te aseguro que los que aquí escriben no quieren el mal ajeno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Qué grande es mi Empe!!!
      Te mereces este poema, NOSOTRAS:
      http://vocesdelextremopoesia.blogspot.com.es/

      Eliminar
  7. Parezco un buscador de metales pero en cobertura...
    Pues mira, Sí me lo merezco. Qué leches!
    Gracias, Maestro. La verdad, es precioso.
    Nos lo merecemos tod@s, en nuestra medida.
    Y mira, a colación del poema, puedo parecer una bestia salvaje y feminazi (que no lo soy) y duermo siempre con camisón (muy femenino) y me gustan los tacones. Hale!
    Eso sí, que nadie más me joda la vida (soy retrasada sentimental al uso) porque voy "a plomo" con quien lo intente. Ahí no cedo ni tiendo puentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí no cedo "ni tantito así", como decía el CHE uniendo sus dedos.

      Eliminar
    2. Y no por.feminismo, sino por superviviente. Tú ya sabes...

      Eliminar
  8. Piedra, Loam, Empe, Temujin, Angel, .... y tantas más que fijo que hay, seguro, seguro,
    ezkerrik asko,
    ni banderas, ni rejas, ni fronteras,
    hay un mundo viejo en nuestros corazones, va siendo hora de que salga,
    (temujin te quiero),
    esto se siente desde dentro, y a pesar de que no se aprende si se ratifica,
    en mis años jovenes, en las compañeras que quedaron en el camino, en el reparto del pastel de los pactos de la moncloa (contra los que luche), ... y tantos mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gracies a tú, Bidal.
      Nosaltres tenim més en comú que diferències que ens separin. I no ens calen pàtries ni patrons.
      Ptnss

      Gracias a ti, Bidal. Nosotros tenemos más en común que diferencias que nos separen. Y no necesitamos ni patrias ni patrones.
      Bss

      Eliminar
    2. Eskerrik Asko, Bidal. Empe esandakoa izenpetzen dut. Osasuna!

      Gracias, Bidal. Suscribo lo dicho por Empe. Salud!

      Eliminar
  9. En Catalunia hay una situación que se da a pesar de que nos guste o no: la independencia y la creación de un estado. Es decir, el movimiento está iniciado, los bandos formados y solo nos queda elegir facción e intentar que esta se impregne, de alguna manera, de nuestros valores, porque la liza está ya dispuesta. La actual generalitat no me da ninguna confianza, pero si me dan a elegir, que es lo que están haciendo no me lo pienso: que follen a Madrid y que el resto de pueblos lidien con el parasitage sistemático de las armas.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo elegí hace mucho tiempo, en la misma línea que tú apuntas. Si Catalunya quiere un referendum, pues que lo hagan. Hay que tomar distancia de aquellos que condecoran vírgenes y torturadores, que otorgan honores a duquesas y terratenientes, que violan la Constitución cuando les viene en gana a conveniencia, con nocturnidad y alevosía... etc, etc, etc, seguido de muchos y muy corruptos etcéteras...

      Salud!

      Eliminar
  10. Patriotism
    No, I shall not die for the fluttering flag,
    if truth be known, ’tis nothing but a multi-coloured rag
    held aloft by some foolish hand
    inciting worker and peasant to kill
    on some green and wooded hill,
    peasant and worker from some other land.
    Nor shall I shed blood for the fluttering rag
    that brings out fools to stand and brag
    of brutal deeds painted grand,
    deeds where rustic and craftsman lie so still
    killed by my brothers' misguided hand.
    No allegiance have I for the Nation
    this man made autocratic creation
    that divides my brothers in a world so small,
    binds us to a country's cause, right or wrong,
    bids us follow its drum, sing its song,
    then sheds our blood in some border brawl.
    No, I'll be no slave to flag or nation,
    have no ear for power oration,
    though its iron heel is on my breast,
    my back feels its leather thong,
    at patriotism's barracoon, I'll be no guest.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I copy you
      http://tarcotecacounterinfo.blogspot.co.uk/2017/09/patriotism-radical-glasgows-anarchist.html
      heath!

      Eliminar
    2. No matter what their colors are, all those who struggle against the system, capitalism and fascism, are in the same trench.

      Health and class solidarity!

      Eliminar