21 septiembre, 2019

"La ley me la paso por los huevos" - Explotación laboral en el campo andaluz [Video]




El dueño de las tierras a punto de agredir a un trabajador que pidió cobrar lo que establecía el contrato



La histórica situación de superexplotación que viven los jornaleros, y especialmente aquellos que son trabajadores inmigrantes, es suficientemente conocida.

En este contexto, aún más que en otros urbanos, la disyuntiva planteada por los dueños de las tierras a cultivar, incluso cuando infringen flagrantemente las leyes, es tajante. "Si no te gustan estas condiciones, ya puedes irte por donde has venido".

Así se puede apreciar, con toda crudeza, en estas imágenes obtenidas con cámara oculta, por un trabajador de un campo de Almería y compartidas por el grupo político Interbrigadas. En ellas, se puede ver y oír cómo el trabajador denuncia a uno de sus superiores que se le quiera pagar un salario muy inferior al establecido por la ley.

Tras recordar que él ha trabado una jornadas completas, y dado que el salario mínimo interprofesional es 6,90 euros, el jornalero reclama los 55,20 euros brutos por jornada que le corresponden, y se niega a firmar por la recepción de tan solo 36 euros.

"Sí, pone que se paga 55,20 euros, porque esto es lo que obliga a poner la gestoría, pero Antonio paga 36", si no quieres 36 euros búscate a otro jefe", le responde indignada una mujer, encargada de tratar con los empleados.

Poco después aparece el presunto jefe «Antonio», quien ante las quejas del trabajador por lo que le pagan, monta en cólera y acaba reconociendo que él "la ley se la pasa por los huevos".

Ante la creciente agresividad del empleador, el jornalero reclama, recordando que está en su derecho de quejarse por el salario. «Yo sólo estoy pidiendo mi derecho, no he pedido nada más» - le constesta.

"Eres muy sinvergüenza! ¡Me cago en la madre que me parió, vete de aquí!», le consteda "Antonio" golpeando los canastos, antes de que otros trabajadores le separen del jornalero para evitar una inminente agresión física.


2 comentarios :

  1. Que pena, que patético, esto no es un empresario, es un simple explotador de esclavos de la España cañí testosterónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay cientos, si no miles, de negreros de esta calaña, y todos juntos conforman un lobby muy poderoso. Siempre se están quejando, ya sea por la sequía, por las riadas, por la falta de agua... y siempre obtienen ayudas millonarias. Se ve que la explotación les va muy bien, buenos coches, buenas casas... Y nadie que supervise estas injusticias propias del medievo. Habría que ver cómo han acabado las barracas en las que aposentan a los trabajadores tras las últimas riadas, pero claro, eso no sale en los (des)informativos. Canallas!

      Eliminar