21 enero, 2015

Lo que pasa es que por el momento no se atreven a llamarlo por su nombre.

“La prensa, tan habladora en el asunto de las ratas, no decía nada. Porque las ratas mueren en la calle y los hombres en sus cuartos y los periódicos sólo se ocupan de la calle. Pero la prefectura y la municipalidad empezaron a preguntarse qué había que hacer. Mientras cada médico no tuvo conocimiento más que de dos o tres casos nadie pensó en moverse. Al fin, bastó que a alguno se le ocurriese hacer la suma. La suma era aterradora. En unos cuantos días los casos mortales se multiplicaron y se hizo evidente para los que se ocupaban de este mal curioso que se trataba de una verdadera epidemia. Este fue el momento que escogió Castel, un colega de Rieux de mucha más edad que él para ir a verle.
-Naturalmente, usted sabe lo que es esto, Rieux.
-Espero el resultado de los análisis.
-Yo lo sé y no necesito análisis. He hecho parte de mi carrera en China y he visto algunos casos en París, hace unos veintitantos años. Lo que pasa es que por el momento no se atreven a llamarlo por su nombre. La opinión pública es sagrada: nada de pánico, sobre todo nada de pánico.
Y además, como decía un colega: "Es imposible, todo el mundo sabe que ha desaparecido de Occidente." Sí, todo el mundo lo sabe, excepto los muertos. Vamos, Rieux usted sabe tan bien como yo lo que es.”
                                                                                                  Albert Camus, La peste


10 comentarios :

  1. me ha encantado tu extracción
    recámara contra esas cámaras del senado y de la tv que sobornan lo cierto...
    la más peligrosa de las pestes es la que no traen los roedores y crece y se asienta ahí!

    salud y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta peste no la traen las ratas, no. Esta peste es el fascismo.

      Salud Mareva!

      Eliminar
  2. Y nos inundó la peste, la peor de todas, la capitalista y muere lo humano de la vida. Habrá que renacer para combatir y resistir a la bestia...
    Salud Loam!

    ResponderEliminar
  3. Nunca desapareció de occidente, occidente apesta. Pero pobres ratas, ¿que culpa tenemos nosotras?

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante tienen las ratas con los transgénicos y demás porquerías de Monsanto.

      Salud!

      Eliminar
  4. No acabé de leerme el libro, será hora de desempolvarlo. Como ZP aquí no hay crisis, solo se está desmontando una forma de hacer las cosas, estamos asistiendo en directo y siendo protagonistas del colapso de un sistema, y me gusta saberme responsable.
    Para quien no sea consciente todo pasará con naturalidad, irá cambiando su vida y llegará un día que diga hostia! Como cuando te miras al espejo y te cuentas las arrugas.
    Nosotros que lo deseamos decimos ya era hora: ahora que los amos no pueden financiar sus ejércitos de robotes de carne es el momento de reprogramar la sociedad.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te sugiero leas "Congreso de futurología", de Stanislaw Lem, uno de esos libros catalogados como ciencia ficción. Comprobarás, si lo lees, que de ficción nada. Es de un realismo que asusta.

      Salud!

      Eliminar
  5. Por cierto, recomiendo este posts en el que se estudia a nuestra sociedad como un "sistema" en el más amplio sentido de la palabra y cuales son las circunstancias y alternativas de su desarrollo natural:
    El papel de los colapsos sociales en los ciclos históricos (I)
    http://crashoil.blogspot.co.uk/2015/01/el-papel-de-los-colapsos-sociales-en.html
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente lo leí hace unos días. Interesante.

      Salud!

      Eliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.