12 abril, 2017

P O E M A

Declaración judicial de Mary Kelly, activista irlandesa juzgada por causar considerables daños a un avión de guerra norteamericano.
"Entré en el aeropuerto de Shannon el 29 de enero de 2003 a las 4 de la madrugada porque considero que es mi deber como ciudadana responsable liberar un aeropuerto civil de los aviones de guerra de los Estados Unidos. La presencia de dichos aviones viola la constitución [irlandesa], en su artículo 28 (3) (1), que es la ley suprema de nuestro país. Me niego a ser cómplice de que se suministre combustible a esa máquina de guerra. No estoy dispuesta a explicar cómo entré en las pistas de aviación. Estuve allí yo sola, vi que había tres aviones, vi un avión del ejército de los Estados unidos al que ocasioné daños. Vi los nombres de varias compañías aéreas y servicios auxiliares de transporte aéreo. Atravesé la pista de aterrizaje hasta el avión de combate estadounidense. Golpeé el morro del avión con un hacha. Dañé los cables próximos al tren de aterrizaje delantero y dañé la cubierta de uno de los motores. Acudí al aeropuerto de manera deliberada con el fin de realizar esta acción y he declarado las razones que me movieron a ello. Me niego a permanecer impasible mientras nuestro gobierno permite de manera ilegal que los aviones de guerra estadounidenses utilicen nuestras instalaciones para repostar combustible en el aeropuerto de Shannon. El hacha que llevaba era mía y estoy dispuesta a decir si la compré o no la compré. Me arrestó el detective / garda [policía de la República de Irlanda] John Geoghegan en el avión. Esta declaración ha sido leída y es correcta".

10 comentarios :

  1. Admirable conducta. Habría que analizar la de los leguleyos que la juzgaban. ¿A cuánto están las apuestas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ser humano, y en nombre de todos los demás, esta valiente mujer podría haber alegado que actuó en defensa propia, pues la sola existencia de semejantes máquinas supone ya una peligrosa amenaza. La coherencia de su arriesgada conducta desafía a las conciencias... de quienes la tengan.
      ¿Los leguleyos que la juzgaban?... Una pieza más del "avión".

      Eliminar
  2. No puedo decir más que reconozco su valor y su determinación. Una muestra de desobediencia civil impecable.
    Salud y Bravo por Mary!

    ResponderEliminar
  3. ¡Bufffff! Se me han puesto los pelos de punta. Tanto esta activista como el bombero del que hablas en tu entrada anterior, me parecen de una coherencia desbordante. Y, sobre todo, creo que son dos ejemplos clarísimos de que la autonomía moral, al igual que el pensar por uno mismo, es posible y muy necesaria. Gracias por darlos a conocer. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastaría con que una cuarta parte de la gente actuáramos con la misma coherencia que Mary y el bombero para que las cosas empezaran a cambiar sustancialmente. Gracias por tu comentario, y un fuerte abrazo.

      Salud!

      Eliminar
  4. En un mundo justo esta heroína sería aclamada por el pueblo, mientras exigía responsabilidad penal al gobierno irlandés. En el mundo en el que vivimos va a pasar muchos años en la cárcel ...mientras casi nadie se entera de nada y menos aun valoran lo que ha hecho.

    Salud!

    PD: No te has librado de mi, pronto volveré a tener internet. ;-p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabía que estabas sin internet, pensé que estarías ocupado con tus negocios en Wall Street... ;-)).
      Me alegra saber que no me he "librado de ti".

      Salud!

      Eliminar
  5. "Con dos cojines" (o tres...)

    ResponderEliminar

No se publicarán comentarios anónimos.