09 abril, 2017

"Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonia..." - Cristovam Buarque


Durante un debate en una universidad estadounidense, el 23 de octubre del 2000, el exgobernador del Distrito Federal y más tarde ministro de Educación de Brasil, Cristovam Buarque, fue interrogado sobre qué pensaba de la internacionalización de la Amazonia, una tesis sostenida por los círculos de poder de Washington. El joven que hizo la pregunta dijo que esperaba la respuesta de un humanista y no la de un brasileño. Esta fue la respuesta de Cristovam Buarque:

De hecho, como brasileño yo simplemente estoy en contra la internacionalización de la Amazonia. Por más que nuestros gobiernos no tengan el debido cuidado con este patrimonio, la Amazonia es nuestra. Ahora, como humanista, sabiendo del riesgo de degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás que tiene importancia para la Humanidad. 
Si la Amazonia, desde el punto de vista de una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante para el bienestar de la Humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños de las reservas se sienten en el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y de subir o no su precio. De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. 
Si la Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, ella no puede ser quemada por la voluntad de un propietario o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales. No podemos dejar que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en medio de la especulación. 
Antes que la Amazonia, me gustaría ver la internacionalización de todos los grandes museos del mundo. El Louvre no debe pertenecer apenas a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las más bellas piezas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio cultural, como el patrimonio natural amazónico, sea manipulado y destruido por el gusto de un propietario o de un país. No hace mucho, un millonario japonés decidió enterrar su cuerpo con un cuadro de un gran maestro. Antes que eso, aquel cuadro debería haber sido internacionalizado. 
Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Forum del Milenio, pero algunos presidentes de países tuvieron dificultades para asistir por restricciones en la frontera de los EE.UU. Por eso yo pienso que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhattan debería pertenecer a toda la Humanidad. También París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia, Recife… Cada ciudad del mundo, con su belleza específica, su historia, debería pertenecer al mundo entero. 
Si los EE.UU. quieren internacionalizar la Amazonia, por el riesgo de dejarla en las manos de los brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares de los EE.UU. Ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción millares de veces mayor que las lamentables quemazones hechas en las florestas del Brasil. En los debates los actuales candidatos a la presidencia de los EE.UU. han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo como canje de la deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos -no importando el país donde nazcan- como patrimonio que merece cuidarse en el mundo entero, aún más de lo que Brasil merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como un patrimonio de la humanidad, no dejarán que trabajen cuando deberían estudiar, ni que mueran cuando deberían vivir. 
Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo. Pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia siga siendo nuestra. ¡Sólo nuestra!

6 comentarios :

  1. Y es tan obvio...
    Y obviamos tanto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada menos visible hoy en día que lo obvio.

      Eliminar
  2. Habría que escribir un tratado, como el de Erasmo, contra la desfachatez.

    Pero ¿quién lo leería? ¿y qué haría luego?

    La posverdad omnipresente me pilla mal, en un contexto en que me siento rodeado por la Polla Futbolera. Como decía el juez de Javier Krahe, estaré atravesando un bache.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no lo decía el juez, sino el suicida que a él se dirigía. Extraordinaria canción de Krahe, que sabía mitigar la dolorosa lucidez con inteligente humor.

      Eliminar
  3. ¡Cómo no estar de acuerdo con lo que plantea!
    Las guerras, hambrunas, las intervenciones que buscan que esto no acabe...
    Puede que la viñeta de las ilusiones tenga futuro. Y eso sí que da miedo.

    ResponderEliminar
  4. Tan evidente como que Brasil es incapaz de asegurar el mantenimiento de la Amazonía es que la ONU y menos EEUU son también incapaces. Brasil es un protectorado americano como hemos visto últimamente y las mineras ya se frotan las manos pensando en los minerales que arrasarán cuando quiten toda esa maleza. Malditos terroristas.
    Salud!

    ResponderEliminar

No se publicarán comentarios anónimos.