18 noviembre, 2016

No son aves ni turistas, son pajarracos de mal agüero.

Llevo varios días oyendo el inconfundible y ubicuo rugido de esos pajarracos de combate que sobrevuelan de tanto en tanto el lugar en el que vivo. El mismo ruido, tenebroso y persistente, que se apoderó del cielo cuando invadieron Iraq.
"La paz es nuestra profesión", reza el cartelón. Por si no lo sabíais,
ignorantes, que sois unos ignorantes,
la profesión del verdugo consiste en salvar vidas.

7 comentarios :

  1. Un buen ejemplo de cinismo ese cartel...
    Salud Loam!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más que cinismo, es la descarada e hiriente prepotencia de los amos.

      Salud!

      Eliminar
  2. Los archiconocidos esbirros de la paz, por supuesto, si no que le pregunten al Nobel Obama.
    Gracias a Morón y sobre todo a Rota, somos objetivo de primer orden en una guerra "por la paz".

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabremos más de esos vuelos cuando los medios publiquen las imágenes de cuerpos destrozados entre los escombros y el número de pateras aumente.

      Salud!

      Eliminar
  3. Los bomberos pirómanos. Cuervos de la paz de cementerio. Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las largas y afiladas garras de la "democrática" clase dirigente rumbo a su indefensa presa.

      Salud!

      Eliminar
  4. Parece que se están descojonando de nosotros, como en Mars Attack: "No corráis, somos vuestros amigos!" malditos hdpt
    Salud!

    ResponderEliminar

ARREZAFE NO PUBLICARÁ COMENTARIOS ANÓNIMOS.